"Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Sáb Oct 25, 2008 4:34 am

Bueno, a este fic le tengo un especial cariño, fue de los primeros que escribí y el primero largo que logré acabar (es el más largo con 202 páginas y 12 capítulos en total, hasta el momento, ya que "Y si fuera ella" sigue abierto...) a la tierna edad de los 16 años, cuando mi mente aún no estaba del todo pervertida y aún no amaba el yaoi xD De hecho ni lo conocía ^^U... El primero si lo encuentro lo subo, aunque es cutre cutre de narices... xD también es de pokémon... Por qué os preguntaréis... Porque como ya habré dicho alguna vez, me inicié con pokémon ya 100% al anime (aunque he visto anime desde que tengo uso de memoria y razón xD) Y la hice en una época muy oscura y difícil de mi vida... Se nota por el contexto... Y que lo hice para una persona muy especial, mi primer amor,... Aunque luego pasaron cosas y acabamos separados... Pero bueno, era algo que tenía que pasar para llegar donde estoy ahora xD. Bueno, que no me enrollo más, ¡os dejo con el fic! (tiene alguna que otra imagen, las iré posteando también, ¿ok?) Espero que os guste, aunque no sea de temática yaoi, como estáis acostumbrados xDDD


"PERDIDO EN MI INTERIOR"


Capítulo 1º: “Ilusiones Truncadas”

Narrador: Era una brillante mañana y nuestros protagonistas emprendían de nuevo el camino dejando atrás la Ciudad Endrino, y todos, en especial Ash, venían muy felices y contentos, pues acababa de ganar su octava medalla de la liga Jotho y ya podía entrar y participar. Y por si eso fuera poco, acababan de salvar a la ciudad de una fuerte sequía, ayudados “indirectamente” y sin querer, por Jessie y James, y un seguidor del equipo de baseball Electabuzz acababa de regalar a Ash una pelota firmada por los jugadores, un bate y un guante. Podían decir que el día les había salido redondo... ¡¡UN VASO DE AGUA!! ¿¡¡Es que un narrador no puede tener un respiro en esta serie!!? ¡¡Vamos Ash, empezad con el espectáculo!!

Ash: ¡OK! ( Título con la voz de Ash: “ Perdido en mi interior” )

Ash: ¡JA! ¡Vaya, creo que la suerte está hoy de mi parte! ¡Al fin podré entrar en la liga! ¡Soy el mejor! ¡Y por si eso fuera poco, ayudé a aquella pobre gente a salvar su ciudad! ¡No tengo igual!

Misty: ¡Tú tan modesto como siempre! ¡Nosotros también te ayudamos!

Ash: Sí, lo sé... Lo único que, bueno... Ya me conoces...

Misty: ¡Sí, ya! ¬_¬ U ¡A ver si maduramos!

Ash: ¡Ja, ja, ja! ¡Muy graciosa, Misty! ( Con tono irónico )

Misty: ¿Sabes? ¡Las personas no sólo son geniales por lo que hacen, sino por lo que son! Algunas personas demuestran lo magníficas que son, cuando les llegue su momento...

Ash: ¿De qué hablas? ¡Si hablas en mi idioma, te entenderé!

Misty: ¡Cuando llegue el momento, lo sabrás! ( En un susurro para ella, se dijo a si misma ): Nuestro momento... ( Con cara soñadora y suspirando )

Ash: ¿Has dicho algo, Misty? Pones cada cara...¬_¬ U

Misty: ¿Quién, yo? ¡Que va! ( Disimulando con la típica expresión de cara =^_^=U ) ¡Te lo habrás imaginado...!

Ash: ¡Es igual! ¡Déjalo! ¡Mira que eres rara!

Brock miró de reojo a Misty y le dijo: ¡No que va...! ¡No ha dicho nada! ¡Menuda indirecta tan aplastante!

Misty: ¡Cállate, Brock! ¡No es cierto!

Brock: Sí, por eso te has puesto colorada...

Misty: ¡Glups! ( pensando ) “¡Me han pillado! ¿Tanto se me nota?”

Ash: ¡Bueno, si dejáis de pelear, mucho mejor! ¡Tenemos que seguir adelante! ( Como siempre, Ash no sabe por qué discuten ¬_¬ U ) Ash se quedó contemplando la pelota que tenía en su mano y dijo: ¿Sabéis? Le voy a dar esta pelota y todo el equipo a Casey, ella lo usará más que yo y le gustará tenerlo.

Misty ( Celosa ): ¡Eso, venga, regálale todo eso! ¿¡ Y yo qué!? ¿¡ Qué tendrá esa que no tenga yo!?

Ash: ( Sin pillar nada ): ¡¡Pero Misty, si a ti no te gusta el baseball!!

Misty: ¡¡Oh, Ash!! ¡¡NO es eso!! Déjalo, ¿Quieres? ¡¡Es pedirle demasiado a tú celebro!!

Brock ( Para ayudar a Ash ): ¡¡Misty se puso celosa!!

Misty: ¡CÁLLATE, BROCK! ¡NO es cierto! Lo que pasa, es que Ash no me regaló nunca nada...

Ash: ¡¡¡¡AAAHHHH!!!! Sólo es eso... Bueno, pues cuando sea tu cumpleaños, te regalaré algo a ti... Por cierto, ¿Cuándo es tu cumpleaños?

Misty cayó al estilo anime ( ¡¡¡Plof!!! ) y Brock se llevó la palma de la mano a la frente.

Misty: ¡¡¡Ash, eres un bobo!!! ¡¡Ya veo lo que te importan la gente que te rodea!! ¡¡Pokémon, pokémon y más pokémon!! ¡¡Sólo sabes pensar en eso!! ¿¡Cuando te darás cuenta...!? – Se cruzó de brazos, le dio la espalda a Ash y comenzó a caminar indignada y enfadada.

Ash: ¡Vaya, parece que hoy te has levantado con el pie izquierdo!

Misty: ¡¿Qué has dicho?!

Brock: Ash, te recomiendo que lo dejes, Misty no está de humor... – Le susurró al oído.

Ash: ¿Pero que he hecho yo para que se enfade? Siempre se pone así conmigo...

Brock: Mira Ash: Prefiero no entrometerme en estas cosas, porque luego uno mismo sale mal parado por apoyar a una parte más que a la otra...

Ash: ¡Bueeeeno...! ¿¡Tú también, Brock!? ¿Ya empiezas tú también a hablarme en código alienígena?

Misty se giró de repente muy enfadada: ¿¡¡¡QUÉ HAS DICHO, ASH KETCHUM!!!? ¿¡ Me has llamado Alienígena?!

Ash: ( Cubriéndose con las manos, la cabeza ) ¡No, no Misty! ¡Tú no eres tan fea...! ¡Eres mucho más guapa...!

Misty ya le iba a arrear una colleja, pero cuando oyó éste último comentario de Ash, se paró en seco, paralizada, le subieron los colores de nuevo.

Brock: ¡Vaya Ash! ¡Aprendes deprisa! ¡Ya sabes defenderte de Misty, le diste en su punto clave! ¡Ja, ja, ja! – Rió con una sonrisa maliciosa.

Ash: ¿Qué? ¿A que te refieres, Brock? ¿¿¿??? — Ash más perdido ( para no variar ¬_¬ U ) que un esquimal en el desierto de Sahara.

Misty: ¡¡¡¡Brock, tú no te escapas!!!! – Y se puso a perseguirle con un puño levantado en el aire. Mientras, Ash con un gran interrogante sobre la cabeza, se rascó la cabeza y se encogió de hombros, mientras Brock y Misty no paraban de correr por los alrededores.

Misty: ¡¡¡¡¡Brock, ésta me la pagas!!!!!

Brock: ¡¡No te pongas así Misty!! ¡¡Sólo era una broma!!

Misty: ¿¡¡Una broma!!? ¡¡¡Ya verás, ya, cómo las gasto yo, las bromas!!!

Brock: ¡¡Pero si sabes que yo tengo razón, Misty!! Si tú estás loca por... ( Es interrumpido ) – Misty llegó a tiempo para taparle la boca.

Misty ( Amenazadora y muy cortada por la vergüenza ): ¡¡Ni se te ocurra mencionar eso!!

Ash se acercó de repente: ¿Se puede saber a qué jugáis? ¡Eh! ¡Parece divertido! ¿Me dejáis jugar a mi también?

Misty y Brock cayeron al estilo anime.

Ash: ¿Qué pasa? ¿Qué he dicho?

Misty: Nada, Ash...¬_¬ ¡JA! ¡Toma esa Brock! ¡No se ha enterado de nada! ¡No lo has logrado!

Ash: ¿De qué no me enterado?

Brock: Pues de que Misty está loca por... ¡¡¡¡¡¡AAAAAYYYYY!!!!!! – Misty le pisó en el pie.

Ash: ¿Por qué? Brock, cada día eres más raro... Sé que Misty también es algo rara, pero no creo que esté loca...

Brock: ¡¡Que sí Ash, que está loca por... Vamos, que ella te... ( Misty le interrumpió )

Misty: ¡¡Oye Ash!! ¿No llegamos tarde ya? Debemos ponernos en marcha.

Brock: ¬_¬ ¡¡Qué rápido cambias de tema cuando te interesa...!! ( Dijo sarcásticamente )

Misty: ¡¡Y tú déjalo, Brock!! Mira que eres pesadito...

Ash: ¡Es verdad! ¡Llegamos tarde! – Cada uno con su tema – ¡Bueno, cuando dejéis de pelear, podremos continuar! ¡Tengo una liga que ganar! ¡Y no puedo esperar!

Misty para disimular sus colores que aún conservaba en las mejillas, le siguió la corriente: ¡Eso, eso! ¡Cuánto antes lleguemos, mejor! – Y empujó a Brock por la espalda y agarró a Ash de un brazo y los llevó a rastras.

Al cabo de un rato...

El camino quedó dividido en dos.

Misty: Oye Brock, ¿Por dónde dice el mapa que tenemos que ir?

Brock: Dice que el camino de la derecha es más seguro, pero el de la izquierda es más rápido...

Ash: ¡¡Pues vayamos por la izquierda!! – Dijo decidido.

Misty: pero Ash, no creo que sea... — Pero cuando se dio cuenta, Ash había desaparecido camino abajo. – ¡Oye Ash, espéranos! ¡Ese camino es peligroso!

Ash unos diez metros más adelante: ¡¡El peligro no existe para mí!!

Misty: ¡Será insensato! ¡Y un cabezota!

Brock: Sigámosle antes de que se meta en un lío...

Misty: ¡Eso en Ash sería lo más normal!

(continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Sáb Oct 25, 2008 4:35 am

Ash estaba tan emocionado, que con la mano lanzó su pelota al cielo ( como cuando lanza una pokéball ) y como el camino hacía bajada, no llegó a tiempo de agarrarla y con el sudor de la mano se le resbaló y empezó a rodar cada vez más rápido. Pikachu trató de darle alcance, pero sus cortas patas poco pudieron hacer por ayudar a Ash. Ash la empezó a seguir para intentar atraparla. El tiempo fue empeorando, se fue poniendo el cielo cada vez más negro. Misty y Brock trataron de darle alcance, pero no lo lograron. De repente, Brock cayó en un agujero cavado por el Team Rocket, que salió al paso. Brock gritó a Misty desde el agujero: ¡Misty, ve detrás de Ash! ¡No le pierdas de vista! ¡Ya me encargo yo del Team Rocket!

Misty: Pero Brock... No puedo dejarte ahí...

Brock: Misty, escucha bien lo que tengo que decirte: ¡No te preocupes por mí y sigue a Ash! ¡Si sigue corriendo en esa dirección con esta niebla, no podrá ver nada!

Misty: ¿Y cuál es el problema? Cuando vea que se ha perdido, ya se parará...

Brock: ¡Misty, tú no lo entiendes! El problemas es que: ¡¡¡¡¡JUSTO UNOS METROS ADELANTE, HAY UN GRAN PRECIPICIO!!!!!

Misty: ¿¿¡¡¡¡QQQQUUUUÉÉÉÉ!!!!??

Brock: ¡Deprisa, no pierdas tiempo!

Misty: ¡De acuerdo!

Mientras que Brock trataba de salir y hacer frente al Team Rocket, Misty corrió a más no poder. Ash cada vez corría más deprisa, a causa de una gran cuesta que bajaba hacia abajo, corría más y más, tanto, que difícilmente podría parar... Cuando estuvo a punto de atrapar la pelota, se dio cuenta que estaba al borde de un precipicio y como no pudo parar, él y pikachu cayeron sin remedio.

Misty: ¡¡Ash!! ¡Ten cuidado! ¡ Para de correr, estés donde estés! ¡¡¡Justo delante de ti hay un precipicio!!! ¿¡ Me oyes!? – La niebla se fue disipando y vio el precipicio unos metros más adelante y a Ash por ninguna parte. Se imaginó lo peor y corrió hacia allá más deprisa.

Misty: ¡¡¡OH, NO!!! ¡¡¡ASH!!! ¡¡Si hubiese corrido más deprisa...!! – Se agachó al borde de rodillas y empezó a llorar desconsoladamente. Las lágrimas cayeron por el borde del precipicio. Alguien gritó: ¡¡Misty, estoy aquí!! ¡¡No me he muerto, deja ya de llorar!! – Le habían caído varias lágrimas de Misty en su cara. – ¡Conseguí atraparla! – Le enseñó la pelota, que sostenía en la mano, a Misty.

Misty se asomó corriendo al escuchar la voz de Ash: ¿Ash? ¿Estás bien?

Ash: ¿¡Tú qué crees!? – Dijo señalándose a si mismo colgado de una rama a punto de partirse. Su mochila colgaba de una roca, pues con la caída, se había rasgado y desprendido de la espalda de Ash. – ¡Intenta coger mi mochila y saca a Bulbasaur y a Bayleef para que tiren de mí y de pikachu!

Misty: ¡De acuerdo! – Se fue a levantar, pero la rama donde Ash estaba agarrado, cedió.

Ash: ¡¡¡¡AAAAHHHH!!!!

Misty reaccionó a tiempo y corrió y tomó su brazo y suspiró aliviada. – ¡Uf, por los pelos! ¡Trataré de tirar de ti! – Empezó a tirar de él, pero de repente, la tormenta estalló. Al principio, caía una suave cortina de agua, pero poco a poco se fue intensificando cada vez más y más hasta convertirse en un fuerte temporal. Las manos enlazadas de ambos empezaron a humedecerse y a resbalar, cada vez más...

Misty pensó: “No tengo suficiente fuerza, no podré tirar de él durante mucho tiempo, pero no permitiré que caiga.”

Ash notó su cara de preocupación y le dijo: No puedes llegar hasta la mochila, ¿verdad?

Misty: No puedo levantarme. Si lo hago, tendría que soltarte. ¡Y no pienso hacerlo! – Empezaba a resbalarse por el borde del precipicio, a causa del suelo resbaladizo por la lluvia y el peso de Ash que la arrastraba.

Ash lo notó y lleno de valor y desinterés le respondió decidido: ¡¡Suéltame!!

Misty: ¿¡¡QUÉ!!? ¿¡Te has vuelto loco!? ¡¡No pienso hacerlo y lo sabes!! – Le replicó.

Ash: ¡¡Si no lo haces, caeremos los dos!!

Misty: ¡¡ME DA IGUAL!! ¡¡Pero no pienso dejar de intentarlo!! ¡¡No pienso dejar que caigas!! ¡¡JAMÁS!!

Ash: Pero Misty...

Misty: ¿Tú me crees capaz de hacer eso? – Sus ojos se entelaron – ¡Somos amigos y hemos pasado mucho juntos! ¡Y siempre acabábamos saliendo de todos los problemas que se nos ponían en nuestro camino! ¡y siempre vencimos! ¡No pienso hacer que esta vez sea diferente! ¡¡HOY NO!!

Ash se emocionó, se le entelaron los ojos también – Misty... Yo no sé que decir...

Misty: Entonces, no digas nada. Una mirada vale más que mil palabras... —Sonrió – No te preocupes, te sacaré de aquí, ¡Aunque caiga en el intento! ¡Trata de sujetarte a la roca! – Dijo mientras tiraba de él con todas sus fuerzas.

Ash: ¡No puedo! ¡Está demasiado resbaladizo! – Dijo mientras sus pies resbalaban en una obertura en la roca.

De repente, grandes rayos impactaron muy cerca de donde estaban nuestros héroes, y continuar allí, se estaba convirtiendo en un peligro enorme. Cuando Misty ya comenzaba a resbalar, un potente y devastador trueno, como si diez mil pikachus hubiesen hecho a la vez el ataque trueno, con todo su poder, descargó a su máxima potencia justo en la roca donde nuestros héroes permanecían agarrados. Tal impacto provocó que hizo que la roca de desquebrajase en mil pedazos y provocó que con su desprendimiento, varias cayesen sobre Ash, y sucedió lo ya inevitable: Las manos firmemente enlazadas, se soltasen y provocaran la caída de Ash. A Misty, la potencia del rayo la hizo retroceder varios metros a causa de la onda expansiva que creó el campo magnético. Cuando se incorporó el suelo y quiso darse cuanta, Ash acababa de caer junto con pikachu ( que llevaba todo el tiempo agarrado a su pie y que tampoco pudo lograr subir para salvarse ) y su mochila al vacío, a los rápidos que cruzaban el fondo del abismo.

Ash: ¡¡¡¡AAAAAHHHHH!!!! ¡¡MISTY!!

Misty: ¡¡¡¡ASH!!!! ¡¡¡¡NOOOO!!!! – Inmediatamente intentó bajar por la roca, pero era imposible. Al momento, llegó Brock, que reunió con Misty y ella atacada de los nervios, le explicó lo que acababa de suceder. Sin perder tiempo, corrieron río abajo siguiendo su curso. Pronto descubrieron una gran catarata de más de 30 metros y se temieron lo peor. Fueron corriendo a la orilla, pero encontraron a Ash por ninguna parte. De repente, arrastrada por la corriente, llegó flotando la gorra de Ash. Misty la recuperó. Estaba manchada con gotas de sangre que mancharon sus delicadas manos. A ésta le entró el pánico. Tomó la gorra y la abrazó fuertemente, entre lágrimas. Un momento después, decidida, quiso lanzarse al río, pero Brock la detuvo.

Brock: ¡No, Misty! ¡Si te lanzas, puedes morir ahogada a causa de los violentos remolinos!

Misty: ¡Pero he de ir! ¡He de salvarle! ¡Tú no lo entiendes! ¡Él me necesita! ¡Yo....! ( Es interrumpida )

Brock: ¡Misty, no vayas! ¡No puedes arriesgarte de esa manera! ¡Acabo de avisar a la agente Jenny con un mensaje enviado por Crobat! ¡Ellos lo buscarán! ¡No te preocupes, le encontrarán!

Misty no pudo aguantar más y empezó a llorar desconsoladamente: ¡No debí dejarle caer! ¡Si no lo hubiera hecho, nada de esto habría pasado! ¡Todo ha sido culpa mía! ¡SOY UNA INÚTIL!

Brock: No seas tan dura contigo misma... Nadie tiene la culpa... Hiciste todo lo que pudiste. Ash lo sabe y no te culpa por ello. ¡Estoy seguro!

Misty: Gracias... ¡Pero nada puede animarme! ¡Ya no! ¿¡Por qué!? ¿Qué hice mal? ¿Por qué me castigan de esta manera, dándome donde más me duele? ¡¡¿POR QUÉ?!! – Dijo sollozando.

Brock: Misty... — Dijo pasándole una mano por el hombro.

Misty: ¡Déjame! ¡Quiero estar sola!

Brock: Te entiendo... como quieras... Respetaré tu decisión... Seguiré buscando algún rastro de Ash...

Y Misty se quedó sola, abrazada fuertemente a la gorra de Ash, arrodillada al lado del río, con mil lágrimas rodeando su triste rostro, mientras los últimos rastros de lluvia que aún persistían, exteriorizaban la oscuridad que afloraba en lo más hondo de su corazón. Cuando lentamente, las nubes iban dejando paso al alegre, cálido y brillante sol, los equipos de rescate llegaron al lugar. Pasaron horas, días, semanas, y meses buscando algún rastro de Ash, pero jamás encontraron su cuerpo... Todos creyeron que la corriente lo había arrastrado al mar y ya no le recuperarían... Ya no quedaban esperanzas, y poco a poco, dejaron de buscar. Todos creyeron que Ash nunca volvería con vida... Lo más probable era que estuviese muerto.

Todos sus amigos y parientes rechazaban con todas sus fuerzas estos hechos, pero ante lo evidente, todos acabaron aceptando que Ash jamás volvería... todos excepto Misty. Ella se negaba en rotundo a pensar ni por un instante esta posibilidad. Era algo que rechazaba con todas sus fuerzas y se aferraba a la única esperanza que le quedaba: Que se hubiese salvado y tratase de ponerse en contacto con ellos, pero que aún no lo habría logrado. Todos dejaron de ir a esa zona y quedó tan tranquila como siempre. Misty era la única que aún continuaba yendo, siempre con la esperanza de encontrarle, pero sólo se engañaba a sí misma, pero no podía aceptar la otra opción... Se sentía la causante de lo ocurrido...

Misty se instaló en casa de la Sra. Ketchum, porque ella no quería volver al Gim. Celeste, aparte, Delia le había ofrecido a quedarse en su casa, y ella aceptó y ocupó la antigua habitación de Ash. Su madre estaba muy afectada por la pérdida de su único hijo, así que al menos, Misty podría animarle y hacerle compañía. La habitación de Ash con todas sus cosas, le traían tantos recuerdos a Misty... Le hacía feliz estar en ella, porque de daba la sensación de que Ash estaba allí con ella, muy cerca de ella, pero a la vez la entristecía porque esas sensaciones no fuesen reales... Cada noche, Misty se despertaba sudando, cada noche lo mismo, tenía una pesadilla de que estaban de nuevo en el precipicio y siempre se repetía la misma escena que quedó gravada en su mente para siempre: De cuando Ash se soltaba y caía y ella no le volvía a ver...
Luego, lloraba en silencio hasta que no podía más y al no poder reconciliar el sueño, siempre acudía al río donde se conocieron y se vieron por primera vez... Así noche tras noche... Semana tras semana... Mes tras mes, Año tras año... Así hasta la infinidad...

--------------------------------FIN DEL CAPÍTULO 1º----------------------------------------

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Sáb Oct 25, 2008 4:40 am

Capítulo 2º: “ Recuerdos en el olvido”

Pero, ¿Qué pasó realmente? ¿Sobrevivió? ¿No sobrevivió? ¿Qué fue de nuestro héroe Ash? Todas las respuestas vienen a continuación... ¡Sigan leyendo!^_^

Ash continuó siendo arrastrado por la corriente turbulenta, ni él ni pikachu podían hacer nada por llegar a la orilla. Cada vez se acercaban más y más, peligrosamente a una gran catarata, y los dos lo vieron. Ash intentó agarrarse a una roca que estaba en medio, pero sus manos húmedas y doloridas no resistieron la contracorriente...Y cayeron sin poder hacer nada por evitarlo, a la catarata... Mientras caían, la fuerte corriente los impulsó hasta el fondo, y Ash no pudo esquivar a una roca enorme del fondo y se dio fuertemente en la cabeza, dejándole totalmente inconsciente. Durante el impacto, su gorra se desprendió de su cabeza y quedó manchada de sangre a causa del golpe en la cabeza, provocándole una pequeña obertura. La gorra fue a la deriva por otro caudal del río, mientras que nuestros amigos de desviaron por otra vertiente muy distinta. Pikachu logró salir a la superficie y de nuevo buceó para buscar a su amigo.
Tiró con todas sus fuerzas y logró sacar su cabeza a flote y como la corriente no era tan fuerte, logró conducir su cuerpo a la orilla.

“No veo nada... Está todo oscuro... Me duele mucho la cabeza... Una luz brillante y cálida enfoca mi cara... puedo notarlo... pero,... ¿Dónde estoy? ¿Cómo he llegado aquí? No consigo recordar nada... Cada vez que lo intento, me duele mucho más la cabeza... ¿Quién soy? ¿Qué hago aquí? Todo me da vueltas...”

Ash acababa de despertar... Estaba en la orilla del río, tumbado inconsciente hasta ahora... A su lado, un ser pequeño, amarillo y con ojos brillantes, contemplaba su rostro... Nada más despertar, éste se volvió loco de alegría y se le lanzó a sus brazos.

Pikachu: ¡¡¡Pika - píí!!! ( ¡¡¡Ash!!! )

Ash: Esto... ( Algo parado porque le resultaba extraño que ese pequeño ser le abrazase ) ¡Vaya,... Hola amiguito! ¿Quién eres tú?

Pikachu se quedó sorprendido: ¿Pika? ( ¿Qué? )

Ash: ¡Pareces muy simpático! ¿Cómo te llamas?

Pikachu: Pikachu, pika – pika pi, pika ( ¿Ash, no te acuerdas de mí? ¡Soy pikachu! )

Ash: ¿Siempre hablas con la palabra “pikachu”?

Pikachu asintió con la cabeza.

Ash: ¡Ya sé! ¡Entonces, te llamaré Pikachu! ¿Te gusta?

Pikachu sonrió y asintió.

Ash: ¡Muy bien! ¡Encantado de conocerte, Pikachu! Yo soy... ( La tristeza recorrió su rostro )Yo... no puedo decirte quién soy... No recuerdo nada sobre mí...

Pikachu corrió a la chaqueta de Ash, se le subió a la cadera y buscó en el bolsillo la pokédex de Ash. Trató de dar con la identificación del entrenador, pero a causa de los golpes, se había estropeado. ( Suspiró tristemente )

Ash: ¿Qué es eso?

Pikachu: pika, pikachu. ( Tu pokédex )

Ash: ¿Qué? No te entiendo...

Pikachu saltó a su hombro y bajó hasta su bolsillo y se la guardó.

Ash: ¿Eso es mío?

Pikachu asintió.

Ash: Para qué servirá... Bueno, da igual. ¿Qué te parece si comemos algo? Tengo algo de hambre. ¿Pero que se supone que debo comer? ¿Tú que comes, Pikachu?

Pikachu le enseñó unos arbustos con algunos frutos comestibles y algunos árboles fruteros con fruta madura. Pikachu se encargó de coger algunas para su entrenador trepando ágilmente por los árboles. Cuando tuvo unas cuantas, su entrenador y él se sentaron a comer. Después de comer, Pikachu rastreó para encontrar la mochila unos metros más allá, la encontró justo a la orilla del río, un poco rota a causa de los fuertes impactos recibidos. Ya comenzaba a oscurecer, y miles de estrellas brillaban en el inmenso firmamento azul marino, tan inmenso y eterno como el mar.

Ash: ¿¡Pikachu, has visto eso!? ¡El techo de encima nuestro cambia de color! ¡Del azul claro a negro! ¡ ¿No te parece extraño?

Pikachu cayó al estilo anime. Le miró de reojo, bajó las orejas y suspiró. Fue a la mochila y sacó el saco de Ash y se lo enseñó.

Ash: ¡Que guay! ( guay significa “genial, fantástico” ) ¿Qué es?

Pikachu se llevó la mano a la frente y sopló: ( Qué paciencia hay que tener ) lo estiró y se metió dentro y llamó a Ash.

Pikachu: ¡Pika - pi!

Ash: ¿Qué pasa, Pikachu? ¿Quieres que me meta dentro contigo?

Pikachu: ¡¡Pika!! ( ¡¡Sí!! )

Ash: ¡Vale! ¿Pero esto, para que sirve?

Pikachu asintió. Tomó la postura de estar dormido.

Ash: O sea, ¿Qué esto es para dormir?

Pikachu le contestó afirmativamente.

Ash: ¡Pues se está bastante bien! ¿No crees?

Al momento, ambos cayeron en el más profundo sueño. Al día siguiente, Pikachu le presentó a todos sus pokémon y trató de hacerle comprender que eran suyos. Después de un largo esfuerzo, logró que le entendiese. Fue pasando el tiempo, Pikachu y los demás pokémon intentaron rastrear el camino de vuelta, pero estaba tan lejos que no lo encontraron.

Con ayuda de todos sus pokémon, Ash construyó un refugio en la copa del árbol más alto y fuerte del bosque, cuando supo que era un refugio, claro. Y allí pasaron mucho tiempo. Cada noche, Ash tenía el mismo sueño: Soñaba con una chica de ojos agua – Marina brillantes, muy bonitos, con un cabello de un color brillante y cálido como el fuego y una sonrisa cautivadora... Luego, ésta empezaba a llorar desconsolada, él no sabía porqué...Trataba de llegar a ella, pero cuando llegaba, desaparecía... ¿Quién era esa chica? Sólo recordaba sus ojos, tan brillantes y soñadores... Sabía que la clave de su pasado estaba en esa chica, pero.... ¿Cómo encontrarla?

-------------------------------------FÍN DEL CAPÍTULO 2º-----------------------------------

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Sáb Oct 25, 2008 4:41 am

Capítulo 3º: “Ojos Agua – Marina”

Ya habían pasado cinco años desde la desaparición de Ash. Misty había crecido considerablemente y ya contaba con dieciocho años de edad. Su cabello era largo y sedoso, era más alta y su cuerpo se había desarrollado. Ahora era una chica preciosa, a la que muchos chicos los tenía enamorados... Pero su corazón no correspondía a nadie. Solamente una vez alguien consiguió hacerle latir con fuerza, pero ya no estaba allí, y ella se sentía incapaz de amar a otra persona... No podía ni quería... Aún confiaba en su regreso y nadie conseguiría borrarle esa idea de la cabeza. Aún no lo había superado del todo... Se levantó, se vistió y bajó al comedor. Aquél día se cumplía exactamente la fecha de desaparición, justo cinco años atrás. Misty tenía muy mala cara esa mañana, se notaba que había pasado la noche en vela, y aún llevaba las marcas de las lágrimas derramadas en su cara que estaba inusualmente blanca. La Sra. Delia se percató de ello y le preguntó:

Delia: ¿Otra vez soñaste con él?

Ella asintió en silencio, sin levantar la mirada. Delia se sentó a su lado y le pasó su mano por el hombro.

Delia: Misty, sé que es duro, lo que ocurrió... pero debes intentar olvidar y reponerte...

Misty: Lo sé, pero algo así jamás se olvida... Y más a él... Era inolvidable...

Delia: Yo también sufrí mucho con su pérdida... Me pasaba todas las noches rezando para que volviese sano y salvo... Pero eso ya no está en mis manos... No puedes seguir torturándote de esa manera, lo único que consigues es hacerte cada vez más daño y la herida nunca se curará...

Misty: Pero no es fácil...

Delia: Lo sé... No dije que lo fuese... Sé perfectamente lo que sentías todo este tiempo desde la primera vez que te vi... Tus ojos nunca mienten...

Misty: Entonces, ¿Usted lo sabía todo desde el principio? Yo creí que nadie lo sabía, aparte de mí... Nunca se lo conté a nadie...

Delia: Las chicas tenemos un sexto sentido para esas cosas... Sé como te sientes, sé que jamás borrarás sus recuerdos de tu mente, pero debes dejar de culparte por lo sucedido. Nadie tuvo la culpa.

Misty ya no pudo aguantar más y abrazó a Delia y comenzó a llorar desconsoladamente en su hombro.

Misty: Pero es que... yo... le quería tanto... Y jamás pude le decir lo que sentía por él...

Delia: No te preocupes, Misty, esté donde esté, lo sabe y creo que él siente lo mismo por ti... Conozco muy bien a mi hijo y sé que te apreciaba de verdad... Sus ojos también le delataban... Sobretodo, cuando te tenía cerca, brillaban mucho más y se le veía más feliz... Deja de sufrir...

Misty: Lo siento Delia, no sé lo que me ha pasado...

Delia: No te preocupes, Misty, no pasa nada... ¿Te sientes mejor?

Misty asintió.

Delia: Ten mi pañuelo y sécate esas lágrimas, enturbian tus bonitos ojos...

Misty: Gracias, Delia...

Delia: De nada... ¿Tienes hambre?

Misty: No mucha...

Delia: Anda, tienes que comer... No es bueno que no comas nada... ¡He preparado tortitas! Hace tiempo que no los preparaba...

Misty se las quedó mirando, con la mirada ausente: Tortitas... Eran sus favoritas... para desayunar...

Delia: Le conocías bien, ya lo creo...

Misty se sonrojó: No, no creas, tanto no le conocía...

Delia: No seas tan modesta, es normal que le conocieses bien, pasabais mucho tiempo juntos y tú te molestabas en conocer sus gustos...

Misty: Bueno, algo sí que le conocía... ¿Cómo es que has hecho tortitas?

Delia: Antes no las hacía... porque me recordaban demasiado a él... Pero hay que olvidar el pasado y aceptar que ya no está entre nosotros...

Misty: ¡NO! ¡Eso no es cierto! ¡Ash vive! ¡Lo sé! ¡En el fondo me mi alma algo me dice que vive! ¡Y pienso seguir esta esperanza, por muy pequeña que sea! ¡Siempre dije que confiaba en su vuelta! ¡Y no pienso cambiar de opinión!

Delia: Misty...

Misty: Siento que hayas tirado la toalla, Delia, pero yo no puedo... ¡Créeme, no puedo...!

De repente, picaron a la puerta.

Delia: ¡Voy! – Abre la puerta y entra un joven apuesto, con un casco de moto en la mano.

