¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Vie Abr 04, 2008 10:21 am

Os pongo aquí las versiones remasterizadas de mi fic( de momento sólo remastericé el capítulo 1 pero todo se andará). Es un fic AuRoku con más de un año ya xD ¡Espero que os guste!
Temática: Romance (Sobretodo Yaoi), humor y aventura
Fuente: Kingdom Hearts 2 (videojuegode square-Enix/Disney interactive
Pareja/s: Axel x Roxas ( y angunas otras que se irán descubriendo a medida que avance la trama)
Rate: Para todos los públicos, de momento...


¿Y si fuera ella…?


Estirado en esta cama, bajo este techo, pienso… ¿Cuánto tiempo ha pasado…? Miro por la ventana, infinitas de estrellas inundan el manto marino que recorre mi mundo, nuestro mundo… Un mundo por el cual estamos juntos… y que a la vez nos distancia… ¿Qué ha sido de nuestros recuerdos?... ¿Qué ha sido de tu corazón? ¿Qué fue lo que lo cambió? Ahora estoy aquí, tratando de averiguar la respuesta a este enigma, a tu lado y a la vez, un abismo nos separa… Me miro al espejo, yo ya no soy yo… Pero mi corazón es genuino, eso lo sé y siempre lo supe… Desde el día que te conocí… Supe que en algún lugar de mi alma, latía un corazón… Y es por ese sentimiento que aún hoy lucho con fiereza… A pesar de tu olvido, o quizás de tu rechazo… Mi corazón en ti siempre estará… Siempre que me llames aquí estaré, de un modo u otro… Yo nunca te abandonaré.

CHAPTER ONE

”Mutation”


“¿Quién eres?... No recuerdo a nadie con ese nombre, lo siento…”

¿No me recuerdas? Pero… Eso no es posible… ¡Soy yo! ¿Me dirás que no recuerdas todo lo que pasamos, cuando nos conocimos?

“Lo siento… Creo que te has equivocado de persona. Si me disculpas, tengo unas cosas que hacer. ¡Hasta otra!”

…¿Por qué?... ¿Por qué no me recuerdas?... Yo…

Desde aquél día, no pude mirarle del mismo modo… Me sentía un auténtico desconocido allí… Ya no era bienvenido en su nuevo hogar. Parecía que ya no me necesitaba… Nuevos amigos, nueva vida… nuevo corazón… Y yo ya no tenía un lugar en él. Frustrado, cansado y sobre todo herido y dolido, volví de nuevo a “mi hogar”, el único lugar en el que parecía ser “bien recibido”, aunque yo sabía la verdad… Se aproximaban tiempos oscuros para mí… Y su olvido era el primero y el más duro de los presagios.

- Ya está de vuelta… - Dijo una muchacha que permanecía sentada en una silla blanca con un bloc de dibujo en su rodillas.

Un muchacho apoyado en el poyete de una ventana entonando canciones con su sitar azulado respondió: Parece que no le ha ido muy bien… Si no lo trae de vuelta pronto, el jefe se enfadará mucho… Y sabemos qué pasará cuando eso ocurra…

- Así es… Necesito tu ayuda, Demyx. – Nuevamente pronunció la joven.

- ¿Mi ayuda? ¿Para…? Creí que no confiabas en ninguno de nosotros excepto de ese chico que te hace tilín – Le guiñó un ojo el aguador.

-Eso es irrelevante ahora… -Le contestó visiblemente molesta. – Si no huyo de aquí, las cosas se pondrán difíciles no sólo para mí, sino para todo el mundo en general.

- No creas que es tan fácil desvincularse de la Organización. Tú lo sabes mejor que nadie, Naminé. –Insinuó hábilmente Demyx.

- Por eso mismo he de salir de aquí. Un gran cambio se avecina. El declive de la Organización está próximo. Sino hacemos nada por evitarlo, todo esto arrastrará a los mundos a la ruina. –La cara de la rubia se ensombreció y afloró su notable preocupación.

Al instante, se oyó un gran portazo.

-¡NAMINÉ!

- ¡¿Axel?!-Respondió a la vez asustada y alterada.

-¡No te hagas la sorprendida, lo sabes perfectamente! ¿¡Qué demonios le has hecho a Roxas!? –Masculló enrabiado el pelirrojo.

- ¿Que qué le he hecho?

-¡Le has borrado la memoria! –Se adelantó a zancadas hacia ella.

-¡Te equivocas!-Se levantó de su silla blanca de un salto.- Yo…

- ¡TRAIDORA! ¡ERES UNA BRUJA! ¡CON TODAS LAS LETRAS!-La acusó severamente con una mirada de lo más dolida, ardiente y cruel.

-¡¿YO UNA BRUJA?! ¡Y TÚ ERES UN MANÍACO OBESSIVO! –Trató de defenderse.

-¿¡AH ESO ES LO QUE CREES!? ¡RENCOROSA! ¡NO QUIERO VERTE MÁS! – El ardiente incorpóreo se dio la media vuelta bruscamente, dándole la espalda a la joven y desapareciendo de nuevo dejando tras de sí un aura roja que lo envolvía.

-Da miedo…-Se encogió Demyx.- Pero eso le otorga cierto atract… ¿Eh? Naminé, ¿pero qué haces?

-¡Déjame, necesito relajarme de alguna forma! – Dijo garabateando fuertemente con un lápiz en una blanca lámina de papel.

- Ésta sí que da miedo cuando se enfada… -Susurró el citarista.

- ¡TE HE OÍDO!

Poco podía yo imaginar que, tras esa conversación, si así podíamos llamarlo, mi vida estaba destinada al cambio más absoluto. Poco imaginaba que poco tiempo después me vería metido en esta situación tan incómoda…
Mientras tanto, “el responsable” de mi tragedia, si así se le puede considerar después de todo, trabajaba a nuestras espaldas y observaba los acontecimientos atenta y pacientemente, a la espera de entrar en escena.

- Creo que ya va siendo hora de que el “Elegido” salga al escenario… ¿Qué te parece, Ansem? – Observó sabiamente un hombre cuyo rostro permanecía oculto tras unas vendas.

- Esperemos un poco más Diz, presiento que aún nos quedan cosas por averiguar.- Respondió un encapuchado.

-Está bien, le concederemos un poco más de tiempo. Démosle una última oportunidad a nuestro cálido amigo.

El encapuchado se limitó a mirar al horizonte, con la mirada perdida, como recordando tiempos que fueron mejores.

-¿Qué buscas, Naminé?-Preguntó curioso Demyx, mirando atentamente y en diferentes perspectivas la búsqueda de la rubia.

- Nada en particular, sólo investigo todo aquello que dejó Vexen en sus laboratorios.

- ¿No está mal fisgar en las cosas de los demás?- Agudizó Demyx.

-Puede… Pero no creo que Vexen vaya a poner ningún impedimento, ¿no es así?- Sonríó de una forma misteriosa que a Demyx asustaba bastante.

-Creo que voy a buscar mi Sitar. Que creo que lo he olvidado por ahí, jejeje… ¡Ahora vuelvo!

- Bueno, veo que tendré que investigar sola… - Revolviendo y revolviendo, dio con una cámara secreta tras una gran estantería polvorienta repleta de libros de ensayos y pociones. –Vaya, ¿cómo se abrirá? –Tomó su lápiz de dibujo y lo hendió en la extraña cerradura que protegía su contenido. Misteriosamente, ésta se adaptó a su lapicero y poco a poco fue cediendo hasta mostrar lo que contenía en su interior: Un pequeño frasco de tinta azul muy pálida y brillante.- ¿Qué debe ser esto? ¿Para qué servirá? – Se dijo mientras miraba el frasco a contraluz y lo depositaba después al lado de su garabato. Descubrió que en la cámara no sólo descansaba tal líquido, sino que a su lado a buen recaudo estaba un pequeño sobre amarillento por el tiempo, donde contenía una serie de precauciones sobre dicho producto. Conforme lo iba leyendo, sus ojos iban dilatándose más y más mientras terminaba una línea tras otra.

-¡Ya he vuelto! Naminé, ¿A qué no sabes qué buena idea se me ha ocurrido? He compuesto una canción para animar Axel. Será algo así como: “My name it’s Axel, I have flames, I figth Rokus because I’m obsessed…”

- Ejem… A eso lo llamo yo plagio... Esto… -En ese momento Naminé se giró para mirar a Demyx justo en el instante que este tropezaba con su sitar y caía sobre la mesa pesadamente.- ¡¡¡¡DEMYX, NO!!!! –Hechó a correr en esa dirección. Demyx se incorporó como pudo de la caída, mientras se soba la cabeza estúpidamente. – Gracias por preocuparte por mi, Naminé…

-¡No es por ti por lo que me preocupo, pedazo de alcornoque! –Dijo apartándolo bruscamente del lugar. Cuando descubrió el desastre provocado, su rostro empalideció. – No… ¡NO! ¡¡NOOO!! ¡¿PERO QUÉ HAS HECHO?! –Lo zarandeó con fuerza.

- ¡Sólo ha sido un accidente…! – Se giró como puedo para ver hasta qué punto había metido la pata: Todos los objetos que hasta hace unos instantes permanecían sobre la mesa estaban extendidos por el suelo, en mayor parte arruinados. Pero esto no habría preocupado a Naminé de no ser por lo que yacía en el centro: Su bloc de dibujo abierto por su último dibujo, impregnado por una sustancia azulada conocida.

- Ahí va…- El joven se quedó mirando el desastre con cara de trauma.

-……… -Tomó temblando en sus manos el garabato que había hecho horas antes. Demyx se acercó lentamente para ver que era lo que tanto preocupaba a Naminé. El dibujo estaba completamente empapado en la tinta incandescente.

-… ¿Qué voy a hacer ahora?-Se preguntó preocupada.

-¿Qué ocurre, Naminé? –Naminé no le respondió, simplemente le pasó el viejo folio de papel y Demyx se apresuró a leerlo en voz alta:

“Tint of desires”
ATENCIÓN


Esta pócima consiste en una tinta con propiedades de conocer a su portador la posibilidad de convertir en realidad aquello que desea con mucha intensidad. CUALQUIER DESEO, por lo tanto mantener ciertas precauciones con lo que se desea. Una vez realizado, el proceso será totalmente irreversible.

-E… Eso significa que…

-Que el dibujo haya quedado inservible no me preocupa… Me preocupa lo que pueda pasar a partir de ahora…

-Quizás se pueda quitar a tiempo… ¡Voy a por un trapo!-Dijo esperanzado.
-No tan rápido… Lee la letra pequeña.

Demyx leeyó en voz alta el último párrafo: “Una vez vertido el contenido, todos sus esfuerzos por revertirlo, así como eliminarlo de cualquier ser vivo o superficie serán en vano, pues la pócima comienza a actuar en ese preciso instante.”
Delante de ambos, la tinta comenzó a brillar, a volverse cada vez más y más clara hasta volverse transparente y al fin ser absorbida por los poros del papel, sin traspasar misteriosamente la lámina.

- ¡No pienso volver a ese condenado castillo! ¡JAMÁS! ¡He llegado a mi límite! –Gritó Axel mientras se alejaba con paso decidido de allí. – Aunque… Tampoco es que tenga muchos lugares adónde ir… - Se detuvo y suspiró. – Bueno, de momento iré a Twilight Town que es lo que más cerca queda de aquí y después ya veremos…
Poco imaginaba yo que sólo me quedaban unas horas de mi antigua vida… Y que no volvería jamás al pasado. Mi realidad es muy distinta ahora. Pero sólo puedo mirar adelante… por él… sólo me queda luchar… por él… No puedo fallarle ahora…
El cielo se comenzó a nublar sobre mi cabeza y el sol fue ocultándose lentamente en el horizonte. Pronto comenzó a lloviznar, hasta que llegó el punto que mi ropa quedó completamente empapada. No me importaba, muchas veces me había quedado durante horas y horas mirando el cielo infinito, mientras sentía caer la lluvia fresca sobre mi cara. Me ayudaba a pensar con claridad. Pero hoy era distinto, nada encontraba más allá de mis ojos. Sólo el retumbar de la lluvia en mi piel, incesante. Trataba de encontrar una respuesta, pero sólo daba con más preguntas, y después, el silencio. Ese silencio inquietante que lo envolvía todo a mí alrededor, ese silencio que siempre me acompañaba, al igual que ahora también la soledad.
Seguí caminando sin rumbo fijo, dejándome guiar por mis pies, a quién sabe dónde. Hasta que llegué allí una vez más: Twilight Town. “Aquí estoy de nuevo” me dije. Sin saber cómo, terminé frente a la Estación Central. Era totalmente de noche. Nadie más estaba allí. Me sentí único en aquél pequeño universo. Me asomé lentamente al borde de la gran terraza y contemplé el vacío que se alzaba bajo mis pies, y la niebla por la lluvia que cubría el valle. Sentía un gran vacío dentro de mí, el motivo por el cual seguía luchando se iba desvaneciendo como las gotas de lluvia en mi rostro. El dolor comenzó a dejar huella, mi alma se hundía en ese profundo abismo, en esa impenetrable oscuridad. De repente, sentí un ligero mareo y como cierto calor subía por mi espalda. Creí al principio que se trataba de un resfriado, pero no podía estar más equivocado. El calor no cesaba, incluso comenzaba a ser molesto para mí. Medio mareado me alejé del borde por mi seguridad, todo me daba vueltas, no entendía qué pasaba. Como pude, traté de salir de allí, ponerme a resguardo, pero la estación estaba cerrada. Cada vez, sobre mí, la lluvia caía con más violencia. Ya se oían los truenos acercarse a lo lejos. Cada vez mi cuerpo pesaba más y mis piernas temblaban más aún. Tambaleándome y con un dolor de pecho cada vez mayor, intenté llegar al castillo, pero estaba demasiado lejos, no aguantaría tanto. El fuerte malestar se me fue traspasando a cada rincón de mi cuerpo y comenzó a martillearme. Tanto que llegué a creer que reventaría. La fiebre cada vez era más y más alta y rayos caían sobre mi cabeza. En ese estado, sólo podía hacer una cosa: Pedir ayuda. Sólo me quedaba una salida. Me dirigí a ese callejón como pude y caí pesadamente sobre el pavimento mojado, bajo un charco, frente a su porche.

“Roxas”

“Roxas… ¿puedes oirme? Necesito… tu ayuda…

“Por favor…”

“Roxas”…

Mi mano hizo un último ademán por rozar su puerta, pero estaba demasiado agotado por el dolor. Ya no podía soportarlo más. Mi mano cayó pesadamente en el suelo empapado y mis ojos y mi mente se rindieron a la oscuridad.
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  1-Demyx el Lun Abr 07, 2008 4:59 pm

He comentado el primero!!!! Y antes que tu uke!!!! ò__________ó
En fin XD cosas de la vida.
Me gusta esta nueva forma de remodelar el fic. Aunque de teatro tambien estaba bien ^w^
avatar
1-Demyx
Demyx
Demyx

Cantidad de envíos : 84
Empleo /Ocios : Cantante
Personaje RPG : Demyx
Fecha de inscripción : 03/04/2008

Ver perfil de usuario http://IxNocturneMelodius.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Miér Abr 09, 2008 12:23 am

Sí sí ya lo vi ya...

Es que lo hice en teatro porque en sí no era un fic narrado pero parece que cierta gente perfeccionista no lo capta (SÉ ESCRIBIR NARRATIVA! QUE NO LO HAGA NO QUIERE DECIR QUE NO SEPA!¬¬* LO QUE PASA ES QUE NO ME SALÍA (ejem) NO ME DABA LA REAL GANA! ¬¬*) porque era el GUIÓN De un doujinshi y es más fácil hacerlo de ese modo que narrado ¬¬U Pero como hay gente que le cuesta entender cuando se lo explicas... =_=*** En fin... (gomene por pornerme así pero me da rabia... porque SÉ PERFECTAMENTE CÓMO SE ESCRIBE, no por nada gané el último certamen literario de mi instituto... en fin... Críticas constructivas son bien recbidas, gracias...)

Asias por el Comment hombre-pez y perdona por el cabreo, no va contigo xD es que necesitaba decirlo públicamente y arrancarme mi ENORME FRUSTRACIÓN ><*
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  1-Demyx el Miér Abr 09, 2008 5:29 pm

XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD Adivino..... Irvin? XD
Desgraciada....a veces leo algo del DA.... es un poco petardilla xD
En fin, me gusta mucho este fic!
avatar
1-Demyx
Demyx
Demyx

Cantidad de envíos : 84
Empleo /Ocios : Cantante
Personaje RPG : Demyx
Fecha de inscripción : 03/04/2008

Ver perfil de usuario http://IxNocturneMelodius.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Miér Abr 09, 2008 5:53 pm

No te quejarás, casi sales más que el prota xDDDDD

Oye, que el adivino es el Puppy, no tú xDDD (aquí suplantando identidades xD)

Me alegro que te guste, lo intento currar todo lo que puedo
Pronto remasterizaré el segundo capítulo y lo subiré xP
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  choppi-kun el Miér Abr 09, 2008 7:28 pm

prontooooo ke ma encantaaao *.*

[offtopic: pronto vereis como seria chopper en Hallowe'en Town, en la seccion de fanarts i to eso xD]
avatar
choppi-kun
Medical
Medical

Cantidad de envíos : 675
Edad : 24
Localización : Drum Island!
Personaje RPG : Moguri
Fecha de inscripción : 15/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Jue Mayo 08, 2008 3:57 am

Segundo capítulo remasterizado! A leer! xD
CHAPTER TWO

”A new life?”