Delia: ¡Hola, Richie! ¡Encantada de verte por aquí!

Richie: Yo también, Sra. Ketchum – Le susurró a Delia: Por cierto, ¿Cómo está Misty?

Delia: Aún no quiere reconocer que Ash ya no está con nosotros...

Richie: El caso es que vine para buscarla y dar una vuelta, para que se le aclaren las ideas... Necesita un respiro...

Delia: Sí, no es mala idea... — Llamó a Misty: ¿Misty...?

Misty: ¿Sí?

Delia: ¿Quieres ir a dar una vuelta con Richie?

Misty: No estoy de humor, de todas formas, gracias.

Richie: ¡Anda Misty, necesitas respirar aire fresco! No es bueno que te pases el día encerrada en la habitación...

Misty ( Muy sensible ): ¡¿Y tú que sabes lo que es bueno o no para mí?!

Richie: Lo siento, no pretendía molestarte...

Misty: No, discúlpame tú... Es que estoy algo rara...

Delia: Vamos Misty, haz caso a Richie, seguro que así te distraes y te lo pasas bien...

Misty: ¿Con qué intenciones? – Dijo sospechando de él.

Richie: Con ningunas, Misty... Sé que no le has olvidado, y no quiero forzarte a nada... Aparte, sólo somos amigos, ¿cierto?

Misty: ¡Está bien! En ese caso, iré... Pero un paseo corto, ¿de acuerdo?

Richie: vale.

Misty de repente, se percató de la ausencia de Brock en la casa.

Misty: Delia, ¿Dónde está Brock?

Delia: ¿Brock? Fue a comprar unas cosas esta mañana al supermercado... Estará de vuelta dentro de un rato... ¿Qué querías decirle algo?

Misty: No nada. Es igual. Sólo quería preguntarle por Togetic...

Delia: Le acompañó junto con Mr. Mime, para ayudarle en la compra.

Misty: Entonces, me quedo tranquila.

Nota de la autora: Togepi, al ver a Misty tan triste, evolucionó en Togetic para ver si eso la hacía feliz, y lo cierto fue que le hizo ilusión, pero no consiguió apaciguarle su lucha interior...

Delia: ¡Muy bien, entonces, que os lo paséis bien! ¡Y recordad estar aquí para la hora de comer!

Misty: ¡Sí, no lo olvidaremos! – Dijo mientras ambos salían por la puerta – ¡Hasta dentro de un rato!

Richie: ¡Hasta ahora, Sra. Ketchum!

Delia: ¡Hasta luego, chicos! ¡Y tened mucho cuidado!

Ambos: ¡Lo tendremos! – Richie le dio otro casco a Misty, se subieron en la moto de 250cc. Y se alejaron por el horizonte a todo gas.

Misty: ¿Adonde vamos, Richie?

Richie: ¡Ya lo verás! ¡Es una sorpresa! Quería que lo vieses tú primero. – Richie quería que Misty viese una laguna donde criaban de forma natural y en libertad muchos pokémon acuáticos bebés, y quería que ella lo viese para ver si así alegraba su alma sombría.

Misty ( Pensando ): Richie, yo sé que quieres ayudarme a olvidar mi melancolía, sé que lo haces con toda la mejor intención, pero no sé si seré capaz de olvidar algo tan... Tan importante... No seré capaz...

Richie vio en su rostro la tristeza que la dominaba y trató de hacer algo: ¿Te pasa algo, Misty?

Misty, como despertando de sus pensamientos: ¿Qué? No, nada. Tranquilo, no es nada...

Richie se preocupó porque notó su cara fingida y se dijo para si: Misty...

Una semana antes de esto...

“¡No, espera, no te vayas! ¡No, no vuelvas a dejarme! ¡No quiero estar solo en esta oscuridad, en este abismo que forma mi interior! ¡No me abandones! ¡Eres mi luz, mi única esperanza! ¡Por favor, no! ¡¡¡¡NNOOOOOO!!!!”

Alguien se despertó sobresaltado, sudando y con la respiración entrecortada: ¡¡¡¡NNOOOOOO!!!!

Pikachu: ¿Pika – pikachu, pika – pi? ( ¿Estás bien, Ash? )

Ash se acababa de despertar otra vez de la misma pesadilla. Se le repetían noche tras noche, desde el día en que perdió totalmente la memoria. Se levantó de su hamaca hecha de una sábana vieja que llevaba en la mochila y encendió una antorcha chasqueando dos piedras y la colocó con cuidado en un soporte hecho por él. Después, salió al exterior y subió a la copa del árbol.

Ash: “Vaya, que vistas... — Se dijo mientras contemplaba el valle en el que se encontraba – Que valle tan verde, con su río de un azul tan mágicamente cambiante..., y la luna, esa luna llena tan brillante y blanca... Tan hermosa como ninguna... Sólo superada por la luz y calidez de aquellos ojos Agua –Marina tan dulces y cálidos como un amanecer...”

Cada vez que los veía en sueños y luego los recordaba, sentía una sensación extraña... Un escalofrío recorría todo su cuerpo, su mente se nublaba sin poder dejarlo pensar con claridad, su pulso se aceleraba, al igual que los latidos de su corazón y una tristeza se apoderaba de todo su ser...

Ash: “Estas sensaciones... son tan presentes en mi en cada instante y momento de mi vida... No sé siquiera como explicarlas, son tan mágicas y extrañas... Y a la vez tan melancólicas... Nunca recuerdo haber sentido algo así antes, o tal vez una vez, pero no consigo retenerlo en mi pensamientos... esto me entristece profundamente y me duele... Desearía saber quien es esa chica misteriosa... no sé porqué, pero algo me dice que no es la primera vez que la veo en sueños, sino que la he visto en la realidad y creo que la conozco de algo... Pero cada vez que intento recordarla, mi cabeza me duele increíblemente, justo donde parecía tener mi herida... ¿Porqué? ¿Porqué no consigo recordarla? – Esto mismo se preguntaba día tras día y nunca hallaba respuesta. Pikachu trataba de animarle, al igual que todos sus pokémon, pero no conseguían quitarle a esa misteriosa chica de la cabeza...

Esa noche, al ver el valle, bañado de plata, y luego como fue tornándose dorado con la salida del sol, y lentamente su luz fue tocando su cara, tan perdido en el horizonte en los más profundos pensamientos, que no se dio cuenta de ello... De repente, despertó y le dijo decidido a pikachu:

Ash: He tomado una decisión, pikachu. — Dijo serenamente.

Pikachu: ¿Pika? ( ¿A sí? )

Ash: Sí, amigo... Hoy mismo partiremos...

Pikachu: ¿Pi, pikachu? ( ¿Qué? ¿En serio? ¿A dónde? )

Ash: Seguiremos el curso del río... Muy lejos de aquí... Curso arriba... Pues seguramente debimos venir de allí... No sé cuánto tiempo estaremos vagando por los senderos ni cuántos peligros nos encontraremos... Hasta ahora no me he visto nunca preparado para afrontar mi destino... Pero no puedo seguir oculto aquí... Debo hacerle frente a lo desconocido... Si no, jamás descubriré mi identidad... Ni sabré nunca a quién pertenecen esos ojos... ¡He de hallar la verdad! Pikachu, si no quieres venir, no hace falta que lo hagas... No estás obligado...

Pikachu saltó rápidamente a sus brazos y se agarró fuertemente a su cuerpo y luego le miró con cara suplicante y voz lastimera:

Pikachu: ¡Pika, pikachu, pi, pika – pi! ( Por favor, llévame contigo, Ash )

Ash: ¿Quieres venir conmigo, Pikachu?

Pikachu: ¡¡Pika!! – Y asintió feliz.

Ash: ¿Qué crees que dirán los otros pokémon si les pregunto?

De repente, los otros, que habían estado espiando atentos y escondidos en las ramas de debajo, saltaron todos alegres encima de Ash y casi logran que pierda el equilibrio.

Ash: ¡Muy bien, chicos! ¡Basta, basta, me hacéis cosquillas! ¡Os llevaré conmigo!

Y todos gritaron felices.

Ash: Será difícil... ¿Seguro que queréis acompañarme? Tal vez no regresemos con vida...

Pero nada de eso les haría cambiar de opinión. Seguirían a su amigo allá donde fuera, hasta el fin del mundo, si hiciera falta.

Ash: Entonces, ¡Partiremos ahora mismo, con las primeras luces del amanecer! ¡Bajemos rápido a recogerlo todo y a preparar las provisiones! ¡Nos vamos de aquí!

Dicho esto, se prepararon para el viaje y partieron a la aventura sin rumbo ni destino. No sabían a ciencia cierta donde les llevaría el curso del río, pero estaban decididos a llegar donde fuese... Con la esperanza en sus corazones.

-----------------------------FIN DEL CAPÍTULO 3º-------------------------------------------

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Sáb Oct 25, 2008 5:35 am

Capítulo 4º : "Dos corazones... Un mismo destino..."

Misty y Richie iban aún de camino a la laguna, cuando Richie preguntó:

Richie: ¿Misty, lo llevas todo en la mochila? ¿Has cogido los bocadillos?

Misty: Creo que sí. Para un momento.

Richie detuvo su moto a un lado del camino arenoso en medio de un prado. Misty abrió su mochila y buscó. Pero sin darse cuenta, algo se desprendió de ella y cayó al suelo. Richie se dio cuenta y se fue a agachar para cogerlo.
Richie: ¿Qué es esto?

Misty reaccionó, se arrodilló en el suelo y lo cogió antes que él y lo tomó en sus brazos.

Misty: ¿Esto? ¡No, no es nada! ¡En serio! – Dijo tratando de disimular.

Richie: ¿Puedo verlo?

Misty: Es que...

Richie vio que era algo de color rojo y parecía ser de tela.

Richie: No será... No es posible... Misty, eso no será...

Misty se sonrojó y se puso nerviosa. Sin querer, se le resbaló de las manos y cayó al suelo, dejando bien visible lo que era...

Richie: Pero si esto es... la...

Misty: Sí, ... lo es... Es la gorra de Ash, oficial de la liga... ( Se sonrojó aún más... Tanto que superaba el rojo vivo de la gorra )

Richie: ¿Pero cómo que la tienes tú?

Misty: Esto... No me gusta explicarlo... es una larga historia... Te aburriría oírla...

Richie: Tengo todo el tiempo del mundo, si me la quieres contar... A lo mejor así te sientes mejor...

Misty: Está bien... Aún guarda su aroma, el aroma de su cabello brillante y del champú que usaba al ducharse... — Se sonrojó tanto que le ardía la cara.

Richie le puso una mano en el hombro: Tranquila, no se lo diré a nadie, esto de la gorra... y tu secreto. – Le guiñó un ojo.

Misty estaba colorada a más no poder al oír esto: Supongo que tú también lo sabías... Mi secreto... de todo este tiempo y de mucho antes, ¿Verdad?

Richie: ¿Sabes? Siempre se te dio mal disimular...

Ambos rieron.

Misty: Está bien... Fue un día, hace unos cinco años... Desde aquello... Íbamos de camino a la liga, cuando Ash se desvió por un camino y cayó por un precipicio... Llegué a tiempo para sostenerle, pero lo único que hice, fue alargar lo inevitable... Perdona, esta parte prefiero no contarla...

Richie: No te preocupes, respetaré tu decisión.

Misty: Bueno, después de aquello, Brock y yo corrimos río abajo para intentar encontrarle y salvarle, pero lo único que encontramos, fue... – Tomando de nuevo la gorra entre sus brazos. – Estaba manchada de sangre... Yo... Me asusté tanto, que quise tirarme al río para salvarle... Pero en esa zona abundaban los remolinos... Y yo... No pude hacer nada por él... – Sus ojos se cubrieron con una cortina de lágrimas. – La gorra la lavé y le quité las manchas de sangre y la arreglé hasta dejarla como nueva... Como antes... Ash la cuidaba mucho, ¿sabes? Era su mayor tesoro... Y yo me preocupé de dejarla en tan buen estado como fuese posible... Por si algún día regresaba, poder entregársela... Pero nunca volvió... – Una lágrima atravesó su rostro. – Es el único recuerdo que me queda ya de él... Su objeto más preciado...

Nunca me despegué de ella, la llevaba siempre conmigo, a donde quiera que fuera, durante todo este tiempo... Me daba fuerzas para seguir... Es como si a través de la gorra, él me hablase y me transmitiese su calor y esperanza, tal y como era él... – Ya no pudo evitar que nuevas lágrimas rodeasen su cara.—Mil veces fui al lugar donde nos conocimos y mil veces quise suicidarme ahogándome, pero misteriosamente, siempre que lo iba a hacer, la gorra se desprendía de mi bolsillo y caía frente a mí... Entonces, me abría los ojos y evitaba que cometiese tal error... Porque siempre creí que volvería... Siempre le esperaría, pero hasta hoy... él no... – Ya no pudo seguir hablando, sus lágrimas y su tristeza eran demasiado fuertes.

Richie la intentó animar abrazándola. Al cabo de un rato, cuando recuperó algo de voz, dijo:

Misty: Richie, ¿Puedes hacerme un favor?

Richie: El que quieras.

Misty ( Contemplando la gorra en sus manos ): ¿Me puedes llevar de nuevo allí?

Richie: ¿Te refieres a dónde le viste por última vez?

Ella asintió en silencio sin dejar de mirar la gorra, mientras pasaba el pulgar por el símbolo verde bordado )

Richie: Muy bien. Vamos... – Y ambos subieron a la moto y fueron hacia allá.

Misty no sabía por qué, pero notaba algo raro en su interior. Cuanto más se acercaban al lugar, notaba un cosquilleo en el estómago cada vez más fuerte y su pulso comenzaba a acelerarse... Hacía tiempo que ya no visitaba el lugar, pero nunca, desde la primera vez que fue, había sentido en su interior nada igual... ”¿Qué me está sucediendo? Esto no es normal en mí. Sólo recuerdo haberme sentido así una vez... Cuando, un día pescando, nuestros caminos se cruzaron y quedamos unidos por mucho tiempo... Hasta hace cinco años... Sus ojos, brillantes y llenos de fuego y decisión, y a veces, tan tiernos e inocentes... Sólo noté eso cuando nuestras miradas se cruzaron por primera vez y después lo fui sintiendo crecer en mi interior, cada vez más intensamente... será eso a lo que llaman... amor?” Apretó la gorra fuertemente en su mano y comenzó a centrarse en el camino, para saber dónde sucedió... El camino que le conduciría a su destino... que una vez truncó y ahora tal vez, sería diferente... Cruzaron grandes bosques, lagos, montañas, valles, llevaban unas dos o tres horas de camino, ya era medio día... Se acercaban a las montañas de ciudad Endrino, en Jotho... Fueron entrando por un camino arenoso, en el cual, por el lado izquierdo, lo llenaba un gran bosque verde, y el otro lado, unas hierbas altas cubrían una llana extensión...

Como el camino era llano y sin curvas, Richie aceleró la marcha para llegar cuanto antes, pero... ¡No vieron a una sombra cruzarse en medio de la carretera y apenas le dio tiempo a esquivarla!

Misty: ¡Richie! ¡CUIDADO! ¡Vas a atropellarle!

Richie: ¿Qué? ¡OH, NO! ¡No podré esquivarle a tiempo!

Misty: ¡FRENA, DEPRISA!

Richie: ¡No podré! ¡Vamos demasiado rápido! ¡Si lo hago, podemos caer hacia delante y matarnos!

Misty: ¡OH, NO! ¡DIOS MÍO! ¡NO QUIERO MIRAR!

Demasiado tarde... ya estaban encima. Pero, como si de un milagro se tratase, la sombra cayó hacia atrás por el susto y pudo salvarse.

Misty: ¡Richie, para!

Richie: ¡Voy!

Misty: ¡MADRE MÍA! ¿¡Y si hemos atropellado a un pokémon!? ¿¡Y si era una persona!?

Comenzó a retroceder corriendo unos metros hacia el punto donde la sombra se había cruzado, deseando con toda su alma que no hubiese sucedido nada... Y Richie fue corriendo tras ella, ambos preocupados. Cuando llegaron, descubrieron algo que los dejó helados, una persona, estaba tumbada fuera del camino, con la cabeza cubierta con sus manos, parecía inconsciente...

Misty habló temblorosamente: ¿Se – se encuentra... bien?

Ambos chicos descubrieron que se trataba de una persona de la misma edad que ellos, unos 18, era un joven, bastante alto, delgado pero un poco desarrollado, con la única prenda de vestir: un pantalón improvisado de tela vieja... Hasta aquí bien, pero Misty se quedó de repente petrificada, era como si un rayo acabara de impactar en su cuerpo, un escalofrío recorrió por toda su espalda y su voz se le fue, quedando muda totalmente... Richie notó que ésta comenzaba a alterarse y a sudar. El chico estaba gravemente herido, pero no inconsciente. Poco a poco, fue descubriendo su cabello largo de no haber sido cortado durante mucho, que extrañamente era de un brillante...


Misty: ¡UN BRILLANTE COLOR NEGRO AZABACHE!

Richie: ¡Misty, tranquilízate por favor!

El joven, poco a poco, intentó incorporarse como pudo, pero a duras penas consiguió ponerse de rodillas, levantó la mirada, tapándose con una mano por el sol que cegaba sus ojos, hasta que fue acostumbrándose a la luz y descubrió al fin su rostro. Sus ojos...

Misty: No, no puede... no puede ser... Esto no puede estar pasando... Richie, sus ojos... Mira sus ojos...

El corazón de Misty dio un vuelco.

Richie: ¡¡Son de un intenso castaño brillante!! ¡¡Pero, no, no puede ser!!

Misty no pudo contenerse más y se arrodilló justo enfrente del chico y le miró a los ojos, con los suyos humedecidos por las lágrimas. El joven le devolvió la mirada y éste se sorprendió: Tenía muy mala cara, como de no haber comido nada durante mucho tiempo, de haber andado vagando durante días, y con moratones, magulladuras y heridas por todo el cuerpo... Ofrecía todo él un aspecto deplorable... Nada más ver a Misty, le dijo:

Joven: ¡¡TÚ!! ¡¡Eres tú!! ¡¡Tus ojos...!! ¡¡Son Agua – Marina...!! ¡¡Eres real, y no un sueño!! – Y sonrió débilmente – Sabía que algún día te encontraría... – Al momento, cayó desmayado al suelo y Misty lo sostuvo a tiempo en sus brazos. No pudo contener más las lágrimas y le abrazó. Sólo con un hilo de voz, pudo pronunciar:

Misty: ¿Ash...?

Richie: Es cierto Misty, se parece mucho a él, pero no podemos saberlo... Puede ser otra persona...

Al momento, un pequeño ser amarillo, lleno de moratones y gravemente herido, apareció justo detrás de donde el joven había salido. Nada más ver a Misty, como pudo, se acercó a ésta y cayó en su regazo.

Misty: Pikachu, ... ¿Eres tú?

Pikachu, que apenas lograba mantener sus largas orejas en alto pudo apenas murmurar: ¡Pika, pikachupi...! ( ¡Sí, Misty! )

Misty: ¿En serio? ¿No me engañas? Y él es... es...

Pikachu como pudo, movió la cabeza afirmativamente. Misty se levó una mano a la boca y se emocionó como nunca lo había hecho.

Richie vio algo verde que sobresalía de los matorrales y lo cogió. Era una vieja mochila.

La abrió y allí descubrió una camiseta verde oscura, unos pantalones tejanos,
unas deportivas negras y blancas y un chaleco azul, con las mangas y solapas en blanco con los bolsillos y la parte de abajo en amarillo. En uno de los bolsillos, extrajo un pokédex rojo y negro y un cinturón con las pokéball. Las lanzó y de ellas salieron: un totodile, un cyndaquil, un bayleef, un noctowl y un bulbasaur. La sexta, era la pokéball de pikachu. Todos estaban muy débiles, pero en cuanto vieron a Misty, sacaron fuerzas de donde no tenían para saltar sobre ella como locos y la abrazaron.

Richie: ¡¡No, no puedo creerlo!! Tal vez si sea... ¡¡¡TAL VEZ SI SEA ASH!!!

Misty: ¡Oh, Ash, sabía que volverías! ¡No lo dudé ni por un momento! – ( Ash seguía inconsciente, en los brazos de Misty ) Y lo abrazó, pero al hacerlo, le notó la frente que le ardía como un clavo ardiendo, extremadamente caliente.

Misty: ¡Ash no está bien! ¡Necesita atención médica urgentemente!

Richie comprobó su estado y su pulso: ¡Oh, no! Tiene un pulso muy débil e inestable! ¡Hay que llevarle a un hospital en seguida!

Misty miró la moto: ¡No podemos ir los tres en ella!

Richie: ¡Tengo una idea! Con esto llegaréis más rápido. ¡Adelante, Zippo! – De la pokéball surgió un gran charizard, lo suficientemente fuerte para transportar a dos personas – ¡¡Deprisa Misty, sube en él con Ash y dirígete al hospital más cercano que encuentres!! ¡¡Yo os seguiré con la moto!! ¡¡Nos veremos allí!!

Misty: ¡¡Muy bien!! – Subió a Ash ( Que aún permanecía inconsciente a causa de la fiebre tan alta ) a lomos de Zippo y se colocó ambas mochilas, la suya y la de Ash en sus hombros y a pikachu a su lado. Y Zippo emprendió el vuelo lo más rápido que le daban sus alas. – “Por favor Ash, aguanta, no quiero perderte ahora, que por fin te vuelvo a encontrar... ¡Por favor, resiste!”

Se dirigieron a hospital de Ciudad Verde, pues el de Ciudad Endrino estaban en reformas y el de Pueblo Primavera estaba lleno. Llegaron al hospital justo a tiempo. Bajaron de Zippo y Misty empezó a pedir ayuda, con Ash cogido por un costado y su brazo en sus hombros.

Misty: ¡¡Por favor, un médico!! ¡¡Deprisa, necesitamos ayuda, por favor!! ¡¡Mi amigo está malherido y gravemente enfermo, que nos asista alguien, se lo suplico!! ¡¡ Es un caso de extrema urgencia!!

Rápidamente, dos enfermeros vinieron con una camilla y ayudaron a Misty a tumbar a Ash en la camilla. Mientras se dirigían por un pasillo corriendo hacia una sala donde había un médico preparado, fueron apuntando los datos del enfermo y los de Misty.

Enfermero 1: ¿Es pariente suyo?

Misty: No, pero...

Enfermero 2: Ah, ya entendemos... ¿Es usted su novia?

Misty: ¡No, no! ¡Qué va! ( Sonrojándose un poco ) Soy una buena amiga suya, de la infancia...

Enfermero 1: ¿Qué le ha ocurrido al paciente?

Misty: Pues la verdad... No lo sé muy bien... No estaba yo cuando le pasó todo esto... Le encontré así...

Enfermero 2: ¿Y sus pokémon?

Misty: Tampoco lo sé...

Enfermero 1: ¡Muy bien! Serán analizados a fondo...

Ya habían llegado a la sala. Misty fue a entrar, pero no le permitieron el paso.

Enfermero 1: Lo siento señorita, pero no puede pasar.

Misty: Pero es que... yo... Debo pasar... Por favor... Tienen que dejar que yo...

Enfermero 2: No se preocupe, el paciente ahora está en buenas manos, no tiene de qué preocuparse...

Misty: Ustedes no lo entienden... Por favor... Déjenme...

Enfermero 1: El doctor ha de analizar al paciente tranquilamente sin ser molestado, es un profesional, sabe lo que se hace, créame, en serio que no la engaño...

Enfermero 2: Si me hace el favor, la acompañaré a la sala de espera... Cuando hayan novedades, uno de nosotros le avisaremos, puede estar tranquila...

Misty: Está bien... – Dijo profundamente apenada y preocupada.

Desde que Misty se dirigió a la sala de estar, todo el pasillo no pararon de pasar enfermeros con instrumentos. Ella se asomó varias veces a ver qué ocurría y descubrió con horror que todos iban a la sala 721, la sala donde se encontraba Ash.

Misty: “¿Ash, qué te está pasando? Por favor, sé fuerte, cuentas con todo mi apoyo” – Se dijo entre pensamientos.

De repente, notó una mano en su hombro. Se asustó y se giró rápidamente.

Richie: Tranquila Misty, soy yo.

Misty: ¡Ah, eres tú, Richie! ¡No te oí llegar!

Richie: ¡Lo sé! Te estuve llamando un montón de veces, pero no me oías... Parecías pensativa...

Misty cambió su cara de sorpresa por una de desesperación y tristeza: Ah, lo siento... Estaba absorta...

Richie: ¿Qué ha pasado con Ash?

Misty: ¿Ash? – De Nuevo, no pudo resistirlo y no pudo evitar una pequeña lágrima. – No lo sé, Richie, no lo sé... Estoy asustada... Hace tres horas que llevo aquí dando vueltas por la sala, nerviosa y viendo pasar a más y más enfermeros con una cara muy preocupada y con instrumentos entrando hacia la habitación de Ash... Yo no sé qué pensar... No quiero pensar en lo peor, pero...

Richie: No te preocupes, Misty. Ya verás como al final no es nada... Ash es fuerte, no se dejará vencer...

Misty: Ojalá tengas razón...

Richie: ¿Llamaste a casa?

Misty: No, aún no... No quería preocuparles hasta saber algo seguro... Prefiero pasar esto yo sola, no quiero molestar a nadie...

Richie: Eres muy buena, Misty, pero tienen derecho a saberlo. Creo que deberías... ( Es interrumpido )

Misty: Por favor Richie, dame tiempo... Cuando el médico nos explique lo sucedido, llamaré, te lo prometo.

Richie: Está bien, como quieras.

Aún pasaron otras dos largas horas, hasta que al fin, el doctor O’Sullivan, con cara de agotado, apareció con el informe de su paciente en la sala de estar, en cuanto Misty le vio entrar, en seguida se levantó, y le miró con la mirada suplicante. Éste se dio cuenta de ello y trató de ser lo más suave posible en el asunto.

(Continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Sáb Oct 25, 2008 5:36 am

Dr. O’Sullivan: Vengo de la sala 721 y soy el Dr. Asignado al paciente...

Misty: ¡Ash! ¡Ash Ketchum, señor!

Dr. O’Sullivan: Bien sí, Ash Ketchum... ( Su expresión se agravó)

Misty: ¿Qué le sucede, doctor? ¿Qué le está pasando a Ash?

Dr. O’Sullivan: Esto, es difícil de explicar... En todos los años de mi carrera no vi un caso similar y...

Misty: ¿y?

Dr. O’Sullivan: Y tan complicado... Es el caso el caso de más difícil solución que he afrontado en toda mi vida...

Misty ( Asustándose y con una voz casi imperceptible, a punto de llorar ): No... querrá decir... que... Ash se va a... ¿Verdad?

Dr. O’Sullivan: Aún es pronto para tirar la toalla... Pero debemos estar preparados para lo que nos pueda venir...

Misty abrió mucho los ojos y se llevó la mano a la boca. El doctor se dio cuenta por lo que la muchacha estaba pasando.

Dr. O’Sullivan: Eh, Misty, escucha. Te juro que haré todo lo posible para que Ash vuelva sano y salvo junto a ti. ( Le guiñó un ojo ) No permitiré que le pase nada... Haré todo lo que esté en mis manos para ayudarle... ¿Vale?

Misty asintió apenada.

Dr. O’Sullivan: Vamos, no llores... A Ash no le hubiese gustado verte así... Tus ojos agua – marina son más bonitos con su brillo natural...

Misty: ¿Ha dicho ojos agua – marina?

Dr. O’Sullivan: Sí... ¿Es el color de tus ojos, no? ¿Por qué preguntas?

Misty ( Pensando en que Ash también la nombraba así ) ( Se sonrojó ): No, por nada... Déjelo...

Dr. O’Sullivan ( viendo su cara, captó la indirecta y éste le sonrió ): OK... Creo que volveré con mi paciente, tal vez necesite de mis cuidados... Le daré recuerdos de parte tuya, Misty...

Misty ( Como ida en sus pensamientos ): ¿Qué?

Dr. O’Sullivan: No se me olvidará... ¡¡Se los daré!!

Misty ( Con cara de interrogante ) Se dijo: “No entiendo nada” Perdone Doctor, ¿Hay un teléfono cerca?

Dr. O’Sullivan: Sí, justo al girar la esquina del pasillo. Pronto tendremos novedades, lo presiento... Me imagino que querrás ser la primera en saber algo nuevo de nuestro paciente...

Misty: Gracias doctor, por cómo nos está ayudando, en especial a Ash...

Dr. O’Sullivan: Lo hago con gusto, sobretodo con gente como tú... Ese chico tiene suerte de tener a alguien tan valioso junto a él... ¡Seguro que con tus ánimos pronto se recuperará! ¡No sufras!

Misty: ¡Gracias mil veces, doctor! – Dicho esto, se dirigió al teléfono para llamar a casa – “¿Qué se supone que les debo decir? No tengo demasiados ánimos y enseguida se me notará... No podré fingir... ¿Cómo empiezo a explicar que...? Es muy difícil... ¿Cómo le voy a decir a Delia que su hijo ha vuelto pero está en extrema gravedad? ¿Cómo puedo decírselo si sólo oírlo yo, se me viene el mundo encima?” – Pero se decidió y fue con valor, descolgó el auricular, marcó el número y esperó respuesta... La espera se le hizo eterna...

Al otro lado del auricular: ¿Sí? Casa de los Ketchum, ¿En qué puedo ayudarle?

Misty: ¿Delia? ¿Eres tú?

Delia: ¿Misty? ¡Me tenías muy preocupada! ¿Qué os ha pasado? ¿Alguna avería?

Misty: No, no, tranquila. Estamos bien...

Delia: ¿Desde dónde me llamas?

Misty: Bueno, de un lugar no muy agradable...

Delia: ¿Dónde estáis?

Misty: En el hospital de Ciudad Verde...

Delia: ¿¡¡QUÉ!!?

Misty: No te alarmes, estamos bien... pero... – Misty no sabía cómo continuar, los nervios la delataban.

Delia: ¿Entonces? ¿Por qué estáis allí?

Misty: Verás... Es que... Bueno... Esto... No sé por dónde empezar...

Delia: Misty, ¿Qué ha pasado? Te noto algo rara...

Misty al fin se decidió: Delia, ¿Qué pasaría si ahora te dijera que has estado equivocada todo este tiempo?

Delia dudando un poco de sus palabras, temerosa, le preguntó: ¿A qué te refieres... con eso...?

Misty: Que... que yo tenía razón, Delia... – A Misty le temblaba la voz.

Delia: ¿Qué quieres decir...? No, no puede ser... que sea... eso... ¡Dime que no es eso, Misty...!

Misty reunió todo su valor y dijo muy seria: Sí, Delia... Ash ha vuelto...

Delia ( Casi llorando ): ¡No, no puede ser cierto...! ¿Estás segura de eso, Misty?

Misty: Sí, Delia, llevaba todas sus cosas con él... Incluso sus pokémon... Pikachu... – Misty empezó a llorar, ya no pudo continuar hablando.

Delia: ¡¡Misty, voy a avisar al profesor Oak y a todos y vamos para allá!! ¡¡Nos vemos allí!!

Misty: De acuerdo, Delia... – Dijo mientras se secaba las lágrimas.

Delia: ¡¡Hasta ahora mismo!!

Misty: OK... – Antes de colgar, Misty pudo oír un “Dios mío” de Delia y algunos sollozos. Este hecho conmovió a Misty. Richie salió al pasillo.

Richie: ¿Ya se lo has dicho?

Misty: Sí... Vienen de camino...

Richie: Bien... Oye Misty, debes de tener hambre, ¿No quieres comer nada?

Misty: No demasiada... Sólo que estoy un poco agotada, eso es todo...

Richie: Mejor que vayas al sofá de la sala de estar e intentes dormir un poco... Te ayudará a ver las cosas con más claridad...

Misty: No, gracias... Prefiero esperar a los resultados de Ash...

Richie: Nada te hará cambiar de opinión, ¿Verdad?

Ella sonrió tímidamente.

Richie: Muy bien, entonces, ¡Vayamos a esperar!

Y ambos volvieron a la sala.

Cuando Misty sin querer, fue cayendo en un sueño profundo, alguien entró corriendo golpeando violentamente la puerta. Era una enfermera.

Enfermera: ¿Quiénes de aquí son conocidos de Ash Ketchum?

Ambos: ¡Nosotros!

Enfermera: ¡Vengo a comunicarles algo de Dr. O’Sullivan...!

Ambos se levantaron.

Enfermera: Por favor, ¿puede acompañarme la Srta. Misty, Líder del Gimnasio De Ciudad Celeste?

-------------------------------FÍN DEL CAPÍTULO 4º-----------------------------------------

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Dom Oct 26, 2008 4:44 am

Capítulo 5º: “Entre dos mundos”

Misty se levantó y siguió a la enfermera por un pasillo que se hizo interminable. Momentos más tarde, pararon justo delante de la puerta 721. La enfermera picó a la puerta. El Dr. O’Sullivan salió al pasillo. La mirada de Misty y él se cruzaron casi al instante.

Dr. O’Sullivan: Misty, ¿Puedo hablar contigo? Es sobre Ash...

Misty: ¿Qué le ocurre, doctor? ¿Cómo está Ash?

Dr. O’Sullivan: Bueno, al principio, creíamos que había pasado el peligro, pero acaba de entrar el estado de coma... – Suspiró con aire de preocupación e impotencia frente a la situación.

Misty: ¿¿¿¡¡¡QUÉ!!!??? ¡¡Pero no puede ser, doctor!! ¡¡Yo, ...!!

Dr. O’Sullivan: ¡Tranquilízate, Misty! Sólo te he llamado porque creíamos que debías saber una cosa... Pensamos que tal vez de esta manera podría haber una esperanza...

Misty: ¡¡Dígamelo, doctor!! ¡¡Si hay algo que yo pueda hacer, cuenta con toda mi ayuda!! – Dijo decidida.

Dr. O’Sullivan: Bien, pero, ¿Estarás preparada? Pareces cansada y tal vez sea pedirte demasiado...

Misty: ¡¡No se preocupe, doctor!! ¡Haré lo que sea! ¡Sólo dígalo y yo lo haré!

Dr. O’Sullivan: Está bien... Mira, te explicaré: Desde que Ash entró en coma, su pulso se aceleró enormemente y empezó a tener convulsiones por todo el cuerpo, empezó a subirle mucho más la fiebre y desde entonces, no paró de decir la misma palabra, pase o código... Lo que sea...

Misty: ¿Y qué decía doctor? Dígamelo, por favor...

Dr. O’Sullivan: No paraba de delirar y repetir: ¡¡Quédate conmigo, no te vayas!! ¡¡Por favor, eres mi luz, mi esperanza!! ¡¡Ojos Agua – Marina!!

A Misty le impactaron estas palabras.

Misty: Ya me llamó eso... Justo cuando nos encontramos... ¡¡¡Me llamó Ojos Agua – Marina!!!

Dr. O’Sullivan: Sabía que se refería a ti... Por eso te mandé llamar... Pensé que si entrabas y le hablabas, tal vez así reaccionaría...

Misty: ¡Haré lo que sea porque vuelva en sí, doctor! Ha pasado demasiado tiempo... No quiero volverle a perder... Ya he sufrido bastante durante todos estos años... ¡Déjeme entrar con él, por favor! – Dijo con mirada suplicante.

Dr. O’Sullivan: Tal vez no debería... Pues puede resultarte demasiado impactante su aspecto desmejorado... Está muy débil...

Misty: No me importa... Por favor, doctor, no sabe lo que significa para mí...

Dr. O’Sullivan: Créeme, si no lo supiera, no te hubiera permitido entrar... pero como es un caso de extrema urgencia, haré una excepción.

Misty: ¡¡Gracias, doctor!! ¡¡No sabe cuánto se lo agradezco!!

Dicho esto, ambos cruzaron la puerta 721. Misty no sabía lo que podría encontrarse, pero no tenía miedo. Estaba decidida a hacer lo que fuera necesario por recuperar a Ash y no pensaba echarse atrás.

Justo antes de entrar, Misty recordó la escena de la primera vez que se vieron.

=======================FLASHBACK======================

Misty estaba pescando tranquilamente en un río una brillante mañana cuando...

Misty: ¡Oh, creo que han picado! ¡Y parece enorme!

De repente, saca fuera del agua, a fuerza de tirar de su caña, a un niño con un pikachu en sus brazos.

Misty: Vaya, si sólo es un niño... ¡Oh, y lleva un pokémon! ¿Estás bien?

Ash: Sí, gracias.

Misty: ¡No lo digo por ti, sino por tu pikachu! ¡Pobrecito! ¿Qué le has hecho?

Ash: ¡Créeme, yo no le hecho nada a pikachu! Es que fuimos atacados por unos spearows y... – Se giró, miró hacia atrás y venían acercándose – ¡Oh, no por ahí vienen!

Misty: Será mejor que lleves a tu pokémon a un centro pokémon.

Ash: ¿Por dónde se va?

Misty señaló al bosque: ¡Por allí!

Ash subió un pequeño montículo hasta el camino con Pikachu en brazos y tomó la bici naranja y negra de Misty.

Misty: ¡Oye, esa es mi bici!

Ash: ¡Te la tomo prestada! ¡Te la devolveré algún día!

Misty: ¡Que cara...! – Y se resignó, tomó sus cosas y se dirigió a Ciudad Verde, para seguir al chico que tomó su bici.

=====================FÍN DEL FLASHBACK==================

Sonrió melancólica y cruzó el umbral. La enfermera se adelantó para correr la cortina que tapaba la cama de Ash. Misty la frenó:

Misty: Es igual, no se preocupe... Ya lo haré yo...

Dr. O’Sullivan: Misty, estás segura de que...

Misty: No se preocupe... No me pasará nada... – Misty se acercó lentamente. Ahora se sentía insegura, sus fuerzas flaqueaban, no sabía que se iba a encontrar, pero fuese lo que fuese, sus sentimientos jamás cambiarían... Lentamente y en silencio fue descorriendo la cortina. Allá descubrió tumbado en la cama un Ash muy diferente al que conocía... Estaba muy pálido, sudoroso, respiraba con dificultad y el gesto de su cara era de un dolor incontenible... Parecía estar sufriendo enormemente... Cuando Misty le vio, se le cayó el alma al suelo... Quería llorar, pero fue lo suficientemente valiente como para retener las lágrimas. Se sentó en la cama a su lado y le contempló... En ese momento, mil y un recuerdos cruzaron su mente, desde el primero hasta el más reciente, inundaron su alma... De repente, notó que Ash hablaba en su estado de trance... Repetía una y otra vez lo mismo:

Ash: ¡Vuelve conmigo, ojos Agua-Marina, por favor, no me dejes...!

Misty no pudo contenerse y para aliviar su dolor, le tomó su mano con las suyas y le dijo:

Misty: No, no me voy a ir, Ash, estoy aquí, junto a ti, como siempre lo he estado y siempre lo estaré...

El doctor notó que sobraba en la sala, así que con sigilo, se marchó de la sala.

Ash respondió entre sueños: Sabía que volverías... Sabía que algún día volverías junto a mí... Nunca dudé ni por un instante...

Misty: Ash... – Ya no pudo hablar más, las lágrimas de emoción rodearon su cara.

Ash: Me alegro haberte visto por última vez... Pero ahora tengo que irme...

Misty: ¡¿QUÉ!? ¿A dónde? ¡No puedes irte ahora! ¡No, por favor, no lo hagas! ¡No me dejes sola!

Ash: Ya no tengo nada aquí... Todo lo que fui, ya no lo podré ser... Espero y deseo que seas feliz... Hasta... Hasta siempre...

Ash pareció salir de su trance de sueño y su coma empeoró peligrosamente. Misty intentaba hacerle reaccionar.

Misty: ¡¡Ash!! ¡¡No te vayas!! ¡¡Por favor!! ¡¡Lucha!! – Su mano, que hasta hace poco agarraba fuertemente las de Misty, se debilitó. Entonces, Misty comprobó que pulso disminuía cada vez más. Ella se asustó.

Misty: ¡¡Por favor, ayuda!! ¡¡Que alguien me ayude, por favor!! ¡¡Doctor O’Sullivan, venga, deprisa!!

La puerta se abrió corriendo. Entraron dos enfermeros y el doctor O’Sullivan. El doctor O’Sullivan comprobó los latidos de Ash en la pantalla y vio que sí era cierto, su respiración era entrecortada, la fiebre subió más y más y comenzó a tener una hemorragia a causa de las heridas. La expresión de cara del doctor oscureció. A Misty le dio mala espina. Se asustó mucho más y sus nervios fueron en aumento. Casi sin poder hablar, le preguntó al doctor:

Misty: Por favor, doctor... No me lo diga... Por favor... No me diga que...

Dr. O’Sullivan: Misty... Esto, será mejor que vayas a la sala de espera... Esto podría resultar demasiado traumático para ti...

Misty se asustó mucho más y apretó la mano de Ash con más fuerza, No quería soltarla.

Misty: Por favor, Doctor, si fueran en otras circunstancias, no le pediría esto, pero por favor, permítame quedarme a su lado, se lo suplico...

Dr. O’Sullivan: Pero Misty...

Misty: Sí, sé que esto no será agradable y tal vez no acabe como quisiéramos, pero... No puedo abandonarle, ahora que le encontré, no puedo abandonarle a su suerte, por favor doctor, entiéndalo...

Dr. O’Sullivan: Pero Misty, esto es pedirle demasiado a tu corazón, créeme, lo mejor será que...

Misty: Doctor, por favor, jamás le pediría un favor así si fuera en otra situación, pero no puedo, créame, no puedo, después de cinco años sin verle, no puedo marcharme y dejarle de nuevo, por favor doctor, jamás le pediré otro favor. Sólo pido eso, nada más que eso... Se lo ruego, no me aparte de él, yo, no podría soportarlo... Y creo que él tampoco...

El doctor suspiró: Esto... Muy bien, no puedo resistirme a una mirada así... Te permitiré quedarte, pero que quede entre nosotros... Podrían echarme del cargo por esto... Y me juego mi titulación como doctor...

Misty: No se preocupe doctor, esto no saldrá de aquí, ¡Se lo prometo!

Dr. O’Sullivan: ¡Muy bien! Pero antes, tienes que ponerte esta bata.

Misty: De acuerdo.

Misty se colocó la bata verde, se recogió el pelo y se quedó todo el rato a un lado de la cama, para no molestar... Y no se movió durante todas las horas que duró la intervención. Misty no hacía otra cosa más que rezar por la vida de Ash, mientras sujetaba su mano. De repente, oyó a un enfermero que decía:

Enfermero: ¡Oh, no, doctor, mire esto! – Y el enseñaba un informe de un escáner de una máquina, y ella se alteró un poco. Luego, vio al doctor sudar mientras sus enfermeros no hacían más que ir de un lado a otro de la habitación buscando instrumentos de utilidad para el doctor. Minutos más tarde, ésta oyó un pitido de la máquina que controlaba los latidos del corazón de Ash.

Enfermero: ¡¡Doctor, le perdemos!!

Dr. O’Sullivan: ¡¡De eso nada!! ¡¡Como médico, ya juré una vez en mi carrera que haría todo lo que estuviese en mis manos por salvar la vida de mis pacientes!! ¡¡Y eso es exactamente lo que voy a hacer!! – Miró a Misty. Ésta le devolvió una mirada de esperanza y confianza.

Empezaron a aplicar la reanimación a Ash, pero éste no respondía. Hicieron todo lo posible, reanimación por respiración cardio-pulmonar, aparatos eléctricos para dar estímulos eléctricos a su corazón... De todo, pero nada funcionó... Misty comenzó a llorar desesperadamente y empezó a hablar a Ash como si éste pudiese oírla.

Misty: ¡¡Por favor, Ash!! ¡Si me oyes, te lo suplico, lucha! ¡No puedes marcharte aún! Te quedan montones de cosas por hacer, ¡No puedes irte! ¡Tienes que cumplir tu sueño de ser un maestro pokémon! ¿No lo recuerdas? Por favor, si no lo haces por ti, hazlo por toda la gente que te quiere, hazlo por... mí...

Los enfermeros y el doctor se separaron de la camilla y bajaron las miradas al suelo, agotados por el esfuerzo realizado. Misty no aguantó más y abrazó a Ash con todas sus fuerzas y comenzó a derramar lágrimas por todo el cuerpo de Ash.

Misty: ¡¡Por favor Ash, vive!! ¡Tienes tantas cosas que afrontar...! ¡Y tantos amigos con los cuales volver a vivir las aventuras jamás inimaginables e inigualables...! Por favor Ash, tú nunca te rendías, no lo hagas ahora... Siempre me demostraste que tú podías afrontar cualquier dificultad que el destino pusiese en tu camino... Y que yo debía hacer lo mismo, ser fuerte y nunca mirar atrás... Ahora te lo pido yo, Ash... ¡No me decepciones!

De repente, algo ocurrió... El corazón de Ash comenzaba a reaccionar... Tenía un pulso muy débil, pero comenzaba a hacerse constante, y su respiración comenzaba a hacerse notable... El doctor O’Sullivan se dio cuenta de ello y le dijo a Misty:

Dr. O’Sullivan: ¡Misty, continúa hablando, vamos...!

Misty obedeció: Ash, tú siempre me contabas que en la vida siempre hay algo o alguien por lo que luchas, te ruego que si me oyes, lo logres hacer, muchas personas te quieren de verdad y no quieren ver como te vas de sus vidas para siempre... En especial yo... – Sacó la gorra de su bolsillo y la puso entre las manos de Ash. – ¡Por favor, Ash, vuelve conmigo!

Como Misty aún estaba abrazada al cuerpo de Ash, notó como cada vez la temperatura subía y pronto comenzó a escuchar latir a su corazón, cada vez con más fuerza, su respiración era notable y su pulso normal.

Dr. O’Sullivan: ¡El paciente está ya fuera de peligro! ¡Buen trabajo chicos! Pero no lo habríamos conseguido sin la ayuda de Misty... ¡¡Ella fue la verdadera heroína!! ¡Se merece un gran aplauso, pero por respeto al paciente, lo celebramos más tarde! ¡Felicidades, Misty! Serías una gran doctora, de verdad...

Misty: Sólo hice lo que creía correcto doctor, sólo seguí los dictados de mi corazón... – Se ruborizó.

Dr. O’Sullivan: ¡Y suerte que lo hiciste, Misty...! Ash tiene mucha suerte de tener a alguien tan especial como tú a su lado... Yo en su lugar, no dejaría escapar a una chica como tú de mi lado, sería como mi ángel protector... Un tesoro...

Misty se puso colorada: No es para tanto, doctor, creo que exagera...

Dr. O’Sullivan: En tu caso, Misty, me quedo corto, créeme... Por cierto, ahora que Ash sólo está inconsciente, y ya no está en coma, despertará cuando los efectos de la anestesia aplicada queden reducidos al mínimo... Ya no tienes de que preocuparte, está fuera de todo peligro... Creo que deberías irte a descansar. Llevas más de un día sin dormir, y eso no es bueno...

Misty: Gracias por su interés, doctor... Pero prefiero quedarme para ver cuando despierte... Quiero estar a su lado...

Dr. O’Sullivan: Nada te hará cambiar de opinión, ¿Verdad?

Misty le sonrió.

Dr. O’Sullivan: Está bien, como quieras... Si hay alguna novedad...

Misty: No se preocupe, le mantendré informado...

Dr. O’Sullivan: Muy bien, voy a tomarme un descanso... Después de este caso de difícil solución, hasta el mejor de los médicos se merece un respiro...

Misty: Le entiendo... No se preocupe por su paciente, él...

Dr. O’Sullivan: Sí, está en buenas manos, en las mejores, me atrevería a decir...

Misty se volvió a poner de nuevo colorada.

Dr. O’Sullivan: Bueno, si hay novedades...

Misty: Sí, le llamaré, no sufra. – Dijo mientras soltaba su larga melena y colgaba la bata en el perchero y volvía junto a la cama.

Dr. O’Sullivan: ¡Que vaya bien, Misty! ¡Buenas noches! ( Estaba amaneciendo, pero como el doctor se iba a dormir, por eso decía buenas noches )

Misty permaneció largo tiempo contemplando a Ash, pero poco a poco, sin querer, se fue rindiendo al sueño y acurrucando su cabeza, aún abrazada a Ash, se quedó profundamente dormida, con una sonrisa radiante, más que la estrella más brillante del firmamento...

--------------------------------------FIN DEL CAPÍTULO 5º----------------------------------

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Dom Oct 26, 2008 6:18 am

Capítulo 6º: “Brillante despertar, ocultos recuerdos del pasado”

La luz del alba comenzaba a teñir el firmamento de tonos rosas, rojos y naranjas... Tonos tan cálidos como la luz del corazón... La última estrella de la noche se marchaba ya a dormir, para dejar paso al astro rey, que con su luz y calor bañaba de colorado la superficie terrestre y llenaba de luz y candor el infinitamente feliz rostro de Misty, dormida aún a causa del agotamiento y la lucha que había dado lugar horas atrás... Junto a ella, aún dormía, también agotado por la lucha de la supervivencia, Ash, en el sueño más profundo e imperturbable, tan sólo por el brillar del alegre sol, con sus innumerables rayos dorados y la dulce mirada de su salvadora... Poco a poco, la luz fue quitando terreno a la oscuridad de la habitación y nuestro héroe iba tomando constancia de su situación...

Ash, aún inconsciente, en sus más profundos pensamientos: “Qué calor tan agradable, algo cálido roza mi cara... Pero siento calor alrededor de mi cuerpo... Sobretodo cerca de mi corazón... Noto algo posado sobre mi pecho... Me duelen todas las partes del cuerpo... Pero aún así, no sé por qué, me siento feliz y radiante como nunca... Hasta hace poco, una voz familiar, me rodeaba y me embriagaba con su luz... Parecía triste y preocupada... Me pedía y repetía: “¡Lucha, no te rindas, vuelve a mí!” ¿Quién sería el dueño de una voz tan encantadora y maravillosa como esa?... ¿Seguirá aún junto a mí, en mi mente?... ¿O tal vez sólo fue producto de mi imaginación? O tal vez... esté en el paraíso... ¿Estaré muerto? ¿Y esa voz no sería tal vez la de mi ángel de la guarda que me llamaba para que me reuniese junto a él?”

Ash comenzó a abrir los ojos muy lentamente, a causa de su cansancio y del sol que entraba por su ventana... Poco a poco, fue reconociéndose a sí mismo y lentamente, fue comprobando su situación y el lugar donde se encontraba... Pero no reparó tanto en estos detalles cuando se dio cuenta de que no estaba solo en la habitación: Una chica preciosa descansaba su cabeza sobre su pecho, abrazada fuertemente y sonriendo con una sonrisa tan amplia y cálida como todas las estrellas que formaban el amplio universo...

Ash continuó en sus pensamientos: “Vaya... Esto...” – Se sonrojó enormemente – “¿Ella fue la chica que me encontró? Pobre, debe de estar tan cansada... Mejor será que la deje dormir un poco más... Aparte, debe de estar soñando... A juzgar por su sonrisa, debe de ser algo muy hermoso...” – De repente, Misty tembló. Ash vio que toda su piel estaba helada... Así que tomó con mucho cuidado, una manta que tenía en el otro lado de la cama y se la echó con delicadeza sobre el cuerpo de la chica... – “Espero que esto sea suficiente, ... La abrazaría para calmarle su temblor, pero así seguro que despertaría... Aunque no estoy seguro de quererla abrazar sólo para calmar su frío... ¿Se debería a que mi corazón no puede calmarse? Tengo miedo a que se despierte... ¿Qué dirá si me ve aquí? Ojalá el tiempo se detuviese, para tenerla siempre aquí, junto a mí, como ahora...”

Ash sin darse cuenta, se había sumido en sus más profundos pensamientos y tenía los ojos perdidos en Misty, la que resultaba imposible dejar de contemplarla... Tan hermosa y a la vez tan frágil... Con su rostro tan dulce... Pero poco a poco, la muchacha comenzaba a despertar por los rayos de sol que acariciaban su suave y delicado rostro... Y Ash, tan ensimismado estaba, que apenas se dio cuenta... De repente, sus miradas se cruzaron... Un nerviosismo invadió ambos cuerpos dejándolos tensos, sin saber cómo reaccionar, pero Misty fue más rápida: Su expresión de sorpresa y de distanciamiento, ( Pues al momento de despertar, se separó de Ash, bastante cortada... ) se cambió por el de un sentimiento de felicidad y júbilo que recorrió hasta el último punto de su cuerpo que la hizo sentir tal emoción, que sin poder seguir reprimiéndose, se lanzó al cuello de Ash derramando múltiples lágrimas de incontenible alegría.

Misty: ¡¡¡¡¡¡ASH!!!!!! ¡¡¡¡ESTÁS VIVO!!!! ¡¡¡¡POR FÍN HAS VUELTO EN SI!!!! Yo... ya pensaba... que tú... que no te volvería... a ver... ¡¡¡GRACIAS AL CIELO!!!

Ash estaba “algo” ( por no decir tremendamente ) ruborizado por el abrazo inesperado de Misty y contestó: No,... Te equivocas Ojos Agua-Marina, si he vuelto a la vida, fue gracias a ti y a tus ánimos y esperanzas... Por no haberme abandonado y transmitirme tu fuerza y coraje para salir del oscuro abismo en el que me encontraba... Te doy las gracias, aunque nunca podré agradecértelo lo suficiente lo que hiciste ayer por mí...

Misty al oír estas palabras, se quedó muy parada. Nunca había oído hablar a Ash así... tan dulce y sentimental... Pero no le importó en absoluto. Lo único que le importaba ahora era que Ash estaba vivo y que por fin había vuelto junto a ella, como en los viejos tiempos... Lo único que le importaba era que se quedase para siempre y nunca se volviese a marchar de su lado.

Misty: Ash... Yo no sé que decir,... de verdad...

Ash: Pues no digas nada... Me conformo con contemplar tus ojos, tan radiantes y llenos de luz como tu alma pura...

Misty notó sus mejillas arder: Ash, ¿Dónde has aprendido todo eso? – Dijo algo sorprendida por la forma de hablar de su mejor amigo – Es tan hermoso... Pero si continúas así, lograrás que mi cara enrojezca tanto que incluso me vendrá la fiebre...

Ash: Lo que pronuncio, me sale así... Me sale solo, directo del alma... Yo solamente pongo la voz, aunque cuando escapa por mi boca, pierde todo su encanto comparado con tu belleza tan perfecta como el más bello de los amaneceres y un mar de estrellas con una luna tan blanca como tu luz, aún así, no son rivales para tu dulzura y tu mirada... tan mágica que enturbian mi mente y me hacen perder en su profundidad... – Ash se dio cuenta que Misty estaba poniéndose tan roja que incluso le entraban temblores de emoción y de tal estado, parecía como si le fuese a dar un desmayo... Ash sonrió – Será mejor que no continúe... No quiero que ahora seas tú la que estés en mi lugar entre la vida y la muerte... – Misty sonrió feliz.

Misty: Bueno, te dije que me subiría la fiebre, pero no que iba a entrar en coma... Ahora que por fin todo ha pasado, no quiero volver a sufrir así nunca más, ni tampoco hacer sufrir a los demás... – Y le dirigió a Ash una tímida mirada después de mencionar esto último. – Me alegro que hayas vuelto por fin... Te eché de menos... Durante todo este tiempo, siempre pensaba en ti, sabía que no me fallarías, como nunca lo hiciste... y acabaría volviéndote a ver... Siempre confié en tu regreso... Viví siempre atada a esa esperanza, cada mañana, cuando despertaba, sólo vivía con esa ilusión, mi única razón para seguir viviendo, para así aguardar tu llegada...

Ash: Me alegra que mi llegada te haga tan feliz... Pues a mí, volver, ha sido mi único objetivo todo este tiempo...

Ambos callaron y permanecieron largo tempo contemplándose el uno al otro, conectados por sus miradas... Perdidos el uno en el universo del otro, deseando no ser encontrados nunca más... Pero esta felicidad infinita fue truncada al cabo de unos momento eternos, por una inocente pregunta...

Misty: Por cierto Ash, es muy halagador que me llames Ojos Agua-Marina, pero puedes llamarme por mi nombre... La verdad – comenzó a sonrojarse de nuevo – Tengo tantas ganas de oírte decirlo por tus labios, como antes... como siempre lo hiciste... Mi nombre sólo recobra su melodía y su alma cuando tú lo pronuncias...

Ash: Me encantaría poder complacer tu deseo, pero no puedo, porque aún no me has confesado tu nombre...

Misty se quedó tan sorprendida que apenas pudo mover un sólo músculo.

Misty: ¿Qué – qué – qué has dicho, Ash?

Ash: Sólo pregunté tu nombre... ¿Tan malo es eso? Ahora que por fin te conocí, me haría tan feliz saber el dulce nombre de mi salvadora...

Misty: Ash, ¿¡Cómo puedes decir eso!? ¿¡Es que tan poco te importaba que te olvidaste hasta de mi nombre!? ¡¿Y ahora vienes a burlarte de mí?! Y yo que cada noche rezaba por ti por que estuvieras bien... ¿¡¡Y ahora vienes, aquí como si nada hubiese ocurrido y preguntas por mi nombre?!! ¡¡Pues te lo recordaré!! ¡¡¡SOY MISTY, UNA DE LAS LÍDERES DE GIMNASIO DE CIUDAD CELESTE, PARA TU INFORMACIÓN!!! ¡Y antes, cuando éramos niños, éramos amigos! ¡¡Sí, Ash, tú y yo éramos nuestros mejores amigos, o al menos, eso creía yo!! ¡¡Pero ahora veo que para ti, la palabra AMISTAD no existe para ti!! ¡¡Y yo que luché con toda mi alma porque tú volvieses a la vida...!! – Dicho esto, empezó a llorar desconsoladamente. Ash se quedó tan sorprendido y confundido que no sabía que hacer.

Ash: Vamos, Misty, por favor, no llores... Los siento de veras, no pretendía hacerte sufrir... Por favor, Misty, perdóname... – Le fue a pasar una mano por el hombro, pero ésta se retiró bruscamente, muy afectada.

Misty: ¡¡NO ME TOQUES NI UN PELO, ASH KETCHUM!!

Ash se quedó sorprendido ante la respuesta de Misty. Sí, le dolió esa contestación, pero estaba sorprendido por el nombre mencionado por Misty.

Ash: Misty, ¿Qué has dicho?

Misty: ¡¡Te he dicho que no me toques ni un pelo!! ¡¡Y hablo muy en serio!!

Ash: No, eso no... lo otro que has dicho...

Misty con un interrogante: ¿Lo otro... que he dicho?

Ash: Sí, ¿No has mencionado un nombre?

Misty: ¡¡Pues claro, bobo, el tuyo!! ¡¡Cuál iba a mencionar si no!!

Ash: ¿Has dicho... mi nombre? ¿Por eso llevas todo el rato llamándome “Ash”?

Misty: ¡¡Pero mira que eres corto!! ¡¡¿Y cómo querías que te llamase, Ash?!!

Ash: ¡Qué alegría! ¡Al fin sé mi verdadero nombre! ¿Ash Ketchum, has dicho? No suena mal… Me gusta... Suena desafiante...

Misty se cayó al estilo anime ( ¡¡¡PLOFF!!! ): ¿A ti te falta un tornillo? ¡Creo que la anestesia afectó a tu celebro...! ¬_¬ U

De repente, alguien entró corriendo en la habitación. Era una enfermera con un informe en las manos.

Enfermera: ¡Ups! Perdonen... ¿Interrumpo algo?

Ambos se pusieron colorados y se miraron el uno al otro y rápidamente negaron con la cabeza ( como en los viejos tiempos ): ¡No, no, señora! ¡Se equivoca! ¡No interrumpe nada, no se preocupe! – Dijeron ambos al unísono.

La enfermera les guiñó un ojo y les dijo: ¡Oh, no se preocupen! ¡Enseguida salgo y no estorbo más! Pero recuerden que esto es un hospital, no lo olviden...

Misty: ¡En serio señora! ¡No es lo que piensa! – Dijo poniéndose roja y muy nerviosa.

Enfermera: ¡Vale, vale! ¡Pero debe dejar descansar la paciente, señorita! ¡Cuando le den el alta, ya podrá estar por usted!

Misty por inercia, por callar la boca de la entrometida enfermera, dijo:

Misty: ¡¡Ya le he dicho que no es lo que piensa!! ¡¡Soy Misty Ketchum, la hermana de Ash Ketchum!! ¡No soy su novia!

Enfermera: ¡Ups, lo siento! ¡Perdonen por la equivocación, no era mi intención... Pero claro, una que va a pensar, después de lo que oyó fuera...

Misty: ¿¡¡Usted nos ha estado espiando!!? ¡No tiene educación ninguna!

Enfermera: ¡Perdone, pero la que no tiene educación es usted! ¡Estamos en un hospital, y usted no hace más que montar un espectáculo! ¡Se le oye desde recepción!

Misty se puso roja como nunca... Le acababan de llamar “verdulera”... Deseaba que la tierra le tragase de inmediato...

Misty: Perdone, no era mi intención molestarle a usted ni a la demás gente... Es que a veces, pierdo los nervios y no controlo el volumen de voz...

Enfermera: ¡Pues la próxima vez procure hacerlo o le echarán a la más mínima! Bueno, vuelvo con mi paciente: Vaya, Ash, te recuperas con una rapidez increíble... ¡Tienes una gran vitalidad! – Dijo mientras le hacía un chequeo rutinario completo.

Ash: ¡Gracias, señora! Aunque recibí toda la ayuda de mi mejor amiga y hermana favorita! – Le guiñó un ojo a Misty.

Enfermera: ¡Vaya, que bien avenidos estáis! Parece mentira, después de la discusión que habéis tenido... Supongo que fue por el estrés de la operación... Bueno Ash, ahora me vas a acompañar a la sala del fondo del pasillo. Te vamos a hacer una prueba...

Ash: ¿Una... Prueba? – Dijo algo inseguro.

Enfermera: Sí. No te preocupes Ash, ¡no te vamos a hacer nada! Estamos aquí para ayudar a nuestros pacientes, no para maltratarles... ¡Venga, así cuando vuelvas, podremos servirte el desayuno! Pues ahora que no estás en coma, estás capacitado para tomar alimentos por tu propio pie.

Ash: ¿Desayunar? ¡Qué bien! ¿Y podré comer todo lo que quiera?

Enfermera: ¡Pues claro que sí!

Misty: Este Ash, ya me resulta mucho más familiar...

Y todos rieron.

Misty: Entonces, ¿Qué le van a hacer? – Le preguntó a la enfermera.

Enfermera: Le vamos a hacer un análisis con un escáner TAC, conocido también como escáner de Tomografía Axial Computerizada. En él, comprobaremos el estado del paciente y de la zona cerebral, para confirmar que el paciente no guarda ninguna lesión y poder darle el alta entre mañana o pasado mañana, así podrán descansar todos en su casa... – Le guiñó un ojo a Misty. Misty se quedó sorprendida.

Misty ( Pensando ): ”Pero si le he dicho que éramos hermanos.”

La enfermera le enseñó el informe con los datos de Misty: Acompáñeme, Misty Waterflower, ¿Debe usted ser adoptada, o no? – Y le miró con una mirada con segundas intenciones: ¿Con que Misty Ketchum, eh?

A Misty le cayó una gota en la cabeza, y trató de disimular su sorpresa con una risa forzada:

Misty: Sí, tiene gracia, ¿Verdad? ¡Ja, ja, ja! Ya me volví a confundir de apellido... Claro, es normal, somos como hermanos...

Enfermera: Sí, ya ¬_¬ U, por eso están tan unidos... Primero deberéis casaros, si quieres llevar ese apellido... – Esto último lo dijo murmurando, Misty por no meterse en un compromiso, hizo como que no oía este último comentario, pero fue superior a ella.

Misty se ruborizó: ¡¡¡Por favor, no empiece de nuevo!!!

Enfermera: Perdona, sólo era una broma.

Misty: Sí, claro... ¬_¬

Llevaron con cuidado a Ash en la camilla, a pesar de que él quería ir por su propio pie, no se lo permitieron.

Ash: Pero es que yo... Quería ir...

Enfermera: ¿Quién es aquí la enfermera? – Nota de la Autora: La enfermera era bastante rellenita de unos 50 años de edad, 1.60 cm, con cara triste, aunque procuraba disimular con cara risueña, con el cabello rubio recogido con un moño y ojos marrones.

Ash: Usted... - Dijo con un tono de voz acallado y sumiso.

Enfermera: Pues entonces, el paciente ha de hacer todo lo que diga la enfermera, ¡que para eso está aquí! ¡Para hacer lo que crea mejor para sus pacientes! ¿Ha quedado lo suficientemente claro?

Ash: ¡Sí, señor! – Contestó con una mano levantada en la frente como los soldados. La enfermera, que no se esperaba esta reacción por parte de Ash, se rió con ganas y fue de buen humor durante el resto del día. Desde aquél día, Ash era su paciente favorito, pues siempre conseguía levantarle el ánimo.

(Continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Dom Oct 26, 2008 6:23 am

Ya de vuelta en la habitación...

Enfermera: ¡Ay! ¡Ash, pillín, siempre logras que te ponga otro plato! Soy demasiado blanda contigo... – Y la enfermera le sonreía. – Me recuerdas tanto a mi hijo... – Cambió su cara de felicidad a una melancólica.

Ash: ¿Qué le pasó a su hijo, Sra. Mc Gregor?

Enfermera: Será mejor que no te lo cuente, Ash, cariño, no quiero que te apenes tú también...

Ash: Es igual, Sra. Mc Gregor... Si contarlo le hará sentir mejor, será mejor que se desahogue...

Enfermera: Pero mira que eres bueno Ash, eres un cielo... Está bien, te lo contaré... Nunca se lo conté a nadie, me entristecía tan solo de pensarlo...

Ash: ¿Qué ocurrió?

Enfermera: Bueno, mi hijo era como tú, era extrovertido, alocado, siempre te levantaba el ánimo y nunca se rendía ante las dificultades... Se hizo entrenador, como tú, pero al poco de iniciar su viaje, no sé qué ocurrió, que jamás le volví a ver... Perdimos todo el contracto... Yo sé que no fue su culpa, él se preocupa mucho por mí y llamaba diariamente a casa para ver que tal me iba... Hasta el día que desapareció... – La Sra. Mc Gregor comenzó a llorar. – Lo siento, no pude evitar las lágrimas.