“¿Axel…?”

……………………

“Axel, respóndeme por favor…”

… ¿Eres tú?

…Pues claro, ¿quién pensabas que era?

… ¿¡Al fin me recuerdas?!

¿Cómo? Yo nunca te he olvidado.

Entonces… ¿Por qué hacías como si no me reconocieras?...

¿Qué? ¿Cuándo hice yo eso?

Vamos Roxas, ahora no te hagas el inocente…

¿Roxas? Yo no soy Roxas. Soy Naminé. Vamos, levanta o te pillarán aquí con ese aspecto. – Naminé y Demyx lo incorporan entre ambos y lo esconden tras unas cajas una calle más allá. – Ya ha amanecido. Abre los ojos.

-¡¿?! –Miré a mi alrededor. –Creía que había alguien conmigo. Qué extraño… ¡Auch! – Me sobé la cabeza. – ¡Cómo duele! ¿Y cómo he llegado hasta aquí? ¿Qué ha pasado?-Se podría decir que estaba tan mareado como la noche anterior. Cuando intenté ponerme en pie, me percaté que tanto mis mangas como mis bajos de la parca me iban más largos y anchos que de costumbre. ¿Quizás la lluvia me había encogido? No, claro que no, eso es absurdo. Pero entonces, ¿qué había pasado con mi ropa? Me fui a una fuente cercana a lavarme la cara y ya de paso verme la ropa. Si soy sincero, hubiese preferido mil veces haber encogido y ya está. Lo que tenía ante mis ojos debía tratarse de una broma o quizás de una pesadilla. Pero para mi pesar, no era ninguna de las dos.

- No… no puede ser, esto no puede estar pasando… - Frente a mí, una muchacha de aproximadamente la edad de Roxas me devolvía la mirada incrédula que yo le lanzaba. Dirigí mis manos por inercia a mis pectorales y lo que allí encontré me gustó menos todavía: dos bultos suaves sobresalían de mi abdomen. Me abrí el cuello de la parca y miré en su interior: No, no me había equivocado… - ¡LA LECHE…! – Mi cara empalideció y a causa del fuerte impacto que me produjo ese descubrimiento, me volví a marear hasta caer de bruces en la fuente.

Poco después, más mojado que la noche pasada, me dirigí sin un rumbo fijo, por la ciudad, sin saber muy bien qué hacer. Aún todo me parecía un sueño, un sueño del que no lograba despertar. Di con otro escaparate y, incrédulo, volví a mirar mi reflejo. No, no estaba alucinando. Sin saber qué hacer, retrocedí, muy nervioso y me puse a correr calle arriba, pasando atropelladamente entre la gente que paseaba, devolviéndome gritos y miradas austeras y agresivas. Yo apenas sabía qué ocurría a mi alrededor, sólo corría y corría, tratando de alejarme hacia ninguna parte. Llegué a la plaza del tranvía sin saber muy bien cómo y allí en medio me detuve. Miré a todos lados, la zona parecía más tranquila que la anterior. Sentí que iba a explotar. De repente, ella me vino a la mente. Seguro que sabía lo que me pasaba, así que sin pensármelo mucho, comencé a gritar su nombre:

- ¡¡NAMINÉÉÉÉÉ!! ¡¡NAMINÉÉÉÉ!! ¡¡SÉ DE SOBRAS QUE ESTÁS AHÍ!!¡¡SAL DE UNA VEZ!! ¡¡TÚ MÁS QUE NADIE SABE LO QUE ME ESTÁ PASANDO Y SEGURO QUE TIENES ALGO QUE VER!! ¿¡ACASO TE ESTÁS VENGANDO POR LO DE AYER, ES ESO?! ¡¡MALDITA BRUJA BLANCA!!

Una muchacha lo observaba medio escondida desde lo alto de un edificio.- ¡Eh Axel, no hace falta que me grites, te oigo perfectamente!

- ¡¡BAJA DE AHÍ, QUIERO UNA EXPLICACIÓN A TODO ESTO!! – Hice caso omiso de la petición de Naminé. - ¡¡YA ME PUEDES ESTAR DEVOLVIENDO MI CUERPO!!

Naminé apareció como por arte de magia ante mis ojos: Axel, te pido que te tranquilices, por favor.

-¿¡QUE ME TRANQUILICE?! ¿¡TÚ ME HAS VISTO BIEN!? –Señalando las curvas de mi cuerpo y mi talla más disminuida.

- Sí, te he visto.

- ¡PUES YA ME ESTÁS DEVOLVIENDO MI CUERPO!

Naminé desvió la mirada, algo cabizbaja. -No puedo hacer eso…

- ¿¡CÓMO QUE NO PUEDES!?

- Verás… Es un proceso irreversible…

- ¡Explícate! –Mi paciencia iba disminuyendo a medida que sus explicaciones avanzaban.

Unas horas antes…

- Naminé, no sabía que dibujar Axels travestidos fuese tu pasatiempo predilecto… -Dijo Demyx con una visible cara que destilaba cierto aire traumatizador y perturbado.

- ¡Y no lo es! – Le devuelvió la mirada con reproche. – Lo que pasa es que… Me dejé llevar por la ira, eso es todo… - Reconoció avergonzada. –Ah pero… ¿Y qué me dices de ti? Si no fueras tan patoso, nada de esto habría ocurrido.

- Y si tu no fueras tan curiosa, tampoco habría pasado.

Volviendo al presente…

- No puedo creerlo… - Respondí incrédulo al ver el dibujo entre mis manos. – Esto… no, no me puede estar pasando… ¡NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MI! ¡ES UNA PESADILLA!

- Aún hay más… - Se mostró aún más apenada. – Para revertir el proceso, se ha de hacer a la inversa… Alguien que te quiera de verdad ha de desear de corazón que vuelvas a ser tú mismo… Y tú no puedes influenciarle… Ha de salir de su corazón.

- En otras palabras… Que esa personita no podrá tener pistas sobre quién eres en realidad. Así que nada de recordar – Naminé lo miró con una cara que da miedo. – Vale, lo siento…

-Tienes la delicadeza donde yo me sé…- Dijo entre susurros mientras le miraba de reojo.

- ¿Me estáis diciendo que si quiero volver a la normalidad tengo que hacer que me recuerde y encima no puedo darle ninguna referencia sobre mí?

- Sí, básicamente eso. – Naminé lo miró con una cara que le invita a callarse.

- Veo que lo has entendido. Ahora debes prepararte. No puedes aparecer así vestido… Sobre todo por que se te cae la ropa. –Le espetó la joven.

- Culpa vuestra. –Dije sosteniendo una mirada de soslayo.

Más tarde… En la mansión de Twiligth Town…

- ¡No creas que me voy a poner eso!-Rugí. Mi masculinidad estaba por encima y no estaba dispuesto a pagar un precio tan alto.

- Vamos Axel, ahora no puedes vestir de cuero negro o te mirarán como a una maleante.- Trató de reconducirme Naminé, que seguía en sus trece.

- Pero a mí me mola – Intenté disuadirla, pero no pareció funcionar.

- …Y Roxas y los otros huirán de ti… Debes intentar no llamar demasiado la atención, o las cosas se complicarán… Nadie más que nosotros sabemos lo que te ha pasado… Debemos andarnos con cuidado. Presiento que no todos los nuestros son de fiar… Y pueden aprovecharse de tu situación. Nosotros por mientras nos ocultaremos aquí, ¿ok? ¡Pero hazme el favor de ponerte el vestido!
- ¡Ala! Axel travestido – Dijo el nocturno mientras me miraba entre incrédulo y alucinado.

- Oye tú, ¿qué porras te estás imaginando? ¡Deja de mirarme así!

- ¡Estás preciosa! Nadie lo diría que horas atrás eras un chico. –Se maravilló la bruja blanca.

- ¿Por culpa de quién…?- De nuevo les dirigí una mirada de reproche.

Naminé trató de cambiar de tema para salir del paso. -Etto… Habrá que peinarte tu melena pelirroja, no puedes ir con esos pelos.

- Mi pelo es kawaii (NdA: “Genial” en japonés) – Le miré muy ofendido.

- Para un chico quizás sí…(maleante) - Me devolvió la mirada con ironía.

Tras una larga discusión sobre peinados y tirones de pelo, estuve “preparado” para enfrentarme al duro destino que se me avecinaba.

- Sabes que siempre puedes volver a la mansión. Éste es nuestro nuevo refugio y hogar por ahora. –Naminé recuerda que esta situación les había “empujado” a llevar a cabo su huída del castillo.

- Mejor si no regreso por aquí… No quiero daros problemas.

- ¿Darnos problemas?... – Se asombró la rubia.

- No hay secreto que pueda guardarse por siempre.- Me quedé pensativo durante unos momentos, tras lo cual me resigné y proseguí.- Será mejor que me vaya, se hace tarde. Ya está cayendo la tarde.

- ¿Por qué no te vas mañana por la mañana?- Sugirió.

- No, debo solucionar este asunto cuanto antes. No sólo por mí, muchas personas dependen ahora de mí. Vosotros, él, su mundo… demasiadas cosas importantes que no deben perderse en la oscuridad.

Tanto Naminé y Demyx callaron al unísono, asombrados por la madurez y el aura heroica que le rodeaba ahora a ese nuevo “Axel”. No se interpusieron en su camino, sabían claramente que su compañero sabía lo que se hacía y que lo lograría. Así que se dijeron adiós y Axel partió por el silencioso bosque de alrededor de la mansión de Twilitgh Town.


Al llegar al tan encantador pueblecito, para mi sorpresa descubrí que muy pocas personas caminaban a esas horas por sus coloridas callejuelas. Continué mi trayecto hasta que hube recorrido todos los alrededores. Agotado tras horas de búsqueda, fui a acabar en el mirador donde se alzaba una réplica de la Estación Central. Me subí al poyete, me senté y contemplé como con el atardecer que ya caía sobre mí y el resto del mundo, se iban mis esperanzas de volver a ser el que fui una vez en ese día. Quizás mañana la suerte estaría de mi parte, pero hoy no. Me puse a silbar una canción sólo conocida por mí y otra persona, compartida en tiempos más felices, para intentar reanimarme de la tristeza que sentí ese momento en que la soledad era mi única compañía y coger fuerzas para seguir con mi cometido. Sin querer, y casi sin esperarlo, dos lágrimas resbalaron de mis mejillas enrojecidas por los rayos del sol. Tan ensimismado estaba que en ese momento ni un tren a toda marcha hubiera logrado sacarme de mis pensamientos. Pero presentí como una mirada, y después, una presión sobre mi hombro, lograban sacarme de mi fría oscuridad. Un muchacho que bien conocía estaba tan solo a unos dos pasos de mí, y me miraba con una mezcla de incredulidad y sorpresa:

-¿E…eres tú? ¿De verdad eres real?...Yo…

Continuará...

Fin del capítulo 2
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  choppi-kun el Vie Mayo 09, 2008 9:54 pm

vaaaaaaaaaaya kw chuliiii mas dejao intrigao......

[[autentico choppi: KIERO SABER KE PASARA DESPUEEEEEEES INFILTRAME EL SIGUIENTE CAPITULO POR MSN!!! NO PUEDO ESPERARME!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!]]


(Pos Data: aver cuando me aces ami un icono...ke todo el mundo tiene emoticono menos yo.......ke cruel es la gente T^T)
avatar
choppi-kun
Medical
Medical

Cantidad de envíos : 675
Edad : 24
Localización : Drum Island!
Personaje RPG : Moguri
Fecha de inscripción : 15/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Sáb Mayo 10, 2008 12:59 am

Pues mira, no puse el tercero que lo tenía acabado porque no cabía en un solo post, y tenía que hacer doble, pero al contestar tú, ya puedo subirlo xDDD Aquí te lo dejo
Y en lo referente a los iconos, lo tengo en cuenta, pero no he tenido tiempo... también tengo que hacer el de Ed ><U... Pero pronto... Que ando escribiendo fic, dibujando y haciendo comic a la vez xDDD (cuando no cosplay...) Todo para que veáis que me lo tomo muy en serio y trabajo duro por conseguir mi sueño xP

Bueno, que no me enrollo más, que os dejo con el tercero, si puedo esta misma noche subo el cuatro y empiezo los bishies.


CHAPTER THREE

“A new girl visits Twilight Town”


Cuando la vi frente a mí, no daba crédito a mis ojos. Fue quizás, la primera vez, pero esa imagen quedaría gravada a fuego en mi memoria. Era tan intensa y tan melancólica a vez su mirada, tan profunda y llena de dolor, pero a la vez tan mágica y enigmática, que no pude apartar la mirada, quedé completamente hipnotizado. Cualquiera pensaría que era sólo un embobado, pero no, no es así: había algo de misterioso en esa chica… Tal y como contaba la leyenda. Nunca hubiera podido imaginar lo cierto que tenían mis palabras… Porque esa muchacha eras tú. Y yo fui lo suficientemente estúpido como para no darme cuenta... Incluso después de que fuera demasiado tarde.

-¡¡Tú…!! ¡¡ERES TÚ!! ¡¡PENCE TENÍA RAZÓN!! ¡¡EXISTES DE VERDAD!!

La muchacha me miró muy extrañada, parecía no comprender mi idioma. Pero parecía estar esperando algo de mí, y yo no podía entender qué quería de mí, qué buscaba en mí con esa mirada que te desnudaba el alma.
- Esto… perdona. Seguro pareceré un maleducado… -Sin saber por qué, me sonrojé al ver lo patético que parecía en ese momento ante ella, pero ella sólo se limitó a sonreír y a enjuagarse las lágrimas que aún resbalaban por sus mejillas, a lo que esbozó una débil risa que hizo envalentonarme a hacer lo que había ido a hacer.- ¿Tu eres el espíritu de la muchacha del crepúsculo?

Lo que pasó a continuación fue para mí difícil de describir. Primero ella me miró con incredulidad, con sus ojos verde esmeralda muy abiertos, centelleantes con la luz del sol. Después, su mirada fue apagándose, como el crepúsculo que estaba a sus espaldas, iba apagándose, apagándose… hasta que perdieron todo su brillo que antes me había cautivado. Ella se dio cuenta de que yo comenzaba a arrepentirme de lo que dije, y evitó mi mirada. Eso creo que me hirió más. Me sentí el ser más estúpido de este mundo. Y lo peor era que no sabía por qué. Sin darme tiempo a reaccionar, con extraña agilidad se giró y volvió a dirigir su mirada hacia el horizonte y, a diferencia de lo que yo esperaba, me habló suavemente, sin prisa, pero tampoco con extremada pausa y lo que dijo, aún me dejó más impactado y atolondrado de lo que estaba ya, si esto era posible.

- No, no soy ese espíritu que buscas, lo lamento. Sólo soy un alma solitaria, un pájaro que anhela la libertad. Y esa libertad estará donde esté su hogar…

- ¿Su hogar…? ¿Acaso no tienes adónde ir?-Creo que dije esto por acto reflejo, o quizás porque comenzaba a sentir una cierta pena y a la vez cercanía hacia ella, no sabría definirlo bien. En si, en todo momento estuve muy confuso. No sabía bien qué decir o hacer, es extraño, pero a veces así pasa.

- No… Bueno en si mi hogar no es un lugar físico, ¿sabes? – En ese momento me miró de nuevo, pero sólo de soslayo. Pareciera que mirarme no le causara ningún buen sentimiento. – Mi hogar está donde vuele otro pequeño pájaro.

- ¿Estás buscando a alguien? – Sentí en ese momento como si entendiese perfectamente lo que le estaba pasando, algo así como si, por una extraña circunstancia, mi mente estuviera conectada a la suya y fuese capaz de leerle la mente.

- Sí… Ando buscando a una persona muy importante para mí… pero esa persona no me busca a mí. Quizás ya dejé de importarle, porque ya no se acuerda de mí. Y yo aún sigo buscándole… Te parecerá ridículo, ¿verdad?

-En absoluto. – Sentí de nuevo que podía entenderle perfectamente. – Entiendo lo doloroso que puede ser eso. Y no creo que esa persona te haya olvidado, quizás es sólo que no ha tenido tiempo de contactar contigo. – Noté como me miraba de nuevo con esa expresión tan apenada de antes y después en silencio volvía a dirigir su mirada al sol a punto de ponerse.

- A pesar de todo aquí estoy. Dispuesto a todo o nada. Pase lo que pase, no me rendiré, otra vez no. Estaré a su lado, de un modo u otro.

-¿Dispuesto? – Me quedé perplejo.

- Quise decir… ¡Dispuesta claro! – Un poco más y me descubro…Baka de mí. Mientras le caía sudor por la frente a causa de la metedura de pata. – Pero siempre me tendrá.

Se giró lentamente y me miró con una media sonrisa y una mirada muy enigmática, pero que como siempre, lograba fascinarme. – Yo… yo te ayudaré a encontrarla, no te preocupes. – Le respondí con la sonrisa más sincera de lo que mi boca fue capaz. Y así nos quedamos un rato que a mí me pareció eterno, como si el tiempo se detuviese mágicamente, mirándonos el uno al otro, incapaces de articular palabra ni de apartar la mirada. Pero algo me sacó de mi ensimismamiento.

- ¡¡¡ROXAAAAAAS!!! ¿¿¡¡DÓNDE ESTÁÁÁÁÁÁS!!??

-¡¡ROXAS!! ¿¡ESTÁS AHÍ?!

-¡¡DINOS ALGO ROXAS!! ¡¡CONTESTA!!

¿Uh? – Me sorprendí. ¿A mí me llamaban? No, no podía ser. No, no quería responder, pero ella también me obligo a volver a la realidad.

-Creo que te llaman a ti… ¿No vas a contestar?... –Dijo con cierto aire apenado.

-¿Eh? Sí… ¡SÍ! ¡Estoy aquí! –Hasta el lugar llegaron corriendo un alegre grupo de chicos: dos chicos y una chica, algo agotados de llevar un buen rato corriendo y buscando a su amigo sin éxito.

El chico más alto se acercó primero a Roxas: ¿¡Qué te ha pasado, tío!? ¡Nos hemos vuelto locos buscándote!

-Yo sólo… Bueno, vine a investigar…

Los otros dos se quedaron pasmados mirando al frente y señalando. -¡¡Ha…Hay…HAYNER!!

-¿¡Pero qué demo…?! –No le dio tiempo a acabar la frase. Siguiendo los dedos de sus dos amigos, sus ojos se posaron en la silueta femenina que aún seguía en la valla y se quedó con su misma expresión, sin poder articular palabra.

El más rellenito dijo con un hilo de voz: Roxas… ¿la has… encontrado...? ¿La leyenda era... cierta?

-No exactamente, Pence. Ella no es el espíritu que buscábamos.

- Entonces… ¿En qué se basaban todos esos rumores?... -Le respondió.

Entonces la muchacha de cabello castaño interrumpió la conversación, desvelando el misterio: ¡Mirad allá arriba! –Justo en un árbol cercano a la estatua del tributo a la estación central había enganchada una gran tela roja ondeando al viento, que justo cuando caía la tarde y las sombras comenzaban a expandirse, gracias al reflejo del monumento y la tela formaban una perfecta silueta humana de una muchacha pelirroja de cabellos largos y ondulantes.

- Vaaaya… Así que se trataba de eso… -Dijo visiblemente decepcionado el más alto.

- Un misterio menos para nuestra redacción de verano. Que suerte la nuestra…- Se quejó la joven.

- A este paso nos quedamos sin ningún material sobre el que tratar… - Caviló Pence.

- No os preocupéis, ya encontraremos algo. Y sino, pues escribimos una redacción sobre los rumores falsos que circulan sobre Twilight Town. ¿Qué os parece la idea?-Sugirió Roxas.

Axel, que se sintió sinceramente desplazado y fuera de onda, tosió un poco para hacerse notar.

- ¿No nos vas a presentar a tu amiga, Roxas? -Le preguntó Olette mientras depositaba su atención en la recién llegada.

Roxas sintió como todas las miradas se posaban sobre él con miradas interrogadoras que lo ponían cada vez más nervioso.- Esto… Pues… Es una chica que, al igual que vosotros, la confundí con el espíritu de la muchacha del crepúsculo. Pero sólo se trata de una recién llegada a nuestra villa.

“Sólo”…Esas palabras se le clavaron a Axel en lo más profundo de su corazón, si es que los incorpóreos podían tenerlo alguna vez. Pero se limitó a lo único que podía hacer en su situación, callar y observar atentamente.

- Encantada de conocerte. –Esbozó una sonrisa cortés. – Somos Olette, Pence y Hayner. Y supongo que Roxas ya se habrá presentado…

- ¡Ahí va, se me olvidó por completo!

- ¿Y que has estado haciendo todo este tiempo, entonces? - Replicó desconfiando su inseparable amigo Hayner.

- Lo siento… -Dijo avergonzado por el ridículo que estaba haciendo.

- ¿Y bien? ¿Cómo se llama tu nueva amiguita? –Se notaba que a Hayner esa situación le incomodaba y no se preocupaba lo más mínimo en ocultarlo.

- Pues… se llama…

- No te molestes en recordarlo, yo tampoco me presenté, discúlpame. Pero lamentablemente no puedo deciros mi nombre, porque no consigo recordarlo. Viniendo de camino a este lugar, el tren sufrió un grave accidente de la que por suerte salimos vivos. Pero me di un fuerte golpe en la cabeza y no logro recordar casi nada de mi pasado, sólo fragmentos. -Mintió Axel, sin tener otra opción.

- Vaya… entonces… Tendremos que ponerte uno. – Concluyó Roxas. Se la quedó mirando unos instantes que lograron hacerle enrojecer un poco. – Umm... ¡YA SÉ! ¡TIENES CARA DE LLAMARTE ALEXIA!

Axel en ese momento casi cae de bruces de la valla al oírlo, mientras se decía: ¿Realmente ha perdido la memoria, o me ha estado tomando el pelo todo este tiempo o es que es tonto de remate y tiene una suerte que se la pisa?

- ¿Te gusta tu nuevo nombre? – Le miró con cara inocente.

- A… Arigatô... No sé qué decir… - “Oh, diría muchas cosas, claro…” Pensó. - Pero preferiría que me llamarais por el diminutivo… “Alex”

- Ok, me parece bien. -Acordó Roxas.

Hayner interrumpió la atmósfera “romántica”.- Y… ¿te vas a quedar mucho tiempo por aquí, Alex? – Lo miró con una cara que destilaba desconfianza por los cuatro costados. Axel captó esa mirada frívola al instante y se la devolvió desafiante.

- No seas maleducado Hayner… -Le reprendió Olette. -¿Acaba de llegar y ya la estás echado?

- No, es sólo que… -“No me fío de ella”, pensó para sí.

- Nada, nada. –Se dirigió a Axel. – ¿Ya tienes hospedaje aquí, Alex?

- No, acabo de llegar y no pude mirar nada. Supongo que esta noche me tocará dormir al raso, me temo. –Sonrió con una media sonrisa.- ¡Pero tranquila! ¡Ya estoy acostumbrada, jajaja! –Intentó reír despreocupadamente, pues había notado hace rato que Roxas le miraba muy preocupado y así trataba de quitarle hierro al asunto.

Olette se adelantó y la tomó del brazo.- ¡DE ESO NADA! ¡Esta noche te quedas a dormir conmigo!

El trío contestó al unísono. - ¿¡QUÉ!? ¿¡CONTIGO!?

- ¿Qué pasa? Ni que hubiera dicho una locura…

- Bueno, teniendo en cuenta que en tu habitación nunca ha entrado nadie por orden explícita tuya y bajo condena… - Dijo Pence en tono medio burlón.

- ¡Porque vosotros sois unos chicos fisgones y metepatas! Sólo dejaría entrar a Roxas porque es el único chico educado del grupo y sabe tratar bien las cosas, pero si le dejara, sería muy injusta con vosotros… Perdona Roxas…-Se disculpó con él y después volviendo a mirarlos a todos. - Además, ella es una chica como yo. Hay confianza – Sonrió feliz por tener con ella a una nueva amiga y que no fuese del genero contrario.

Axel se quedó pensativo. Niña, te equivocas conmigo… Incluso más que desconfiar de tus amigos… ¡¿Yo una mujer?! ¡JA! ¡Axel volverá a la “vida” Mucho antes de lo que se tarda en decir “fuego”!
Y yo no podía estar más equivocado de nuevo.

- ¡¡NO SE QUEDARÁ EN NUESTRA CASA!! ¡¡Me niego!!- Protestó Hayner.

- Vale. Hagámoslo mediante el uso de la burocracia: ¡VOTOS A FAVOR! -Alzó Olette la mano.

Tanto Pence como Roxas levantaron al unísono. La pena que sentían por la pobre chica abandonada era superior al temor de una bronca con Hayner, líder del grupo hasta ahora.

- ¡MOCIÓN APROVADA! –Tomó a Axel de la mano, tirando de ella literalmente. – Ven Alex, te mostraré tu nuevo hogar por hoy.

- ¡E… espera…! - Se excusó tratando de ponerse a su mismo ritmo al andar, y cuando Roxas y Pence se adelantaron dejando atrás a Hayner, se giró y le hizo una mueca burleta, de la cual el chico rubio no tardaría en vengarse.

Continuará...

Fin del capítulo 3

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  HinaTari el Sáb Mayo 10, 2008 6:16 pm

*_________* Aleeeexyaaa big heart

como la adoro XDDDD
weo.... ò.ó actualiza! XD

_________________
I'm HinaTari!! The Seeker of the Light!!!
Join The Proyect I love you Heart!!!!!!
http://proyectheart.activoforo.com

Si yo....pudiera renacer.....aunque violara los deseos de Dios.......
avatar
HinaTari
Light Admin
Light Admin

Cantidad de envíos : 917
Edad : 28
Localización : Por ahi ando
Empleo /Ocios : Genio del arte Nobody
Personaje RPG : Roxas
Fecha de inscripción : 15/03/2008

Ver perfil de usuario http://roxasnobody13akuroku.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  choppi-kun el Sáb Mayo 10, 2008 6:54 pm

YUHUUUUUU VIVA EL FIC D AXEL =D [[[Edwi...aun estoy esperando laa ctualizacion del tuyo ¬¬]]] EJEM...pos eso! ai ke ver, ke bien me lo paso leyendo todos vuestros fics xD
avatar
choppi-kun
Medical
Medical

Cantidad de envíos : 675
Edad : 24
Localización : Drum Island!
Personaje RPG : Moguri
Fecha de inscripción : 15/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Mar Mayo 13, 2008 12:58 am

Aquí os dejo con el siguiente capítulo, el 4 (lo que veáis en cursiva son recuerdos del pasado de Axel por lo general ^^U y entre comillas sus pensamientos) Gracias por los comentarios ^-^

Y así fue como, sin comerlo ni beberlo, terminé durmiendo bajo tu mismo techo, respirando de tu mismo aire, compartiendo un verdadero hogar. Un hogar que nunca llegué a conocer hasta que te conocí a ti… ¿Lo recuerdas?... Era un día lluvioso, diferente al de hoy, pero igual al de ayer. Yo había salido de misión secreta a ese lugar que aún hoy permanece en ruinas… Hollow Bastion. No entendí la importancia de mi misión hasta que entré en ese oscuro castillo, que apestaba a sin corazón por todas partes. Y en medio de tanta oscuridad… desmayado en el suelo estabas tú.

Recuerdo cómo te miré la primera vez… Me quedé perplejo y me asombré que, tras esa apariencia tan inocente e insignificante de un niño pudiera albergarse tanto poder… Incluso lo suficientemente potente como para terminar con la Organización sin dilación. Pero por aquél entonces, yo sólo podía ver a un cuerpo inerte, inconsciente, completamente vulnerable. Al principio, pensé que tú no debías ser, e incluso, lo admito, se me pasó por la cabeza pasar de largo y dejarte allí. Pero algo en mí me dijo que no debía hacerlo… Algo aparte de las órdenes de Xemnas… No sabría decir qué fue lo que sentí, pero nuevamente me giré sobre los hombros y te vi durmiendo, plácidamente. Hasta juraría que por unos instantes, te vi sonreír. Supongo que en el fondo, siempre he sido un sentimental… No tuve más remedio que volver junto a ti, como otras tantas veces. Me agaché junto a ti, mirándote más de cerca, como quien ve algo por primera vez. Eras más blanco de lo que imaginé. Y tu cabello que caía por tu frente más rubio que cualquiera que hubiera visto nunca. Con mucha más curiosidad que antes, acerqué la mano, pero con cierto respeto, como quien toca algo que es sagrado, con cierto temor de que se dañe. Acaricié tu cabello del color del metal más puro, el más sedoso que nunca rozó mis manos. Y seguidamente, dejé arrastrar mi mano hasta tu rostro, tan suave como nada que fuera de este mundo y más cálido que cualquier llama que hubiese tocado antes. Tan ensimismado estaba que no me di cuenta que comenzabas a abrir tus siempre brillantes y grandes ojos color cielo. Me miraste fijamente, no sé por qué aparté rápidamente mi mano de ti y me caí hacia atrás, sin perder el contacto con tu mirada. Aún recuerdo tu primera mirada como si fuese ayer. Primero te sorprendiste, después te encogiste y me miraste con bastante desconfianza al principio. Pero quizás por mi pose patética, quizás por la expresión de mi rostro que no sabía muy bien que hacer… Lo único que sé es que me dedicaste tu primera sonrisa. No sé por que te la devolví, nunca antes había sonreído… No sabía qué era sonreír, quizás aún era demasiado joven… Pero aún sonrío al recordar la comicidad de la situación, imitándote sin pensarlo en lo que tú hacías. Recuerdo que nos tiramos bastante tiempo así. Sin saber qué decir o qué hacer. Hasta que de improvisto, tú te echaste a temblar y estornudaste, hecho que me sacó de mi estado de ensimismamiento. Recuerdo que suspiré divertido y te eché la manta que llevaba conmigo a la cabeza, esa manta blanca que tanto te gustaba. Y por fin pude escuchar tu voz…

-Gracias…

Y tú la mía….

- De nada…

Te tapaste tu suave piel bajo ella, recuerdo que pensé lo bien que te quedaba el blanco. Y lo que relucía en tu piel, una manta que antes no me había causado admiración ninguna, ahora no podía apartar la mirada. Ahora te parecerá una ironía, ¿verdad?
Si en aquél momento hubiese sabido qué era un ángel, hubiera pensado que me habían enviado uno para iluminar mi sombrío corazón. Y así fue, al menos durante un tiempo.
Pero volví a la realidad: la misión… Mi misión. Volví a mirarte, pareciera que una aura de luz inmaculada te envolviese... lo reconozco, me impactaste mucho. Me pareció hasta cruel encerrar a algo tan bello en un sitio tan sombrío. Pero aún más cruel me pareció abandonarte allí a tu suerte… Se me ocurrió la extraña idea de que, allá dónde estuviera alguien como tú, hasta lo más siniestro podría convertirse en un auténtico sueño. No me hizo falta preguntarte… Comencé a caminar y tú solamente me seguiste, siempre con tu sonrisa. Una sonrisa que jamás olvidaría.


CHAPTER FOUR
“First night”


Olette se adelantó a abrir.- ¡Y aquí vivimos nosotros! ¡Bienvenida a nuestro hogar, Álex!

Roxas se limitó a sonreír como siempre.

Agradecí la bienvenida con una ligera reverencia. - Gracias…

-Si alguien necesita nuestra ayuda, se la damos, no nos lo agradezcas. –Dijo sin darle importancia Pence.

Hayner por lo bajo murmuró algo enojado. - Eso, no lo agradezcas… -Siguió mascullando entre dientes.

Ya dentro…

-¿Te gusta? No es muy grande, pero es nuestro hogar – Trató de justificar la morena.

-Es acogedora… -Pensé: Cualquier lugar donde esté Roxas hace que se vuelva acogedor con solo su presencia.

Hayner se adelantó.- Pero no te acomodes mucho, al fin y al cabo sólo vienes por una noche, ¿verdad?

Me quedé pensando ante esas palabras tan “agradables” de Hayner. “…Pero con gente como tú hasta el paraíso se vuelve un infierno…”

-Roxas, hoy te toca a ti preparar la cena. –Le recordó Pence, bastante hambriento como de costumbre.

-¡Ah, es verdad! Con tanto movimiento casi lo olvido, jejeje.

-¿Quieres que te ayu… -Me ofrecí pero…

-¡Yo te ayudo con la cena, Roxas!-Interrumpió el siempre irritante Hayner.

-“Si no te conociera bien diría que lo haces aposta, niñato…” -Pensé para mis adentros.

(N.d.A: Lo hace aposta, Axel…)

Ya en la mesa…

Los cinco respondieron a la vez: ITADAKIMASUUU!!! (Que aproveche)

-¿Qué has preparado tú, Hayner? – Olette estaba dudosa de por qué platos decantarse.

-Todo lo que veis a vuestra derecha… -Antes de que pudiera acabar la frase, todo el mundo estaba cogiendo de los platos de la izquierda. – Muy graciosos… - Comentó fastidiado.

Probé y repetí de todo, como si nunca hubiera comido en mi vida. Todos me miraban perplejos. Comí y comí hasta que mi estómago me dijo basta. Cuando terminé, miré a Roxas directamente a los ojos y le dije muy seguro de mi mismo.- ¡Es lo más delicioso que he comido nunca! ¡Gracias por tan exquisitos manjares!

Roxas, sorprendido y sonrojado por una reacción tan directa y sincera, se limitó a decir un tímido “gracias…” y se pasó un buen rato con la mirada perdida en su vaso de agua sin saber qué hacer.

-¿Qué? ¿Y de mi comida nadie opina nada?- Se indignó Hayner.

-Opinaré cuando pueda decir algo agradable de ella. – Le espetó la muchacha.

- ... –Se fue de la mesa refunfuñando por lo bajo.

Entre todos recogieron los enseres y esta vez Axel sí pudo ser de ayuda. Lavó y recogió los cacharros y después barrió todo, dejando la cocina impecable.

Olette entró de sopetón y quedó inmediatamente fascinada.- ¡Vaya, si se podría comer en el suelo de lo limpio que está todo!

-Vamos, si no es para tanto…

-¡En serio, está preciosa! ¡No deberías haberte molestado y más siendo nuestra invitada!

-De verdad, que no ha sido nada… -Dije suspirando.

-Olette… Yo me voy a dormir. Hoy hemos trabajado duro y estoy agotado. –Bostezó Pence en el pasillo.

-Está bien, Pence. ¡Buenas noches!

-¡Buenas noches!

-Creo que yo también me voy a ir a descansar, después de todo, con tantos misterios no hemos parado, aunque la verdad ha merecido la pena si hemos ganado una buena amiga, ¿verdad Roxas?

-¿Eh? Sí…

-¿Tú no vas a dormir, Roxas?-Le pregunté.

-Sí, en seguida iré.

-¿Te vienes, Álex? Te dejaré un camisón mío. –Dijo la morena tomándome de la mano.