Ash: No se preocupe, Sra. Mc Gregor, a veces conviene llorar, le ayuda a uno a sentirse mejor y a fortalecerse... – Ash miró hacia abajo con melancolía.

Enfermera: Tú has tenido que pasar por momento muy difíciles, ¿Verdad, Ash?

Ash: Sí,... Algunos... Pero es demasiado triste de explicar...

Enfermera: Bueno, tú has escuchado la mía, ahora me toca a mí escuchar...

Ash sonrió. Al momento, entraron dos personas por la puerta. Eran Misty y el doctor O’Sullivan, que llevaban los resultados del escáner cerebral. Misty aún no los había visto. El doctor quería enseñárselo a ambos cuando estuviesen en la habitación. Misty estaba preocupada... Desde que Ash había dicho todo aquello de que no recordaba su nombre propio ni tampoco el de ella, no sabía qué pensar...
Tal vez se tratase de una broma, pues Ash le encantaba hacerla rabiar, pero descartó esta idea, pues cuando lo dijo, estaba tan serio que no parecía que estuviese bromeando. Entonces, si eso no era, ¿Qué podía ser? ¿Porqué le habían hecho un análisis cerebral? ¿Tal vez Ash sufría alguna anomalía? Ojalá que no... Ella lo deseaba con todas sus fuerzas, que eso no fuera... De todos modos, ahora sabría la verdad al ver los resultados... Pero estaba nerviosa, tenía miedo. No estaba segura de querer oírlos...

Ash: ¡Hola Misty! ¿Cómo te encuentras?

Misty tratando de disimular su estado de preocupación y malestar: ¡Hola Ash! ¡Muy bien! ¿Y tú?

Ash: Tirando... ¡Ja, ja, ja!

Misty: ¡Me alegro! – Y sonrió con una sonrisa fingida.

Ash: Pues mira, ahora mismo iba a contarle a la Sra. Mc Gregor mi historia... ¿La quieres escuchar? ¡Ven, siéntate conmigo Misty! – Y señaló un lado de su cama.

Misty: Está bien, voy. – Se dirigió a la cama y se sentó al lado de Ash, a un borde de la cama. – Esto, Ash, antes de que comiences, el doctor venía a darte los resultados de... ( Es interrumpida por el doctor )

Dr. O’Sullivan: Es igual, Misty. Los resultados pueden esperar... Ash tiene que contarnos su historia, ¿Cierto? ¿Puedo quedarme a oírla?

Ash: ¡Claro que sí! ¡Siéntese en una silla y póngase cómodo, doctor!

Dr. O’Sullivan: ¡Gracias, Ash!

Enfermera: Vamos, Ash. Comienza a explicarnos tu historia. ¡Me muero de ganas de oírla!

La cara de Misty se ensombreció y agachó la cabeza. Ash se dio cuenta de ello.

Misty pensativa: “No sé si podré soportarlo. Y pensar que yo fui la causante de todo... ¿Cómo podré decirle a Ash que todo lo que le está pasando es por mi culpa? Jamás me lo perdonaría... Y yo... No podría soportar que me diese la espalda... Porque yo le... yo le... “ – De repente, notó una mano caliente en su hombro tenso.

Ash: Misty, ¿Te pasa algo? ¿Te encuentras bien?

Misty: ¡Sí, sí, perfectamente! ¡No te preocupes, no es nada, sólo es agotamiento, nada más!

Ash: Vale, está bien. ¿Quieres que explique mi historia? Si no quieres, no hace falta que...

Misty: ¡No, no, no! ¡Explícala! ¡Todos esperamos oírla! ¡Seguro que eres un excelente narrador!

La enfermera le dio a Misty un codazo: ¡Misty, los colores!

Misty: ¿Qué?

Enfermera: ¡Tus mejillas! – Dijo burlonamente. Las mejillas de Misty se habían enrojecido.

Misty: ¡Oh, vamos! ¡Tonterías! – Tratando de disimular. Todos rieron. Cuando el ambiente se hubo calmado, Ash comenzó a narrar:

Ash: Lo único que recuerdo, es a partir de cuando desperté un día tumbado en la orilla del río... Me dolía increíblemente la cabeza, y descubrí que me sangraba... – Misty se acordó de la gorra y la buscó. Estaba debajo de la cama. Pues cuando se quedó dormida junto a Ash, se le cayó al suelo y allí había permanecido todo el tiempo. La cogió y rápidamente la guardó en su bolsillo para que nadie la viese. Cuando fuese el momento, se la entregaría a su dueño, pero no por ahora...

Enfermera: ¿Te sangraba? Pobrecito...

Ash: Sí... Pero por suerte, Pikachu estaba allí para ayudarme.

Enfermera: ¿Pikachu?

Ash: Sí, le conocí en la orilla del río, creo que de alguna manera, me ayudó.

Misty quiso rectificarle diciendo cómo conoció a Pikachu en verdad, pero serían demasiadas explicaciones... ¿Por qué razón no lo recordaba? No hacía más que darle vueltas al asunto...

Enfermera: ¡Qué pokémon con un corazón tan grande...!

Ash: Ni se lo imagina... Bueno, a partir de entonces, permanecí perdido en aquél denso bosque junto con mis pokémon, que me acompañaron todo este tiempo... Espero que estén bien...

Enfermera: No te preocupes, tesoro. La enfermera Joy está con ellos. ¡Estarán bien, te lo aseguro!

Ash: Entonces me quedo más tranquilo.

Misty le miró feliz: “Aún se preocupa por sus pokémon como antes... Primero ellos, y luego su propia salud... Es una de las cosas que más admiraba de él y que aún admiro...”

Ash: Bueno, continuo... Nos hicimos un refugio en la copa de un árbol y allí permanecimos los últimos cinco años... No podíamos volver, pues estábamos tan lejos, que ni siquiera mis pokémon pudieron rastrear el camino de vuelta... Ni siquiera Noctowl, pues estábamos a tanta distancia, que sus alas no resistían tanto tiempo volando entre las corrientes de aire... Así que allí quedé prisionero, sin tener a donde ir...

Enfermera: ¡Qué pena! ¡Pobrecito mi cielo! ¿Y cómo pudiste aguantar tanto tiempo solo?

Ash: Por mi esperanza... Ella siempre me animaba a no desistir nunca, siempre me daba apoyo y aliento para seguir creyendo que algún día recuperaría la vida que un día misteriosamente, perdí... Y creo que al fin la he encontrado...

Enfermera: ¿Y qué te animó a hacer semejante viaje de vuelta, con la de peligros que podían acecharte?

Ash: Pues, por increíble que parezca, fueron los ojos de Misty los que me guiaron en mi regreso... Ellos fueron los que me alentaron para volver...

Enfermera: ¿En serio? ¡Qué romántico! Pero si se supone que no os conocíais, ¿Verdad? Entonces, ¿Cómo pudiste guiarte por su mirada?

Ash: Bueno, eso es una pieza difícil de encajar en este gran rompecabezas. Pero lo único que sé es que cada noche, desde que llegué a esa orilla, soñaba con sus ojos, noche tras noche, la veía sonreír, como ahora, pero luego se alejaba de mí muy triste, yo quería llegar hasta ella, pero cada vez que lo intentaba, ella se iba más y más lejos, hasta que la perdía de vista... Yo le gritaba: “¡No te vayas, eres mi luz, mi esperanza! ¡No puedes dejarme solo! ¡Por favor!” Y luego despertaba de repente, sudando y con el corazón alterado que me iba a mil... Hasta que hace una semana y tres días, volví a soñar con ella y después me plantee la posibilidad de marchar lejos a buscar mi destino...

Misty se sonrojó de veras. Ash le tomó la mano y esta se puso tensa. – ¡Hasta que la encontré! – Dijo Ash mirándola feliz.

Ésta apenas podía sonreír, de lo cortada que estaba y su horrible malestar interior.

Dr. O’Sullivan: Ash, cuéntanos qué te pasó durante tu viaje y el motivo de acabar como acabaste.

Ash: ¿Se refiere a mi estado cuando me trajeron aquí?

Dr. O’Sullivan: Explícanoslo, por favor...

Ash: OK. Empezamos a caminar por bosques, prados, montañas... Al no poseer nada con que guiarnos, tan sólo el sol y las estrellas, no sabíamos que dirección tomar ni dónde encontrar provisiones, como el agua y algo con que alimentarnos... Así que fuimos perdiendo cada vez más energía... Una noche de tormenta, nos fuimos a refugiar dentro de una cueva oscura, que resultó ser el nido de muchísimos pokémon salvajes... Nos tenían acorralados... Uno que debía ser el jefe, me atacó directamente, y yo, al no poder defenderme por estar tan débil, consiguió herirme de gravedad...

Dr. O’Sullivan: Ash, ese pokémon del que me hablas, ¿era de color morado, con una cola larga, grandes orejas y muy fuerte con un cuerno venenoso en la frente?

Ash: Sí, creo que de ese se trataba... Me pegó por todo el cuerpo y luego me atacó con su cuerno en mi brazo derecho... Mis pokémon hicieron todo lo posible por protegerme, pero al estar tan débiles, acabaron en mi situación...

Dr. O’Sullivan: Fue un nidoking... y un nidoking poco común, por lo que veo... – Dijo pensativo el doctor. – Normalmente, los nidoking poseen un veneno poco dañino para los humanos, pero en tu caso, fue verdaderamente difícil de vencer, estaba muy concentrado y repartido por todo tu cuerpo... Eso debió ser la causa de tu fiebre tan alta...

Ash: Sí, también puede ser porque nidoking con una fuerte embestida, me arrolló contra la entrada de la cueva hasta sacarme de allí, así que esa noche la pasé delirando bajo la lluvia, sin ninguna protección, junto a mis pokémon derrotados, tendido sobre un charco, en el mismo lugar donde nidoking me había lanzado, sin poder moverme a causa del dolor que me producían las heridas y el veneno...

Dr. O’Sullivan ( Se dijo para sí mismo ): Claro, ahora entiendo porqué se desmayó cuando Misty lo encontró... El veneno, junto a la herida provocada años atrás, le hicieron una reacción tan fuerte en el celebro que le fue pedirle demasiado... Por eso cayó en estado de coma profundo...

Enfermera: ¡Pobre hijo mío! ¡Ahora comprendo tu estado...! Si yo hubiese estado allí cuando tú te... ( Es interrumpida )

Ash: Usted ya hizo todo lo posible por mí, Sra. Mc Gregor... Y se lo agradezco de veras... de verdad... No se preocupe. Bueno, continúo narrando: Desperté por la mañana, apenas podía moverme... Así que ayudado por mis pokémon, logré proseguir con mi camino... Y entonces, hacia el mediodía, cuando creí que mis fuerzas desistirían, algo veloz pasó por mi lado, pero por suerte, me asusté tanto, que caí al suelo... Cuando me incorporé de nuevo, unos chicos estaban conmigo, uno de ellos, era Misty, que parecía estar muy preocupada por mi estado... Sólo recuerdo haberle dicho: “¡Por fin te encontré, Ojos Agua – Marina!” Y luego no recuerdo nada más, tan sólo que me subió la fiebre y que tenía un dolor tan fuerte que me paralizó todo el cuerpo... Y luego desperté aquí, con Misty a mi lado, que se había pasado toda la noche luchando y rezando por mi vida... ¡Y consiguió vencer!

Enfermera ( Llorando de emoción ): ¡¡Es lo más maravilloso y hermoso que he oído en toda mi vida!! ¡¡Creo que no podré soportar escucharlo otra vez!!

Ash notó que Misty estaba todo el rato callada y que no había dicho nada en todo el rato. ( Porque Misty tenía miedo de que Ash explicase el trozo donde ella, bueno, donde no se vuelven a ver..., por razones obvias, pues ella se creía la causante de todo aquello. Pero lo que ella no sabía “aún” era que Ash no lo podría contar por sufrir un ataque de amnesia. )

Ash: Misty, ¿Te ocurre algo? ¿Qué te preocupa? ¿Por qué estás tan triste y callada?

Misty: No, no es nada, no te preocupes, sólo es falta de sueño, nada más.

Dr. O’Sullivan: Bueno, ahora que Ash nos ha explicado su relato, ahora me toca a mí abrir el sobre que contiene sus resultados, para ver si se puede ir de aquí, o tiene que permanecer un temporadita...

Todos rieron por el comentario.

Ash: ¡Sí! ¡Por fin podré ver la luz del sol y el mundo que me rodea!

Misty le sonreía: ¡Sí, es verdad!

Enfermera: Y seguro que Misty estará encantada de enseñártelo – Dijo dándole con el codo a Ash.

Misty: ¡Oh, vamos! ¡Y qué más! – Dijo agachando la cara y fingiendo cara de enfadada, para evitar que la viesen roja. Todos volvieron a reír.

Dr. O’Sullivan: Bueno, después de este rato agradable de risas, ahora es mi turno leer el informe para saber la verdad de los hechos.

Misty y Ash estaban muy nerviosos. Ambos se cogieron de la mano más fuerte, mientras esperaban con impaciencia lo que el doctor les iba a decir.

Dr. O’Sullivan: ¿Estáis preparados?

Todos en la sala contestaron al unísono: ¡Sí!

Dr. O’Sullivan: Bien, allá va. – Rasgó con cuidado el sobre, se puso de pie para captar la atención del público, aunque más de la atención que ponían en él fuese imposible, se aclaró la voz y extrajo el papel doblado.

Dr. O’Sullivan: A ver que lo lea... – Lo leyó y se quedó mudo.


A Misty se le hizo un nudo en el estómago. Ash preguntó por Misty, pues sabía que si no lo hacía él, ella acabaría haciéndolo, y a juzgar por su expresión, no tenía demasiadas ganas...

Ash: ¿Ocurre algo malo, doctor? – Preguntó visiblemente nervioso y algo inseguro, intentando mostrarse tranquilo, aunque fuese prácticamente visible que no sería posible ni creíble para nadie.

El Dr. O’Sullivan suspiró profundamente y dijo: Bueno, tengo dos noticias: Una buena y otra mala...

Enfermera: ¡Por favor doctor, no se alargue más, que nos va a dar un ataque de espasmo de tanto esperar!

Dr. O’Sullivan: ¿Eh? Ah, perdona... Bueno, como iba diciendo, hay dos: La buena es que Ash está totalmente fuera de peligro, no ha sufrido hemorragias internas graves, su pulso está perfectamente, así como sus órganos y vías respiratorias, su corazón y arterias no guardan ningún tipo de secuelas... Todo perfecto por lo que veo... Y los hematomas, cicatrices, y fracturas pronto se recuperarán,... Por eso ya no debemos preocuparnos...

Y todos sonrieron felices.

(Continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Dom Oct 26, 2008 6:28 am

Enfermera: ¿Has oído eso, Ash? ¡Estás curado completamente! ¡Sabía que eras un luchador desde la primera vez que te vi! ¡Tienes un corazón de león!

Ash dijo modestamente y colorado: ¡Gracias, Sra. Mc Gregor! Pero si no hubiese sido por usted,... Yo no habría logrado lo que hice...

Enfermera: ¿Y no te olvidas de alguien que estuvo a tu lado todo el tiempo, junto a ti? ¡Ella hizo más por ti que todo el hospital junto! – Y rió por lo bajo mientras Misty miraba muy cortada hacia el suelo.

Misty: Pero si no hice nada... Yo sólo hice lo que creí correcto... Sólo seguí a mi... – dijo poniéndose la mano sobre su corazón.

Enfermera: ¡Pues por eso! ¡Tú pusiste la parte más importante!

Misty: ¡Oh no, no diga eso! – dijo muy humildemente y visiblemente sonrojada. – Dígame – Le dijo Misty a la enfermera aparte para que nadie escuchara la conversación. – ¿Cómo que usted siempre sabe lo que pienso y logra ponerme colorada?

Enfermera: Mi dulce niña, ¡todas estuvimos en tu situación alguna vez! – Y le guiñó un ojo pícaramente. – Siempre tuvimos a alguien por quién suspirar...

Ash intrigado, se las quedó mirando pues estaban de lo más misteriosas y continuamente le estaban mirando con expresión sospechosa, así que preguntó: ¡Eh! ¿Se puede saber de qué habláis? Estáis de lo más misteriosas... ¿Cosas de mujeres, tal vez?

Misty enrojeció mirando al suelo, mientras se agarraba las manos nerviosa...

Ash captó la indirecta ( N.A: Por una vez en su vida ¡¡¡¡ESTO HAY QUE CELEBRARLO!!!! ) y dijo: Creo que más vale que no pregunte... – Dijo mientras miraba pícaramente de reojo.

Todos volvieron a reír, excepto Misty, que de tan roja que estaba, se le paralizó hasta su sonrisa.

Dr. O’Sullivan: Un momento, creo que os habéis olvidado de mi.

Misty, que aún conservaba el tono carmín de sus mejillas a causa de la vergüenza, respondió: ¡Ups, lo sentimos mucho doctor, no volverá a pasar! – Dijo disculpándose.

Ash: Esta chica, se pasa la vida avergonzándose de todo... Siempre le suben los colores... ¿No estarás enferma, Misty?

Misty: ¿Pero que dices, Ash? ¡Yo no estoy enferma!

Enfermera: ¡Vaya que no! Pero esa clase de enfermedad sólo se cura de una manera... – Respondió mientras miraba disimuladamente a Ash ( Éste estaba con la típica expresión de no entender nada, para variar. )

Misty: ¡Por favor, pare ya! ¡Conseguirá que al final, me tengan que meter la cabeza a una piscina helada para bajar la temperatura de mi cara! – Todos rieron del divertido comentario.

Dr. O’Sullivan: Pues como iba diciendo, ahora que puedo continuar, la salud de Ash mejora día a día a un ritmo vertiginoso, no obstante...

Enfermera: ¿No obstante, qué? ¡Doctor, venga suéltelo ya, que ellos están que no se aguantan!

Dr. O’Sullivan: Y ellos no son los únicos, ¿verdad Sra. Mc Gregor?

La enfermera fue esta vez a la que se subieron los colores: Esto, bueno yo... – y todos comenzaron a reír.

Dr. O’Sullivan: De acuerdo, según el escáner TAC, hemos estado analizando la zona donde Ash recibió el golpe en la cabeza hace cinco años y hemos estado encontrado algo que no nos gustó nada...

A Misty el corazón le iba a mil pulsaciones por minuto. Estaba a punto de desmayarse.

Dr. O’Sullivan: Hemos encontrado una anomalía en esa zona y creemos algo, pero no quisimos aventurarnos sin tener suficientes pruebas, pero hoy Ash me las acaba de confirmar... Bueno Ash, creemos que sufres una enfermedad llamada Amnesia profunda, conocida popularmente como pérdida parcial o total de la memoria por un periodo de tiempo sin definir... es decir, indefinidamente...

Misty se llevó la mano a la boca muy sorprendida y asustada: ¡NO, NO PUEDE SER... CIERTO! ¿Seguro que no ha habido un error?

Dr. O’Sullivan: Eso pensé al principio, pero según la historia que hoy nos ha contado Ash, desgraciadamente, mucho me temo que... es cierto...

En la sala comenzó a reinar el silencio más absoluto. Al cabo de un rato, roto por las lágrimas que le caían a Misty por la cara. Ash lo vio y se conmovió. Él también estaba muy triste de no poder recordar nada, y mucho más por no saber qué recuerdos tan especiales había perdido... Sufría por algo que ni siquiera había conocido... y eso era lo peor de todo... Misty seguía derramando lágrimas de dolor, con sus manos tapando su cara y echada hacia delante, todo su cuerpo comenzaba a temblar y a ponerse helado, no podía ocultar todo el dolor que sentía en ese momento... Era un dolor tan profundo, tan infinito que parecía no tener fin... Se sentía perdida en un profundo abismo de oscuridad eterna...

Misty se quedó pensativa mientras dejaba caer suavemente sus lágrimas como gotas del rocío del alba: “¡Oh, no, Ash! Luché siempre contra el deseo de acabar con mi vida, por volverte a ver... Por tener una segunda oportunidad... Para decirte... Mi mayor anhelo, y a la vez, mi mayor temor... Y ahora... Todo se fue, todo se marchó... Ni siquiera recuerdas mi nombre, ni te recuerdas a ti, toda tu vida, abandonada en el más profundo olvido... Todos nuestros recuerdos, todo lo que pasamos juntos, todos aquellos momentos... ¿Olvidados para siempre de tu mente? Ya jamás sabré lo que sentiste por mí todo aquél tiempo... ¿Y no me recordarás ya más? ¡OH, NO, NO, NO! ¡No creo que puedo soportarlo! ¡Ya no puedo más! Mi corazón no da más de si... Ha sufrido tanto... Para encontrarte así... Toda nuestra vida dividida, desecha, olvidada... ¡Y todo por mi culpa, todo fue culpa mía! ¡Yo fui la única causante y culpable de todo lo que te pasó! Si no te hubiese soltado, si hubiese sido más rápida, más fuerte, tú hoy no... Estarías sufriendo por mi culpa... Y yo, podría continuar a tu lado como siempre, aunque sólo fuese como tu amiga... Sabiendo al menos que no estás frente a una completa desconocida... Y ahora hemos de empezar de nuevo... pero no me veo con fuerzas, yo, no sé si podré... Yo, yo, yo, ... ¡¡¡ YO YA NO PUEDO MÁS!!!” . En ese momento, Misty comenzó a sollozar más y más fuerte sin poder evitarlo de la rabia que sentía por dentro contra ella. Ash ya no pudo soportarlo más y la rodeó con sus brazos y la apoyó contra él. Ésta no podía dejar de llorar... Lloraba como nunca había llorado... Acababa de perder a la persona que más quería en este mundo... Sus recuerdos, sus sentimientos... todo... Y lo peor de todo... Ella había sido quién había provocado todo aquello... Se sentía su peor enemiga, sentía deseos horribles de desaparecer...

Ash: Misty... Por favor, no llores... No me gusta verte tan triste... No te preocupes por mí... Seguro que acabaré recordándolo todo, ya lo verás... Ya viste lo que era capaz de hacer... Volví a la vida... Y seguro que también consigo recordar mi pasado... Pero no podré hacerlo solo... ¿Querrás ayudarme?

Misty estaba tan triste que apenas podía hablar. Como respuesta, se abrazó fuertemente a Ash y apoyó su cabeza en su hombro. Cuando al fin logró calmarse un poco, no obstante, aún no conseguía dominar sus lágrimas, le dijo al oído: Siempre me tendrás Ash, siempre contarás con toda mi ayuda y todo mi apoyo, siempre estaré a tu lado... Cuando me necesites, allí estaré... No pienso abandonarte, eres mi mejor amigo, y yo soy fiel a mis amigos, en especial a los que me necesitan... Y tú ahora me necesitas más que nunca Ash... Nunca te di la espalda cuando me necesitaste mi ayuda y ahora no lo pienso hacer... Siempre me tuviste a tu lado, siempre me tienes y siempre me tendrás, siempre que tú lo desees...

Ash le respondió muy emocionado y con los ojos con una cortina de lágrimas mientras seguían ambos abrazados: Misty... Ya sé porqué eras mi mejor amiga... Eres especial... Y no sólo por tus dulces y brillantes ojos, sino por tu tierno y sensible corazón... Yo deseo que te quedes a mi lado... Y todo el tiempo que sea posible... Te necesito... No te vayas... nunca...

Misty: Te lo juro por mi alma que no me iré... Y siempre contarás conmigo... Pase lo que pase, aunque jamás recuperes la memoria, siempre te apoyaré... Cuentas con toda mi fe y esperanza...

Ash: Gracias Misty, eres la persona más maravillosa que he conocido... Y seguro que en el pasado, aunque no lo recuerde, seguro que pensaba lo mismo de ti... Algo me dice en mi interior que tú eras muy importante para mí... Y ahora veo el porqué...

Misty se emocionó tanto que se abrazó con más fuerza contra Ash... Seguía llorando, pero ahora era una mezcla de emoción y melancolía... Estaba confundida, nunca había sentido nada igual... “Ash, aunque sigas sin memoria, tú siempre serás el de siempre. Para mí, siempre serás mi mayor ilusión.”

La enfermera, aún lloraba y se sonaba con fuerza con un pañuelo de seda del doctor, el cual también estaba emocionado, aunque trataba de guardar la compostura, no pudo evitar que un par de lágrimas le rodeasen las mejillas. Ya llevaban un buen rato así, Misty no quería separarse, pero no podía alargarlo más... Miles de veces había soñado con algo así, pero no en esa desagradable situación.

Dr. O’Sullivan: Bueno, siento haberos preocupado tanto y haberos hecho pasar esta mal rato... Pero no todo está perdido aún... Aún queda una pequeña esperanza que confiamos que resulte...

Misty se impacientó y se puso muy nerviosa: ¿Qué esperanza? ¡Por favor, doctor, díganoslo! ¡Necesitamos saberlo! Yo...

Dr. O’Sullivan: No te preocupes, Misty. Os la voy a decir, no sufras...

Enfermera: Pues espabile, doctor, estos muchachos ya están demasiado hechos polvo, ¿No cree? Merecen un respiro, los pobres... ¡Venga, no se ande por las ramas y suéltelo de una vez!

Dr. O’Sullivan: Está bien. Ash, ¿Puedes decir lo único que recordabas desde que perdiste la memoria?

Ash: Bueno, lo único que perduró todos estos años en mi memoria, fueron los ojos de Misty... Son inolvidables... – Ésta sonrió ruborizada.

Dr. O’Sullivan: ¡He aquí la solución!

Todos se miraron unos a los otros, muy intrigados.

Dr. O’Sullivan: En el informe, nos dice que sólo perdiste parcialmente la memoria Ash, un 99% de su capacidad, para ser exactos...Tuviste suerte... Si hubiese llegado a ser completa, tal vez no te hubiese dado tantas esperanzas...

Misty: ¿Eso quiere decir que se curará?

Dr. O’Sullivan: Bueno, aún es pronto para adelantar acontecimientos, pero puede que haya una pequeña esperanza... Pues aún conserva un 1% de su memoria total, es decir, el porcentaje que contiene tu imagen gravada en su mente... Por eso no debemos darnos aún por vencidos y según luchando... Por muy poco que nos guste esta opción, no la podemos descartar, pues también es tan posible como las otras... Pero no desfallezcáis... Yo sé que Ash acabará recobrando su memoria... Él es capaz de muchas cosas, incluso de volver de la muerte, ya nos lo demostró lo buen luchador que era, y si encima Misty le apoya, seguro que, vamos, pondría la mano en el fuego a que lo lográis. ¡Y no me quemaría!

Ash: Gracias doctor, por su apoyo y confianza y por todo lo que está haciendo por nosotros...

Dr. O’Sullivan: Estoy aquí para ayudar a mis pacientes, no lo olvidéis...

Ambos sonrieron.

Misty: Gracias por animarnos y apoyarnos doctor, no le estaré nunca tan agradecida como hoy, de verdad...

Dr. O’Sullivan: Gracias, pero yo no las merezco, las merecéis vosotros chicos, formáis un gran equipo y una pareja estupenda, que afronta los problemas con valor y esperanza... Muchos quisieran tener la mitad de lo que vosotros tenéis... Debéis de agradecéroslo el uno al otro, vosotros sois los verdaderos héroes, no yo...

Enfermera: ¡Ya basta, por favor! ¡Como sigáis así, lograréis que convierta esta habitación en una piscina, de tanto llorar! ( Snif ) ¡Vamos a alegrarnos hombre, que para llorar, siempre hay tiempo! ( Snif )

Ash: ¡La Sra. Mc Gregor tiene razón! ¡Vamos, alegremos esa cara!

Misty: ¡Tienes razón, Ash! Trataré de no llorar más, para que no sufras más por mí...

Ash: Misty, si sufro por ti, es porque realmente lo mereces...

Misty: Al igual que tú mereces que sufra y me preocupe por ti...

Dr. O’Sullivan: ¡Bueno, pues ya está todo arreglado! Ash, ya que puedes desenvolverte solo sin problemas, ya no veo porqué has de seguir en el hospital, así que ¡te concedo el alta! Pero eso sí, si ves que te mareas, que te duele mucho la cabeza o vuelven los síntomas de fiebre, no dudes en venir a visitarnos, ¿Entendido?

Ash: Sí, doctor. ¡No se preocupe, no lo olvidaré!

Misty: Y si se le olvida, ¡ya me encargaré yo de que no lo olvide!

Dr. O’Sullivan: Bueno, con Misty a tu lado, ¡me quedo tranquilo! De acuerdo, pues ahora, la Sra. Mc Gregor te desconectará de las máquinas de análisis cardio-pulmonar y te quitará las vendas innecesarias. Y ya puedes quitarte el pijama y ponerte tu ropa, ¡que seguro que mucha gente te espera!

Ash: ¡Así lo haré, doctor!

Dr. O’Sullivan: ¡Muy bien, Ash! Nos vemos luego para hacerte un último reconocimiento antes de que te marches. ¿OK?

Ash: De acuerdo.

Dr. O’Sullivan: Esto, ¡Misty! ¿Puedes acompañarme un momento afuera? Tengo que contarte algunas cosas...

Misty: Muy bien, doctor. ¡Hasta luego, Ash! – Le dijo a éste alegremente.

Ash: ¡Hasta luego, Misty!

Misty y el doctor abandonaron la habitación y cerraron la puerta detrás de si y fueron a la sala de al lado para aclarar un par de puntos...

Dr. O‘Sullivan: Esto, Misty. Te he mandado llamar por una sencilla razón...

-----------------------------------------FIN DEL CAPÍTULO 6º-------------------------------

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Dom Oct 26, 2008 6:32 am

Capítulo 7º: “ Vuelta a empezar”

Misty: ¿De qué se trata, doctor?

Dr. O’Sullivan: Supongo que puedes ver por tus propios ojos el mal momento por el que está pasando Ash... Acaba como aquél que dice, de descubrir el mundo, y está muy perdido, pues se siente indefenso al no recordar nada y esto puede provocarle inseguridad y ser incapaz de volver poco a poco a recobrar la memoria... Por eso hemos de hacerle le vuelta a la normalidad lo más delicado y menos traumático posible, para que se adapte y se integre poco a poco en el ambiente familiar y social... Recuerda que ha estado solo durante cinco años, sin otra compañía que sus pokémon y ningún ser humano cerca...

Misty: Entonces, ¿Qué me aconseja que haga, doctor?

Dr. O’Sullivan: Tal vez si intentas que recupere la memoria a base de enseñarle quienes son sus conocidos, todo a la vez, sin darle un respiro y un proceso de adaptación, puede que resulte demasiado para él... Y no lo pueda soportar... ¿Entiendes lo que te quiero decir?

Misty: Sí, doctor. Le entiendo perfectamente.

Dr. O‘Sullivan: Por eso he de pedirte que me hagas un favor: No le digas a Ash nada sobre su madre y no le digas quien es él, ni nada sobre sus conocidos, no de momento... Sería muy difícil para él y se pondría muy nervioso y tal vez tratase de forzarse demasiado para recordar y tal vez eso empeore la situación... Por eso, por su bien, te pido que vigiles muy bien esos puntos... ¿Te ves preparada para ello?

Misty: Sí... O al menos, lo intentaré... Entonces, ¿no puedo decirle nada acerca de su pasado?

Dr. O’Sullivan: Claro que sí... Pero ha de ser progresivo, es decir, de cuando en cuando, le vas hablando de cosas, así hasta que pueda recordar... Para no hacer el proceso demasiado forzado, ¿OK?

Misty: Sí... Pero hay un pequeño problema... En la sala de espera deben de estar sus familiares y amigos... ¿Qué hago con ellos?

Dr. O’Sullivan: Diles que se vayan a casa, que ya podrán hablar con Ash. Cuando vayas, les explicas la situación y los puntos que yo te he dicho... Que por favor, los respeten, si quieren recuperar al Ash que conocían y querían.

Misty: Muy bien, doctor. Trataré de hacerles entrar en razón... Pero todos están muy asustados por lo ocurrido... No será fácil hacer que se vayan después de enterarse del estado de Ash...

Dr. O’Sullivan: Bueno, pues si de verdad les preocupa tanto Ash, deben hacer eso por el bien de Ash... Sé que después de lo sucedido, desean contarse muchas cosas, pero será mejor que lo dejen para más adelante, cuando Ash esté preparado... ¿De acuerdo? Confío en ti, Misty.

Misty: OK. Voy a la sala de estar. ¿Viene, doctor?

Dr. O’Sullivan: No, lo siento, no puedo. He quedado con mi paciente para la última revisión antes de darle el alta.

Misty sonrió: Bien, entonces no se preocupe, ¡Yo me encargo de todo!

Dr. O’Sullivan: Gracias, Misty. Espero que te vaya bien.

Misty: Igualmente, doctor.

Misty le dio la espalda al doctor y comenzó a caminar por el largo y frío pasillo de luces blancas y se dirigió nerviosa y algo insegura hasta la sala de estar. Estaba muy cansada, se le notaba en su cara, pero aún así estaba radiante de felicidad por haber recuperado a alguien tan importante... Aunque por otro lado, le invadía el dolor por creer ser la causante de todo aquello...