-Ok… -Dije con desgana pensando para mí.- “¿Es que aquí nadie conoce lo que son unos pantalones? ¡Ya basta con los vestidos!”

(N.d.A: Gomen nasai Axel, te va a tocar que aguantar muchas faldas más en este fic, jajaja. No me lo tengas en cuenta, please… n_nU)

-¡Buenas noches, Roxas! ¡Descansa mucho para mañana! –Se despidió la jovencita.

-Eso haré. Buenas noches a ti también, Olette. Ah… y… bueno… Buenas noches a ti también, Álex. – Dijo rascándose la cabeza mirando hacia otra parte quién sabe dónde.

-Buenas noches a ti también, Roxas… -Seguí de cerca de Olette, sin dejar de mirar de vez en cuando atrás.

En la habitación…

-A ver qué tal te queda este… - Me dejó uno de un color blanco muy bonito. – No te queda mal, te resalta con tu cabello – Sonrió la joven.

“Y tenía que ser blanco…” - Gracias…

-De nada. Espero que no te encuentres mal en ese colchón…

-No, tranquila. – “He dormido en sitios mucho peores…”

-Si no te importa, apagaré la luz, estoy agotada.

-Por mí bien. ¡Buenas noches Olette!

Pero Olette ya se había quedado dormida.

“Qué rapidez” pensé. “Y yo con insomnio… qué patético… el hecho de saber que él duerme en la otra habitación no me deja dormirme…Relájate Axel, que no se note, que no se note…” - Me miré bajo las sábanas. – “Lo había olvidado… Suerte que este cuerpo al menos sirve para algo… al menos es disimulado…” Sin saber por qué se me vino a la cabeza nuestro primer encuentro con este cuerpo que había sucedido esta misma tarde… Parecía que habían pasado siglos de aquello. La verdad, había estado tan nervioso que había metido la pata varias veces… De hecho, en uno de mis saltos a la verja casi acabo tragando hierba, y mi lenguaje, basto y viril todo el tiempo pensé que dañaría a los oídos de cualquiera. Pero al juzgar por tu expresión, tú pareciste no darte cuenta, es más, me mirabas como si cualquier cosa que yo dijese, fuese música para tus oídos. Ni que decir que eso me complació mucho, pero también admito que algo te había alterado la mente. ¿Cómo podía admirar a una muchacha que se comportaba todo menos como una señorita? Quizás nunca podría saberlo. Reí para mis adentros y me arropé bien, con una sonrisa todavía en los labios.

NdA: Aquí vemos como el pobre Roxas de tan impresionado que está altera hasta la misma realidad, pobre, jajajaja (sí, sí, ya me callo n_nU)

Ya había comenzado a cabecear y a conciliar el sueño cuando noté que alguien caminaba por las afueras. Me asomé medio dormido a la ventana y vi que Roxas estaba en el exterior. – “Qué raro… ¿qué hace despierto a estas horas y dándose paseos a estas horas?” – Pero vi algo que no era normal. Intenté fijarme atentamente en su rostro y le vi la mirada perdida. – “¡ES SONÁMBULO! ¿Desde cuándo?” – Vi como se iba alejando calle abajo.- “Esto no es bueno, tengo que traerlo de vuelta antes de que le pase algo malo en ese estado o se pierda…” - Tomé prestada una bata de Olette y salí a la calle corriendo detrás de Roxas, pero no me percaté que una extraña presencia nos vigilaba atentamente desde las sombras. Y que, lentamente, varias extrañas sombras se iban aproximando cada vez más a nosotros, inevitablemente, bajo la noche sin luna que nos cubría.

Continuará...

Fin del capítulo 4


Última edición por Axel el Mar Mayo 13, 2008 6:04 pm, editado 1 vez

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  HinaTari el Mar Mayo 13, 2008 12:22 pm

wiiiii =^^= como mola big heart
es tan especial este capitulo.... roxas org sniffs

_________________
I'm HinaTari!! The Seeker of the Light!!!
Join The Proyect I love you Heart!!!!!!
http://proyectheart.activoforo.com

Si yo....pudiera renacer.....aunque violara los deseos de Dios.......
avatar
HinaTari
Light Admin
Light Admin

Cantidad de envíos : 917
Edad : 28
Localización : Por ahi ando
Empleo /Ocios : Genio del arte Nobody
Personaje RPG : Roxas
Fecha de inscripción : 15/03/2008

Ver perfil de usuario http://roxasnobody13akuroku.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Mar Mayo 13, 2008 5:57 pm

Asias love =^^= Sí, me encanta! Editaré el anterior capítulo y meteré el boceto de Roxas con la manta xP
El siguiente mola bastante, el que inspiró a Sefie, mira meteré su dibu tmb xD No creo que se enfadara... (pondré que es el suyo xD)

CHAPTER 5
“Danger in the night”


Corrí calle abajo tras él, intentando averiguar adónde se dirigía, pero no parecía que tuviera muy claro hacia dónde dirigirse. Varias veces intenté llamarle, pero no me oía. No desistí en mi intento de alcanzarle, pero la verdad, correr con un camisón como aquél no era precisamente cómodo… El cielo comenzó a tomar un tono muy extraño, entre verdoso, azul y morado, como espirales… No sabía qué podía significar aquello, pero estaba seguro de que nada bueno. Un presentimiento seguido de un calofrío me dijo que me apresurara. Y así lo hice. Por la noche, este sitio era muy diferente a lo que era de día, cálido y encantador. Ahora, cualquier sombra me parecía fría y amenazante. Eso me preocupaba aún más. Comencé a correr tanto como podían darme mis piernas, casi desesperadamente. Una calle, después otra. Pero le perdí la pista. Seguí buscando en lo más profundo de esas oscuras calles que no parecían conducirme a ninguna parte. Así durante un buen rato, hasta que la situación se me hizo insoportable. ¿Cuánto tiempo había pasado ya? ¿Segundos? ¿Minutos? ¿Horas? No podía saberlo, pero mi inquietud seguía creciendo y por un momento me sentí atrapado en un laberinto sin salida. Hasta que noté que no estaba solo. Alguien me vigilaba y estaba muy cerca. Noté que algo me corría por los pies. No me paré a ver qué era. Ahora lo único que me importaba era encontrarle. Seguí corriendo por toda la ciudad hasta que llegué al campo de struggle. En medio había alguien. Corrí hacia el centro y lo sostuve. Era Roxas. Pero se giró y me miró con una mirada que no parecía ser la suya. De repente en un haz de luz negra, se transformó en un nobody.


-¡Tú…! ¡Largo de aquí!- Vociferé.

Extrañamente el nobody se fue saltando hacia quien sabe dónde. Más adelante yacía alguien en el suelo. Esta vez no podía equivocarme.

-¡Roxas! –Dije sosteniéndole en mis brazos. - ¡Vamos Roxas espabila! ¡Tenemos que irnos! –Pero no despertaba. –Demonios… Algo le pasa. Esto no me gusta nada.

Como pude, lo cargué sobre mí y me lo llevé de allí tan rápido como pude. Pero como se suele decir, el espectáculo no había hecho nada más que empezar. Comencé a correr por las calles (lo de correr es un dicho, porque está claro que mi fuerza física no era la misma que la de hace dos días escasamente), pero a cada una por la que cruzaba, se iban anteponiendo ante nosotros unos muros de energía que conocía demasiado bien.

- Muros de Nobody… ¿Quién puede estar detrás de todo esto?

Seguí corriendo hasta la extenuación hasta que al final no pude desviarme más y terminé frente a la estación central. Allí parecía acumularse toda la oscuridad que iba albergando la ciudad. Mis presentimientos se iban haciendo cada vez más fuertes en mi interior. Traté de ir por un callejón para llegar cuanto antes a la casa de Roxas y sus amigos, pero allí también se había tendido una barrera. No podía entenderlo. ¿Qué estaba pasando? Me giré y traté de ir como mi última opción al interior de la estación, ya bastante extenuado de llevar tanto rato corriendo sin parar con peso añadido. La puerta estaba cerrada. Ya está, no teníamos adónde ir, eso lo sabía. Dejé a Roxas suavemente en la escalinata y me mantuve atento, a la espera.

-¡Sal dondequiera que estés! ¡Noto tu presencia! ¡No voy a huir más! ¿¡Qué quieres de mí?!

Una voz grave le respondió. - ¿De ti? ¿Tan importante te crees para creer que voy tras de ti?

Al instante aparecieron un montón de umbríos rodeándonos amenazadoramente, medio-ocultos por la oscuridad, que se iban acercando lentamente.

- ¿Umbríos? ¿Crees que esta morralla va a acabar conmigo así como así? – Dije dando un paso adelante desafiante.

-Vaya, ¿los conoces? Je… Pero eso no te va a librar de ellos… ni de mí.

-¡Da la cara de una vez! – Esa voz la he oído antes… - No me impresionas en absoluto.

De repente, se levantó un gran vendaval muy fuerte, y lo admito, me hizo retroceder violentamente. Ya sabía de quién provenía.

-Xaldin…

-Qué coincidencia tan extraña… Y también sabes mi nombre… ¿Eres otra clase de bruja o algo así?

-¿Tan pronto me has olvidado Xaldin? Pero ahora eso no importa. ¿A qué vienes aquí?

Xaldin se quedó un instante dubitativo y respondió.- A terminar la faena que un zoquete no ha sido capaz de terminar.

-¿¡ZOQUETE!?

-Aparta renacuaja, sino quieres que te mate.

No puede ser… ¿No me reconoce? ¿Tanto he cambiado…? Pero no… ¡no voy a permitírselo!

-¡Alto ahí, Xaldin! ¡Tú no te vas a llevar a nadie a ningún sitio!

Xaldin se rió divertido de mí, predecible.

-¿Ah, no? ¿Y quién me lo va a impedir?

-Voy a refrescarte la memoria Xaldin. ¡Seguro que ahora sabrás que no hay que jugar con fuego!

Pero ese momento fue fatal para mí. Por más que lo intentaba, de mis manos no salía nada más que chispas y llamitas que se apagaban en el viento.

-Un momento… ¿Qué me está pasando? ¿Y mis armas? ¿Y mi poder mágico?

-Bonito truco de magia, niña, ¡pero no creo que eso salve a tu amiguito! – Sacó una de sus lanzas y me apuntó directamente al pechó, embistió contra mí y… el tiempo se detuvo, literalmente. Excepto en mí. Yo me podía seguir moviendo.

-¿¡Pero qué diablos…?!

-¡¡¡AXEEEEELL!!!

-¡¡¡EEEEHHHH, AXEEEEEEL!!!

Dos personas se acercaban corriendo, no había duda de quienes eran.

-¡Naminé, Demyx! ¿Qué hacéis vosotros aquí? – La verdad, me alegré un montón de que aparecieran y más en un momento como aquél de vida o muerte. – Naminé, ¿Qué le ha pasado a mi poder mágico? ¿Y mis chakrams? ¿Y mi fuego?

-¡No hay tiempo para explicaciones! ¡Tú llévate a Roxas!

-¿¡Adónde?!

-¡NO LO SÉ! ¿¡LEJOS?!

-Ok… No es para ponerse así…

Así que fui corriendo a por Roxas y de nuevo me lo cargué a la espalda. Mientras dejaba atrás a Naminé y a Demyx, pasó algo que recordaré siempre, aunque quizás para ti sólo quedase en lo más profundo de tu inconsciente. Te apretaste fuertemente a mi espalda y pronunciaste mi nombre en sueños. Al principio creí que eran imaginaciones mías, pero cuando lo pronunciaste por segunda vez, estuve seguro. Quizás si podía ser verdad eso que dicen que en el subconsciente siempre quedan restos de memoria, o quizás era algo mucho mas fuerte e inexplicable… quién sabe, pero yo fui feliz, eso sí lo se. - Aquí estoy Roxas- Murmuré – Como siempre, como ves, nunca me he ido, de un modo u otro sigo contigo, eso tenlo por seguro. – Y renovado con una enorme fuente de energía comencé a correr y a correr como hacía tiempo que no corría, mejor dicho, nunca había corrido de ese modo, casi me sentía libre, era como un juego, quizás estaba cerca de encontrar el camino a la felicidad, pero en verdad, aún me quedaba mucho para eso… demasiado.
No sé cuánto tiempo llevábamos corriendo, pero seguro fue mucho. Sólo sé que acabamos a las afueras de la ciudad, en un campo cercano. Allí el cielo era claro y brillaban un montón de estrellas. Había salido la luna. Todo parecía calmado aquí, lejos de lo que allí acontecía, en tu nuevo hogar. Tú, al parecer el núcleo de todo, seguías durmiendo plácidamente, ajeno a lo que había pasado. Te dejé suavemente sobre la hierba y me senté a tu lado, a esperar, algo nervioso. Me pregunté qué estaría pasando con Naminé, Demyx… y Xaldin. La verdad, estaba bastante preocupado. Me fui a levantar para ir a echar un vistazo pero… algo me tiraba de atrás. Sin saber cómo, tu mano agarraba parte de la tela que cubría mi cuerpo. Me enternecí, lo sé. Y sin saber cómo, volví por un momento al pasado tendiendo mi bata sorbe tu cuerpo tembloroso. Quizás sólo sea un juego del destino, pero era irónico al fin y al cabo, estar durmiendo de nuevo junto a mí, nada más conocernos. Siempre sucedían cosas que me recordaban tanto a nosotros…Me tumbé a tu lado y me puse a observar las innumerables estrellas que nos cubría, la de millones de mundos que aún nos quedaban por descubrir juntos… y nosotros sólo éramos una pequeña parte de todo eso... y tú aún así sin preocupaciones, aquí permanecías estirado, durmiendo tranquilamente, vulnerable como entonces. No era seguro dejarte solo, pensé. Al fin y al cabo, era a ti a quien querían. Pero no te llevarían con ellos. Y antes deseaba que volvieras… no por la organización en si… quizás era un deseo egoísta por mantenerte a mi lado. Pero poco a poco comprendería que yo sólo podía estar a tu lado cuando me necesitases y dejarte vivir la vida que desearas vivir, era lo justo. Y si para ti eso era bueno, para mí también, dije tomándote de la mano mientras una estrella a lo lejos cruzaba el ancho horizonte.

(Sigue en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Mar Mayo 13, 2008 5:58 pm

(Continuación y final del capítulo 5)

Mientras tanto, el la plaza de la estación Central…

-Espero que tu plan funcione, Naminé. Por que sino, estaremos en problemas.

-Funcionó con Roxas y con Sora, ¿no? ¿Por qué no habría de funcionar de nuevo?..... …….. ………………. ¡Listo! Y será mejor que nos vayamos rápido de aquí, mi barrera temporal está a punto de venirse abajo.

-En eso estoy de acuerdo contigo.

-Vayamos a un lugar seguro a esperar a Axel.

Ambos se fueron corriendo del lugar, desapareciendo sin dejar rastro, tal y como habían aparecido. En su lugar dejaron a un muy confundido Xaldin que no sabía qué hacía allí ni qué había venido a hacer.

Volviendo de nuevo a la escena del campo…

-Ya comienza a clarear… ¿tanto tiempo ha pasado? Me pregunto cómo irán las cosas en Twiligth Town… Aún sigo preocupado. Deberíamos volver…

Me giré para verte, pero aún seguías durmiendo plácidamente. Si supieras la que se había liado por ti no lo habrías creído.
Una vez más, te cogí a caballito y comencé nuestra marcha de regreso a casa, esperando que nada terrible hubiese pasado, pues bastante liadas estaban ya las cosas.
Cuando hubimos llegado a la ciudad, ya comenzaban a verse los rayos dorados del sol por el horizonte.
Ya nos aproximábamos a nuestro nuevo hogar cuando…

-¡Axel! –Exclamó la joven de cabellos dorados acercándose a mí.

-¡AH! ¡¿Cómo estáis?! ¿¡Qué ha pasado!? ¿Puede alguien explicarme que ha sido todo eso?

-¡Calma, señor fogoso!- Respondió el melodioso dándome unas palmadas sobre mi hombro. – De una en una.

-Estamos bien, no te preocupes.-Naminé estaba radiente con esa sonrisa suya que a todos cautivaba. – Lo que ha pasado es, simplemente, que he puesto una barrera temporal para daros tiempo a ti y a Roxas de alejaros todo lo posible de allí. Momento que yo he aprovechado para borrarle rápidamente la memoria a Xaldin con todo lo relacionado a lo ocurrido esta noche.
Y en lo referente a lo que está pasando, creo que está bastante claro. Xemnas se impacienta al no obtener resultados y que las cosas empeoren, y ha movido ficha.

-Pero... ¿Por qué? ¡Fui yo el encomendado a esta misión!

-Eso no lo dudo, pero… ¿Has vuelto al castillo? ¿Con Roxas de la mano? Y la verdad, nosotros dos no hemos contribuido precisamente a que la cosa se calme… yo y Demyx también estamos desaparecidos. Lógico que Xemnas se preocupe y mande a otro de los nuestros a averiguar qué ha pasado, ¿no? Y estaré en lo cierto si ya se han percatado de nuestra desaparición. A estas alturas nos estarán buscando a los tres… y a Roxas también.

-¿Y qué propones?

-Como mínimo, hasta que tu “situación” mejore, pasar lo más desapercibidos posibles. Evitar en todo momento usar los uniformes de la organización (eso va por ti, Demyx) y el uso del poder mágico y todo lo que nos ata a nuestra existencia como nobobys.

-¡Ese es otro tema! ¿¡Adónde diablos se ha ido mi poder!? ¿¡Y mis chakrams!?

-Los sigues llevando dentro de ti, ¿no los sientes en tu interior?

-¡Pues claro que los siento, pero no aparecen a mi llamada!

-Respira hondo Axel, que te va a dar un ataque…-Recomendó el muchacho.

-¡Imagínate tú si te cambian de género, nadie te reconoce ni siquiera tu antiguo compañero, encima no te puedes defender ni a ti mismo y tienes que llevar un ridículo camisón como este!

-Pues ese camisón no te sienta nada mal, jajaja

-Yo no me río.

-No era broma, iba en serio.

-Demyx, a veces me das miedo…

-¡Gracias! – Respondió super feliz.

-En fin, fuera de coqueteos… a lo que iba… - Yo miré a la joven con cara de reproche como si mis ojos hablaran “ha empezado él”… Pero de nuevo, mi opinión no contaba. – Tienes un potente sello, ¿recuerdas? Y eso significa que tus poderes han quedado temporalmente anulados – “genial”, mascullé. “otra “ventaja” más…”

-¿Hay algún modo de romper ese sello?...

-De hecho hay dos. He estado todo este tiempo investigando desde que te marchaste y he averiguado bastante acerca de esta tinta mágica. Y tus poderes sólo se te pueden ser retornados de dos modos: Uno rompiendo con “tu maldición”, es decir…

-Ya, que Roxas me recuerde por sí mismo… ya me lo dijiste… - Le contesté bastante frustrado.

-Y la otra opción depende solamente de ti, pero es la más difícil, dura y larga de todas.

-¿Cuál?

-Empezar de cero.

-¿EMPEZAR DE CERO?

-Exacto. Entrenarte como cuando “naciste”. Ir forzando poco a poco el sello e ir aumentado tu poder progresivamente. Claro que esta vez te será más difícil y doloroso, ya que el sello al forzarlo, también te dañará a ti. Pero si no logras que Roxas te recuerde… de momento es la única salida si quieres protegerle y protegerte.

-Genial… ¡GENIAL! ¿Cada vez que vengáis a verme será para darme noticias tan “maravillosas” como ésta?...

-¡Oye, nosotros sólo intentamos ayudarte dándote toda la información que vamos descubriendo!... Es nuestra forma de disculparnos por lo ocurrido… Pero si no quieres, ya no te daremos más información…

-Está bien, está bien…

-Aún hay más… Recuerda la premisa. Roxas no puede verte cuando uses tus poderes.

-Ya decía que todo era demasiado “perfecto”… Hablando de él… Desde que lo vi sonámbulo ayer por la noche en la calle, no se ha despertado ni una sola vez…

-Es un hechizo. Me extraña que no te hayas dado cuenta. Veo que la metamorfosis también afecta a tus instintos de nobody. Lo realizó Xaldin para atraerlo hacia él. Por eso decimos que ahora más que nunca has de abrir los ojos. Pueden capturar a Roxas en cualquier momento de distracción. Y sabes perfectamente para qué lo quieren, ¿verdad?

-Lo necesitan a él para abrir Kingdom Hearts… El Elegido…

-Exacto. Todos sabemos quién es Roxas en realidad. Por eso mismo está en peligro desde el mismo día en que nació y tú lo encontraste.

-No iba a dejarle allí…

-Nadie te está culpando de nada a ti, Axel. Es su propia existencia la causa y el efecto de todo. Por eso debemos protegerle. Lo que Xemnas quiere no va a funcionar. - Tú no lo sabes todavía, pero serás tú quien se lo demuestre. – Bueno y en lo referente al hechizo, cuando salga el sol por el horizonte, el hechizo dejará de surtir efecto.

-Naminé…- Se apresuró a interrumpir Demyx, pues el amanecer no daba tregua.

-Sí, será mejor que volvamos a la mansión. Cualquier cosa, estamos allí para lo que necesites.

-Gracias…

-Mucha suerte Axel. Y no te olvides de entrenar ¿eh? El miembro más joven de la organización depende de ello. –Le guió un ojo y levantó el pulgar en señal de ánimo, tan optimista y confiado como siempre.

-No, no lo olvido… Pero no creo que él quiera seguir siendo de la organización… -Ni yo mismo estoy seguro de si quiero seguir o no…- Gracias por vuestra ayuda.

Y aquí nuestros caminos volvieron a separarse momentáneamente. Ya comenzaba a asomarse el sol por el horizonte cuando llegábamos a nuestro hogar. La puerta aún seguía abierta. Entré despacito intentando no despertar a nadie. Ya iba a meterme en el pasillo para ir a dejar a Roxas en su cuarto cuando…

-¡¡ALTO AHÍ!! -Hayner hizo acto de presencia a mis espaldas.

“Oh, no… Tenía que ser él… Y más en un momento como éste...”

Traté de ser lo más encantador que me salía y le respondí. - ¡Buenos días Hayner! Sí que has madrugado hoy…

-Déjate de buenos modales, que no me la das. ¿Dónde te has llevado a Roxas esta noche?

Olette apareció en ese momento por el salón.- ¿¡Qué son esos gritos a estas horas de la mañana?! – No hace falta decir que cuando nos vio a Roxas y a mí en medio del salón, él dormido sobre mí tapado con su bata, se frotó varias veces los ojos y luego nos preguntara qué era lo que había pasado.

-Es… largo de explicar… Digamos que Roxas es sonámbulo, se le ocurrió la grandiosa idea de salir solo por la calle y yo le vi y por miedo a que no le pasara nada malo, salí a buscarle, eso es todo. – Como les cuente el resto, entonces no me creerán, fijo.

-¿De verdad hiciste eso por Roxas? ¡Eres genial Álex! –Se maravilló la joven.

Pence asomó la cabeza tras la puerta de su cuarto.- ¿Qué es tan genial? – Bostezó con cara de sueño.

-¡Álex ha salvado a Roxas de un accidente terrible!

-Estoy seguro de que no fue eso… -Dudó una vez más Hayner.

-Tal como sea, no quiero daros problemas… Hoy dije que me iría y me iré.

-¿De verdad? – Pude ver la felicidad escrita en la cara de ese niñato.

-¡De eso nada! ¡Ahora te debemos una! Creo que será mejor que te quedes con nosotros una temporada, últimamente Roxas está muy raro y contigo cerca siento que nada malo puede ocurrirle si estás para vigilarle. –Le contradijo Olette.

“Genial, otra vez de niñera… esto ya se parece más a mi viejo hogar”

-Bueno… no sé qué decir… - En ese momento, algo se movió en mi espalda. Con el lío casi había olvidado que llevaba sobre mí a Roxas.

-Nh…-Entreabrió los ojos. – Buenos días… Hoy he tenido un sueño muy raro… Un tipo muy alto y de negro me llevaba corriendo sobre su espalda por las calles de la ciudad… - De repente pareció volver a la realidad y se vio dónde estaba. – Esto… ¿Qué ha pasado mientras dormía? –Se dijo sonrojándose por momentos.

-Hazme caso, no preguntes… - Sé que me sonrojé al oírle, pero creo que fue más felicidad de que se acordara medianamente de lo que había soñado que en sí de vergüenza por tenerle aún sobre mí.

- ¿? El muchacho parecía más confundido que nunca.

Y así fue como, de nuevo, conseguí una prórroga junto a Roxas, que se alargaría más de lo que yo hubiese imaginado jamás. Pero eso ya es otra historia que merece ser explicada en otro momento.

Continuará...

Fin del capítulo 5


Aquí os dejo un regalo que me hizo una lectora fan mía >///< dedicado a este capítulo, espero que os guste!!


_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  HinaTari el Mar Mayo 13, 2008 6:12 pm

QUE RECUERDOS!!!!!!! TuT
dios,,,,, con dibujo y todo xDD y el editado tmbn
me encanta ^^
Por cierto, puntazo el del pijama dibujado por Sefie xD

_________________
I'm HinaTari!! The Seeker of the Light!!!
Join The Proyect I love you Heart!!!!!!
http://proyectheart.activoforo.com

Si yo....pudiera renacer.....aunque violara los deseos de Dios.......
avatar
HinaTari
Light Admin
Light Admin

Cantidad de envíos : 917
Edad : 28
Localización : Por ahi ando
Empleo /Ocios : Genio del arte Nobody
Personaje RPG : Roxas
Fecha de inscripción : 15/03/2008

Ver perfil de usuario http://roxasnobody13akuroku.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Mar Mayo 13, 2008 6:19 pm

Sí, pero se olvidó la batita TuT Con lo cuco que hubiera quedado... Bueno, no me quejaré que su curro lo tuvo xD (Si por el camino hago más dibus, los añadiré en sus capis correspondientes xP, así a lo ilustración xD)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  choppi-kun el Mar Mayo 13, 2008 6:56 pm

WAHUUUUUUUU me leio 4 del tiron afro así se hace choppi, tu si ke vales afro xDDDDDD

[PD: ya no se ke decir...si siempre son elogios.....estos ultimos kapitulos, me han gustado muchisimo mas ^^]
avatar
choppi-kun
Medical
Medical

Cantidad de envíos : 675
Edad : 24
Localización : Drum Island!
Personaje RPG : Moguri
Fecha de inscripción : 15/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Miér Mayo 14, 2008 2:02 am

Me alegra que te guste, todo comentario es bien recibido! ^_^ Y sí, es que a partir del capi 4 comienza la trama a enredarse cada vez más, y se vuelve más entretenida, ya verás! xD

(los primeros es que es lo que tiene, que eran los primeros y que hacía siglos que no escribía fics xD)


CHAPTER 6

“Struggle”


Esa mañana, lógicamente, me dormía por cualquier esquina que me dejara caer. No había podido pegar ojo en toda la noche, y aunque hubiese tenido oportunidad, tampoco lo habría logrado. Demasiadas emociones fuertes en tan poco tiempo. Y mi cuerpo, agotado, apenas se tenía en pie.

-Álex… Acabarás metiendo la cabeza en el desayuno… -Olette me miraba con cara de circunstancia.

-Sería divertido de ver… -Le respondió Hayner entre una mezcla de indiferencia simulada y malicia.

-¿Hn?... –Apenas había notado qué pasaba a mi alrededor, pero ese comentario fue el que me hizo entreabrir los ojos. Pero estaba demasiado cansado para contestar, así que pasé. Sólo sé que la cabeza me dolía mucho y me pesaba, me pesaba, me pesaba…

-¿? –Roxas se sonrojó. Me acababa de dormir en el hombro con una expresión que rozaba lo angelical. En realidad era agotamiento, no le hagáis mucho caso, me idealiza.

-Es muy mona cuando se duerme, ¿verdad?- Misteriosamente Pence había dejado de comer sólo para soltar un comentario como ese.

-Sí, tan mona como un mandril… -Se burló Hayner.

-Si no te conociese bien, Hayner, diría que algo te molesta mucho…-Olette siempre ha tenido un sexto sentido para estas cosas.

Hayner saltó a la defensiva. - Me molesta que una desconocida se meta en nuestra casa y se crea la dueña de todo y con derechos.

-Pero si lo único que ha hecho ha sido dormirse en el hombro de… -Trató de excusarme Pence.

-¡Eso me da exactamente lo mismo! – Le interrumpió.

-Pues nadie lo diría…-Murmuró.

-¡Eh!... No sé si os habéis fijado de que sigo delante y despierto… Ya que queréis criticarme, al menos no lo hagáis cuando esté delante…-Roxas estaba bastante molesto con la situación.

Los tres le devolvieron una mirada de circunstancia, pero Hayner pronto recuperó su compostura.

-Pues no la manosees delante de todos y no te criticaremos…

Olette murmurando al oído de Pence. -¿Lo ves? Te dije que estaba celoso…

-¿Qué murmuráis, vosotros dos?

-Oh, nada que no sepa el rey del Struggle… - “A ver si con eso se calla…” Pensó ella.

En ese momento tan poco afortunado, me caí sobre el regazo de Roxas. Sí, aún seguía durmiendo. Los tres enseguida se quedaron mirando de nuevo sin saber muy bien qué decir.

-¡No me miréis con esa cara, yo no he hecho nada! –Se excusó Roxas.

Entonces comencé a murmurar frases entre sueños. - No, aún no es de día, durmamos un poco más… Ayer me cansé mucho…

Todos se quedaron sin saber qué responder a eso, a lo que seguí hablando en sueños.

-Jajaja… No se vale… yo también quería un helado de sal marina… ¿De verdad me das un poco?... Aunque digas que no, eres un cacho de pan.

-¿Con quién soñará?... Se la ve muy feliz. –Se interesó Roxas.

-No lo sé, pero ésta sabe más de lo que cuenta… ¡Y haz el favor de despertarla! -Gritó enfadado Hayner.

-Sí, no vaya a ser que le provoque a Hayner una hemorragia nasal, jajaja

Roxas asintió en silencio e hizo ademán de despertarla. -Álex… -Dijo suavemente. No obtuvo respuesta. Sólo sintió una breve presión en sus piernas que se iba intensificando a medida que me iba aferrando a ellas. Roxas sudaba y sudaba, pero no se atrevía a moverse un centímetro. – Álex?... –La voz no le salía de su garganta a duras penas.

-Vamos, no seas así, dame un beso… sólo uno. –Trepé sonámbulo por su cuerpo y me quedé tan cerca de sus labios que podía oír su respiración nerviosa. Sólo unos milímetros nos separaban… sólo un leve suspiro… hasta que… - ¡AUCH!

Hayner acababa de demostrar una gran habilidad con su puntería al estrellar una zapatilla suya contra mi cabeza. – ¡Así se despierta a un incordio!

Roxas estaba en un estado tal de shock que apenas pudo articular palabra. Su cara era todo un poema.

-Tenías razón Hayner… Esta chica tiene algo especial…-Coincidió Olette.

-No sabía que ahora ser “un pervertido” fuera ser “especial”… -Contestó Hayner con desgana.

-¿Qué… qué ha pasado? – Dije mareado de nuevo en las faldas de Roxas. Cuado me di cuenta, mi cara en ese momento fue un poema. Pegué un brinco de la silla y vi que todos los presentes no sabían como mirarme. –Dios, ¿qué he hecho? –Pensé para mí.
Roxas se levantó de un brinco y sin dirigirme la mirada se precipitó hacia la puerta de salida: V… voy a ver si hoy han dejado… el correo de cos…de costumbre.

Me dio miedo preguntar qué había pasado, como seguir a Roxas. Algo que no debía hacer lo había hecho. Pero no quería empeorar más las cosas. Así que me dediqué a mirar las musarañas.

-¡No puede ser! -Exclamó el muchacho de cabellos dorados.

Todos respondieron al unísono intrigados. -¿¡Qué ocurre!?

Hayner salió al paso. -¿Qué pasa, Roxas?

Roxas le enseñó una carta abierta a Hayner.

-¡Perfecto! ¡Justo lo que quería!

-¿De qué se trata?- Se acercó Pence.

-¡Obvio! Alguien tiene ganas de que le dé una señora paliza. –Chuleó Hayner.

-¿”Watashi” de nuevo? – Suspiró la joven.

-¿”Watashi”? –Un nombre un tanto extraño para denominar a alguien, pensé.

-Sí, el líder de la otra banda de Twilitgh Town. -Me explicó Pence. -Se aproxima el próximo campeonato de Struggle. Seguro que fue una carta de desafío.

-Así que un desafío…- Eso comenzaba a gustarme.

-Pues si quiere guerra… -Comentó Roxas.

-¡…Guerra tendrá! –Acabó de decir Hayner.

-Qué compenetrados… - Río divertida.

Hayner se limitó a rascarse la cabeza mientras Roxas aún seguía mirando la carta muy serio. Al cabo de un rato, se pronunció. -Aquí dice que el desafío se llevará a cabo mañana a las doce del mediodía.

-Entonces no hay tiempo que perder. ¡A entrenar! –Hayner estaba decidido a ponerse manos a la obra inmediatamente.
Me sentía muy fuera de onda y, por qué no, de lugar. Así que en un desesperado intento por volver a formar parte del grupo, intervine. -¿Puedo serte de alguna ayuda en ese campeonato, Roxas?

-Bueno…- Apenas me miraba a los ojos. No sabía qué había pasado, pero comenzaba a inquietarme bastante. -Un campeonato de Struggle no es moco de pavo, es algo muy serio. Es más, para una chica incluso puede ser algo violento…

-No me importa, quiero serte de ayuda. Qué menos que me dejéis vivir en vuestra casa, me alimentéis,… Quiero devolver el favor de alguna manera.

-Pero… Puede ser peligroso… -Roxas trató de hacerme entrar en razón, pero yo no quería decir así que comencé a implorarle.

-Por favor….

-Déjala que lo intente, Roxas. No perdemos nada. Además, así se convence de que en el Struggle no tiene nada que hacer. –Se burló de nuevo Hayner.

-Puede llegar a sorprenderte todo de lo que soy capaz. –Le desafié con la mirada.

-Demuéstramelo.

-Muy bien.

(Sigue en el siguiente post, sí cada vez son más largos los capis =.=U Y lo que le keda...)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Miér Mayo 14, 2008 2:03 am

(Continuación y final del capítulo 6)

Después de prepararnos, ya estábamos en la plaza, listos para empezar con el entrenamiento.

-Estas son las reglas.-Comenzó Hayner con su clase magistral.- Cada uno irá equipado única y exclusivamente con un bate de struggle como este –Lo alzó para que lo viera bien. –Con él, ambos contrincantes han de atacar a su rival con el único objetivo de arrebatarse sus esferas. Si al terminar la cuenta atrás tú eres quien más esferas tiene en su poder, ganas. Y, si por el contrario, eres quien menos tienes, pierdes. Si hay un empate, se vuelve a realizar el combate. ¿Ha quedado suficientemente claro?