Nada más cruzar la esquina del pasillo donde estaba la sala de estar, multitud de gente vino corriendo a recibirla, gente con cara preocupada y alterada. Allí estaban todos: Desde la Sra. Delia Ketchum ( La madre de Ash ) y el profesor Oak, pasando por Brock, Tracey, Duplica, Richie, Todd, La entrenadora del valle Charicífico, que venía con Charla ( su Charizard hembra ) y el Charizard de Ash, también la agente Jenny con el equipo Squirtle, El entrenador de las cien victorias de sanshdrew, Primeape con su nuevo entrenador acompañado de su hija Rebeca, Melanie, la dueña de la aldea pokémon (quién entregó a Ash su bulbasaur ), Butterfree y su familia, Pidgeot, Lapras, Heracross, dos Tauros representantes de la manada de tauros, Muk, Kingler, Lara Larami y su Rapidash, la pequeña Molly ( que ya era toda una señorita ) y sus padres ( Los personajes de “Pkmn 3, the movie” ), Melody ( “Pkmn 2” ), Mew y Mewtwo, Lugia, Inclusive Giovanni con sus innumerables miembros, la enfermera Joy ( La de ciudad Verde, naturalmente ) con los pokémon recuperados de Ash, todos los líderes de gimnasio de Kanto, Jotho y de las islas Naranjas...etc... todos estaban allí, sin faltar, como no, Gary y su imponente Umbreon... Todos los amigos, familia y conocidos de Ash, habían acudido dejando todos sus asuntos importantes para comprobar el estado de Ash. De momento, sólo Misty sabía algo de él, y nada más la vieron llegar, todos la rodearon haciéndole mil preguntas sobre Ash. Ella trató de hablar, pero no la dejaron... Comenzó a agobiarse muchísimo... La cabeza le iba a estallar de tanto jaleo, hasta que alguien gritó:

Alguien: ¡¡¡BASTA!!! ¡¡¡YA ES SUFICIENTE!!! – Era la enfermera Joy. – ¡Ya está bien de tanto jaleo! ¡Esto es un hospital, no un mercado! ¡Y ésta pobre chica acaba de salir de la consulta, donde lleva veinticuatro horas metida y necesita un respiro! ¡Y ustedes no hacen más que molestarla!

Todos avergonzados, fueron retrocediendo y guardaron el más absoluto silencio.

Enfermera Joy: ¡Eso está mejor! ¡Y ahora, si tiene algo que decirnos, nos lo dirá, pero sólo lo va a decir una vez! ¡Así que el que no se entere, ya se enterará en otro momento! Así que guarden el más absoluto silencio. ¿Entendido?

Todos: ¡Sí! Lo sentimos, Misty.

Misty: No se preocupen, les entiendo perfectamente. Yo estaba igual que ustedes cuando me enteré de lo ocurrido... Bueno, ya que muchos de vosotros habéis venido desde muy lejos, les informaré de todo en cuanto sé sobre Ash: Para los que piensen que todo ha ido mal, les informo que Ash fue sometido a una intervención, y tras muchas horas de dedicación, los médicos lograron reanimarle y ahora está totalmente consciente y fuera de peligro.

Todos: ¡Qué bien! ¡Me alegro muchísimo, ya pensé en lo peor! Que suerte que al final, todo quedó en un susto. – Comentaron todos hablando entre ellos y murmurando.

Enfermera Joy: ¡Por favor, Misty aún no ha terminado! ¡Déjenla acabar!

Volvió el silencio y Misty prosiguió: No obstante... – Su cara se ensombreció. Todos aguardaron con ansiedad la respuesta de Misty. Su cara la delataba y muchos comenzaron a asustarse. – ... Debo decirles algo... Aunque no va a ser muy agradable... Tienen todo el derecho del mundo a conocer la verdad y yo no se la voy a ocultar... He de decirles algo que ha afectado a Ash... Pese a que ya no queden ningún tipo de secuelas físicas externas ni internas, debo comunicarles que existe algo que le ha afectado gravemente a su cerebro...

Todos se pusieron nerviosos y empezaron a asustarse y de nuevo a alzar la voz. La madre de Ash comenzó a ponerse tan nerviosa que su estrés la llevó a un estado de ansia tan elevado que una enfermera tuvo que sentarla y tranquilizarla a base se tilas.

Delia: ¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡No, no puede ser verdad! ¿Por qué? ¿Por qué me castigas de esta manera? Te llevaste a mi marido y padre de mi hijo, luego me separaste de él y ahora me lo entregas así... ¿Por qué? ¿Qué fue lo que hice mal? ¿Qué he hecho para merecer esto?

Misty: Por favor, cálmese. ¡Que no cunda el pánico, por favor! En ningún momento he dicho que no existiese ningún tipo de esperanza...

Profesor Oak: Explícate por favor, Misty. ¿Qué fue exactamente lo que te explicó el doctor?

Misty: Lo que el doctor me quiso decir, fue que Ash sólo perdió parcialmente su capacidad de memoria cerebral, es decir, Ash sufre de Amnesia, está incapacitado para recordar cualquier hecho pasado antes de lo que pasó... hace... cinco años... – A Misty cada vez le costaba más seguir hablando, pues recordaba aquél hecho que le hacía un daño infinito y terrible, por creer ser la causante de todo... Por hacerle daño a la persona por la cual deseba que jamás le hubiese sucedido aquello, pues ella, hacerle daño a Ash, sería lo último que desearía hacer en la vida...

Prof. Oak: Entiendo... – Y suspiró.

Toda la sala bajó su mirada al suelo, sumida en los más profundos pensamientos sobre aquellos hechos. Misty se dio cuenta y trató de arreglarlo:

Misty: Pero aún queda una pequeña esperanza de que pueda recuperar parcial o totalmente la memoria, pues la zona dañada no está dañada irreversiblemente... Ha perdido un 99%, pero no la total...

Delia: Es decir, ¿que aún puede recordar algo... de su pasado? ¿Qué recuerda?

Misty todo el rato que llevaba hablando, deseaba que esta pregunta no saliese, pero trató de salir de este compromiso como le fue posible:

Misty: Simplemente, imágenes confusas... Aún no puede definir demasiado, aún es pronto y necesita tiempo para volver a comenzar... Atosigarle para que recuerde, puede ser demasiado traumático para él, pues intentará forzarse demasiado a si mismo y puede ser peligroso. Por eso he de pediros un favor a todos: Sé que después de lo ocurrido, quieren ver su estado, pues todos están muy preocupados y lo entiendo, pero esto no va a ser posible pues como he dicho antes, hacerle recordar tantas cosas de golpe, puede ser traumático. Por eso os pido que, de momento, hasta nuevo aviso, y sintiéndolo en el alma y agradeciéndolo de parte de Ash, por haber venido de tan lejos, que lo mejor que pueden hacer es volver cada uno a sus hogares... No se lo tomen a mal, es por una buena causa. Cuando Ash se encuentre preparado, seguro que estará encantado de recibirlos a todos. Pero por el momento, será lo mejor... para él que esperéis pacientemente... a su mejora.

Todos se entristecieron mucho por la noticia, pero fueron razonables y comprensivos y accedieron a marcharse y esperar... No sin antes hacerle prometer a Misty que les mantendría informados en caso de alguna mejoría en Ash. Todos fueron poco a poco y ordenadamente marchándose del hospital. Cuando sólo quedaron Brock, Tracey, Richie, el Prof. Oak, La Enfermera Joy y la Sra. Ketchum, ésta se acercó a Misty y le preguntó:

Delia: Misty, ¿tampoco es posible que pueda ver a mi hijo? Estoy tan preocupada por él...

Misty: Verás Delia, decirle algo tan fuerte a Ash como decirle quién es su madre, puede trastornarle tanto que puede llegar a confundirle muchísimo y provocarle un estado de estrés muy elevado.

Delia respondió tristemente: Entiendo... Pobre hijo mío...

Misty: De todas formas Delia, vamos a trasladarnos a su casa más tarde, cuando le den el alta a Ash. Le diré que vamos a casa de una tía mía, o sea tú, o le puedo decir que tú eres mi madre, como quieras...

Delia: Me parece bien, entonces, fingiré que soy tu madre. ¿Pero cuánto tiempo tendremos que fingir?

Misty: Sólo el tiempo necesario hasta que Ash pueda recordar...

Delia: De acuerdo... Entonces, será mejor que nos marchemos... Hemos de preparar la cena para nuestro invitado, ¿No Brock? ¿Querrás ayudarme?

Brock: Siempre a tu servicio, Delia. Ya me conoces, para lo que necesites, ¡Brock siempre estará disponible! ¡Vamos a hacer la mejor cena que Ash haya tenido nunca! ¡Con todas sus cosas favoritas! ¿Qué me dices?

Delia: ¡Te digo que de acuerdo! ¡Deprisa, tenemos faena que hacer y no podemos perder tiempo!

Prof. Oak: ¡Yo también me voy! ¡Tengo que preparar los pokémon de Ash, pues seguro que en cuanto recupere la memoria, querrá entrenar de nuevo! ¡Sus pokémon han de estar listos! ¿Tracey, me ayudarás?

Tracey: ¡Por supuesto, Prof. Oak!

Todos: ¡Nos vamos! ¡Nos vemos en casa de los Ketchum! ¡Hasta esta noche, Misty!

Misty: ¡Hasta pronto! ¿Y tú, Richie? ¿Qué vas a hacer?

Richie: Te voy a dejar a Zippo aquí, para que podáis llegar más aprisa.

Misty: ¿Y si Ash se asusta de montar en Charizard?

Richie: Puede que Ash haya perdido la memoria Misty, pero no ha perdido su espíritu de entrenador... Eso lo sé... Sino, ¿Por qué sobrevivió tanto tiempo solo en el bosque? ¡Porque contaba con sus pokémon! ¡Él nació para ser un gran maestro, el mejor de todos los tiempos y hoy nos lo ha demostrado con su espíritu luchador! ¡Confía en él!

Misty respondió algo más segura: Lo haré. ¡Hasta la hora de la cena, Richie!

Richie: ¡Nos veremos allí más tarde! ¡Cuídate mucho!, es decir, ¡Cuidaos mucho los dos! ¡Hasta pronto!

Misty le dio la espalda y fue de nuevo a la sala. Alguien la llamó por detrás. Eran Joy y Delia.

Delia: Misty, se me olvidó darte esto. – Y le entregó una bolsa. – Es ropa para Ash. Espero que le esté bien. Se la compré hoy.

Misty: Gracias, Delia.

Joy: Misty, entrégale las pokéball y a Pikachu a Ash, ¿De acuerdo?

Misty: Lo haré. Podéis iros tranquilas. ¡Y muchas gracias a las dos!

Las dos mujeres se giraron de nuevo tan rápido como habían venido, mientras Misty se dirigía junto con Pikachu a la sala 721.

Misty: Pikachu, ¿Tienes ganas de ver a Ash?

Pikachu: ¡¡Pika, pikachu!! – Dijo feliz.

Misty: Debes saber que Ash perdió la memoria...

Pikachu: Pii... – Agachó la cabeza y las orejas y asintió tristemente.

Misty: Supongo que fuiste el primero en saberlo... Debió ser muy duro seguir así durante cinco años, ¿verdad?

Pikachu: Pika, pika, pikachu... (Fueron tristes y largos años… pero al fin, todo terminó y estamos de nuevo en casa. )

Misty: ¿Cómo están todos los pokémon de Ash? Supongo que bien... – Dijo mientras llegaban a la puerta 721. Estaban situados junto enfrente.

Pikachu asintió.

Misty: ¡Bueno! ¿Qué te parece si entramos a ver al paciente? ¿Me ayudas a darle una sorpresa? – Y guiñó un ojo a pikachu.

Pikachu dijo feliz: ¡Pi, pika! – Y se metió dentro de la bolsa.

Misty picó a la puerta.

Misty: ¡Soy Misty! ¿Puedo pasar?

Ash le dijo desde el otro lado de la puerta: ¡No estoy visible! No te aconsejo entrar...

Misty se puso roja como un tomate tan sólo oírle: ¡Ups, lo siento! Yo creía que.. ¡Bueno, ya me voy! – Dijo saliendo por la puerta de nuevo con la cara cubierta con sus manos.

Ash comenzó a reírse: ¡Ja, ja, ja!

Misty se extrañó.

Ash: ¡Pero mira que eres crédula! ¡Eres muy fácil de engañar! ¡Ja, ja, ja!

Misty cayó en la cuenta: ¡Tendrás cara...!

Ash: ¡No te enfades, sólo era una broma!

Misty recordó los viejos tiempos, cuando continuamente se peleaban, pero en el fondo, se tenían afecto mutuo... Rió para si, pues aquellos momentos le hacían feliz y mucha gracia y se dijo para si: “No podría enfadarme contigo Ash, cuando ríes así y lo dices de esa manera tan alegre, me es imposible enfadarme.” – Y dijo: ¿Con que bromas, eh? ¡Pues por aquí me han dicho que hoy no te van a dar postre!

Ash: ¿Qué? ¿Qué no me van a dar postre? ¿Por qué? No me pueden hacer esto... – Dijo con tono casi suplicante.

Misty rió con ganas y cruzó la puerta: ¡Pero mira que eres crédulo! ¡Eres muy fácil de engañar! ¡Ja, ja, ja! – Respondió imitando a Ash.

Ash contestó disimulando: ¡No, si yo no me lo creí! Solamente lo hacía para engañarte...

Misty: ¡Sí, sí Ash, que te he pillado! ¡A mí no me la das!

Ash: ¡Pues antes bien que has caído! – Le replicó mirándole de reojo y con una sonrisa maliciosa.

Misty: Bueno, este...

Ash: No te lo esperabas ¿eh?

Misty: Es que me pillaste desprevenida...

Ash: Sí, claro...

Ambos empezaron a reír.

(Continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Dom Oct 26, 2008 6:34 am

Misty: ¿Ya te han hecho la revisión?

Ash: Sí, ya está... ¡Estoy perfectamente! Bueno, a excepción de... – Se señaló la cabeza.

Misty: ¡No te preocupes, ya verás como consigues superarlo!

Ash: ¡Sí, seguro que sí! ¡He pasado por cosas peores! Aunque no me acuerde de ellas... ¡Ja, ja, ja! – Dijo rascándose la cabeza.

Misty también rió. De repente, se acordó de Pikachu, que lo llevaba escondido en la bolsa como sorpresa.

Misty: Ash, ¡Te he traído una sorpresa!

Ash: ¿En serio? ¿Hoy es mi cumpleaños?

Misty: ¡No, pero hay alguien deseando verte!

Ash: ¿Verme? ¿Quién quiere verme?

Misty: ¡Abre la bolsa y lo verás! – Dijo sonriente, entregándole la bolsa.

Ash abrió la bolsa y algo le saltó a los brazos de inmediato.

Ash: ¡Pikachu, amigo! ¡Eres tú!

Pikachu: ¡Pi, Pikapi!

Ash: ¡Tenía tantas ganas de verte…! ¡Gracias por traerlo aquí, Misty!

Misty: ¡De nada! ¡Y no viene solo! Abre las pokéball que hay dentro de la bolsa.

Ash las lanzó suavemente y con cuidado para no romper nada, y de ellas surgieron: Bayleef, Cyndaquil, Totodile, Noctowl y Bulbasaur. Y todos le saludaron con un fuerte abrazo en conjunto. Ash no pudo evitar emocionarse y Misty al verle, también se emocionó.

Ash: ¡Estáis todos! ¡Qué alegría de veros! – Misty les observaba absorta. Se sentía muy feliz de verlos a todos juntos de nuevo, como antes, como siempre... De repente, notó que algo picaba en el cristal de la ventana. Corrió a correr las cortinas.

Misty: ¿Quién podrá ser? Estamos en un tercero, ¿como puede ser que...?, a no ser que... – Corrió las cortinas y exclamó: ¡Togetic! – Abrió corriendo el ventanal y Togetic cruzó volando la estancia.

Ash: ¡Que mono...! ¿Es un pokémon?

Misty: ¡Sí! ¡Es mi Togetic!

Ash: ¡Encantado de conocerte, Togetic! ¡Yo soy Ash!

Togetic abrazó a Ash nada más verle: ¡Toge - toge!

Ash: Misty, no me lo digas... Togetic me conocía, ¿Verdad?

Misty: ¿Por qué lo dices?

Ash: ¡Porque ha hecho lo mismo que tú nada más verme! ¡Ja, ja, ja!

Ella se ruborizó. Y dijo para excusarse: Bueno, ten en cuenta que no te ve desde hace cinco años y te echaba de menos...

Ash se murmuró a si mismo: ¿Quién? ¿Tú o Togetic?

Misty: ¿Has dicho algo, Ash?

Ash: ¿Quién, yo? ¡Qué va! ¡Te lo habrás imaginado!

Misty se asombró de esta contestación, pues era exactamente la misma que ésta le contestó a Ash justo antes del accidente de hace cinco años, con Brock.

Misty: Ash, ¿De dónde sacaste esa frase?

Ash: ¿El qué? ¿Lo que acabo de decir? Me vino así, a la mente, no sé por qué... fue algo fugaz...

Misty: ¡Qué alegría! ¡Ya empiezas a recordar!

Ash: ¿El qué?

Misty: Es que hace cinco años, yo te dije eso mismo en una conversación que tuvimos...

Ash: ¿De verdad? Vaya... Tal vez tengas razón... ¿Y de qué hablábamos?

Misty recordó la escenita que montó con Brock, y dijo colorada: Nada interesante, de verdad... Ya casi ni me acuerdo... ¡Tiene gracia! ¡Ja, ja, ja!

Ash: Sí, claro... – Respondió sospechando de la veracidad de las palabras de Misty.

Misty trató de cambiar de tema, “para no variar”: Esto Ash, ¿Has visto qué hay más en la bolsa?

Ash: ¿Aún hay más?

Misty: ¡Sí! ¡Ya verás, míralo!

Ash, intrigado, abrió de nuevo la bolsa y extrajo de ella unos tejanos, una camiseta de manga corta muy moderna y una camisa también muy moderna por si hacía frío y quería ponérsela por encima.

Ash: ¡Vaya, ropa!

Misty: ¿Te gusta?

Ash: ¡Sí, es genial! ¿Me lo has comprado tú?

Misty: ¡No, no, yo no fui! Fue tu... es decir, fue mi madre.

Ash: ¿En serio? ¡Tiene buen gusto! Ha sido toda una molestia por su parte... No debería haberlo hecho... Cuando la veas, ¿Le darás las gracias de mi parte? Ha sido muy generosa conmigo... Se preocupó de que yo me vistiese... Poca gente hace eso por alguien... Tu madre debe ser una gran persona...

Misty: Sí, Lo es...Tiene un corazón muy grande, como el tuyo... – Esto último lo dijo tan bajito que apenas sólo lo podía escuchar ella. – Por cierto Ash, le podrás dar las gracias personalmente, estás invitado a mi casa a cenar... Y a quedarte, si quieres...

Ash: Muchísimas gracias, pero... no quiero estorbar...

Misty: ¡No digas tonterías, Ash! ¡Tú no molestas, bobo! – Le dijo sonriente. – Vamos, vístete que tenemos un largo camino que recorrer y no podemos llegar tarde, pues es de mala educación... Ah, por cierto, en la bolsa hay también un par de calcetines y unas deportivas, por si no lo sabías...

Ash: ¡Habéis pensado en todo! – De repente, el rostro de Ash enrojeció y con una increíble vergüenza dijo: Sólo falta un pequeño detalle...

Misty captó la indirecta y le dijo: También te compró ropa interior, por si querías saberlo... – Le dijo con una gota en la cabeza y mirándole de reojo.

Ash: ¿Eres bruja o algo así?

Misty: No. ¿Por qué?

Ash: Pues si no lo eres, ¿Cómo que lees mi mente?

Misty: Bueno, llámalo intuición femenina, si quieres... ¡Ja, ja, ja!

Ash: ¡Esa fue buena, Misty! ¡Ja, ja, ja!

Misty: Bueno, te dejo que te cambies. Cuando estés, búscame en la sala de estar. ¿OK?

Ash: ¡Vale! Pikachu, ¿Con quién vas?

Pikachu: ¡Pika, pikapi! ( ¡Contigo, Ash! )

Ash: ¡OK! Supongo que es una tontería que pregunte a los demás pokémon – Pues Ash tenía a todos los pokémon pegados sobre él. Misty rió divertida.

Misty: Togetic, tú te vienes conmigo, ¿no?

Togetic: ¡Toge, togetic! ( ¡Sí, Misty! ) – Y ambos salieron de la habitación.

Ash se cambió mientras Misty miraba por la ventana de la sala de estar, una bonita vista de montañas y bosques que se extendían por todas partes... Ahora estaba más tranquila, todo comenzaba al fin a marchar, ya nada podía ir mal... Lo presentía...

Alguien entró en la habitación. Misty no prestó atención. Togetic sí lo notó, pero alguien le hizo señas para que callase. Alguien se asomó a la ventana con ella. – Bonita vista, ¿No crees?

Ésta se giró sorprendida, no había notado a nadie en todo el rato. – ¡Ash, eres tú! ¡Qué susto me has dado!

Ash: Vaya, ¿tan feo te parezco?

Misty rió: No, es porque no te esperaba... Esto, veo que ya te has cambiado....

Ash: Sí, ¿Qué te parece?

Misty: Te favorece, aunque con esos pelos...

Ash: Ya... Sé que están un poco largos, pero ya me dirás, en medio de la nada... Tanto tiempo...

Misty: ¡Eso lo arreglo yo!

Ash se retiró cautelosamente: ¿Qué me vas a hacer?

Misty: ¡Un pequeño arreglo! ¡Ya verás, cuando acabe, ni te vas a conocer!

Ash: Eso es lo que me da miedo...

Misty cogió unas tijeras de su mochila y se fue aproximando a Ash: ¡Vamos, que no te voy a cortar una oreja!

Ash: ¡Por si acaso!

Misty: ¡Venga, que no duele! – Dicho esto, lo agarró y lo sentó en un sillón de la sala, pidió prestada una toalla, se la puso por los hombros y se dispuso a cortar. Pikachu se reía.

Ash: ¡Pikachu, no te rías!

Misty: ¡Eso, porque luego te daré a ti un repaso a tijerazo limpio hasta dejarte bien cortadito!

Pikachu se asustó de la broma de Misty y se escondió detrás de otro sillón por si acaso: Piii....

Ash: Cobarde...

Misty: ¡Estate quieto! ¡Que si no, te voy a cortar a trasquilones!

Ash: Yo no te pedí que me cortases el pelo.

Misty: Lo sé... Pero lo hago desinteresadamente.

Ash: Muy graciosa... – Dijo cruzándose de brazos.

Misty fue cortando hasta que al final, de memoria, le cortó a Ash un corte semejante al que llevaba con trece años, pero mucho más moderno y mejor, es decir, que le favorecía más y estaba muchísimo más guapo ( N.A: Sobretodo para Misty )

Misty: ¡Ya está! ¡Ya he acabado mi obra maestra! ¿Quieres verte?

Ash: Creo que... Me guardaré la sorpresa para más tarde... ¿Tienes la toalla aún?

Misty: Sí. ¿Por qué?

Ash: Para que me la prestes, para taparme la cabeza.

Misty: ¡Oye, que no lo hago tan mal! ¡Desagradecido!

Ash: Si no es por eso, sino por... – En ese mismo momento, entró la Sra. Mc Gregor con la mochila de Ash en la mano.

Enfermera: Ash, te olvidaste la mochila y pensé en arreglártela, pues estaba muy... ¡Oooohhhh! – Silbó el típico silbido de piropo que todos conocemos. – ¡Vaya, Ash! ¡Qué cambio! ¡Ay, quién tuviera treinta años menos! ¡Estás hecho un guapetón, cielo! ¡Ni se te ocurra salir a la calle, que te comen la chicas!

Ash se ruborizó muchísimo: No es para tanto, Sra. Mc Gregor... ¡No exagere!

Sra. Mc Gregor: ¡Me quedo corta, hijo, me quedo corta contigo! ¿Quién ha sido tu estilista personal? ¡Tal vez pueda hacer un milagro conmigo!

Ash: ¡Pues la tiene justo delante, Sra. Mc Gregor!

Sra. Mc Gregor: Misty, ¿Fuiste tú? ¡Tienes muy buen gusto, querida! Algún día tenemos que quedar a ver que puedes hacer con una gorda fea y cincuentona como yo...

Misty: No diga eso, Sra. Mc Gregor, usted se conserva muy bien...

Sra. Mc Gregor: Gracias por el cumplido querida, aunque no sea verdad...

Misty: ¡Que sí, Sra. Mc Gregor! ¡Por usted no pasan los años!

Sra. Mc Gregor: Que sí hija, de acuerdo. Pero a mí no tienes que echarme piropos, linda, sino a otra persona...

Misty: Sra. Mc Gregor… No empiece, por favor...

Sra. Mc Gregor: Bueno, aquí te dejo tu mochila, Ash. ¿Os vais ya?

Ash: Sí, nos vamos.

Sra. Mc Gregor: ¡Qué pena! Espero volver a veros, linda pareja.

Ash/Misty: ¡No somos pareja, Sra. Mc Gregor! Pero sí esperamos volverla a ver pronto...

Ash: Ah, y Sra. Mc Gregor... Si me entero de algo sobre su hijo, se lo comunicaré lo más pronto que pueda, se lo prometo...

Sra. Mc Gregor: Sí, Ash... Sé que lo harás... Has sido como un segundo hijo para mí todo este tiempo que estuviste aquí, ¡cuídate mucho cielo! ¡Misty, encárgate tú por mí de que no le pase nada!

Misty: ¡No se preocupe, Sra. Mc Gregor! ¡Le vigilaré día y noche!

Ash: ¡Tampoco es cuestión de pasarse, Misty! Va a parecer que tengo un escolta como los presos de la cárcel...

Todos rieron. Se despidieron y salieron del hospital. Allí les esperaba Zippo. Ash se acercó a él sin que Misty pudiese evitarlo.

Misty: Ash, ¡¿qué te crees que estás haciendo?! – Se quedó muda al ver el espectáculo: Ash le hablaba al Charizard y lo estaba acariciando como si fueran amigos de toda la vida, como si Ash supiese lo que siente Zippo en cada momento. Ésta se acercó corriendo. – Ash, ¿Pero cómo...?

Ash: Nos hemos hecho amigos, ¿Verdad, Zippo?

Misty: ¡ Có - cómo sabes su nombre? – Preguntó boquiabierta.

Ash: Él me lo ha dicho.

Misty: ¿Entiendes el lenguaje pokémon?

Ash: ¡Pues claro! Pero sólo cuando el pokémon me lo permite. Nos comunicamos mentalmente.

Misty: ¡INCREÍBLE!

Ash: ¿Tú no puedes?

Misty: ¡Ash, no puedo ni yo ni ningún otro ser humano conocido, excepto tú!

Ash: ¿Eso es cierto? Pues es una verdadera lástima... Los pokémon y las personas deberían poder entenderse y compartir sentimientos y experiencias juntos, ambos enriquecerían mucho su espíritu y su alma...

Misty le conmovieron esas palabras: Ojalá yo pudiese hacer eso...

Ash: No es difícil. Lo único que tienes que hacer es escuchar atentamente y abrir tu corazón... Y los pokémon se abrirán a tu mente y a tus sentimientos...

Misty: Eres muy sensible....

Ash: Tú también lo eres, sólo que aún no has aprendido a utilizarlo... Pero lo llevas en la sangre, lo sé...

Misty: ¿Cómo puedes saberlo?

Ash: Los ojos de un pokémon y de una persona nunca mienten... Son el espejo del alma... Y los tuyos brillan con una intensidad inigualable... – De repente, Ash se detuvo a escuchar...

Misty: ¿Está hablando Zippo?

Ash: Sí. Dice que deberíamos partir ya si queremos llegar a tiempo...

Misty: Muy bien. Pues partamos ya...

Ash: ¡OK! – Subió a Misty a lomos de Zippo y él también. – Sujétate a mi cintura. ¿Estás preparada?

Misty: Sólo si tú lo estás...

Ash: Muy bien. Entonces, ¡En marcha, Zippo!

Zippo despegó junto a Ash, Misty y sus pokémon hasta el cielo rosado.

Misty: ¡Mira, Ash! ¡Está atardeciendo!

Ash: Te emocionan los atardeceres, ¿A que sí?

Misty: ¿Cómo lo has adivinado?

Ash: Llámalo intuición masculina, si quieres...

Y ambos rieron. Se dirigieron hacia el sol anaranjado en un vuelo de lo más emocionante, cruzando montañas, bosques, ríos, cascadas, hasta que a lo lejos, divisaron unas pequeñas luces blancas en una extensa llanura... Estaba anocheciendo y la Luna llena comenzaba a salir por el horizonte, con una infinidad de estrellas en el mar infinito que forma el universo.

Misty: ¡Mira Ash! ¡Eso de allí es Pueblo Paleta!

Ash: ¿Es tu pueblo natal?

Misty recordó el montaje con Delia: Bueno, se podría decir que sí, más o menos...

Ash: ¡Es muy bonito! Debe ser una suerte vivir en un sitio tan bonito como éste...

Misty: ¿Te gusta?

Ash: ¡Me encanta!

Zippo indicó a Ash que iba a aterrizar y Ash asintió. Una vez en tierra, se dirigieron a las puertas del pueblo, mientras sobre sus cabezas, una gran estrella azul que brillaba con fuerza, atravesaba el firmamento estrellado.

----------------------------------------FIN DEL CAPÍTULO 7º--------------------------------

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 1:31 am

Capítulo 8º: “Retorno a los orígenes”

Entraron juntos y a la entrada, se veían unas pequeñas pero preciosas casas iluminadas. Misty notó que Ash las observaba con muchísima curiosidad y atención. Entonces, recordó que él sólo conocía el bosque, las cuevas, los ríos, etc. No recordaba las casas, que tantos años le habían rodeado.

Ash: ¿Qué son?

Misty: Son casas, Ash. La gente las construye para vivir dentro.

Ash: ¿Lo dices en serio? Yo vivía en un refugio en el árbol más alto del bosque. ¡Tenía estupendas vistas! ¡Te hubiese gustado, de veras! Era casi como volar sobre Zippo. ¡Y se podían contemplar los mejores amaneceres y atardeceres de por aquí!

Misty: ¿Algún día volveremos? Así podrías enseñármelo. ¿Te parece bien?

Ash: Si tú quieres, podremos ir.

Misty: ¿No te dicen nada estas casas? ¿No te son familiares?

Ash: No. ¿Por qué?

Misty le respondió tristemente: No, por nada...

Ash se quedó callado. Sabía que por lo comentado por Misty, él había tenido alguna relación con aquél pueblo, pero no lograba recordar. Y por no dar falsas esperanzas a Misty, lo mantuvo en secreto.

Continuaron caminando en silencio hasta detenerse en la primera casa del sendero: Una bonita casa con un gran porche, grandes ventanales y techo rosado.

Misty: Es aquí. Aquí vives... es decir, aquí vivo yo.

Ash: Es una casa preciosa, como sus habitantes...

Misty sumida en sus pensamientos: “Qué razón tienes, Ash... Sus habitantes es lo mejor que posee esta casa, sobretodo tú...”

Misty feliz le tomó la mano y tiró de él: ¿Qué te parece si entramos?

Ash: Esto, no sé... No sé si seré bien recibido...

Misty: ¡No digas tonterías, Ash! ¡Eres el invitado de honor! ¡Todos esperan conocerte!

Ash: ¿No pensarán mal?

Misty: ¿Mal? ¿Por qué?

Ash: Ya sabes... De noche, tan tarde, y tú entras en la casa con un completo desconocido de tu misma edad.... Y bueno... – Se sonrojó muy avergonzado y tímidamente.

Misty rió divertida y pensó: “Si tú supieras que en realidad, “La completa desconocida” soy yo...” – Vamos, Ash... Tú no eres un desconocido... Nos están esperando para cenar... ¡No te pongas en ese plan! ¿No querrás llegar tarde a la hora de cenar? ¡Con lo puntual que eres para esas cosas!

Ambos rieron.

Ash: Vale, pero tú primero...

Misty: ¡Está bien! ¡Ven, vamos! – dijo un poco aburrida. Le agarró de nuevo y lo arrastró hasta la puerta.

Ash: ¿No tendré que hablar mucho, no? No tengo demasiadas cosas que contar...

Misty: ¡No te preocupes por eso y entremos! – Llamó a la puerta, una voz femenina que provenía desde el interior, le respondió: ¡Adelante!

Ambos cruzaron la puerta. En un gran salón, gente sentada parecía estar esperándolos. Una mujer joven, en seguida les saludó con lágrimas en los ojos. Misty empezó con el “teatro”:

Misty: ¡Hola mamá! ¡Te presento a Ash Ketchum!

Delia: ¡Mucho gusto de verte, Ash! – Respondió intentando contener la emoción que le recorría el cuerpo al ver por fin a su hijo. Se dieron dos besos y Delia no evitar abrazarle con lágrimas en los ojos.

Misty: ¡No te extrañes, Ash! Es su manera de saludar... Es muy cariñosa con la gente. – Trató de arreglar aquella situación tan embarazosa, para que no se descubriera todo el pastel.

Ash, por no ser maleducado, le devolvió el abrazo. En aquél momento, para Delia fue el instante más feliz de su vida después de cinco años de dolor y soledad... Delia, aún muy emocionada, se fue separando de su hijo, secándose las lágrimas como podía. Ash buscó en los bolsillos de su mochila un pañuelo de tela blanco con rebordes rojos. En una esquina, aparecía su nombre ( Ash ) bordado. Por Delia se emocionó al ver este pañuelo, pues ella misma se lo tejió y bordó una semana antes de su partida por primera vez, para el largo viaje que le quedaba por hacer... Se pasó noche tras noche tejiendo a mano hasta que la noche anterior a la partida de Ash, logró terminarlo, y se lo entregó al día siguiente. Aquél pañuelo despertaba tantos recuerdos en su interior... Que se quedó ensimismada observándolo en la mano de su hijo, que se lo entregaba para secar sus lágrimas.

Ash: Tenga, Sra...

Misty se apresuró a decir: ¡Sra. Waterflower! ¡Pero puedes llamarla Delia! ¿A que sí, mamá? – Dijo guiñando un ojo a Delia para indicar que le siguiese el juego.

Delia miró muy emocionada a su hijo y aceptó el pañuelo y se secó sus lágrimas con él. – ¡Muchas gracias, cielo! – Al momento, se dio cuenta de su error y rectificó. – ¡Es decir, Ash! Perdona por...

Ash: No se preocupe, Delia. Puede usted llamarme como quiera.

Delia: Sólo si tú dejas de tratarme de “Usted”. Puedes llamarme Delia, o como prefieras...

Misty: ¡Puedes hacerte a la idea de que es como tu segunda madre, Ash!

Ash: ¿Mi... mi segunda madre? – Dijo mirando a Misty perplejo.

Toda la sala la miró con una mirada severa. Todos le indicaban que acababa de meter la pata.

Misty: ¡Ups! ¡Lo siento! ¡A veces no sé ni lo que digo! ¡Perdonadme! ¡Lo siento mucho, Ash!

Delia: ¡No importa! De todos modos, puedes llamarme como más lo desees, Ash.

Ash: De acuerdo, Sra. Waterflower. – De repente, se oyeron cuatro rugidos al unísono. Eran los estómagos hambrientos de Ash, Misty, Pikachu y Togetic. Estaban muertos de hambre, pues llevaban horas y horas sin probar bocado. Ash y Misty rieron a la vez, con una risa disimulada y con una enorme vergüenza. Ambos se disculparon.

Ash/Misty: ¡Perdonadnos! Es que bueno... Llevamos tiempo que no...

El Prof. Oak, que estaba sentado en el sofá del salón junto con Richie, Tracey, Brock y Gary: ¡No pasa nada, muchachos! ¡No tenéis de qué disculparos! Ahora mismo íbamos a cenar, sólo estábamos esperando a que llegarais...

Misty se acordó de repente de Zippo: ¡Ah! ¡Se me olvidaba! Ten Richie – Y le entregó una pokéball. – ¡Y muchas gracias por tu ayuda! Sin Zippo, no lo habríamos logrado!

Richie: ¡De nada, Misty! ¡Todo por ayudar a mis amigos!

Todos saludaron a los recién llegados ( Como si no conocieran a Ash de nada, por no forzarle a recordar ) y luego Delia los condujo a la cocina, donde una gran mesa aguardaba con todo listo y preparado: Bandejas, cubiertos, comida para un regimiento de soldados o incluso para un colegio entero, ... Todo era perfecto. A Ash le iban a sentar a presidir la mesa, pero después vieron que estaba muy nervioso como para ser el centro de atención de la cena, aparte, parecía que sólo hablaba con Misty, pues era con quien tenía más confianza y tenía toda la certeza de que ella había pertenecido a parte de su pasado... Y en fin, era la persona conocida, que él recordaba, que tenía más cerca. Así que Delia, que para estas cosas, ella tenía muy desarrollado el sentido de la vista, pudo comprender enseguida que Ash estaría más cómodo si le sentaban junto a Misty, a un lado de la mesa, para no parecer demasiado el centro de atención de los demás, aunque era normal que lo fuese. Entonces, Brock y Tracey se pusieron a los extremos y Richie, Delia, Gary y el Prof. Oak a los lados de la mesa, con Ash y Misty. La cena transcurrió tranquilamente, con risas y alegrías. Ash se fue acostumbrando, y cuando la cena se dio por finalizada, éste acaparaba la atención de todos por su simpatía. Delia se iba a levantar a recoger todo, pero Brock y Misty se lo impidieron. Misty dijo que ya que ella había estado tanto tiempo con Ash, los demás merecían ahora estar con él. Fue recogiéndolo todo y se dispuso a fregar. Pero cuando iba a comenzar por el primer plato, Ash se le acercó por la espalda.

Ash: ¿Necesitas ayuda?

Misty: ¡No, no! ¡Ya me encargo yo de limpiar los platos! Será mejor que tú vuelvas con los demás, te estarán esperando.

Ash: Es igual, no creo que les importe esperar un poco. Aparte, si te ayudo, ¡Podremos acabar antes!

Misty: Ash, una pregunta: ¿Tú sabes fregar platos?

Ash: Pues no me acuerdo si sabía o no... ¡Pero puedo aprender! ¡Tú dime cómo he de hacerlo y lo haré!

Misty: Mira, tú enjabonas con este estropajo y yo aclaro, ¿de acuerdo?

Ash: ¡Bien!

Y ambos comenzaron a fregar. Misty se asombró se la capacidad de aprendizaje que Ash poseía. Era muy diestro con el estropajo, a pesar de no recordar como se le utilizaba. En su mirada, se le vislumbraba las enormes ganas de aprender y ponía toda su buena intención y dedicación para hacerlo todo lo mejor posible. Ésta se quedó tan ensimismada contemplado como lo hacía, que Ash le fue a entregar un plato, y Misty lo fue a coger sin fijarse lo más mínimo, pues sus ojos estaban clavados en Ash, que sin darse cuenta ni tiempo a reaccionar, el plato enjabonado se resbaló entre sus dedos y cayó al suelo. Misty trató de cogerlo en el aire, pero justo cuando lo iba a atrapar, el plato chocó contra el suelo, rompiéndose en mil pedazos y con tan mala suerte que algunos de estos pedazos saltaron a las manos de Misty y le hizo una herida en una de ellas, en la mano que se situaba más cerca del plato.

Misty se quejó en silencio con un gemido de dolor: ¡Aagghh!

Ash reaccionó deprisa y se agachó junto a ella: ¿Te has hecho daño? Déjame ver...

Tomó su mano con delicadeza y observó su herida: No es profunda, pero puede infectarse. Será mejor que te la cure.

Misty: Pero Ash, ¿cómo vas a...?

Ash: ¡Déjame eso a mí! – Fue a su mochila y de allí extrajo unas hierbas aromáticas extrañas, las puso en un mortero, las trituró hasta crear una pasta y mezclada con un poco de agua tibia para rebajar el escozor, tomó el mortero con la mezcla, sentó a Misty en un taburete y le tomó de nuevo la mano.

Ash: Puede que esto te escueza un poco...

Misty: Ash, no hace falta que te molestes, tengo agua oxigenada, alcohol, yodo...

Ash: créeme, esto es lo mejor que hay, más que cualquier cosa artificial, y sana mucho más rápido. Lo sé por experiencia. ¿Confías en mi?

Misty: Está bien, ¡Confío en ti! – Dijo sonriente y alargando más su mano.

Ash sonrió satisfecho de saber que Misty confiaba en él: ¡Muy bien! Si sientes dolor, me avisas, ¿OK?

Misty: ¡OK!

Ash con mucho cuidado, le untó en una de sus manos la medicina que había creado, mientras que con la otra sostenía la mano de Misty y la fue esparciendo la mezcla por la zona herida. Misty hacía esfuerzos por no quejarse y mantenerse serena, pero el dolor la venció. Ash vio que estaba pasándolo francamente mal y se detuvo.

Ash: ¿Estás bien?

Misty respondió aguantando el dolor: ¡Sí! Continúa, no te preocupes, ¡aguantaré!

Ash se puso mucho más cuidado en el proceso y trató de cubrir la zona dañada hasta que al fin logró desinfectarla.

Ash: ¿Tienes algo de vendaje?

Misty: Sí. Sacó de un armario un botiquín que contenía vendas y Ash se la vendó, quedando tapada por completo. Milagrosamente, la herida dejó de sangrar y de doler.

Misty: ¡Ya no me duele!

Ash: ¿Lo ves? Te dije que lo natural siempre es más efectivo que lo artificial.

Misty: ¿Cómo es que sabes tanto acerca de todo esto?

Ash: ¡Cinco años viviendo en el bosque dan para mucho! Tenía que apañármelas cuando caía y me hacía una herida o caía enfermo. Entonces, Bulbasaur y Bayleef me enseñaban las plantas medicinales que debía tomar cuando necesitase una curación para mis heridas. El bosque te enseña muchas cosas que tal vez aquí no puedas aprender... Pero también te pierdes muchas cosas que en el bosque no puedes aprender...

Misty, muy interesada, preguntó: ¿Cómo qué?

Ash: Cosas que allí jamás encontrarás si no sales de él para buscarlas... Como el calor que otras personas te ofrecen... Sus esperanzas, sueños, afecto, ayuda, apoyo, ánimos,... Eso en el bosque jamás puedes encontrarlo... Cierto que mis pokémon fueron mis mejores amigos y me ayudaron todo este tiempo, pero el calor que desprende una persona, un pokémon no puede igualarlo, por muy tierno que sea su corazón... Aunque sin ellos, sé que tampoco podría vivir, pues los quiero con locura y ellos a mí...

Misty se había quedado paradísima y le escuchaba con la máxima atención, con sus ojos emocionados: Que bien te expresas hablando... Me dejas atónita...

Ash le respondió modestamente: No es para tanto... Sólo digo lo que siento... Me dejo llevar por mi alma... Ella es la que habla en mi lugar...

Misty estaba fascinada: Te envidio...

Ash: ¿Por qué?

Misty: Poca gente tiene esa sensibilidad y esa capacidad de expresarse tan sinceramente y hacer que la gente que te rodea se sienta feliz y llenar sus corazones de sinceridad y esperanzas...

Ash: Todos poseemos esa capacidad, sólo que poca gente está dispuesta a sacarla de su interior...

Misty: Sí... Es una pena...

Ambos suspiraron melancólicamente. Alguien entró en la cocina. Era Delia.

Delia: ¿Todo va bien? He oído algo y pensé que había ocurrido alguna cosa...

Ash: ¡No te preocupes, Delia! ¡Todo va perfectamente! Un pequeño accidente, nada más...

Delia: ¿Un accidente?

Misty: ¡Un corte sin importancia, no te preocupes! – Dijo enseñándole la venda.

Delia: ¡Vaya! Qué mala suerte... ¿Quién te la ha curado?

Misty: Me la ha curado su hij... Es decir, Ash.

Delia: ¡Fíjate, qué buen enfermero tenemos en casa!

Ash: Sólo he hecho lo que tenía que hacer, nada más... No podía dejarla así...

Delia: ¡No, y has hecho muy bien, Ash! Seguro que Misty está muy agradecida...

Misty: Por supuesto.

De repente, el Prof. Oak, Tracey, Gary y Richie entraron en la cocina. Iban a despedirse.

Prof. Oak: Sra. Ket… Es decir, Sra. Waterflower, nos venimos a despedir, es muy tarde y todos debéis estar muy cansados... Mañana vendremos a haceros otra visita, o vosotros venir a visitarme si no hay inconveniente.

Delia: Ninguno, Prof. Oak. Podéis venir todos cuando queráis.

Prof. Oak: Muy bien. En ese caso, ¡hasta mañana!

Todos: ¡Hasta mañana Ash, Misty, Delia!

Ash/Misty/Delia: ¡Hasta mañana!

Brock, mientras tanto, se había preocupado de instalar el poco equipaje de Ash en su habitación. Y a Misty la trasladaron a la habitación de al lado, del mismo tamaño, pero con un balcón de vistas increíbles.

Delia: Bueno, ¡ya va siendo hora de ir a la cama! Debéis estar cansados y debéis dormir para estar listos mañana. ¡Hay cosas por hacer! Misty, ¿te encargas tú de enseñarle a Ash su cuarto?

Misty: Sí, mamá. ¡Déjalo todo en mis manos!

(Continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 1:37 am

Misty le enseñó a Ash su cuarto y después se acostó en su propia habitación, dejando a Ash sumido en sus pensamientos, hasta que al fin, todos quedaron rendidos a sueño. Todos excepto Misty. Que se pasó largo rato observando su vendaje y luego apretó su mano vendada contra su pecho, cerca de su corazón. Y con una gran sonrisa, al final quedó profundamente dormida. Pero por desgracia, las pesadillas volvieron a perturbar su mundo de ensueño y felicidad, sólo que esta vez era distinto: En la pesadilla, ella estaba paseando por un prado inundado de flores hermosísimas de vivos colores, y de detuvo en una que era preciosísima: Era un gran rosa roja, que cambiaba de color, desde el rosa fucsia más intenso, pasando por el carmín más vivo y envolvente, rojo pasión, y finalmente, el encantador y cautivador granate y el dulce morado. Al verla tan increíblemente mágica y bellísima, no pudo evitar la tentación de agacharse y cogerla, nada más tocarla, una chispa mágica y de una luz cálida y brillante la rodeó, dándole un estado de alegría y de felicidad como nunca lo había sentido, era como una conexión que le embriagaba el alma hasta el último rincón... No se atrevía a pensarlo, pero era casi la misma sensación que sintió cuando... todas aquellas veces, todos aquellos recuerdos, que una persona llegó tan sólo a rozar su alma... Aunque sólo fueran unos pequeños instantes... Pero que quedaban gravados en su corazón para siempre y que jamás se borrarían de su alma... En aquellos momentos, cerró los ojos, y entonó una bella canción que solía cantar desde pequeña, acompañada por el leve ronroneo del viento y el trinar de los pájaros... la canción decía así:

Mi alma siempre estará junto a ti
(Soudtrack) Interpretada por: Misty. Compuesta por :Katie86

En cierto modo, yo fui un reflejo de mi alma,
Nunca tuve en quien confiar,
Siempre sola viaje por mi universo,
Pensando el solo encontrar algo que me ayude,
En mi destino.... ooohh,

Estribillo
Nunca imaginé,
que tú pudieras calar en el fondo de mi alma,
nunca yo pensé,
que tan solo un deseo
me pudiera transformar,
nunca yo soñé,
que mi destino estaría junto a ti...
puesto que eres como una espina clavada,
en el fondo de mi corazón no, no, no, no...

Fin del estribillo

Pero a veces el destino,
No es cómplice de mi sentido,
Y mi alma fue separada en dos,
El día en que yo te perdí...

Mi corazón está donde tu estés...
Siempre unido a ti...
El tiempo aquí no está,
Eso lo sé,
Pues el reloj se detiene cuando te tengo junto a mi...

(Se repite el Estribillo)

Y ahora que has vuelto, yo ya no sé lo que hacer,
Mi brújula perdió todo su poder,
No sé como mirarte cuando tú lo haces,
Tú ya no sabes nada de mí, ni yo nada de ti...

Estoy perdida en tu mundo,
Hundida en mis dudas,
Eres un sueño inalcanzable,
Un imposible,
Soy incapaz de entrar en tu alma... ¿Por qué?

Sólo deseo encontrarte de nuevo,
Que tu “yo real” vuelva a mí,
Aunque sólo quieras amistad,
¡Por siempre te apoyaré, y de tu alma jamás me separaré!

Estribillo (Se repite tres o cuarto veces mientras que el volumen va bajando hasta acabar la canción)

Justo en cuando acabó de cantar esa hermosa canción directamente desde el fondo de su alma, vio la sombra de una silueta justo delante suyo, a unos tres metros. Misty se ruborizó por temor a que aquella persona la hubiese oído cantar. Así que se dio la vuelta por miedo a que aquella persona le preguntase por su canción, así que comenzó a correr a más no poder, y aquella silueta comenzó a gritar: ¡Detente! ¡Sólo quiero que me digas la verdad!

Misty frenó en seco muy sorprendida: ¿La verdad? ¿Sobre qué?

Silueta: Lo sabes muy bien. Te exijo que me la digas.

Misty: No sé de lo que me está hablando, y no tengo porqué contestar a un completo desconocido.

Silueta: ¡Vaya! ¡¿Así que ahora soy un desconocido?! ¡Nunca pensé que podrías caer tan bajo, Misty!

Misty se giró sorprendida al oír su nombre. Esa voz, que antes le era totalmente desconocida, ahora le sonaba muchísimo: ¡¿A ver, porque diablos he de hacer lo que tu me digas?! ¿¡Qué derechos tienes tú para obligarme a hacer lo que me mandes?! – De repente, se calló de golpe muy sorprendida. Le acababa de gritar a ... a ... a ... ¡¡ASH!!

Ash: Pues antes me consideraba tu amigo, pero ahora veo que sólo soy para ti nada más que alguien desconocido, que te daría igual li que me pasase, ¿Verdad? ¡Dilo! ¡¿Sé toda la verdad, sabes?! ¡Por suerte, ahora tengo memoria y sé lo que realmente pasó! ¡Ya no puedes engañarme! ¡Ni tampoco utilizarme para tu conveniencia!

Misty se asustó y comenzó a temblarle la voz: Pero... pero... Yo... Ash... te lo juro... yo jamás... yo jamás... desearía que... que te... te pasase nada malo... ¡que me muera ahora mismo si miento!

Ash: ¡Pues ya puedes comenzar a cavarte un foso y enterrar lo que quede de ti cuando acabes!

Misty: ¡Por favor, Ash, escúchame, te lo suplico! ¡Sólo intentaba salvarte, no matarte! ¡Si hubiese podido, me hubiese cambiado por ti, para que no tuvieras que pasar por lo que pasaste! ¡Hubiese muerto por salvarte a ti si hubiese podido! Pues sin ti, yo me moría poco a poco, era como una muerte prematura para mi, sin ti, mi vida carecía de todo sentido, ¿Qué no lo ves? ¿O es que aún no sabes la razón de por qué siempre te seguí donde quiera que fueses, sin importar los peligros que nos acechasen, o sin importarme no saber si hoy sería la última noche que dormiría y a al mañana siguiente, moriría por alguna circunstancia? E incluso cuando marché de mi casa, me planteé la posibilidad, que tal vez sería la última vez que vería a mis hermanas, pero aún así te seguí... Nada de eso me importaba si podía estar junto a ti, aunque tu jamás te fijases en mi como una simple amiga y compañera de viaje... ¡Lo arriesgué todo por ti, Ash! ¡¿Es que no te das cuenta?! – En aquél momento, no aguantó la presión y cayó de rodillas al suelo y comenzó a llorar en silencio, abrazada por sus mismos brazos.

Ash: No te esfuerces en derramar lágrimas, ya me es imposible sentir lástima por ti... ¿Cómo pudiste? ¿Cómo fuiste capaz de hacer lo que hiciste? Y pensar que yo antes pudiera sentir algo especial por ti... ¡Ahora lo único que siento es desprecio, dolor, traición y odio por ti!

Misty: ¡Por favor Ash, escúchame!

Ash: ¡NO! ¡YA NO HAY NADA MÁS QUE ESCUCHAR! ¡NO MERECES QUE NADIE TE ESCUCHE! ¡NO DESPUÉS DE TODO EL DAÑO QUE CAUSASTE A TANTAS PERSONAS! ¡JAMÁS PODRÉ PERDONARTE!

Misty: ¡Por favor, Ash te lo suplico! ¡Dame una segunda oportunidad para demostrarte que yo te...

Ash: ¿¡Que tú qué?! ¿Qué me quieres? ¡es lo último que pensaría de ti! ¡Nunca podré volver a confiar en ti después de lo sucedido! ¡Lo siento, pero tú para mí estás muerta! ¡Ya no existes, te he borrado del fondo de mi corazón! Tu nombre ni tu persona ya no significan nada para mí, tan sólo la nada!

Entonces, Ash se dio media vuelta y comenzó a caminar, cada vez alejándose más deprisa de Misty, que aún seguía llorando desconsoladamente en el suelo y aún se le oía gritar desde la distancia: ¡Yo no quería! ¡Sólo quiero lo mejor para ti! ¡Aunque jamás me quieras, sólo quiero que seas feliz, aunque yo jamás lo sea! ¡Por favor, Ash, te lo imploro, vuelve conmigo!

Pero Ash ya no la escuchaba, se había marchado de su lado para siempre... Misty al ver este hecho, apretó sus manos con fuerza cerrándolas en un puño, empapados de lágrimas, pero no se acordó que en su mano derecha aún sostenía la hermosa rosa roja, y la apretó tan fuerte entre sus dedos, que le hizo sangrar la mano, desgarrándola por completo, como su destrozado corazón. Misty soltó la flor al instante por el enorme daño que ésta la había causado, y nada más tocar el suelo, la enorme y preciosa rosa roja se marchitó, convirtiéndose en una negra flor marchita, de luto. Misty prestó más atención a su herida: En realidad, por donde sangraba, era en su muñeca, justo donde se había hecho la herida, y la venda que Ash le había colocado, estaba bañada en sangre, como su amor. Misty al ver esto, se asustó tanto que comenzó a pedir auxilio, pero nadie la oía, y al cabo de un momento, tanta era la ansiedad, que perdió el conocimiento... Luego comenzó a caer en un gran pozo negro, caía,... caía,... caía,... caía...

Misty: ¡¡¡AAAAHHHH!!! – Se oyó un golpe seco, como algo pesado cayendo al suelo. Misty acababa de caer de la cama, bañada de un sudor frío y unos escalofríos le recorrían todo el cuerpo. Rápidamente, en cuando tuvo conciencia de su situación, se miró su herida: Estaba intacta, sin rastros de sangre por ningún lado. Misty inspiró profundamente: “Todo ha sido una pesadilla” – Se dijo para si. Al momento, comenzó a derramar lágrimas y le entró el pánico: “¿Qué pasará el día en que Ash recupere la memoria? ¿Me odiará por lo sucedido? ¿Y yo que se supone que tendré que hacer? ¿Cómo podré decirle que yo fui la causante de todo? ¡Jamás me lo perdonaría, lo sé! ¡Y jamás podría soportar que me dijese esas cosas! ¡Mi alma moriría para siempre! ¿Qué he de hacer, qué camino he de seguir? ¿Qué puedo hacer para que Ash me escuche? ¿Qué puedo intentar para que él no me odie? ¡Preferiría la muerte antes que saber que él me odia, por algo que hice! ¡Y tiene toda la razón en reprochármelo, yo fui la única culpable de los hechos! ¡Merezco que todos me den la espalda!” – A causa de las lágrimas, Misty fue cada vez cayendo de nuevo en un profundo sueño, cayendo rendida al sueño en el frío suelo de su habitación, a la luz de la Luna que entraba por su balcón, mecida por una suave brisa de verano. Pero lo que le había sucedido era sólo el principio: Aquella noche iba a ser la más larga de toda su vida para Misty. Al rato de estar sumida en un profundo sueño, su cuerpo comenzó a tomar iniciativa propia y se incorporó libremente, mientras que la muchacha era abandonada al sueño. Comenzó a caminar lentamente en la oscuridad de la noche, y salió de la habitación, bajó lentamente las escaleras y se dirigió a la puerta trasera, en dirección la jardín. La atravesó y se metió entre los matorrales, llenos de bellas flores cultivadas por Delia. Allá, comenzó a reír, tomó una dama de noche, ( la dama de noche es una flor violenta que sólo se abre de noche, a la luz de la luna ) y se la colocó en su hermoso cabello color fuego. Luego, tomó una rosa entre sus manos, y de nuevo, volvió a entonar su dulce canción.

Mientras tanto, en la habitación de Ash, éste no paraba de dar vueltas en su cama, por una nueva pesadilla: Todo era muy confuso, tan solo veía niebla, oscuridad, luego alguien que gritaba: ¡¡¡ASH, NNNOOO!!! Y luego se sentía caer, caer, caer, cada vez más rápido, luego un golpe seco en su cabeza y más tarde, nada... silencio total... – Se despertó de repente, sudando y gritando. Comprobó el estado de su cabeza: seguía en su sitio sin daños. Luego se fue calmando: ”Tranquilo Ash, tan sólo ha sido una pesadilla, nada más.” – Se dijo a si mismo. Pikachu saltó a sus brazos.

Ash: Pikachu, ¿tú también has tenido una pesadilla?

Pikachu: ¡Pika, pika! (¡Sí, y una terrible! )

Ash: ¡Tranquilo amigo, no pasa nada! – Y le sonrió. – Parece que hoy no es una gran noche para los dos. Y se rieron por lo bajo. Cuando acabaron de reír, todo quedó en silencio otra vez. – ¿Qué te parece si intentamos dormir lo que nos queda de noche? ¡Mañana necesitaremos todas nuestras fuerzas, así que será mejor que durmamos un poco, ¿no te parece? – Y Pikachu asintió. Fueron a darse la vuelta para dormir, cuando de repente, Pikachu oyó una voz y unos ruidos muy cerca de ahí y se alarmó. – ¿Pasa algo, Pikachu? – Pikachu pegó un bote de la cama y se dirigió a la ventana y se asomó. Ash le siguió. Ambos vieron una sombra sospechosa en el jardín. – Me pregunto quién será a estas horas y qué hará en el jardín. Sólo espero que no venga con intenciones oscuras. Vayamos a investigar, Pikachu. – Y ambos, linterna en mano, fueron rápido y en silencio hasta el jardín.

En el jardín...

Misty: Nunca imaginé,
que tú pudieras calar en el fondo de mi alma,
nunca yo pensé,
que tan solo un deseo
me pudiera transformar,
nunca yo soñé,
que mi destino estaría junto a ti...
puesto que eres como una espina clavada,
en el fondo de mi corazón no, no, no, no...

Ash se acercó sigilosamente hasta aquél lugar, escondiéndose detrás de la esquina de la pared y se dispuso a escuchar: Era una voz femenina, semejante a un lamento de terrible soledad y parecía pedir ayuda.

Ash: ”¿Quién puede ser a estas horas? Parece alguien muy triste y parece estar cantando... Me acercaré a ver que es lo que pasa...”

Lentamente, Ash fue adentrándose con Pikachu en el jardín, hacia la zona por donde provenía esa extraña voz. Misty aún seguía en estado de trance y continuaba entonando la canción, cada vez más melódicamente. Ash cada vez estaba más cerca, más cerca... Tan sólo les separaban unos diez metros, cuando de repente, Pikachu se adelantó, comenzó a correr hacia la chica. Misty, al escuchar la voz del pequeño roedor, despertó como por arte de magia. Se asustó, pues no sabía donde estaba. Levantó su mirada y vio una sombra que venía hacia ella. Y por fin se dio cuenta de su situación, y que aún seguía entonando la embriagadora canción y de que tenía una rosa en sus manos. Le entró pánico, pues presentía que la pesadilla iba a tomar forma, y sin darse cuenta, comenzó a correr a más no poder en dirección contraria. Ash la siguió junto con Pikachu y logró agarrarla de la mano por donde sostenía la rosa. Ésta, al intentar liberarse de su opresor, apretó tanto la mano, que se hirió con las púas de la rosa, derramando sangre que empapó también la de Ash.

Ash: ¡Espera, no huyas! ¡Sólo quiero ayudarte! ¡No vamos a hacerte daño! – Al momento, Ash vio su mano manchada de sangre. – ¡Oh no! ¡Esa chica está sangrando! ¡Tenemos que encontrarla antes de que su situación se agrave, Pikachu!

Ambos corrieron, pero la muchacha había desaparecido asustada. Sólo pudieron encontrar una rosa en el camino, marchita en medio de un pequeño charco de sangre y dos pétalos de dama de noche. Ash no se dio por vencido, trató de buscar a la doncella misteriosa toda la noche, pero no logró dar con ella. Al final, con el cielo teñido de tonos cálidos, volvió rendido a casa y se introdujo en su habitación y se tumbó tal y como estaba en su cama. Se pasó largo rato pensando en aquella chica misteriosa y trató de acordarse de la letra que cantaba:

Ash ( Mentalmente ): “Nunca imaginé,
que tú pudieras calar en el fondo de mi alma,
nunca yo pensé,
que tan solo un deseo
me pudiera transformar,
nunca yo soñé,
que mi destino estaría junto a ti...
puesto que eres como una espina clavada,
en el fondo de mi corazón no, no, no, no...”
¿Quién podría cantar algo así, algo tan triste y precioso como esto? Esa chica ha debido de sufrir mucho, lo sé... Una canción nunca miente... Ojalá la pudiera encontrar para poder ayudarla, tal vez ahora debe de estar pasándolo francamente mal... Pobre...

(Continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 1:40 am

Justo al otro lado de la pared...

Misty: ¡Oh no! ¿Cómo he podido ser tan tonta? Y si ahora me descubren? ¡No! ¡No podría soportar que mis pesadillas cobrasen vida! ¡Ojalá que Ash no me haya reconocido! – Mientras tanto, Misty contemplaba su herida y se la intentaba curar por sus propios medios, para que nadie se diese cuenta, pero su venda quedó impregnada de sangre. Misty no se dio cuenta que todavía de su pelo prendía la bella dama de noche, que comenzaba a marchitarse también. Trató de dormir, pero le fue imposible. Así que se vistió, lavó su cara con cuidado para borrar los rastros de sus lágrimas y bajó a la cocina a preparar el desayuno, sólo que Brock ( Como siempre ) se le había adelantado. Éste captó en ella una sensación desagradable:

Brock: ¿Te ocurre algo malo, Misty? No tienes buena cara... ¿Qué no has dormido bien?

Misty decidió olvidar todo lo pasado aquélla noche y optó por mostrar su mejor sonrisa y intentar ser positiva: ¡No, que va! ¡Sólo que el hospital me tenía agotada, nada más!

Brock: ¡Ah, entonces, me dejas más tranquilo! Oye, ¿Qué te parece si te encargas tú de despertar al “Bello durmiente”? Porque yo me he cansado de llamarle, pero nadie contesta... Yo de mientras haré el desayuno.

Misty: Qué extraño... ¡No te preocupes, ya lo haré yo! Tu prepara el desayuno, ¿OK?

Misty se convenció que era imposible que Ash se hubiese dado cuenta de quién era, pues estaba muy oscuro y Misty no había abierto la boca en todo el rato... Aparte, Ash jamás la había escuchado cantar, así que su identidad secreta no corría peligro. Así, que corrió deprisa hacia su cuarto y picó, pero nadie contestaba. Pensó que tal vez Ash estaría dormido. Pero alguien por detrás, sin avisar, le picó la espalda. Se giró muy avergonzada, pues pensó que era Delia, y tal vez le preguntase por el interés de ella por su hijo. Pero no era Delia.

Ash: ¿Me buscabas?

Misty suspiró aliviada: Pensaba que dormías aún...

Ash: No podía dormir... Pensando en todo lo que ha pasado estas dos semanas... ¡No he parado! – Dijo feliz. – Tu habitación es muy bonita y encantadora, pero no parece la habitación de una chica...

Misty trató de disimular: ¡Eso es porque los adornos de chicas los veo muy cursis! – Dijo sonriendo a la vez que sudaba de nervios por el embuste. – ¡No pienses más en eso!

Entonces, Misty oyó que Delia los llamaba.

Delia: ¡Chicos, el desayuno está listo!

Misty: ¿Bajamos?

Ash: ¡Tonto el último!

Y bajaron por las escaleras a toda prisa. Pero se tropezaron y Ash cayó de bruces y Misty sobre su espalda. Por suerte, en el inicio de la escalera había una alfombra que amortiguó el golpe.

Ambos: ¡¡¡¡AAAAYYYY!!!! – Delante de sus caras, dos pies que calzaban deportivas, se detuvieron. Miraron hacia arriba: Era Brock, con su peculiar delantal puesto.

Brock: ¡Vaya, habéis empezado bien el día! ¡Ja, Ja, Ja! – Y les ayudó a levantarse. – ¡Tranquilos, que no se va acabar el desayuno! Estos chicos, aprovechando la más mínima para...

Misty/Ash: ¡¡¡ACABA ESA FRASE Y TE LA GANAS!!! – Dijeron a coro. Avergonzados por el pequeño ”accidente”, se dirigieron a la cocina y se sentaron. Desayunaron todos juntos. Delia comentó:

Delia: ¡Oye, Ash! ¿No te haría ilusión visitar el laboratorio del Prof. Oak? Tengo entendido que te encantan los pokémon y que posees los tuyos propios... Allí, el Prof. Oak te puede enseñar muchos de ellos y puede arreglar tu pokédex estropeada.

Misty: ¡Es cierto! ( Misty pensó que así Ash al ver el Laboratorio del Prof. Oak, recobraría parte de su memoria ) ¡Si quieres, Brock y yo te podemos acompañar! Si él no tiene nada que hacer, claro...

Brock: ¡No! Antes de que vosotros os levantaseis, yo ya estaba despierto, haciendo las tareas de la casa... Y ya las he terminado. ¡Tengo el resto del día libre para vosotros, chicos!

Misty: Bueno Ash, ¿Qué dices? ¿Te parece buena idea que vayamos a visitar al Prof. Oak?

Ash: ¡Muy bien! Si no hay inconveniente... ¡Vamos! ¡Tonto el último!

Misty: ¡No pienso correr! La última vez que dijiste eso, casi me rompo una pierna en la escalera...

Ash: ¡No seas aguafiestas, Misty! ¡Diviértete! ¡Te irá bien! ¡Haz como yo! ¡Mira de cara a la vida y nunca hacia atrás y siempre con una amplia sonrisa! ¡Y encontrarás la felicidad! ¡Fíjate en mi!