-¡Sí, señor…! –Le dije en un tono un tanto… ¿burlesco?- A ver, resumiendo… pegarse mamporros el uno al otro hasta que se le caigan las bolas.

-Ese comentario es muy… tuyo

-Lo sé… -Le dije mirándole de forma autocomplaciente.

Pence, Olette y Roxas observaban el encuentro atentamente. Hayner les miró y sonrió.

-¡Roxas! ¿Quieres ser nuestro árbitro?

-¿Yo? ¿Por qué yo…? –Le miré y lo vi reflejado en sus ojos. No le apetecía tener que posicionarse tanto. Debería de sentirse demasiado presionado, y lo entendí. Así que actué.

-Hayner, ¿qué te parece si Pence es nuestro Árbitro y Olette y Roxas los jueces que me corrijan en el combate? Al fin y al cabo, Roxas es más experto en el combate para juzgar mis movimientos y Pence es bueno en la teoría.

Hayner no supo cómo debatir ese argumento, así que no pudo hacer otra cosa más que aceptar mi propuesta.

-Muy bien, se hará así… -Me respondió bastante fastidiado. -¡Pence, trae los bates!

-¡Ahí van! –Se acercó al centro de la pista y les entregó un bate azul cielo a cada uno. - ¡Posicionaos! Quiero un combate limpio, ¿de acuerdo? Así uqe nada de combos que no estén en las reglas… Y eso va por ti, Hayner… Nada de golpes bajos.

-¡Yo nunca he dado golpes…! -Se calló pareciendo recordar algo.

-Oh, sí, claro… Si alguno lo hace, quedará sancionado. Y recordad, es un combate de entrenamiento y ante todo A-M-I-S-T-O-S-O.

Ambos respondimos al unísono. -Sí…

-¿Preparados?

-No pienso tener piedad sólo por que seas mujer… -Me dijo por lo bajo para que sólo lo escuchase yo.

-¿Listos?

-¡Tampoco esperes clemencia de mi parte, niñato! –Le dije con mirada desafiante y desenvainando ya mi bate y echando hacia atrás mi pie, levantando humo, listo para abalanzarme.

-¡STRUGGLE! - Bajó la mano hacia abajo y se retiró hacia atrás.

Ambos contrincantes echábamos chispas, es como si alrededor de nosotros un aura enorme de energía nos rodease (roja para mí y verde para Hayner)

Me retiré un poco hacia atrás, tomé impulso, me puse en posición de ataque y comencé a correr hacia Hayner. Él hizo lo propio y comenzamos a intercambiar golpes. Aún ninguno de los dos había tocado al otro. Noté que mi fuerza había disminuido considerablemente de mi antiguo cuerpo a este, pero mi velocidad y agilidad se habían incrementado enormemente. Aproveché esta mejora para sacar ventaja en el combate, aún así de momento iba muy igualado. Me eché a un lado girando sobre mí mismo en un momento que me quería atacar por detrás, pegué un brinco hacia atrás, momento que aprovechó para acribillarme por todas partes mientras yo retrocedía todo lo veloz que daban mis piernas mientras sentía silbar su bate muy cerca de mí, casi rozando mi ropa. Instintivamente, me lancé a un lado, sin apenas saber como, apoyé una palma en el suelo y dejé todo mi cuerpo en suspensión hasta realizar una rueda perfecta, a lo que Hayner no me dejó reponerme, así que me tiré hacia atrás y cuando justo creí que perdería el equilibrio, volví a reaccionar y comencé a realizar un nuevo combo de saltos mortales hacia atrás, hasta que hube alargado un poco más nuestras distancias. Me posicioné y eché a correr a la misma vez que él hacia el centro de la pista, llegué antes que él, salté hacia arriba para efectuar un combo aéreo y caer en picado, cuando llegó y, para mi asombro, se desplomó en el suelo. Salté a su lado, aún usando mi bate de escudo esperando a que se incorporara, pero pasaban los segundos y nada. Comenzó a quejarse con gemidos cada vez más sonoros. Todos corrieron al centro a ver qué sucedía.

-¡Maldita pierna…!

-¿¡Qué ha pasado!? ¿¡Te encuentras bien!? –Roxas se agachó a toda prisa donde Hayner permanecía tendido en el suelo, retorciéndose de dolor.

-Yo… no… no le he toca… -Intenté justificarme.

-No te preocupes, Álex, lo hemos visto. –Me tranquilizó Olette. Intentó ayudar a levantarse a Hayner, pero no parecía poder moverse del lugar.

Pence comprobó lo que sucedía y tras varios quejidos del herido, se levantó apesumbrado. -Vaya… Ahora sí que la hemos hecho buena.

Todos nos sorprendimos mucho. - ¿Qué pasa con Hayner…?

-Me temo que Hayner este año no podrá ser coronado como rey del struggle…

-¿¡Qué… qué estás… diciendo, Pence!? Me levantaré y les demostraré a todos esos gallitos de lo que soy… ¡AAARRRGG! ¡Mierda!... –Volvió a desplomarse agarrándose su pierna dolorida.

-¡QUE HORROR! ¡Con Hayner en estas condiciones no podremos presentarnos a la competición! –Se alarmó la morena.

Pence tomó del hombro a Roxas. -Aún tenemos a Roxas para salvar el día.

-¿Eh? ¿Yo? Pero chicos… Os olvidáis de algo… Para participar necesitamos dos luchadores hábiles (disponibles) para el combate. Sino no podemos clasificarnos…

-Lo había olvidado por completo…

-Bueno, allí se va el dinero para nuestras vacaciones de verano…-Olette se quedó bastante desanimada. – Ya te vale, Hayner, mira que caerte de una manera tan estúpida…

-¿Qué pasa? ¿Tú nunca cometes errores, doña perfección?- Replicó mientras maldecía su fractura.

-¡Pero no tan patéticos…!

-Ya está muchachos, dejadlo ya. Discutiendo no cambiaremos nuestra situación. –Razonó Roxas.

-Tienes, razón, no merece la pena… -Se disculpó la joven.

-En fin, otro año será… Será mejor que volvamos a casa…- Pence abrió la marcha para dirigirse de nuevo a su hogar.

El resto lo siguió. -Sí… -Intentaron llevar a Hayner como podían para que lo sanara el doctor de Twiligth Town.

-¡Esperad! ¡Quizás aún no tengamos el campeonato perdido! –Se me había ocurrido una idea de las mías.

Todos se giraron para ver a qué me refería, con una expresión medio fastidiada, desanimada e incrédula.

-¡Tengo una idea! ¿Y si compito yo en el lugar de Hayner?

Hayner, Pence y Olette exclamaron. - ¿¡Tú!?

Roxas se quedó en silencio, esperando a lo que tuviera que decir.

-¡Sí, yo! A ver, recordad para qué me habéis traído aquí. Se suponía que quería ayudar en este campeonato, ¿o no?

-Sí, claro. Pero se supone que tú ibas a ser la reserva…-Le comentó Pence. -Por si necesitábamos un tercer competidor… Pero sólo con unas prácticas uno no se hace un experto luchador de struggle… Y aquí compiten los mejores de todas las categorías.

-Sí, quizás sí. ¡Pero tenemos que intentarlo si queremos ganar! ¡El no ya lo tenemos! ¡Vayamos a por el sí!

-Ya te lo dije…-Roxas trató de convencerme. -Puede ser muy peligroso para una chica… y más si eres inexperta… - Le lancé una mirada prácticamente de ruego. – No me mires así… Bueno… Supongo que no perdemos nada por intentarlo… ¡Pero hay que entrenar en serio!

-¡Claro! – Le extendí la mano. –Supongo que eso quiere significar dos cosas: que serás mi nuevo entrenador y mi nuevo compañero de equipo.

-Sí – Por primera vez en toda la mañana me había mirado a los ojos y me había sonreído. Pasado lo que hubiese pasado hoy, parecía que ya estaba olvidado, y eso me alegró, aunque no supiera bien aún lo que había pasado conmigo. - ¡Vamos a darle a “Watashi” la paliza de su vida!

-¡Así se habla, Roxas! -Me animó Olette.

Y así nuestro equipo quedó decidido por mayoría aplastante y a falta de otras alternativas, por mí y por Roxas.

-Dentro de una semana da comienzo el campeonato. –Nos aclaró Pence.

-No tenemos mucho tiempo para entrenar… Álex, deberás intentar adaptarte a mi ritmo, ¿ok?

-¿¡A tu ritmo!? ¡No me hagas reír…!

Todos los presentes se giraron hacia donde viene la voz.

-Así que has venido… Seifer… -Roxas lo miró seriamente.

-Sí, quería comprobar lo acabados que estábais antes del combate y ya habéis comenzado a caer antes del campeonato…

-¡Este año la victoria será para nuestro líder! –Le vitoreó Trueno.

-¡Una victoria aplastante! -Aclaró Viento

El pequeño ser que estaba con ellos no articuló palabra alguna.

-¡Nuestro equipo aún no ha renunciado al campeonato, “Watashi”! – Le desafió Hayner desde donde se apoyaba (del hombro de Pence). - ¡Aún podemos dar mucha guerra!

-¿Ah, sí? ¡No me digas! No te veo muy… dispuesto que digamos, “niñato”… ¡Y deja de llamarme así!

-Yo no, pero Roxas me vengará. Y te dejaré de llamar así cuando dejes de llevar un gorro tan ridículo como ese.

-Con que Roxas… Pero con un luchador no cuenta, por muy bueno que éste diga ser… -Miró a Roxas por encima del hombro.

-Nadie dijo que lucharía solo, Seifer. Te presento a nuestro nuevo competidor, o lo que es lo mismo, competidora.

-Mucho gusto… de conocer a los adversarios a los que haré morder el polvo…

-Vaya, vaya, ¿pero qué tenemos por aquí? ¿Eres nueva por aquí, novata? No te tengo vista, pero aún así, pronto sabrás que no debes desafiar al equipo del gran Seifer. Aunque me gusta tu osadía, es algo que siempre he valorado de una chica bonita como tú… -Me dijo cogiéndome del mentón y levantando mi rostro hacia arriba, a lo que me revolví y me solté bruscamente con una mirada muy desafiante.

-Pronto no estarás tan contento de mi osadía ni en otras muchas cosas en mí…

-Eso lo veremos dentro de una semana, preciosa. Hasta entonces, esperaré impaciente nuestro encuentro. Un consejo: no te juntes mucho con esa pandilla o se te pegará su estupidez y eso sí que sería una verdadera tragedia.

Trueno se rió de su comentario sarcástico, pero pronto dejó de hacerlo en cuanto una mirada heladora y desaprobadora de Viento cruzó el aire a toda velocidad hasta su cara. No parecía agradarle nada esa nueva chica exótica que había llegado a Twilitgh Town y pronto descubriría que sus sospechas no serían infundadas.

-Será mejor que cuides lo que dices, Seifer… Sino quieres tener verdaderos problemas… - Roxas se interpuso entre mí y ese engreído.

-¡Vaya, el rubito se pone gallito! Veo que a todos se os pega la chulería de vuestro líder.

-No te confundas, Seifer. No es chulería, es una advertencia. Tú decides si la tomas o la dejas. Atente a las consecuencias de tus actos.

-¡Muy bien, renacuajo, eso dímelo dentro de una semana dentro del ring, ahí resolveremos nuestras diferencias! ¡Vámonos chicos, no perdamos más nuestro valioso tiempo con estos perdedores!

Y así se marcharon por donde habían venido. Roxas no titubeó ni un instante y siguió manteniendo su mirada desafiante hasta que el otro grupo se perdió de vista. Aún no podía creerlo, Roxas acababa de dar la cara por mí, sólo porque Ese tal “Watashi” del sombrero ridículo del “Yo” se había empezado a poner pesado conmigo y parecía haberse insinuado, de una manera tan poco agradable.
Se me acercó a mí, puso una mano en mi hombro sin dejar de mirar en la dirección de donde se habían marchado y me dijo seriamente pero con un punto de ánimo. -¡No te preocupes, les derrotaremos! ¡No permitiremos que se salgan con la suya!

Me limité a asentir en silencio. Por un momento creí tener ante mí al viejo Roxas que yo recordaba y es que en el fondo, aunque uno pierda sus recuerdos, su esencia siempre prevalecerá ante todo lo demás.

Continuará...

Fin del capítulo 6

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  choppi-kun el Miér Mayo 14, 2008 7:57 pm

[offtopic] me mareao de tanto leer directamente d la pantalla @___@ [/offtopic] <-----xDDDDDDDD

explendido!! kada vez me entran mas ganas de continuar mi fic [[ke nunka e publicado kukuku xDDDDD]]
avatar
choppi-kun
Medical
Medical

Cantidad de envíos : 675
Edad : 24
Localización : Drum Island!
Personaje RPG : Moguri
Fecha de inscripción : 15/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Miér Mayo 28, 2008 7:34 pm

CHAPTER 7

“Win or lose? This is the question”


-¡¡¡¡KYAAAAAAHHHH!!!! – Me abalancé por enésima vez hacia él, pero una vez más volví a resbalar torpemente y caer de bruces al suelo.

-¡No, así no es! – Me mostraba Roxas mientras me daba la mano para ayudarme a incorporarme. – A ver, te lo vuelvo a repetir: debes predecir los movimientos de tu enemigo antes de atacarle, debes observar su pauta de comportamiento, porque por lo general siempre realizan los mismos ataques y combos, marcan mucho su estilo.

-Es fácil decirlo… -Me escurrí el sudor de la frente y me vuelví a colocar en posición de ataque. –Listo. ¡Atácame!

-¿Listo?… -Le mira extrañado.

-Quise decir… ¡Lista! –Me reí torpemente. Aún no me acostumbraba a mi nueva situación, por mucho que Naminé y Demyx se empeñasen en ponerme las cosas “fáciles”.
Entonces, Roxas en ese momento efectuó un combo que me dejó anonadado en un microsegundo. Sin poder apenas verlo, realizó una finta y se colocó detrás de mí a una velocidad vertiginosa, con un movimiento rápido del bate, me dio en la espalda sin apenas lastimarme pero lo suficiente para dejarme paralizado y dejarme a su merced.

-¿Ves a lo que me refiero? Si sabes predecir su movimiento, podrás bloquearlo con una facilidad asombrosa. De lo contrario… -Me volvió a dar un golpecito suave en la espalda y me desplomé de rodillas. – Estarás indefensa y tu rival se habrá prácticamente hecho con la victoria.

En mi rostro no cabía más que otra cosa que el asombro. Por un momento recordé la vieja leyenda del “Elegido”, el guerrero más temido de nuestras filas. Siempre he tenido todo este tiempo mi vieja teoría de que aunque la mente no lo recuerde, el cuerpo jamás olvida. Y a eso he venido, a demostrar que pase lo que pase, lo vivido siempre lo llevamos dentro de nosotros. Aunque no podamos recordarlo… jamás desaparecerá.

-Lo he entendido perfectamente… Ahora si eres tan amable…-Le hice un movimiento con la mirada, que era de lo poco que aún podía mover.

-Ah… sí, claro. Perdona… - Volvió a darme un golpecito en la nuca y me desplomé en el suelo. -¿Estás bien?

-Bueno, si a esto lo llamas estar bien… Supongo… -Me incorporé de aquella manera y volví al ataque… Ataque frustrado de nuevo… No sé muy bien si se debía a mi torpeza inicial con este deporte o porque no me atrevía a atacarle en serio… O incluso me ponía muy nervioso saber que estábamos entrenando solos… Más bien, creo que fue una mezcla de esas emociones la que me abrumaba y nublaba mi mente, no podía pensar con claridad… ¡Mierda!
Una vez más volví a perder… Y otra… y otra…

-¡Céntrate Por favor, Alex! ¡O no podremos ganar este torneo! ¿¡Se puede saber en qué estás pensando?! – Me reprendió Roxas después de fallar una veintena de veces más.

-Lamento ser tan torpe… Lo siento. ¡Sólo quiero serte de ayuda!

-Entonces, ¡sólo piensa en ganar! Ahora mismo somos enemigos, tómalo así o no podrás pelear en serio.

Tiene razón. No me lo estoy tomando tan en serio como debería. ¿Qué hay de mi determinación? ¡Céntrate Axel! ¡Tú puedes hacerlo mucho mejor!

Flashback


“-¡TU PUEDES HACERLO MUCHO MEJOR!
-No Axel… No puedo… No soy capaz…
-No vuelvas a repetir eso… Eres capaz de hacer todo lo que te propongas. ¡LEVÁNTATE UNA VEZ MÁS! ¡DEMUESTRA QUIÉN ES EL ELEGIDO!
-Axel…
-¡Adelante!
-¡Si tú estás conmigo, sé que puedo! –voz en off. - ¡¡KYAAHHH!!”


Fin del flashback

-¡¡¡KYAAAAHHHH!!!- Roxas cayó de bruces al suelo pesadamente y sobre él, cayó una sombra rojiza.

-¿Uh? ¿Qué ha pasado? –Miré a todas partes, todo había sido tan rápido que a duras penas me había dado cuenta de nada.

-¡Lo has logrado! –Me respondió desde abajo, sonriente.

Miré hacia donde venía la voz y resultó que había abatido a Roxas contra el suelo… Conmigo incluido.