Brock: ¡Bueno! ¡Pues hacemos una carrera hasta el laboratorio del Prof. Oak, a ver quién llega antes!

Misty: ¡Yo no pienso correr, ya te lo he dicho!

Ash: ¡Vamos Misty! ¡Tú no te vas a quedar atrás!

Misty: ¡Pero...! – No le dio tiempo a terminar la frase, que Ash le había tomado la mano y comenzaban a correr, pero se detuvo.

Ash: ¡Misty, mírate la venda!

Misty la tenía ensangrentada por la herida de la noche anterior, pero estaba seca.

Misty: ¿El qué? ¿Esto? No tiene ninguna importancia, ¡no hagas caso! Por la noche, me comenzó a brotar de nuevo, pero me lo curé. ¡Olvídalo!

Ash se extrañó de este hecho tan extraño... Misty se comportaba de un modo muy diferente desde que él había llegado a la casa... Últimamente, notaba muchas cosas misteriosas a su alrededor... Algo oscuro se estaba ocultando, o se lo estaban ocultando, en especial Misty... ¿Qué motivos tenía para comportarse de ese modo? Pero no volvió a pensar en ello y emprendió de nuevo la carrera: Llevó a Misty a toda marcha por senderos verdes que conducían al laboratorio junto con Brock a su lado. Los tres formaban una escena de lo más familiar, como en los viejos tiempos. Cuando llegaron, el trío estaba sudando y agotado por la carrera.

Ash: De... jémos... lo en un em... pate, ¿OK?

Brock ( Casi sin aliento ): ¡Sí... será... lo... mejor...!

Misty: Dije... que... no... correría... y... al... final,... siempre... acabo... corriendo...

Cuando recuperaron sus fuerzas, llamaron al timbre. Tracey salió a recibirlos.

Brock: ¡Hola Tracey! ¿Está el Prof. Oak?

Tracey: Sí. Está en el patio de la llanura. Richie y Gary se están enfrentando en un combate pokémon.

Ash: ¿Un combate pokémon?

Misty: Sí. Consiste en que dos entrenadores eligen de uno a seis pokémon y los hacen luchar uno a uno con su adversario. Dependiendo de su tipo y su nivel, el pokémon elegido será más o menos efectivo contra su rival. Se continúa hasta que un entrenador logra vencer el pokémon de su contrincante.

Ash: ¡Parece interesante!

Misty se dijo a si misma: “Si tú supieras la de veces que participaste en un combate... Y cuando ganabas, lo feliz que eras tú junto a tus pokémon... Eras un gran entrenador que amaba a sus pokémon... Y que aún los ama...

Ash: ¿Vamos a verlo? ¡Me muero de ganas de ver una clase práctica!

Brock: De acuerdo. ¡Vamos!

Tracey les acompañó hasta la llanura y se pusieron junto al Prof. Oak a observar a batalla. Después de un largo tiempo, al final, la victoria fue para Gary.

Ash: ¡Tengo que reconocer que Gary es bueno, muy bueno!

Brock: Antes no opinabas lo mismo de él, pues le considerabas como un rival y te daba rabia que él fuese mejor que tú...

Misty le miró con una mirada matadora.

Brock: Esto... No pretendía... Lo siento...

Ash: No te preocupes... Me alegro saber que, al menos, yo era un entrenador y tenía un gran rival... Al menos, sé que hice algo interesante antes de... Bueno, de perder...

Misty: Sí, pero no te obsesiones... Si no recuerdas, no te fuerces a...

Ash: Lo sé, Misty, lo sé... No voy a hacerlo... Y por cierto, Brock: Tú también me conocías bien, ¿Verdad?

Brock: Sí...

Ash: Me acompañabais en mis viajes, ¿Verdad?

Misty y Brock se quedaron sorprendidos que Ash hubiese averiguado tanto él solo.

Ash: ¿Sorprendidos? No lo estéis... Era fácil de adivinar, pues Brock me ha tratado como a un hermano y eso que sólo llevo una noche aquí... Eres un gran amigo... Y sé que fui entrenador por tener pokémon... ¿Qué persona puede poseer pokéballs? Pues un entrenador como bien me habéis dicho. Aparte, la pokédex que llamáis, debe ser otro artilugio sobre el entrenamiento pokémon, ¿a que sí? Y el Prof. Oak también me conocía, pues él se ofrecería a reparar mi pokédex, que según tengo entendido, sólo puede ser reparada por su programador... Y ese es el Prof. Oak. ¿Cierto? Y sé que a mis pokémon no los conocí el día que perdí la memoria, pues se notaba que me tenían demasiado cariño como para conocerme de un solo día... ¡¡Uno puede ser amnésico, pero no tonto!! ¡¡Ja, ja, ja!! ¿A que no os esperabais que supiese tanto de mi pasado? Todo es saber interpretar hechos sin importancia, pero si lo analizas, descubres que son la clave para montar un gran rompecabezas, que comienza a formarse...

Misty: Vaya, y yo que creía que a ti se te podían ocultar las cosas... Ya veo que a ti no hay quién te oculte nada, Ash. Eres tú el que eres todo un misterio... Nunca podemos saber por donde saldrás...

Ash: Sí, sé que tratas de no sacar el tema por protegerme, pero hay cosas que voy entendiendo por mí mismo, aunque no logre recordar aún... Aunque aún es pronto...

Brock: Sí, Ya vemos que sabes tú más de nosotros que nosotros mismos y eso que tú no posees tu memoria...

Misty le dio un codazo, pues con eso de la memoria, se había pasado.

Brock: ¡Ups! Es decir... Que bueno, no quiero decir que no recuperes tu memoria, sólo que...

Ash: No, no me lo he tomado a mal... Sé que lo dices con la mejor intención.

Los tres sonrieron. Y se dispusieron a observar la magnífica vista que tenían de la llanura, completa de pokémon por todos lados.

Ash: ¿Sabéis? Al ver a Gary y Richie combatir, me han entrado ganas de combatir a mí también...

Misty: Sabía que algún día despertaría tú espíritu de entrenador... Más antes que después... Pero superaste todas mis expectativas, te adelantaste.

Ash: ¿En serio? ¡Ja, ja, ja! Pero no sé si estoy preparado... Hace tantos años que no entreno... que no creo que pueda...

Misty: Ash, la palabra no poder, no está en tu diccionario. A pesar de que lleves tiempo sin entrenar, tú tienes algo especial que los demás no tienen y jamás tendrán... ¡Tú conviertes lo imposible en posible! Eres la personificación de la luz, el optimismo, la esperanza y la ilusión. ¡Lo irrealizable no existe para ti! Si algo tú puedes hacer, es darlo todo en un combate pokémon. Sé que puedes hacerlo... Lo llevas en la sangre...

Ash: ¡Si tanto confías en mi, no pienso decepcionarte! ¡Sé que en el pasado debiste confiar mucho en mí, y pienso darlo todo por el combate!

Misty: Pues entonces, ¡adelante! ¡Convierte tu sueño en una realidad!

Ash saltó de la valla en la que estaba apoyado y se dirigió hacia Gary, que se marchaba de nuevo.

Ash: Un momento, Gary. ¿Puedo pedirte un favor?

Gary se giró: ¡Ah, eres tú! ¡Hola Ash! ¿Cómo te encuentras?

Ash: ¡Bien, mucho mejor, gracias! ¿Esto, te crees preparado para otro combate pokémon o tienes que curar a tus pokémon?

Gary: No, mis pokémon no están demasiado cansados... ¿Por qué? ¿Qué querías?

Ash: En ese caso, ¡Te reto a un combate pokémon!

Gary: ¿Qué? ¿Qué has dicho, Ash? No pienso hacerlo... No estás preparado... Es muy pronto aún... Cuando estés preparado, competiremos. Pero mientras tanto, espera y prepárate a fondo.

Ash: ¡Yo ya estoy lo suficientemente preparado! Gary, por tener amnesia no quiere decir que sea un discapacitado ni un imbécil total!

Gary: Pero, ¿Sabrás cómo se combatía?

Ash: ¡No te preocupes, aprendo y recuerdo deprisa! ¿Qué me dices? ¿Aceptas? – Y Ash estiró la mano para chocarla.

Gary se lo pensó un poco y al final dijo: ¡Acepto! – Y chocó la mano.

Ambos se volvieron sobre sus pasos, a una distancia de unos diez metros, se pusieron de cara el uno frente al otro.

Ash: ¡Adelante, da tú el primer paso!

Gary: ¡Como quieras! ¡Adelante, Nidoking!

Ash: ¿Con que otro Nidoking, eh? ¡Muy bien! ¡Pues yo elijo a Totodile! – Ash lanzó una pokéball y de ella surgió un Totodile bailarín y alegre. – ¡Te dejo que muevas tú primero!

Gary: ¡De acuerdo! ¡Pero te arrepentirás de haberlo hecho! ¡Nidoking, ataque derribo contra Totodile!

El Nidoking de Gary corrió velozmente embistiendo contra el Totodile, que permanecía impasible, inerte, como si no tuviese vida, al igual que Ash, que había cerrado los ojos y parecía dormido... Pero no estaba dormido, sino concentrando toda su energía espiritual en la meditación de su mente... y Totodile parecía hacer lo mismo.

Gary: ¿Pero qué se cree que está haciendo? No mueve ni un músculo... ¡Está es nuestra oportunidad, Nidoking! ¡Acaba con el debilucho de Totodile! – La respuesta de Nidoking no se hizo esperar: Cargó con más fuerza y cuando le faltaban tan sólo dos metros, de repente, el viento suave y fresco acarició los oídos de Ash y éste abrió los ojos de par en par y le dijo a Totodile: ¡Totodile, haz lo que tú sabes hacer! ¡Te dejo que tomes tú la decisión!

Gary se dijo a sí mismo: “¿Y ahora encima hace que su pokémon tome decisiones por sí solo? No sólo ha perdido la memoria, sino que se ha vuelto loco.”

Al cabo de unos momentos, ante sus ojos, Totodile era envuelto de una luz blanquecina que penetró en su interior, y justo cuando Nidoking iba arremeter contra su cuerpo, éste saltó ágilmente hacia un lado. Nidoking, a causa del enorme impulso que había tomado, le fue imposible parar, y se estampó contra la valla de madera, quedando su cuerpo incrustado, impidiéndole desengancharse. Misty y Brock se quedaron muy sorprendidos frente al combate tan extraño que acababan de presenciar. ¡No podían creer lo que sus ojos estaban viendo!

Gary: ¿Có - cómo es po - sible? ¿Cómo diablos... ha logrado... que...? ¡Nidoking, vuelve! – Dijo llamando a su pokémon con su pokéball. – ¡Esto aún no ha terminado! ¡Ahora verás de lo que soy capaz!

Ash: Creo que por hoy ya es suficiente...

Gary: ¿Qué? ¡Pero si esto no ha hecho más que comenzar...! ¡No puedes marcharte y dejar este combate a medias! ¿No vas a seguir las reglas?

Ash: Sí. Sigo las reglas... Pero no me parece justo combatir contra ti... Pues aún no tienes lo que hace falta... Te creí más capaz, es decir, pensé que eras un entrenador... De mi misma condición... Pero me equivoqué... Por eso creo que es mejor dejarlo...

Gary: ¡De eso nada, Ash! ¡Vas a combatir contra mí quieras o no! ¡Esto no ha acabado hasta que yo lo diga! – Enfadado de que Ash le ignorase de esa manera, cuando nadie lo había hecho y menos lo podía soportar de su mayor rival. – ¡Adelante, Umbreon!

Ash siguió caminando dándole la espalda.

Gary: ¡Atrae la atención de Ash! ¡Deprisa, ve hacia él y detenlo!

Umbreon corrió hacia Ash. Y justo cuando Umbreon iba a darle alcance, Ash se detuvo, sin mirar atrás. Umbreon se confió. Estaba a punto de tocarle, cuando de repente, un gran Trueno impactó sobre él. Pikachu, rodeado de una aura blanca, se había interpuesto entre Ash y Umbreon, dándole a éste su carga eléctrica más potente. Al momento, a causa del gran esfuerzo, Pikachu se cayó junto a Umbreon, y después, Ash cayó de rodillas al suelo, y sin poder sostenerse, acabó en el suelo. Misty y Brock que vieron esto, fueron a todo correr junto a su amigo, que estaba desplomado a pocos metros de allí. Brock trató de incorporarle, pero en seguida que lo tocó, vio que Ash tenía la frente muy caliente, y que trataba de agarrarse la cabeza con sus manos como podía. Parecía estar pasándolo francamente mal... Tracey, el Prof. Oak y Gary corrieron hacia el lugar de los hechos.

(Continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 1:45 am

Misty: Ash... ¿Cómo te encuentras? ¿Qué te ocurre?

Ash: La cabeza... Mi cabeza... – Respondió mientras mantenía los ojos fuertemente cerrados y se sujetaba la cabeza con ambas manos.

Prof. Oak: ¡Ash, será mejor que vayamos dentro! Tracey, Brock, ayudadme a levantarle!

Y entre todos, lo llevaron dentro. Gary les siguió arrepentido de lo ocurrido, con su Umbreon derrotado en sus brazos. Ahora se lo veía realmente preocupado por el estado de Ash.
Tumbaron a Ash en la cama de Tracey. Ash estaba muy nervioso, no paraba de delirar y se agarraba su cabeza. Estaba sudando y padeciendo mucho.

Brock: ¡Prof. Oak, será mejor que yo vaya a llamar al doctor!

Prof. Oak: ¡Muy bien, Brock! ¡Dile que venga lo antes posible!

Brock: ¡Entendido!

Brock fue a llamar, pero el doctor del pueblo había salido para atender a una mujer que estaba a punto de tener a su bebé... Así que llamó al hospital donde habían atendido a Ash y rápidamente salió de allí una ambulancia. En unos diez minutos, se habían plantado en la puerta del laboratorio del Prof. Oak. Entraron dos enfermeros con una camilla y recogieron a Ash.

Misty: Esto... Perdonen... ¿Puedo acompañar al enfermo en la ambulancia?

Enfermero: ¿Es familiar suyo, o su prometido?

Misty: No, pero es un gran amigo mío y yo...

Enfermero: Entonces, lo siento señorita, no nos puede acompañar...

Misty: Pero ustedes no lo entienden, debo ir...

Enfermero: Las normas son las normas. Por favor señorita, no entorpezca más... Está retrasando el traslado del paciente y eso puede ser muy perjudicial... Ahora, todo minuto perdido puede ser crucial para su amigo...

Misty profundamente apenada: Aún no he entendido las causas de su negación, ya que el paciente estaría en pleno acuerdo en que yo fuera su acompañante, pero ya que no puedo hacer nada, lo siento, disculpen las molestias... ya, ... ya se pueden ir...

Cerraron la puerta tras de sí. Misty la contempló unos instantes. De repente, le entró un arrebato de desesperación y la abrió y salió corriendo a la calle, pero era demasiado tarde... La ambulancia se alejaba ya por el horizonte, dejando un rastro de humo tras de sí, en el crepúsculo del atardecer...

------------------------------------ FIN DEL CAPÍTULO 8º------------------------------------------


Última edición por Axel el Lun Nov 17, 2008 1:51 am, editado 1 vez

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 1:47 am

Capítulo 9º: ”Sucesos extraños”

Brock y todos los demás siguieron a Misty afuera. Brock notó que Misty estaba tratando de contener las lágrimas.

Brock: Misty, acompáñame al hospital.

Misty se giró sorprendida: ¿Qué?

Brock: Sé que quieres ir... Estás preocupada... Y Ash te necesita a su lado... Será mejor que nos demos prisa.

Misty asintió en silencio.

Así que el Prof. Oak sacó del garaje su furgoneta y subieron todos en ella y se dirigieron lo más deprisa que pudieron hacia el hospital.

Ya en el hospital...

Todos permanecieron en la sala de estar a la espera de noticias sobre el estado en el que se encontraba Ash. Misty no paraba de dar vueltas. Luego, se asomó por la ventana que un día atrás justamente se había asomado con Ash, y se puso a reflexionar. Al cabo de un tiempo, apareció por la puerta la Sra. Mc Gregor, la enfermera. Misty rápidamente prestó atención a lo que tenía que decir. Todos siguieron su ejemplo.

Sra. Mc Gregor: Bueno, he sido enviada por el doctor O’Sullivan, el doctor asignado a Ash Ketchum, para comunicarles que su paciente ha sido sometido a unas pruebas y ya tiene sus resultados...

Misty se impacientó: ¿Y Ash? ¿Cómo está Ash, Sra. Mc Gregor? ¿Qué ha sido de él?

Brock: la cogió de los hombros: Misty, tranquilízate, ¿Quieres? Todos estamos igual que tú... Ponerse así no te va a ayudar ni a ti ni a Ash ni a nosotros... Procura mantener la calma...

Misty: Yo... lo siento... No pude contenerme... Pero es que yo... Lo siento. Trataré de controlarme...

Sra. Mc Gregor: No te preocupes, Misty... Ash está durmiendo profundamente en su habitación... Ya no sufre ningún daño...

Misty suspiró aliviada: ¡Uf! ¡Menos mal... Gracias a Dios! – Y se dejó caer en el sofá.

Sra. Mc Gregor: Ahora el Dr. O’Sullivan vendrá para aclararos todos los detalles. Yo, mientras tanto, iré a visitar a mi paciente. ¡Buenas noches! Ah, y tú Misty, relájate cielo, ¡Ash es muy joven para irse de tu lado! Aparte, tanto él como tú no queréis separaros el uno del otro, ¿o me equivoco? – Y le guiñó un ojo y se fue con una risilla disimulada.

A Misty le subieron los colores: ¡Oh, Sra. Mc Gregor! – Dijo llevándose una mano a la frente, un poco cortada y fingiendo estar molesta por el comentario. Todos rieron. Al momento, entró en la sala el Dr. O’Sullivan.

Dr. O’Sullivan: ¡Buenas noches a noches a todos! Como bien os habrá dicho mi enfermera, os vengo a hablar sobre Ash... Os digo lo más importante: Está fuera de peligro... – Todos en la sala suspiraron aliviados. – No obstante... – Todos volvieron a prestar de nuevo atención. – Su cabeza ha desarrollado un proceso extraño, el cual no advertí en la primera prueba que realizó dos días antes... El resultado es que no tan sólo sufre de amnesia, sino que además se ha creado un flujo de energía que manda señales desde todos lados...

Misty: Doctor, no entiendo lo que nos quiere decir...

Dr. O’Sullivan: Digamos que ahora tiene en su interior una fuerza sobrenatural, es decir, poderes psíquicos por así decirlo... Al perder la memoria, se inició este proceso inexplicablemente y creo que de una manera tan anormal y misteriosa, pues nunca antes había visto nada igual, consiguió este misterioso poder, que según mis hipótesis, abre un vínculo, o un canal entre él y sus pokémon que permite dar parte de su energía para ayudar a sus pokémon, como por ejemplo en un combate, pero de momento, no está del todo demostrado... Pero volviendo al asunto que nos concierne: como en esta vida nada es gratis, cada vez que utilice tal poder, su celebro tardará mucho en recuperarse, así como su cuerpo en general, ya que afecta a todas sus partes por igual, y este hecho puede resultar muy peligroso... Y puede llegar a relentizar el proceso de curación y rehabilitación de su memoria.

Misty: ¡Oh, no! – Se llevó las manos a la boca.

Dr. O’Sullivan: Pero no te preocupes, no quiere decir que le vayamos a perder, sólo tiene que vigilar con eso, nada más... Lo único que les pido es que lleven un seguimiento de mi paciente... No lo puedo dejar aquí internado si ya no tiene nada malo... Solamente se podrá averiguar si sale de aquí. Mañana por la mañana podrá volver con todos ustedes.

Misty sonrió débilmente, y esa sonrisa fue aumentando hasta convertirse en una sonrisa tan brillante y radiante como su mirada: ¡¿Vol – volverá ma - mañana con nos - otros?! – Casi no podía creérselo.

Dr. O’Sullivan: Pues claro, ya no se tienen de qué preocuparse, tan sólo vigilarle un poco para que no pueda volver a estar en peligro...

Brock: No tema doctor. Nosotros cuidaremos bien de Ash, ¿Verdad, Misty?

Misty asintió feliz.

Al día siguiente, después de una larga noche en vela ( para Misty, pues apenas descansó, no quería hasta poder ver que Ash estaba correctamente ), llegó el amanecer radiante y lleno de luz y nuestros amigos volvieron de nuevo a Pueblo Paleta. Cuando llegaron, la madre de Ash estaba preocupadísima y Misty la puso al corriente de todo. Pasado el susto, todos disfrutaron de una deliciosa comida. No obstante, vieron a Ash bastante agobiado, tal vez por pasar una noche tan mala en el hospital. Delia se llevó a Misty un momento a la cocina y le comentó:

Delia: ¿No te parece que Ash está un poco agobiado y deprimido?

Misty: Sí, eso me pareció a mi...

Delia: Tal vez le convendría tomar un poco el aire, ¿No crees?

Misty captó la indirecta: No sufras Delia, me lo llevaré a dar una vuelta para animarle.

Delia: ¡Gracias Misty, sabía que podía contar contigo! ¡Te dejo en tus manos a mi hijo! ¡Cuídamelo bien mientras estéis fuera!

Misty: No te preocupes, lo haré.

Misty fue corriendo a llamar a Ash. Estaba sentado en el sofá, con sus codos apoyados en sus rodillas y aguantándose su cabeza con sus manos, estaba absorto, contemplando a través del ventanal a todas y a ninguna parte. Misty se acercó, pero Ash no se dio cuenta de su presencia. Se sentó en el sofá junto a él y se lo quedó mirando fijamente y sonrió. Al ver que seguía sin reaccionar, le pasó una mano por el hombro. De pronto, Ash “despertó” y se percató de que Misty estaba allí, contemplando su mirada y sonriéndole.

Ash: ¡Ah! ¡No te había visto, Misty...!

Misty: ¡Ya me di cuenta de eso! – Sonrió más. – Vengo a decirte una cosa: ¿Te apetecería ir a dar una vuelta? ¡Hace un día magnífico para pasear! ¡Estar encerrado en casa con un día así no tiene perdón! ¿Qué te parece mi idea?

Ash: No tengo demasiados ánimos... Lo único que conseguiría sería fastidiarte el día... ¿Y qué me dices de Brock? ¡Podéis ir juntos! ¡Y luego me contáis todo lo que habéis visto!

Misty: ¡Pero yo quiero que vengas conmigo, Ash! Lo hago por tu bien, para que te distraigas y respires un poco de aire fresco... Venga, va... – Dijo con un tono casi suplicante. Misty puso unos ojos tan lastimeros y una cara tan dulce, que Ash no pudo negarse.

Ash: Está bien, iré... Pero que conste que voy por hacerte un favor y...

Misty: ¿Y?

Ash: ¡Porque no puedo soportar que me mires con esa cara de corderito malherido...! Me haces sentir culpable...

Misty: ¡Perdona! Pero es que sino lo hacía, no hubieras querido venir, ¿No es cierto?

Ash: Vale, vale. Quizás tengas razón... Muy bien, vamos a dar una vuelta, si es lo que quieres...

Misty: ¡ESTUPENDO! ¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS! – le dijo muy contenta.

Ash la miró perplejo: ¿Tan contenta te pones? – Le dijo extrañado.

Brock, que había observado la escena desde la puerta de la cocina: Siempre se pone así cuando se sale con la suya...

Misty: ¡Y tú cállate, Brock! – Dijo colorada y enfadada.

Ash rió débilmente de esta escena cómica.

Misty: ¿Ves? ¡Aún no hemos salido y ya te ríes! ¡Vamos mejorando! ¡Venga, va, vámonos que se hace tarde! – Dicho esto, lo agarró bruscamente de un brazo y literalmente, lo llevó a rastras hasta la puerta.

Estuvieron paseando por todo el pueblo hasta el anochecer. Misty condujo a Ash hasta el punto más recóndito de Pueblo Paleta, para ver si así lograba que recordase algo, pero no funcionó. Pero por lo menos, consiguió hacerle reír contándole algunas anécdotas que le pasaron cuando era muy pequeña y vivía con sus hermanas... A pesar de que Misty estaba muy apenada por no lograr que Ash recordase, estaba tan feliz al verle reír, que pronto olvidó sus inquietudes y se dejó llevar por su risa contagiosa. Ambos se lo pasaron en grande, estaban tan absortos el uno con el otro, que no se dieron cuenta de que la noche se les había echado encima.

Misty: ¡Oh, vaya! – Dijo mirando al cielo. – ¡Qué rápido ha oscurecido! – Mencionó algo fastidiada.

Ash: Es verdad... El tiempo pasa tan rápido cuando te lo pasas tan bien... A veces, las personas desean que el tiempo pase tan deprisa cuando pasan por malos momentos y cuando son felices y sus corazones dejan de sufrir, el tiempo pasa tan rápido que ni siquiera lo adviertes... Y maldices a quién inventó el tiempo por no hacer una tregua y permitirte alargar ese instante para que sea eterno...

Misty le miró fascinada, con los ojos emocionados y brillantes. Sus oídos no daban crédito a lo que acababan de oír... “Es tan puro y sincero lo que acaba de decir, que me cuesta trabajo creer que esas palabras han salido de su boca, es tan, es tan, es tan...”

Ash: ¿Te ocurre algo, Misty?

Misty: ¡Es tan maravilloso!

Ash: ¿El qué?

Misty: Lo que acabas de decir... Es tan hermoso...

Ash la miró perplejo: ¿De qué te asombras? Ya me conoces...

Misty al oír esto, volvió a la realidad... Bajó de las nubes de un patacazo, cayendo en el suelo de la dura y cruda realidad...

Misty: Creía que te conocía... – Dijo tristemente. – Pero eres tan diferente de antes... Me resulta difícil creer que tú seas como eres ahora...

Ash: ¿Y antes yo no era así?

Misty: Bueno... Simplemente, has cambiado... o...

Ash: ¡O tal vez he madurado! – Le respondió mientras le guiñaba un ojo.

Misty: ¡Esto sí que es increíble! ¡El señor Ash Ketchum, un chico maduro y sensible! ¡Es de risa!

Ash le respondió un poco molesto: ¿Tan increíble parece? ¡Creo que no debí ser de lo mejor en mis tiempos!

Misty: ¡No te ofendas! Era una broma... – Dijo arrepentida.

Ash: ¡No te preocupes, Misty! ¡Cómo me voy a enfadar contigo por una cosa así! Aparte, no puedo discutir contigo sobre eso, pues yo no consigo...

Misty: Ya, por eso no puedes discutir... Al no recordar nada, no puedes saberlo... – Dijo sintiéndose mal.

Ash: ¡Pero esto no quedará así! ¡En cuanto me acuerde, te daré guerra! Ya veremos quien de los dos era peor en nuestros tiempos!

Misty: ¿Sí? ¡Qué miedo te tengo! – Respondió Misty con tono irónico. – ¡Pero antes, tendrás que cogerme! – Y salió corriendo. Corrieron hasta acercarse a la casa de Delia y llegaron al porche. Estaban exhaustos.

Ash: ¡Co – rres mu – cho más de lo que ima – gi – na – ba! – Dijo con la voz entrecortada.

Misty: ¡Tú tam – bién! – Le respondió intentando sonreír a pesar del cansancio, mientras permanecía doblada, aguantando sus manos en sus rodillas y respirando fuerte.

En aquél preciso instante, en el cielo irrumpió algo brillante y muy hermoso, que mágicamente atravesaba el cielo como flotando en ese mar de estrellas infinito. Atrajo la atracción de nuestra joven pareja.

Misty: ¡Mira eso, Ash! – Le dijo señalando el cuerpo celeste. – ¡Es una estrella fugaz! ¿No es lo más precioso que has visto en tu vida?

Ash: Sí, después de ti... – Le contestó murmurando, para que Misty no le oyese. – ¡Misty venga, vamos a pedir un deseo! ¡Lo solía hacer mucho con mis pokémon cuando vivía en el bosque!

Misty: ¡De acuerdo! – Y ambos se agarraron las manos, cerraron los ojos y pidieron un deseo. Luego los abrieron.

Ash: Ahora debemos esperar a que se cumpla... El día que se nos cumpla, debemos decírselo a la persona con quién pediste el deseo y ver si coincidieron... ¡Es divertido!

Misty: ¡Sí, ya lo creo! ¡ Entonces, vale, así lo haremos! – Y cerraron el pacto con un apretón de manos y una amplia sonrisa. El tiempo se detuvo de nuevo para ellos, que mantenían su mirada soñadora el uno en el otro. Pasaron así varios minutos, sin soltarse las manos, contemplando sus rostros a la luz de la luna, mientras una ligera brisa fresca les acariciaba la cara y hacía ondular el brillante, largo y sedoso cabello de Misty, mientras los restos de la dama de noche se esparcían por el firmamento, haciéndola parecer una ninfa de la noche, con su cálida sonrisa y sus ojos cambiantes de color, cuando la Luna transmitía su luz tan mágica y celestial... Pasaron así largo tiempo más, sintiéndose el uno inmerso en los pensamientos maravillosos del otro, que no advirtieron que otra luz directa, cálida y muy cercana a ellos, los iluminaba, haciendo que sus ojos centelleasen aún con más fuerza... Delia acababa de advertir que había alguien en su porche y había decidido abrir para averiguar de quién se trataba:

Delia captó que su hijo y Misty estaban como idos en sus pensamientos, mirándose el uno al otro: ¡Ups! Siento molestar... Cuando queráis, podéis entrar... No me corre prisa... – y se volvió a meter en la casa rápidamente. Misty “despertó” y se dio cuenta de lo sucedido, soltó la mano de Ash, que también “despertó” y Misty corrió antes de que se cerrara la puerta.

Misty: ¡No cierres, Delia! ¡Ya íbamos a entrar...!

Delia volvió a la puerta que tenía medio cerrada y la abrió del todo: ¡Ah, bueno! Yo creí que... Bueno, no importa... – Tratando de cambiar de tema, pues resultaba muy embarazoso para las dos ese tema.

Misty: ¡No, no se preocupe! Si nosotros no... En serio, sólo hablábamos...

Delia: En ese caso, pasa, que la cena está en la mesa y se va a enfriar. – Y cerró la puerta tras ella.

Misty se dijo a si misma mientras caminaba en dirección a la cocina: Tengo la extraña sensación de cómo si me hubiese olvidado de algo, pero no sé el qué...

Delia: ¡Seguro que te acabas acordando! No te preocupes por eso ahora y cena... Después tranquilamente, lo piensas. ¡Seguro que después consigues acordarte!

Misty: ¡Sí, tal vez! – Y empezó a tomar la cena. – ¡Vaya, esta sopa está deliciosa, Delia! Es una cocinera excelente, ¿Verdad, Ash? – Miró a su lado derecho. La silla estaba vacía. Misty se levantó enseguida. – ¡Ay, pobre Ash! ¡¡Seré tonta!! ¡¡Le hemos dejado en el porche!! – Y corrió de nuevo a la puerta principal. – ¡Si yo sabía que algo se me olvidaba! ¡¡Oh, que cabeza la mía! – Y abrió la puerta. Ash se había sentado en el escalón del porche a esperar, harto de picar y que nadie le abriese. Misty corrió hacia el escalón.

Misty: Ay, Ash. ¡Lo siento! ¡No me acordaba de ti! ^_^U

Ash: Ya, ya lo vi... ¬_¬U No te preocupes, no pasa nada... Supongo que estabas un poco despistada.

Misty: Sí, un poco... ( Demasiado ) despistada, diría yo... Venga, entremos, que empieza a hacer frío aquí afuera. Tu madre... ¡Ups! Es decir, mi madre ha hecho una cena buenísima, ¡Te encantará! – Y le cogió del brazo otra vez, con insistencia, como siempre.

Ash: De acuerdo. ¡Vamos! – Y ambos entraron en la casa.

A las 3:00 AM...

Ash: ¿Oyes lo que yo oigo, Pikachu? – Dijo incorporándose bruscamente de la cama.
Ambos saltaron de nuevo de la cama una noche más y fueron corriendo al jardín.

Mientras tanto, en el jardín...

Misty: ... Puesto que eres como una espina clavada
En el fondo de mi corazón, no, no, no, no...

La escena volvió a repetirse una noche más...

Ash con sumo cuidado y muy lentamente fue acercándose hasta el mismo lugar de la noche pasada, estaba decidido a llegar hasta el fondo del asunto, y esta vez nadie le detendría, aprovecharía esta segunda oportunidad que el destino le entregaba para ayudar a esa pobre muchacha, no la dejaría escapar una noche más...

(Continúa en el siguiente post)


Última edición por Axel el Lun Nov 17, 2008 1:56 am, editado 2 veces

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 1:50 am

Misty: ¡¿Qué derechos tienes tú para obligarme a hacer lo que me mandes?!

En esos momentos, Ash se paró en seco y se dispuso a escuchar: “Parece que no está sola, alguien más está con ella. Si ese otro individuo se atreve a tocarla, será momento de intervenir, mientras tanto, esperaré a ver lo que sucede... cada vez este misterio me tiene más intrigado...”