-Ups… Esto… - Me sonrojé como un tomate. Roxas se quedó mirándome extrañado y después comprendió. Ambos nos sonrojamos al unísono y nos comenzamos a reír a carcajadas sin saber muy bien el por qué. Admito que en ese momento me sentí muy bien. Era como estar en casa. Roxas se reía conmigo y todo parecía ir bien. Era perfecto, o casi perfecto.

-Veo que mañana no me lo pondréis nada fácil. –Una voz se dirigió a nosotros no muy lejos de allí.

Ambos miramos en dirección a donde salía esa voz algo infantil (aún en la misma postura en la que habíamos acabado, una postura que Hayner no hubiera dudado un segundo en censurar con uno de sus famosos zapatillazos de haber estado allí en ese momento), pero con un toque de misterio.

-Vivi… ¿Tú serás quien lleve a cabo el desafío?-Roxas parecía sorprendido y algo tenso.

-Sí, yo seré vuestro rival mañana. Sólo quería ver como de diestros son mis contrincantes. Con este último movimiento de la pelirroja, he de admitir que me he quedado asombrado. Pero no por eso seré más confiado. Espero luchar con unos dignos rivales.

-Lo seremos, no lo dudes. –Respondió ya incorporado junto a mí.

-Entonces no hay de que preocuparse. Mañana mediremos fuerzas en este mismo lugar. Hasta entonces, preparaos.

El misterioso niño de rostro oculto, por describirlo de alguna manera, se giró y se marchó en silencio, tal y como había venido.

-Misterioso tipo… - Me llevé una mano a la cabeza, como solía hacer. En sí, a veces no puedo controlar mi cuerpo, aún sigo repitiendo mis movimientos clásicos, al fin y al cabo forman parte de mí.

-Así es… Pero no te confíes por su apariencia infantil. Es un gran luchador. Y Seifer lo sabe, es su representante cuando él no puede asistir a un duelo, y eso dice mucho de Vivi.

-No me preocupa en absoluto.

-¿Ah, no? Pues debería… -Me dijo con un tono un tanto pasota.

-¿Por qué? Tengo un buen entrenador. –Le guiñé un ojo. –Así me es imposible perder. –Sé que te sonrojaste en ese momento, aunque no me mirases, pero sé que incluso ahora te costaría reconocerlo, pero para mí ya está bien así si para ti también lo es.

Tras una dura mañana y tarde de entrenamiento, terminamos en el suelo desplomados, agotados, sudados, casi sin podernos mover. Estábamos cansados, pero éramos felices, ¿te acuerdas? Me río al recordar esos momentos, parecían tan insignificantes, pero esos momentos eran los que me llenaban de felicidad, me pregunto si hoy tú sigues pensando lo mismo.

Nos miramos y volvimos a reírnos con las pocas fuerzas que nos quedaban, estirados en el suelo, con los brazos y piernas abiertos. Tú ya no te acuerdas, pero esto solíamos hacerlo muy a menudo. Aún recuerdo esos días enteros que nos pasábamos entrenando luchando entre nosotros, haciendo apuestas sobre quién ganaría. Y como marca la norma, al final el alumno superó al maestro. Qué ironía pensar que un día tu serías mi maestro, ¿verdad? Xemnas se empeñaba en inculcarnos que nuestra naturaleza de incorpóreos no nos permitía sentir emociones. No estoy seguro pero… En ese momento comencé a comprender ese sentimiento al que llaman felicidad. Sé que tú estarías de acuerdo conmigo. No sé si se trataría de ese sentimiento. Yo sólo podía notar que no necesitaba nada más para sentirme así.

Volviendo a casa, recuerdo que nos topamos con una heladería. Te vi que, aunque de reojo, te quedabas mirando ciertos helados que siempre comíamos juntos. Me adelanté casi pegando saltos.

-¡Póngame dos! – Le dije al heladero.

-¡¿Pero qué…?! ¡Alex…! ¡No llevamos dinero! ¡No…!

-Tranquilo, sé que no llevas. Pero yo sí, así que invito yo. –Le volví a guiñar un ojo de complicidad y antes de que pudiese reprocharme con cualquier excusa lógica, ya lo tenía en la mano, comenzando a deshacerse. – No me mires con esa cara, tómalo como un regalo por ser un maestro sin par. Además, nos irá bien para las agujetas.

-Sí y para tu gula también… ¡Ups! Perdón, no sé por que he dicho eso…

No pude evitar sonreír mucho y después reírme. -¡Bah, no tiene importancia! – Eso me lo solías decir mucho cuando nos escapábamos a comer helados entre misión y misión. A lo cual siempre acabábamos echándonos unas buenas risas.

Pasamos por delante de la estación y nos quedamos mirando la enorme plaza de delante. Ya estaba atardeciendo. Me acerqué a la baranda y en silenció observé la magnífica puesta de sol.

-¿Nerviosa? – Dijo mientras se apoyaba también en la baranda.

-Bueno, siempre tienes cierta inquietud, pero no me preocupa. Sé que lo haré bien. Además, mi maestro irá a animarme, ¿no? –Volví a reír a modo de broma.

-Si mañana eres tan hábil con el bate como con tu cabeza… La victoria está asegurada.

-¡Cuenta con ello! – Y Ambos chocamos la mano en el último rayo de sol del firmamento.

(Sigue el en siguiente post)


Última edición por Axel el Miér Mayo 28, 2008 7:42 pm, editado 1 vez

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Miér Mayo 28, 2008 7:40 pm

(Continuación del capítulo 7)

Esa noche no pude dormir pensando en todo lo que había pasado hoy. No podía creer todo lo que me había pasado. Me pellizqué varias veces la mejilla para creerme que lo que había vivido había sido real. Y también por la emoción que sentía por que llegara el desafío al día siguiente. Y poco a poco, fue amaneciendo…

-¡Alex! ¡Despierta! ¡Ha llegado algo para ti! –Dijo una voz femenina meneándome en la cama.

-No… ahora no… estoy teniendo un sueño increíble…

-¡HOY ES EL DESAFÍO, ASÍ QUE DESFILANDO!

-¡Vale, vale, ya voy!...

-Aquí te dejo tu paquete. El desayuno hace rato que te espera.

Una vez que salió de la habitación, me quedé sentado en la cama, mirando detenidamente el paquete. Me resultaba peculiarmente familiar. Iba dirigido a “la chica pelirroja” No había duda de que iba dirigido a mí. Lo desenvolví a prisa y lo que descubrí bajo el envoltorio disipó cualquier duda: Un flamante atuendo deportivo de struggle negro adornado con llamas rojas y doradas. Unos piratas anchos, un top interior y un chaleco con capucha, todo a juego. Otro paquete interno descubrió unas deportivas aún más impactantes.

“Úsalo en tu desafío y en tu campeonato. Esperamos que te traigan suerte, Axel. Sabemos que ganarás, ¡demuéstrales lo que vales!”

No hicieron falta firmas, sabía perfectamente a quién debía darles las gracias: Naminé… Demyx… Os prometo que no os defraudaré.

Me vestí con esa ropa tan… caracterizada y me fui a desayunar. Al verme, todos se quedaron sin habla.

-¿De dónde has sacado…?- Hayner no daba crédito a lo que tenía delante mientras sostenía una tostada cerca de la boca divertidamente.

-Que a ti no te hagan regalos no quiere decir que no haya fans que me aprecien, enfermito. –Dije dando golpecitos a su escayola.

Hayner se retorció de dolor. -¡Vuelve a hacer eso y…!

-Te queda bien –Sonrió Roxas mirándome alegremente. -¿Qué tal has dormido?

Sólo le hice el gesto del O.K con la mano guiñando un ojo y sólo se limitó a sonreírme levemente.

-Es novata, pero es la primera vez que veo a un novato progresar tan rápido en un solo día. Algo me dice que no nos debemos preocupar. – Pence volvía a llenar nuevamente su boca con otra tostada impregnada en mermelada.

-Créetelo Pence, porque así será. –Estaba muy seguro de mí mismo, parecía que aquellas ropas tuvieran el poder de dar valor a aquél que se las enfundaba.

Tras un desayuno bastante animoso, sobretodo por parte de Hayner, que siempre procuraba hacerse notar por encima de todos, todo el grupo nos dirigimos a las 12 del mediodía al lugar acordado. Con paso decidido me acerqué al centro de la plaza, y para mi sorpresa, había un gran número de personas congregadas allí.

-Seifer se habrá preocupado de correr la voz… -Se percató Pence.

-Sí, siempre le ha gustado montar estos circos. Se creé el centro del universo.- Hayner estaba fastidiado de tanto numerito.

-Circo o no, no va a conseguir acobardarme.

-¡Así se habla Alex!

Roxas se adelantó. -Alex… Aún estás a tiempo. Déjame a mí pelear en tu lugar. Aún te falta mucho por aprender...

-Estoy lista, no tengo miedo, no te preocupes. Venceré y vengaré a Hayner.

Hayner se limitó a mirar a otro lado. No estaba acostumbrado a que las personas con las que no lidiaba le tuviesen en cuenta. Pero sé que en el fondo fue un gesto de agradecimiento. Sé que nunca lo aceptaría. Pero no lo necesito, yo lo sé y eso es lo único que cuenta.

De repente, comenzaron a oírse gritos y vítores en el otro lado de la plazoleta. Tras un cúmulo de gente se aproximaba con un paso tambaleante pero también sin dejar lugar a la más ligera duda, Vivi, mi rival.

En el momento en que nuestras miradas se encontraron, se hizo un silencio general, como muestra del respeto y de la emoción que se captaba en el ambiente.

-Bien… ¿Dónde está nuestro árbitro? – Miré a ambos lados.

-Aquí. –Un hombre alto, de atuendos majestuosos y cabellera plateada se dirigió hacia el centro con un efecto chocante en el público que sólo le siguieron con la mirada, sin atreverse a articular palabra.

-¿Se… SETZER VA A SER NUESTRO ÁRBITRO? O tenemos una suerte increíble o es el comienzo del fin… -Replicó Hayner llevándose las manos a la cabeza.

-Tú siempre tan positivo… - Le espetó la muchacha.

-El joven Seifer me informó de la existencia de este desafío ayer y no pude evitar ser testigo de ello. Espero que no me defraudéis jóvenes promesas, y que sea un combate justo y limpio. ¡A vuestras posiciones!

Nos retiramos ambos a nuestro lado de campo.

-¡Saludad! -Ambos cruzamos nuestros bates en señal de saludo y respeto a nuestro rival. -¡STRUGGLE!

Ambos retrocedimos para coger empuje y nos precitamos a toda prisa hacia nuestro rival. La cosa estaba muy igualada. Nadie sabía cómo acabaría nuestro encuentro.
Lo que pasó a continuación fue muy a prisa. A pesar de que Roxas había sido bastante exigente en mi entrenamiento, esa velocidad descomunal lograba desorientarme. Aún así, puse en práctica todo lo aprendido hasta ahora, no me dejaría vencer así como así, estaba dispuesto a demostrarle toda mi valía, que su esfuerzo no había sido en vano. Traté de seguirle el ritmo, como un baile de espadas, pero cada vez que parecía acercarme, se escurría por el sentido contrario.

-¡MALDITA SEA!

-Tendrás que ser más inteligente si quieres atraparme… Y más hábil. Con un solo día de entrenamiento no esperes vencerme tan fácilmente.

-¡No pienso rendirme, pase lo que pase! –En ese momento logré rozarle con mi bate, pero realizó un salto mortal hacia atrás y volvió a escaparse.

-¿¡Sólo sabes huir!? ¡Ven aquí y pelea como un hombre!

-Sabía que dirías eso… ¿Eso es lo que quieres? Muy bien. – Con una velocidad vertiginosa se lanzó hacia a mí dándome en todo el estómago, hecho que me hizo tropezar hasta caer de bruces pesadamente al suelo. Me costó encajar el golpe. Todo el público se levantó, aplaudiendo.

-¿Ya estás acabada?... Qué fácil ha sido… -Se regocijó recogiendo todas las esferas que mi cuerpo había dejado caer. En ese momento, mi vista se dirigió al público. Ahí estaba él, mirándome con fe y con determinación mientras me decía con la mirada: ¡No te rindas, ánimo! ¡Estoy contigo!

-Más quisieras…. Vencerme a mí… ¡tan fácilmente! –Levantándome una vez más, con una mirada desafiante que destilada decisión en sus actos. –Y creo que tienes algo que… ¡Me pertenece! – Dije embistiéndole con fuerzas renovadas y arrebatándole todas mis esferas. Toda la gente alrededor exclamó de asombro. – ¡Esta vez lucharé en serio!

-¡Eso quería oír! –Ambos luchamos con una fiereza y un espíritu que pocas veces se habían visto. No sólo luchaba por mí, también luchaba por él y eso era mucho más fuerte que cualquier adrenalina. Setzer apenas podía seguirnos el ritmo de batalla, los golpes y esferas de ambos bandos volaban de un lado a otro, como marcando un compás que no era de este mundo. Así pasó el tiempo, nadie sabía a ciencia cierta qué estaba pasando en el campo de batalla, sólo se veían dos sombras azul y roja respectivamente “volar” literalmente por todo el recinto. El aura combativa que surgía de ambos era terrible. Todo el público expectante aún permanecía inmóvil, sin atreverse siquiera a articular palabra. Pasaron unos segundos, minutos,… Que a todos les parecieron eternos. Tras unos momentos después, de entre una espesa y densa humareda, aparecieron las siluetas de los contrincantes. Ambos estábamos sudados, extenuados, agotados, pero ninguno parecía tener la intención de ceder. Hasta que Vivi tiró su bate al suelo.

-¿¡Qué… te crees… que haces!?…¡Esto aún… no ha terminado!...

-No estoy tirando la toalla… Pero me basta y me sobra con lo que he visto... Quería conocer los motivos por lo cual luchabas y te entregabas tanto… Quería saber si eras digna de entrar en la competición… Y en tus ojos he visto tanta determinación, valor y espíritu que no me ha dejado lugar a dudas. Sé que lo harás bien. ¡No me defraudes! Porque la próxima vez no lo dejaré en un empate.
No pude más que sonreír y cruzar mi mano con la suya, mirándonos como que enfrente tenemos al mejor rival al que nos hemos enfrentado. Y una vez más, como de costumbre, solemnemente se giró y marchó en silencio por donde había venido, sólo deteniéndose un momento para mirar a Roxas, que aún contemplaba asombrado la escena. Ambos parecieron entenderse, no hicieron falta las palabras, asintieron en silencio y se marchó.

Nadie podría decir que no fue un día cargado de emociones. La verdad, había dejado ir tanta adrenalina que aunque lo hubiera querido, no habría logrado ponerme nervioso.
Setzer asombrado, pero satisfecho, nos deseó suerte para la competición y partió, seguido de cerca por su “club de fans”, adolescentes histéricas que gritaban e iban donde él fuese.
Los asistentes se marcharon jubilosos, rifándose las entradas y haciendo ya sus apuestas para el campeonato que estaba por comenzar.
Y bueno, ¿qué decir de nosotros? Roxas estaba extrañamente feliz todo el tiempo, pero parecía reservárselo para él, Olette y Pence comentaban cada una de las jugadas que habían podido seguir usando unos prismáticos que Pence había encontrado en algún viejo baúl y Hayner aún seguía pensando que había sido cuestión de suerte y que ya se vería el día del campeonato si realmente era bueno o no, toda excusa era buena para no admitir lo bien que había peleado para ser la primera vez. Yo ya comenzaba a conocerle, así que no me preocupaba en absoluto, sabía que tarde o temprano se daría cuenta de mi valía… Y sino, si para Roxas ya era valioso, para mí eso era lo realmente importante, lo que me llenaba de verdad y me daba ánimos para el siguiente torneo.

Esa noche no me costó dormirme en absoluto. Apenas rocé la cama, caí bajo el influjo de Morfeo, y así me quedé hasta la mañana, soñando que vencía en todos los torneos a los que me presentaba y que Roxas siempre estaba allí animándome y felicitándome con una de sus sonrisas más radiantes. Pero al día siguiente ya estaba dispuesto para un nuevo día de entrenamiento junto a él. He de dar las gracias a Demyx y a Naminé por el flamante traje, la verdad, con él me sentía más cómodo, a gusto conmigo mismo (y es que las falditas no me van nada) y capaz de superar cualquier prueba. Y así pasaron seis días más y el gran día tan esperado llegó. Roxas y yo no nos habíamos dado tregua un sólo día y habíamos dado todo de sí. Me había enseñado todo lo que sabía en un tiempo récord que yo procuré aprovechar. Y al fin, ambos estábamos listos para la competición. Esa mañana de los nervios casi se nos olvida desayunar y, prácticamente de vestirnos.

Olette salió corriendo a la calle tras nosotros. - ¿Pero adónde vais así en pijama? ¿Y vuestra ropa?

En esa mañana, todo fueron carreras de un lado a otro y la ansiedad se palpaba en el ambiente, y por qué no, la euforia y alguna bromita que otra, para calmar los ánimos.

Más tarde, yendo hacia la plaza donde se celebraría el torneo…

-Ayyy, ya me estoy imaginando la playa, el sol, las olas del mar, yo tumbada bronceándome la piel…

-Y yo me estoy imaginando sandías y helados de sal marina, sentado en la arena con toneladas de helados y sandías… -Soñaba despierto Pence mientras se le caía la baba.

-Yo de vosotros no me haría ilusiones hasta tener el premio en las manos.-Les cortó Hayner secamente.

-Tú siempre “tan optimista”… -Le reprendió la muchacha.

-Yo no soy ni digo nada, sólo sé que es mejor ser precavido en estos casos para después no llevarse una decepción.

-Eh, no os preocupéis tanto… -Me metí en la conversación algo molesto porque parecía que aún no estaban muy seguros de que pudiese ganar. – Roxas y yo ganaremos este torneo por y para vosotros.

-Estás muy segura de ti misma, Alex. –Roxas se metió en la conversación también.

-Sólo tengo mucha fe en mi maestro – Le sonreí sacando la lengua traviesamente. – Y en todo lo que me ha enseñado. Y sé que él también lo hará genial.

Roxas no pudo evitar sonrojarse casi apenas sin darse cuenta, a lo que Hayner le miró con mala cara y le dio un codazo.

-Pero Alex tiene razón. ¿A qué cuentos nos presentamos a un campeonato si ni siquiera creemos en nosotros mismos? ¡Así de entrada ya hemos perdido! ¡Hemos de creer que podemos hacerlo!

-¡Así se habla! – Grité eufórico, mientras levantaba un puño cerrado hacia el cielo.

Olette y Pence gritaron al unísono imitándome. -¡ESOOO!!!

-Bueno, si no queda más remedio… ¡Adelante, pues! –Hayner levantó su muleta en señal de ánimos.

La plaza estaba llena como nunca. Se había corrido rápidamente como la pólvora de que una nueva promesa del Struggle iba a debutar esa misma mañana. No hacían más que hablar de la pelirroja del traje llameante. Algunos incluso me llamaban el rayo rojo por mi velocidad, cosa que me hizo reír varias veces. Al vernos llegar, todo el público se giró y emitió un sonoro “¡Oooohhh!” A lo que después fueron callando mientras yo pasaba por delante, en señal de respeto, cosa que admito, incluso me intimidó en cierto modo, pero también me llenó de orgullo y decisión. Continué avanzando hasta casi el centro, hasta que delante de mí vi que otro muro de gente se abría paso al mismo ritmo.

-¡Gracias a todos por venir! – Dijo con aire altivo.

-¿?

-¡Vaya, mirad quién se atrevido a venir hoy al torneo!

-Seifer… - Dije en un tono serio y bastante forzado.

-Así me llaman. Y espero que no se te olvide, porque ese nombre te va a dar muchos dolores de cabeza.

-¡Pues tú recuerda el mío, Seifer, porque mi nombre y el de Roxas serán los que este año estén gravados en ese trofeo y los que te hagan morder el polvo!

-Vaya, te veo muy segura de ti misma, qué mona… Pero no por eso voy a ser más condescendiente con vosotros. ¡Ese trofeo es mío, y no permitiré que nadie más se haga con él! ¡Pasaré sobre de quién haga falta!

-¡Aquí te espero cuando quieras perder!

Dicho esto, cada uno se fue con sus respectivos equipos a la espera de las inscripciones y las clasificaciones. Una vez fueron seleccionados los equipos y sus rivales, se declaró la apertura del campeonato.

-¿Quiénes compiten primero? – preguntó Olette a Pence mientras se situaban lo más cerca que podían a la tarima para obtener mejor visibilidad de cara al campeonato.

-Creo que son el equipo de Seifer contra unos amateurs.

-Pobrecitos…

-¿De qué lado estás? –Le miró Hayner con reproche.

-Del nuestro, claro está. Pero eso no quita que conozca bien las posibilidades de cada equipo.

-¡Ya va a comenzar! ¡ATENTOS! –Chilló Pence mientras se abría paso entre la multitud con un perrito caliente en la mano.

-No preguntes si queremos, no… -Susurró Hayner por debajo mientras miraba de reojo la largura del susodicho bocadillo.

-¡Impresionante…! –Exclamó Roxas mientras miraba maravillado al centro. El combate había dado comienzo con una técnica completamente depurada de Seifer. No había duda que estos días se había tomado en serio su entrenamiento. En muy poco tiempo había eliminado a su rival con apenas tres combos. -No va a ser fácil…

-¿Quién dijo que lo fuera? Pero si lo fuera, no tendría emoción. –Le sonreí. – Además, no es tan invicto como quiere parecer… lo vamos a lograr, ¡no lo dudes!

Roxas asintió medio sonriendo, sin abandonar su habitual seriedad y concentración.

Y las rondas se fueron sucediendo una tras otra y muchos participantes fueron abandonando la competición. Eran pocos los que aún se resistían a la derrota. Por suerte, nuestro equipo se mantenía bien, pero sabía que con cada nueva ronda, con cada nueva victoria, se acercaba el momento en el que nos veríamos las caras con el equipo de Seifer. Sí, estábamos nerviosos, pero ardíamos en deseos de medir nuestras fuerzas y decidir el vencedor de una vez por todas.

(Sigue en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Axel el Miér Mayo 28, 2008 7:46 pm

(Final del capítulo 7)

-¡Y ahora, en la siguiente ronda, por un lado tenemos a nuestro pequeño pero feroz aspirante a campeón, Vivi! ¡Y por el otro lado, no menos importante, al joven iniciado pero ágil Roxas, la nueva promesa! ¡Dirigíos a vuestras posiciones! -Los animó el presentador del evento.

-Te desearía suerte, pero sé que no la necesitas. – El joven iniciado Vivi parecía mucho más sereno que Roxas, pero sólo guardaba las apariencias: ambos estaban bastante tensos, pero con la emoción de librar un combate de tal magnitud frente a un más que digno rival les recorría las venas.

-Lo mismo digo – Adelantó su bate en forma de saludo, a lo que Vivi siguió educadamente su ejemplo.

-¿Preparados? –Ambos se posicionaron. - ¿Listos? –Cogieron empuje. -¡STRUGGLE!

Fue un combate que se recordaría durante mucho, muchísimo tiempo. Los bates silbaban en armonía con el viento, el suelo vibraba bajo nuestros pies, en el silencio casi se podía escuchar una melodía celestial. Fue algo memorable. Incluso pude advertir la técnica mejorada de mi maestro. Tal y como a mí me había costado lo mío en seguir al pequeño, él lo hacía con una facilidad casi espasmosa. Y más impresionante fue su manera de vencer: el bate de Vivi salió disparado hacia la otra punta del recinto y Roxas se limitó a darle la mano para ayudarle a levantarse, se dio media vuelta y se alejó, pese a que podría haber conseguido mayor puntuación arrasando con el resto de bolas que aún poseía Vivi en su poder. Ante tal actitud, el público no pudo más que vitorearle con honores.

-He luchado con todas mis fuerzas y mi derrota ha sido concisa y contundente. Has sido un gran rival, te felicito. Ha sido un honor combatir contra ti, tú y ella os merecéis ganar este torneo.

-Gracias… pero ¿Por qué?

-Ambos combatís por el mismo ideal… Aunque tú todavía no sepas bien por qué combates de este modo…

-No entiendo muy bien tus palabras, pero aún así, gracias.

-Ojala ese espíritu perdure en vosotros por siempre.

Dicho esto, se marchó dignamente a su equipo, que Seifer lo recibió con una regañina no demasiado severa, pues, ¿quién puede reñir con alguien que ha defendido al equipo con honor?

Y por fin, la gran final había llegado. La suerte estaba echada.

-¡Y para el deleite de nuestro público, he aquí para vosotros la gran final del torneo de Struggle con el combate decisivo, el más esperado! ¡Nuestro gran defensor y luchador de Twilight town, Seifer! ¡Contra nuestra nueva participante de este año que ha causado tanta expectación entre nuestro público, apodada “rayo rojo” por su velocidad y destreza, Alexia! ¡Posicionaos! – Entre susurros ambos contrincantes se dedican unas “bonitas” palabras de apoyo.

-¡Al fin ha llagado nuestro gran momento, monada! ¿Estabas ansiosa?

-¡Lo estaba y estoy ansiosa por partirte esa “bonita” cara que tienes!

-¡Eso aún está por ver!

-¿Preparados?- Vociferó el presentador.

-¿Preparado para perder, don Juan de pacotilla?

-Eso es lo que tú quisieras.

-¿Listos?

-¡Yo nací lista para la acción!

-¡Veremos si eres tanto como dices ser o todo no es más que palabrería!

-No te defraudaré… ¡No lo dudes!

-¡STRUGGLE!

Si el anterior combate se recordó por memorable, éste lo fue por emblemático apasionado, en el sentido de que ambos contrincantes nos dejamos la piel para darlo todo de sí mismos en ese combate. Ninguno de los dos dimos muestras de flaqueza ni intención de ceder ante nada. Yo demostraba todo lo que había prosperado en una semana, anticipándome a los movimientos que me lanzaba Seifer y respondiendo con combos impresionantes, demasiado perfectos y complicados para un simple amateur. Pero la experiencia tiene un grado, y Seifer se defendía bien, muy bien. Cuando comenzó a atacar, no lo pasé demasiado bien. Continuaba frenando sus empujes, pero al final en una estocada, tropecé y caí al suelo, momento en que Seifer aprovechó para hacer un combo aéreo y caer en picado, arrebatándome así la mitad de las bolas. Intenté incorporarse, pero la velocidad de embestida de Seifer era tal que apenas me permitía ver cuál sería su próximo movimiento. Si no hacía nada pronto, estaba destinado a perder ese combate y el torneo por el que tanto habíamos luchado Roxas y yo. Pero mi mente estaba en blanco, no me dejaba tiempo para pensar, hasta que…

-¡Alex! -Grito una voz demasiado conocida para mí. -¡Debes anticiparte! ¡No intentes seguirle con la mirada! ¡PAUTA DE MOVIMIENTOS!

Eso me infundó valor para no abandonar tan fácil, aún no había dicho la última palabra allí. Concentré todo mi poder espiritual que pude al máximo y de repente, sentí un calor que me abrasaba por dentro como una gran llamarada que me consumía por dentro, como lo había sentido una vez, hace muchísimo tiempo atrás, tanto que no recordaba cuando fue exactamente. De repente, el tiempo pareció detenerse, veía a Seifer golpearme a cámara lenta, muy lenta. Así no me resultó nada difícil parar cada una de sus estocadas con un solo brazo, hasta hacerle retroceder varios metros. La gente del público ya no sabía por quién posicionarse. En ese estado, era imposible adivinar quién resultaría el vencedor. Pero poco a poco fue disipándose la duda. Ambos volvíamos a medir fuerzas como nunca, con una determinación y una furia en nuestros ojos como pocas veces se habían visto. ¡No es lo único que sé hacer! ¡A alguien como yo no se le ha de subestimar sólo por haber descubierto uno de sus movimientos! ¡Pero supera este! ¡FINTA!

Seifer esquivó a toda velocidad mis ataques que le enviaba con una facilidad sobrecogedora.

-Perfecto, acabas de usar una técnica marca de la casa… ¡ALLÁ VOY!

Lo imité a la perfección, logrando mayor rapidez. No olvidemos que el ataque finta es un ataque característico de los nobody y para esquivar nobodys y que por lo tanto conocen perfectamente su técnica y como repelerlo.

-Oye Roxas, no sabía que enseñaras también ese tipo de ataques. -Hayner estaba asombrado.

-Eso… no se lo he enseñado yo… -Muy sorprendido.

-¿¡Me estás diciendo que está combatiendo con su propia técnica inventada!?

-Ya os dije que deberíais tener fe. ¡ÁNIMO ALEX! ¡TÚ PUEDES HACERLO, YA CASI LO TIENES! -Me vitoreó Olette.

De un modo u otro, todo mi equipo terminó por animarme en mi camino a la victoria, mientras no cesaba en mi intento para con Seifer. Una vez Seifer quedó bastante aturdido y desorientado, retrocedí hasta el final del campo, como si huyese.

-¿¡Adónde va!? -Hayner se quedó totalmente incrédulo.

-¿Qué intenta hacer? -Se cuestionó Pence.

-No… ¡No puedo creerlo! ¡Es muy precipitado, no lo logrará!

-¿Qué es lo que sucede, Roxas?-Le preguntó Olette.

-¡VA A INTENTAR SU ATAQUE FINAL!

-Y eso es muy malo, ¿no?... –Temió Hayner.

-Si falla, no le dará tiempo a recuperarse y podríamos perder… Ya que es un ataque arrojadizo. Sino puede recuperar el bate, se quedaría indefensa…

El trío exclamó al unísono. -¿¿¡¡QUÉ!!??

-¡Maldita estúpida! ¡Por lucirse nos hará perder el campeonato!-Maldijo Hayner.

-No creo que se trate de eso… Creo que no le queda opción si quiere ganar… Los anteriores combos de Seifer la han dejado agotada… Sino no creo que hubiese llegado a tal punto… Por eso debemos admirar su valor y apoyarle, y ante todo… creer en ella y que lo logrará. –Analizó la muchacha del grupo.

-Tienes razón. ¡TODOS CON ALEX! – Exclamó Pence levantando el palito vacío de su perrito caliente al aire.

Todos a una. -¡¡SÍ!!

Retrocedí hasta el principio. El sudor bañaba mi cara y mi cuerpo. Sabía que sólo tenía una oportunidad y que la debía aprovechar. Una vez más concentré toda mi energía espiritual hasta que a mi alrededor se reflejó un resplandor rojizo, y ante la mirad atónita de Seifer que en ese mismo momento se había dado cuenta de lo que su adversaria pretendía, me lancé atrás en el aire, tomé impulso en el brazo del bate hasta que se convirtió en una potente bomba ardiente de relojería, lo solté dando un efecto de giro sobre su eje, cada vez más veloz, más veloz, más veloz hasta que se convirtió en una esfera incandescente que se precipitó hacia Seifer a toda velocidad. Ya era tarde para esquivarla, así que flexionó sus piernas todo lo que pudo y con ambas manos extendió su bate en horizontal, preparado para absorber el impacto. Pero lo que no calculaba es que ese ataque era tan poderoso que ni siquiera quince de los mejores luchadores podrían haberlo parado, dando lugar a un gran cataclismo que provocó la caída de varios metros atrás a Seifer, quedándose completamente inmóvil y sin fuerzas en el suelo, lejos de allí. Esperaron cinco segundos a su reacción, pero no había marcha atrás, el ganador ya estaba decidido.

-¡Y el equipo ganador de este campeonato ha sido indiscutiblemente para el equipo de Roxas! -Anunció al fin el presentador.

Una gran ovación generalizada y aplausos por doquier nos rodearon. Todo el equipo salió corriendo hasta el centro del campo donde aún estaba yo, jadeando por el esfuerzo realizado. Todos se tiraron a mis brazos y se abrazaron felices, dando brincos, excepto Hayner, que aún seguía con su fractura.

Así es, había ganado. Suena tan fácil decirlo, pero nos había costado tanto, pero me sentía tan feliz… Que no pude evitar abrazarte con todas mis fuerzas. Al fin podría conseguir tu sueño de ir a la playa juntos. Al fin parecía que las cosas comenzaban a encaminarse para todos. Pero la felicidad, dicen, es efímera. Y mi euforia no duraría demasiado.

-Y el premio consiste en un viaje a la playa, a una población costera en la que podréis disfrutar de las últimas semanas del verano. –Nos informó el presentador mientras nos entregaba el trofeo magnífico y un cheque con el valor del premio. –Incluye hospedaje en un hotel-balneario y entradas para una feria del lugar. Que lo disfrutéis. ¡Y FELICIDADES, CAMPEONES! – Nos tomó de las muñecas a mí y a Roxas y las elevó al cielo en señal de victoria.

Pero, tras ese lapsus… El tiempo se detuvo una vez más. Todo el público, los participantes, e incluido el mismísimo presentador y los tres amigos se quedaron inmóviles como estatuas.

-Oh, no… Otra vez no…

-¿Otra? -Se extrañó Roxas.- ¿Qué esta pasando, Alex?

-¡Sé lo mismo que tú, de verdad, no sé qué está pasando! Sólo sé que debemos irnos cuanto antes de aquí, con Hayner, Pence y Olette.

Mientras yo hablaba, un buen puñado de umbríos se materializó y nos rodearon. Yo me puse delante de Roxas para cubrirle, pero para entonces, una gran ola de agua había arrasado con ellos. Un encapuchado negro se abrió paso entre la multitud, tomó a los otros tres chicos, y nos ordenó que le siguiéramos a toda prisa. Abrió un misterioso portal que yo conocía tan bien, le susurré “gracias” y con un Roxas que no cesaba en su intento por preguntar qué estaba pasando, crucé. Nos dejó a los cinco y se volvió a marchar a toda prisa. ¿Qué era todo lo que nos había pasado? ¿Adónde nos dirigíamos los cinco? Sólo el destino podía contestarnos a esa pregunta. ¿Qué estaba pasando en Twilight town? ¿Qué sería de nosotros ahora?...

CONTINUARÁ….

Fin del capítulo 7


Aclaraciones:

En este capítulo creo que no queda mucho por aclarar… Tan sólo que para el ataque especial de Axel del bate de struggle, me he inspirado en sus armas (Charkams) arrojadizas, como un tributo.

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...
avatar
Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 31
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Jenna el Mar Jun 17, 2008 5:41 pm

CHACKRAMS!!!!!!!! OHMAYLORD!!!!!! ALEXIA!!!

SEXY AXEL LOLICON NO JUTSU!!!!!! XDDD

ROXAS, VIOLALAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
O DEJATE VIOLARTEEEEEEEEEEE


................está muy bien el fic..... ¬//////////¬
avatar
Jenna
Olette Happy Mod
Olette Happy Mod

Cantidad de envíos : 64
Localización : Sidney! :3
Empleo /Ocios : exploradora del mundo ò.ó
Personaje RPG : Kero-chan
Fecha de inscripción : 16/06/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si fuera ella? Fic AkuRoku (TP)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.