Misty: ¡Por favor, escúchame, te lo suplico! Sólo intentaba salvarte, no matarte! ¡Eso sería lo último que desearía, te lo juro! ¡Me hubiese cambiado por ti para evitar tu sufrimiento! ¡Sabes que siempre te seguí a pesar de todos los peligros que me acechasen y sin saber si podría vivir un día más para contarlo! ¡Daría toda mi vida por ti! ¿Es que no lo entiendes? ¡¿Por que no quieres verlo?!

Ash se acercó lentamente, tal vez esa muchacha necesitase ayuda. Y continuó escuchando, escondido tras unos matorrales...

Misty: ¡No, por favor, no te vayas! ¡No me dejes sola! ¡Por favor, vuelve conmigo!

Ash: Parece ser que ese individuo se marcha ya... Tal vez sea el momento de intervenir... – Pero, se detuvo por completo al oír lo siguiente:

Misty: ¡No me abandones! ¡¡¡Por favor ASH!!!

Ash: ¿Ha pronunciado mi nombre? Pero, no puede ser... no puede ser... pero si no ha estado hablando conmigo... Se debe tratar de otro Ash... Será mejor que vaya a ayudarla...

Misty, que seguía abrazada al aire, sosteniendo una rosa entre sus manos, mientras lloraba desconsoladamente:

Misty: ¡No te vayas, por favor, te lo pido! ¡Yo sin ti no sé vivir! ¡Me falta el aire si tu no estás junto a mi!

Ash corrió junto a la muchacha, que extrañamente estaba tapada con una capa, semejante a una manta, pero ésta se despertó al oír el soplido del viento en sus oídos: ¿Qué? ¿Dónde estoy? ¿Qué hago yo aquí? – Entonces vio que alguien se aproximaba a ella corriendo. Temiendo que le pudiese hacer algún daño, volvió a huir en una desesperada carrera, ocultándose en las sombras, lanzando su rosa al suelo, en un nuevo charco de sangre.

Ash: ¡Espera! ¡No te vayas! ¡No huyas, no quiero hacerte daño! ¡Por favor, regresa, sólo intento ayudarte! – Dijo tomando en sus manos la delicada rosa que se le había caído a la joven, empapada de sangre.

Misty reconoció esa voz y se detuvo. Sintió tentaciones de volver y abrazar a Ash, porque se sentía muy perdida y asustada, como una niña pequeña e indefensa en medio de un bosque tenebroso, pero descubrirse en mitad del jardín a esas horas, y sin saber a ciencia cierta si Ash había oído toda la conversación, decidió no arriesgarse y no descubrir su identidad, así que se ocultó tras las sombras y esperó a que Ash se cansase de buscarla, de hecho, casi la encuentra, pues el olfato de Pikachu era muy eficaz, pero logró esquivarlos y salir impune de aquella situación tan embarazosa para ella. Pero esta vez no tuvo tanta suerte...

Ash: Espera, Pikachu... Ve hacia allá. – Le dijo en un susurro, para que la doncella no se asustase y saliese corriendo al oírle. – Tengo un plan. – Le comentó mientras le guiñaba un ojo.

Misty al oír a Pikachu correr en dirección contraria, se confió. Suspiró aliviada y cruzó hasta el otro lado del jardín lentamente. Mientras, Ash, oculto muy cerca de allá, observaba detenidamente los movimientos sospechosos de la chica misteriosa. Mientras, Misty, seguía caminando cabizbaja por el jardín, entre las rosas y las miles de luciérnagas que inundaban el paisaje, haciéndole parecer un mar de estrellas ente la oscuridad de la noche. Una luciérnaga juguetona, se posó en el dedo del corazón, que se le parecía como un anillo dorado... – “Tiene gracia.” – Comentó en sus pensamientos. – “ Se parece a un anillo de compromiso” – Y después de esto, se ruborizó. – “O un anillo de... de... una blanca novia...” – Y le entró un escalofrío de emoción por todo su suave, fresco y delicado cuerpo. De repente, a causa del frío, del agotamiento de cuerpo y mente, del sudor, del estado de nerviosismo y miedo en la noche, sus piernas no la sostuvieron más y cayó rendida al verde prado. Ash se asustó, pues pensó que a causa de su herida, habría perdido mucha sangre y tal vez necesitase un médico. Pikachu volvió junto a ellos. Ash se acercó a la muchacha y se arrodilló junto a ella y la sostuvo en sus brazos.

Ash: ¿Te encuentras bien? ¿Tienes alguna herida grave? – La muchacha no medió palabra.

Ash: ¿No me respondes? Sé que no eres muda, te oí en el jardín hablando con alguien... por eso me acerqué a ver que sucedía y ver como te encontrabas... ¿Esa persona te ha hecho algo grave?

Misty cambió el tono de voz para no ser descubierta, tapándose el rostro con la manta: No, no me pasa nada, no te preocupes, pronto me repondré...

Ash: Pero aún así, estás herida... Te seguí por las gotas de sangre que fuiste dejando caer... Será mejor que entremos dentro... Allí podrás explicarme lo que te pasa y estarás más segura...

Misty: ¡No puedo quedarme! ¡Me esperan en casa! ¡Tengo muchos hermanos que atender, no puedo quedarme, me necesitan!

Ash: Pero tú ahora no estás en condiciones de ir a ningún lado, eres tú la que necesita ayuda, por favor, hazme caso... Sé que ésta no es la primera vez que vienes aquí, pues la otra vez intenté ayudarte, pero no me dejaste... Te ruego, por tu propio bien , que me dejes esta vez, te lo pido...

Misty en silencio, trató de ponerse de pie y Ash hizo lo mismo. Misty sabía que si entraba en la casa, todo se iría al traste, tenía que evitar a toda costa que eso sucediese, y así poder huir con la protección que le ofrecía la oscuridad de la noche. Así que estuvo atenta a la más mínima, para poder huir de allí como fuese. Ash la agarró de la mano sana y la condujo hasta la entrada de la casa. Misty trató de salir corriendo estirando se su brazo y la verdad es que lo consiguió, pero su libertad duró poco: Ash no permitiría que esta vez huyese tan fácilmente, así que corrió tras ella, Misty se puso muy nerviosa y tropezó con la manta, pero por suerte, fue lo bastante rápida como para colocársela encima para ocultar su verdadera identidad, pero cuando intentó levantarse y echar de nuevo a correr, una mano le sostuvo por un hombro y de estirar cada uno en una dirección, ambos cayeron al suelo tropezándose nuevamente.

Ash: ¿Estás bien?

Misty le gritó, pues estaba muy nerviosa: ¡Estaría mejor si me dejases ir en paz!

Ash: Lo siento, sólo intentaba ayudar...

Misty: ¡Pues que sepas que no necesito ayuda de nadie, y menos la tuya!

De repente, Misty se mareó, pues había perdido mucha sangre y cayó al suelo desplomada. Cuando logró despertarse, estaba metida en una cama, de una habitación familiar... La cabeza le daba vueltas, se sentía fatal, tenía náuseas, sentía escalofríos y todo su cuerpo estaba paralizado, le resultaba imposible moverse.. Apenas podía ver nada, pues lo veía todo borroso... Al momento, notó una puerta que se abría y alguien se introducía en la habitación. En las manos llevaba algo que desprendía un olor muy agradable y dulce.

Ash se sentó en una silla junto a la cama de su habitación, y dejó una bandeja en la mesita de noche. Luego, comprobó el estado de la chica: ¡Veo que ya has despertado! ¡Me alegro! Eso es buena señal, quiere decir que te estás recuperando... – Misty se asustó, pues pensó que tal vez había sido descubierta y se llevó las manos a la cabeza. Entonces, respiró aliviada al notar el tacto suave de la manta sobre su cabeza, aún conservaba intacto el “disfraz” improvisado. – “Eso quiere decir,” – Pensó Misty. – “Que Ash aún no sabe quién soy... eso me da una ligera ventaja... Pero si tardo demasiado en huir, amanecerá y me descubrirá con la luz de la mañana, por suerte, no ha encendido la luz, así no ha podido ver bien mi rostro y por lo tanto, aún no me ha descubierto... pero tan sólo es cuestión de tiempo que lo haga... He de salir de aquí cuanto antes, en cuanto tenga una pequeña oportunidad, saldré de aquí, pero, ¿Cómo?” – Su vista se desvió hacia la ventana. Su corazón recobró la esperanza. – ¡Eso! Sé que es una locura, pero tal vez resulte... Por lo menos, he de intentarlo...” – Las palabras de Ash lograron distraer su atención y hacerle olvidar por unos momentos su alocado plan.

Ash: ¿Cómo te encuentras? ¿Estás mejor? – Misty recobró la memoria de los hechos pasados anteriormente, antes de verlo todo oscuro y despertar en aquél lugar. Rápidamente, se echó un vistazo a su mano derecha: Ya no sangraba y estaba perfectamente vendada y curada, apenas le dolía ya... Seguramente, Ash se había encargado de curarla mientras dormía...

Ash: Te he traído esto. – Le dijo señalando la bandeja. Era una taza de chocolate caliente. – Bébetelo, te hará sentir mejor y te calmará los escalofríos.

Misty: No gracias... Yo, no debería...

Ash: Tranquila, que no le he echado veneno... Puedes beber tranquila. – Dijo sonriente.

Misty: No, no me has entendido, no me has dejado acabar... Verás, yo no debería estar aquí...

Ash: Eso ahora no importa. Anda, hazme caso y bebe... Luego, cuando estés mejor, ya hablaremos sobre eso... Ahora no te preocupes.

Misty pensó que hasta que no hubiese una oportunidad a la vista, lo mejor era seguirle la corriente y hacer lo que Ash le dijese, para pasar desapercibida y no llamar la atención... Así que obedeció y se tomó el chocolate caliente. La verdad, Ash tenía razón, ese chocolate la había reconfortado por dentro y por fuera y ahora se encontraba mucho mejor y poco a poco, recuperaba toda la capacidad de sus sentidos.

Ash: ¿Sabes? Te escuché cantar las veces que viniste aquí y lo haces muy bien... lograste emocionarme, de veras... Llevo preguntándome esto mucho tiempo: ¿Por qué cantas esa dulce y triste canción? ¿Hay un motivo en especial? ¿Hay alguien por el que sufres?

Misty: Bueno, yo... Canto porque eso me hace sentir mejor... No hay ningún motivo en particular... – Dijo triste mirándose la venda.

Ash: Eso no es cierto... Hay alguien por el que sufres, y mucho, ¿verdad? Te escuché hablando con él en el jardín y vi que la cosa no era muy agradable... Pero supongo que no debería estar preguntándote por esto, ya que no es asunto mío... Pero me preocupé al verte así... Me duele que alguien así sufra y quería saber si esa persona te había hecho daño de alguna manera.

Misty: No sufras por mi... Ya que nadie lo hace, porque tampoco me lo merezco...

Ash: No digas eso... Todas las personas se merecen que otras se preocupen por ellas, y tú no eres una excepción.

Misty: ¡Sí que lo soy! ¡Tú no me conoces, ni conoces mi pasado! ¿Por qué puedes estar tan seguro de que no es así? ¿Cómo puedes juzgarme sin conocerme?

Ash: Porque una canción nunca miente...

Misty: ¿Cómo sabes que eso es verdad? ¿Cómo puedes saber, por ejemplo, que yo no viene a tu jardín a robarte? ¡Tú no sabes nada de mi, y nunca lo sabrás!

Ash: Por favor, cálmate. Gritando no solucionarás nada. Espera, tengo la solución. Tal vez yo no pueda ayudarte, pero conozco a alguien que tal vez pueda... Espera aquí, por favor. – Dicho esto, Ash abandonó la habitación. Misty vio en ese momento, la oportunidad que estaba esperando. Así que con lágrimas en los ojos, se fue hacia la ventana, que ya comenzaba a clarear la habitación, pues ya amanecía: “Siento hacerte esto Ash, pero si algún día llegases a descubrir la verdad, ni tú ni yo podríamos soportarlo... y lo peor de todo, sé que jamás podrías perdonarme.” – Se subió al alféizar de la ventana, y con sumo cuidado, lanzó la manta al balcón de su habitación. Luego fue a saltar, pero su pijama y su cabello se enganchó con un saliente de la pared, desgarrando un trozo de tela del pijama rosado y desprendiendo algo de cabello de la cabellera de Misty. Después de haber logrado liberarse, saltó antes de que Ash pudiese llegar a la habitación y descubrirla. Mientras tanto, Ash picaba incesablemente en la habitación de la joven.

Ash: “¡Qué raro...! ¿Qué se supone que estará haciendo ahí dentro, para no oír que la estoy llamando? Será mejor que deje de insistir, tal vez esté muy cansada y por eso no conteste a mi llamada... es igual, saldré de este problema sin ayuda. Esperemos que esa chica siga dentro de la habitación, aunque no sé por qué, eso sería demasiado suponer...”

Ash volvió a su habitación, y tal como había supuesto, la joven ya no estaba. Vio la ventana abierta y se asomó a la calle: No había nadie... Fue a meter de nuevo su cabeza dentro de su habitación, cuando algo llamativo llamó su atención: Del saliente, colgaba un trozo de tela rosada y un poco de cabello pelirrojo.

Ash: “¿Así que ha huido por la ventana? ¿Pero cómo lo habrá hecho para llegar desde el primer piso hasta la planta baja? Hay demasiada distancia para saltar, silo hubiese hecho, tal vez se hubiese caído y se hubiese fracturado algo... tal vez nunca llegue a saber como logró escapar... Espero que vuelva pronto y pueda ayudarla de nuevo... Mientras tanto, conservaré esto.” – Dicho esto, cogió el trozo de tela y le puñado de cabello y se lo guardó en el cajón de su mesita. Contempló el vaso vacío de chocolate. – “Al menos, sé que está mucho mejor, me alegro de haber podido hacer algo por ella, aunque hubiese preferido hacer algo más, pero ya no es posible... Si vuelve a necesitar ayuda, ya sabe el camino y sabe que siempre podrá contar con mi ayuda, o eso espero...”


Ash se fue a su cuarto y habló con Pikachu mientras sostenía en una mano la misteriosa flor: Pikachu, de lo de esta noche, ni una palabra, ¿entendido? Quiero solucionar este asunto por mí mismo, no quiero poner a toda la casa sobre aviso para que se preocupen, pues así, esa chica se asustaría al ver a tanta gente... Será mejor que yo me encargue de todo, ¿De acuerdo?

Pikachu asintió.

Ash: Ah, y cuento con tu ayuda, Pikachu. ¿Querrás ayudarme?

Pikachu no pudo negarse a la petición de su gran amigo y aceptó encantado. De esta manera, el secreto quedó guardado bajo llave.

A la mañana siguiente, poco después de aquellos acontecimientos...

(Continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 2:01 am

Misty estaba pensativa... Nada más levantarse, se había ido al porche de nuevo y se había apoyado en la barandilla y se había tirado ahí cerca de una hora. Cuando Ash se levantó y fue a desayunar, se dio cuenta de que Misty no estaba allí y se preocupó:

Ash: Delia, ¿Sabes dónde está Misty?

Delia: Sí. Está en el porche. Hoy está muy rara, no sé lo que le pasa... Lleva ahí fuera mucho rato...

Ash: Ya veo... Iré a ver qué le pasa, tal vez necesite desahogarse con alguien... Aunque no sé si yo seré el indicado...

Delia ( En sus pensamientos ): “Ash, hijo mío, si algo tienes en especial, es tu capacidad de escuchar y animar a la gente... Por eso es que eres tan querido por todos y te consideran especial, pues como tú, poca gente hay que sea tan limpia de corazón... Misty siempre podrá contar contigo, eso lo sé... Desde la primera vez que os vi juntos...”

Misty estaba sentada, pegada a sus rodillas y con la cabeza apoyada en ellas, observando distraída y con melancolía, el cielo cambiante, que iba del anaranjado al azul más claro y brillante... Casi sin darse cuenta, un par de lágrimas surgieron en su rostro. La madera del suelo fue crujiendo, notaba unos pasos que se acercaban y luego una persona que se sentaba a su lado.

Ash: ¡Bonita mañana! ¿No crees, Misty? – Dijo sonriente.

Misty: ¿Qué? ¡Ah! Sí... – Dijo tristemente.

Ash: ¿Te ocurre algo?

Misty: ¿A mi? ¿Qué me va a pasar? ¡Estoy perfectamente! – Dijo con una sonrisa fingida.

Ash: Tus ojos no dicen lo mismo... – Dijo contemplando los ojos de Misty, empapados por las lágrimas y enrojecidos.

Misty: ¿El qué? ¿Esto? – Dijo señalándose los ojos. – ¡Bah! ¡No hagas ni caso! Es que por las mañanas, me levanto con los ojos inflados y me pasa esto... Sólo tengo que salir afuera a esperar que se aireen un poco...

Ash, sumido en sus pensamientos: ”Sé que no es cierto... No puedes engañarme... Y creo saber que tú lo sabes... Pero aún así, ¿Porqué lo haces? ¿Por qué finges y ocultas tus sentimientos? ¿Por qué te proteges bajo ese aparentar de fortaleza si en realidad, eres tan dulce y delicada como el pétalo de una flor? ¿Acaso me tienes miedo? ¿Por eso nunca confiesas tus miedos y temores? ¿O tal vez es porque yo estoy... en esta situación... y tú sufres en silencio para que a mi no me afecte? Si es eso, no sabes cuanto me duele... Pues verte sufrir por mi culpa, me destroza por dentro...” – Ash se había quedado muy callado, mientras pensaba en todo eso... Misty lo notó.

Misty se quedó pensativa: “Oh, ¿y si ha adivinado que yo estoy sufriendo por él? Pero en realidad, yo no sufro porque él tenga la culpa, sino porque en realidad, yo fui la causante... Pero, ¿cómo explicarle que yo fui quién destrozó su vida tal y cómo él la conocía? No soy capaz de hacerlo, pero siento que cada vez le pierdo más... Algún día tendré que afrontar la realidad, y presiento que ese día está muy cerca, cada vez más... y entonces, ¿Qué? Tal vez acabe igual, se sentirá tan traicionado, que me dará la espalda para siempre... Y yo, entonces, moriré...” Sin darse cuenta, Misty lloró de nuevo. Ash se percató.

Ash: ¿He dicho algo que te molestase?

Misty: No, Ash... No estoy enfadada contigo. Tú no me has hecho nada, sólo que supongo que he tenido días mejores... Demasiada presión estos días, eso es todo...

Ash: Entonces, ¿No quieres contarme lo que te pasa?

Misty: No, pero si no me pasa nada Ash, en serio... – Trató de fingir, pero cuando vio los ojos de Ash, no pudo evitar llorar de nuevo. – Lo siento, de verdad... ( Entre lágrimas ) – No sé lo que me pasa...

Ash: Eh, vamos, no te pongas así, mujer... – Al ver que las palabras no resultaban, optó por lo único que le quedaba: Le pasó su mano en el hombro y ésta lloró aún con más ganas.

Misty se quedó pensativa de nuevo: “¡Soy estúpida, estúpida!” – Dijo mientras se mordía los labios, tan fuerte que acabó por hacerlos sangrar. – ¡Ah! – Se llevó la mano a la boca, se había hecho daño de verdad.

Ash: ¿Qué te has hecho? A ver, enséñamelo. – Le dijo cogiendo la mano que tenía en la boca y la contempló: Tenía unas gotas de sangre y luego miró sus labios: Los tenía impregnados de un brillante carmín, a causa de la herida. – Vaya, ¿Cómo te has hecho eso?

Misty trató de que Ash no se acercase más: No es nada, se me pasará.

Ash: No puedo dejarte así y que te siga sangrando... No voy a hacerte daño, no te preocupes.

Misty: No, si no es por eso... – Dijo mientras trataba de soltarse de la mano de Ash y de esquivar su mirada. – No te molestes.

Ash: Serás boba... ¬_¬ No es ninguna molestia, ¡de verdad! Espera... – Sacó un pañuelo de su bolsillo de los tejanos, semejante y con el mismo bordado que le hizo Delia, pues tenía dos iguales. – Ya verás como dentro de un momento, dejan de sangrar.

Misty: No puedo dejar que lo hagas... Tu pañuelo se manchará...

Ash: Pues después lo lavo... Ahora tú eres más importante que el pañuelo... Vamos, déjame que te cure...

Misty sabía que con lo cabezón que era Ash, no habría tregua... Entonces, suspiró un poco aburrida pero obediente, y se dejó hacer. Los labios le escocían enormemente, pero el tacto del pañuelo era tan suave y sedoso y tan fresco, que dejó de sentir el dolor para sentir sólo la superficie del pañuelo sobre sus labios... era casi... era casi como... como un... dulce beso... Notaba el calor que la mano de Ash transmitía al pañuelo y como pasaba a sus labios, era como una conexión... A pesar que sólo durase unos instantes, en ese momento, Misty descubrió que eso que sentía en su interior, no se apagaría jamás. Pero temía que si Ash alguna vez sí sintiese algo, que terminase por apagarse a causa de su horrible acción de la cuál se sentía culpable de haberla cometido... Estaba entre la espada y la pared... Si no hablaba, se sentiría culpable, y si hablaba, se arriesgaría a perderle... No era capaz de poner nada en claro... Era todo tan confuso... Su cabeza daba vueltas... ¿Fingir? ¿Confesar? ¿Qué debía hacer? Justo cuando tan metida en sus pensamientos estaba, Togetic apareció detrás de ellos. Ash comprobó el estado de los labios y de su pañuelo.

Ash: Bueno, creo que ya no sangran...

Misty le respondió cabizbaja: Gra – gra – cias, Ash...

Ash: No hay de qué... Ya sabes, para lo que necesites. – Le dijo guiñándole un ojo y levantando un pulgar de su puño cerrado. – ¡Mira a quién tenemos aquí! ¡Pero si es Togetic! ¿Qué hay, Togetic?

Entonces, Ash se fijó que llevaba algo en sus manos. Era una vieja caja de madera, rectangular, de unos 30cm de largo.

Ash: ¿Qué nos traes, Togetic? ¿Qué nos quieres enseñar?

Togetic: ¡Toge – Togetic! – Dijo acercándole la caja. Ash la cogió.

Ash: ¿Qué quieres que la abra? – Togetic asintió con la cabeza.

Misty miró la caja fijamente, al instante, cayó en la cuenta de lo que se trataba.

Misty: Pero... Si esa caja es... es... mía...

Ash: ¿Es tuya? ¿La puedo abrir?

Misty: Será mejor que... no...

Togetic insistió.

Misty: ¡Togetic, no seas pesadito! – Se levantó de repente.

Ash: ¿Por qué no quieres que la abra? ¿Qué hay tan importante como para que no quieras que lo vea?

Misty fue a cogerle la caja, pero Togetic se interpuso: ¡En serio, no hay nada!

Entonces, trató de alcanzarla, pero Togetic no la dejó y Ash se le cayó al suelo, y se abrió debido al impacto, vertiendo todo su contenido.

Ash: ¡Pero si son cebos de pescar...!

Misty se quedó muy colorada por la vergüenza: Sí... – Respondió mirando al suelo.

Ash: ¿Son todos tuyos? Son muy originales y de muchos colores! ¿Los has fabricado tú?

Misty: Algunos, los compré... Pero la mayoría son míos...

Ash: ¡Son fantásticos! – Entonces, Ash se paró en un cebo que tenía una forma humana. – Éste en particular, además de original, es muy gracioso y bonito.

Misty se dio cuenta que acababa de coger el cebo que representaba a sí misma, es decir, la “Mini - Misty” Le subieron todos los colores a la cara en menos de una millonésima de segundo.

Ash se la quedó mirando de reojo con una sonrisa maliciosa: No sé por qué, pero me recuerda a alguien.

Misty: Bueno, sí... – Trató de excusarse. – En mis tiempos de pescadora, era mi mejor cebo... Aunque no el único. – Dicho esto último, se tapó la boca. Había metido la pata.

Ash: ¿Tienes más como este?

Misty: ¡No, qué va! ¡No me hagas caso! ^_^U

Al momento, Togetic se acercó a Ash. Llevaba algo en una pata y se lo entregó a Ash.

Misty: Togetic, no le habrás enseñado lo que creo que le has enseñado, ¿Verdad?

Togetic puso cara de ser culpable, y después de arrepentimiento, agachando la cabeza.

Misty: ¿Pero cómo...? ¡Togetic, eres de lo que no hay! – Le dijo un poco molesta.

Mientras tanto, Ash observaba ese objeto. Era otro cebo. Misty le oyó decir fascinado: ¡Vaya!

Se giró y comprobó que estaba admirando su cebo supersecreto, que nadie conocía, excepto ella... Hasta hoy... Tenía forma humana, sólo que éste no era de Misty... Era muy realista, estaba muy bien elaborado, cuidando hasta el último detalle y estaba impecable, como si nunca hubiese sido utilizado...

Ash: No me digas que esta figura representa...

Misty: Esto, se supone que NADIE debía saberlo. – Echó una mirada furtiva al arrepentido Togetic. – Sí, la creé al poco de conocerte... Y si te refieres a eso... Sí, no te equivocas, representa tu imagen y semejanza de cuando tenías unos diez años... Por aquél entonces, tú y yo no nos llevábamos lo que se dice a las mil maravillas e hice ese muñeco para vengarme porque no me devolviste algo que me debías y así a través de esa imitación podría desahogarme. – Misty volvió a sentarse junto a Ash y tomó al “Mini – Ash” en sus manos. – Pero jamás lo utilicé como cebo, sino que me lo guardé para seguir perfeccionándolo cada día más. Cada día que nos pasaban cosas buenas, me ponía a perfeccionar una parte... Así hasta que lo terminé... Y lo guardé... Sólo lo sacaba de cuando en cuando para contemplarlo... Cuando algo me afectaba o me sentía caer, lo tomaba en mis manos y pasaba largo rato mirándolo... Entonces, recobraba la esperanza, las ganas de seguir, pues sentía que a través de ese muñeco, alguien detrás me apoyaba, que no me dejaría caer jamás... Sacaba fuerzas de donde no tenía para levantarme, salir corriendo y gritar al cielo mientras el viento acariciaba mi cara y miles de flores y árboles me rodeaban, me sentía volar, olvidaba mis penas, dejaba atrás mis problemas, era feliz... Sonreía al Sol, soñaba con la Luna, viajaba con las estrellas... – De la emoción, Misty se había levantado y se había puesto a correr y girar y danzar en la entrada del jardín que daba a la calle, inmediatamente “despertó”. – ¡Ups! No sé lo que me ha pasado, ¡Lo siento! ^_^U Supongo que he hecho el ridículo... – Dijo arrepentida.

Ash: ¡No, para nada! Todo lo que decías era muy sincero, en realidad, con la manera en que lo has expresado, incluso has logrado ponerme la piel de gallina.

Misty: ¿En serio? ¿Tanto te ha impactado? No es para tanto... – Dijo modestamente.

Ash: A veces, va bien desahogarse expresando sus angustias que atormentan su alma... Te ayuda a perdonar y a olvidar... Nunca es bueno guardarse todo para uno solo, pues al final, se vuelve en contra tuyo. Y a veces, lo que mejor va en estos casos, es salir y distraerse, para poner tus pensamientos en orden... – Ash se quedó mirando a la “Mini – Misty” que tenía en la mano, esbozó una sonrisa comprensiva y se levantó y fue hacia Misty.

Ash: ¿Sabes? Se me acaba de ocurrir algo... – Dijo enseñándole a su “Mini - Misty”. – ¿Qué te parece si ponemos a prueba a estos cebos? ¡A ver si aún conservan todo su encanto y magia para atraer a los pokémon de agua! ¿Qué me dices? ¿Vamos a intentarlo?

Misty: No sé si sabré... Hace mucho tiempo que no voy a pescar... No sé si me acordaré...

Ash: Si yo me acordé de cómo se compite en un combate, tú puedes acordarte de pescar. Para ese arte, se tiene que tener un don... Y tú naciste para dedicarle la vida a tus queridos pokémon de agua. ¡Venga va, será divertido! ¡Y así te distraes!

Misty: Está bien, iré... Pero no te prometo que pueda pescar algo...

Ash: ¡No te preocupes por eso y vamos!

Misty: ¡Muy bien! – Y por primera vez en la mañana, dejó escapar una pequeña sonrisa de sus labios.

--------------------------------------FIN DEL CAPÍTULO 9º----------------------------------

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 2:03 am

Capítulo 10º: “Nuestra amistad jamás morirá”

Estaban ya en camino, llevaba un buen rato caminando y Misty estaba agotada, pues no había pegado ojo en toda la noche. Al final, del cansancio, cayó de bruces en la hierba. Ash se giró rápidamente y corrió a ver qué sucedía.

Ash intentó incorporar a Misty: Misty, ¿Te encuentras bien?

Misty: Sí, tranquilo, no es nada. Creo que me maree a causa del calor... No te preocupes, en seguida me repondré. – Dijo mientras intentaba levantarse con sus utensilios de pesca.

Ash: Espera, ya lo llevaré yo... Tú no estás en condiciones.

Misty: ¡Sí que puedo! Ya lo verás...

Ash: Estás demasiado débil, Misty. No podrás tú sola. Déjame a mi... Por cierto, tenemos que encontrar algún riachuelo, así te podrás lavar la cara y despejarte... Y quedarte en la sombra para que se te pase ese mareo, ¿OK?

Misty: Está bien.

De repente, cuando ambos se hubieron callado, oyeron un rumor próximo a ellos, muy cerca.

Ash: ¿Oyes eso, Misty? – Dijo prestando atención.

Misty se detuvo a escuchar: Sí, parece... parece agua cayendo desde algún lado...

Ash: Debe haber un río cerca... Vamos a ver.

Misty: Vale.

Los dos se acercaron y descubrieron una gran catarata. A Misty le resultaba familiar. Debajo de la catarata, se extendía un río muy ancho. Era el lugar idóneo para pescar.

Ash: Vamos a bajar por aquél sendero. ¿Te parece bien?

Misty: Sí... – Respondió extrañada, ese lugar, le resultaba infinitamente tan familiar... Fueron caminando hasta la orilla. En un extremo, había un pequeño saliente de roca, ideal para lo que venían a hacer. La pareja bajó de un camino que formaba un montículo y dejaron sus cosas allí. De repente, a Misty le llamó la atención una roca en especial. Tenía algo inscrito en ella. Se acercó y lo leyó para sí misma. El escrito decía: “Juro que te seguiré hasta el día que me devuelvas mi bicicleta. Y pongo por testigo, y firmo esto en esta roca para que quede constancia de lo dicho. Firmado, Misty .” Misty se quedó perpleja. Sus ojos no daban crédito a lo que acababan de ver.

Misty: Pero si esto es... esto es... – La melancolía se apoderó de su corazón emocionado y sus ojos centellearon.

Ash se acercó a ella: ¿Qué sucede, Misty?

Misty: ¿Eh? ¡Ah, nada, nada! ¡En serio! ¡Vámonos a pescar!

Ash se fijó en la roca: ¿Qué es esa inscripción?

Misty: ¡Nada importante! ¡Vamos, que nos quedamos sin pesca! – Le respondió Tratando de disimular.

Misty ya recordaba al fin aquél lugar. Era el lugar exacto donde vio a Ash por primera vez, no cabía duda. Misty había gravado eso aquél día que siguió a Ash cuando éste tomó su bicicleta prestada, prometiendo no dejarle en paz hasta que se la devolviese.

Ash se quedó extrañado: Juraría que estaba firmada...

Misty: ¿Firmada? ¡No digas tonterías! Seguro que fue un crío para divertirse un rato...

Ash: No, porque este tipo de letra sólo puede venir de una chica.

Misty se puso nerviosa y temerosa de que la descubriesen: ¿Co – cómo sa – sabes tú eso?

Ash: ¡Fácil! Son líneas suaves, delicadas y con un cierto toque mágico y precioso. Sólo una chica con millones de sueños en su corazón puede escribir así... – Y miró a Misty de reojo.

Misty: ¿Por – por qué me mi – miras a mí? – Le respondió con una gota de sudor en la cabeza.

Ash: ¿Lo ves? ¡Mi intuición nunca falla! Desde el primer momento, supe que lo habías escrito tú.

Misty se quedó petrificada: ¡¿QUÉ?! ¿Pero cómo...?

Ash: ¿Cómo lo averigüé? Evidente, en cuanto llegamos, tu cara cambió de repente. Fuiste a leer esa inscripción y tus ojos brillaron como dos luceros... Y luego, cuando me acerqué, te pusiste muy nerviosa y trataste de disimular...

Misty se quedó con los ojos abiertos y boquiabierta. ¿Cómo era posible que Ash supiese todo eso?

Ash: Te estarás preguntando como sé todo eso, ¿verdad? No sé si te lo he dicho, pero para disimular, eres patética... Serías una actriz un poco frustrante...

Misty: ¡¿Qué insinúas con eso?! ¬_¬

Ash: Nada, nada, sólo era una broma. No te lo tomes a mal...

Misty: No te preocupes, no sé mentir ni engañar a nadie, aunque odio hacerlo... Pero tengo mis motivos...

Ash adivinó de nuevo sus intenciones: Se porqué lo haces. – Respondió en voz casi nula.

Misty: ¿Me hablabas?

Ash: ¿Quién, yo? No, nada, olvídalo... Venga, vayamos a pescar... No temas, no leeré lo hayas escrito.

Misty: No, si no es por eso... Sólo que...

Ash: No importa. ¡Venga, saca tu caña y pongamos manos a la obra!

Misty: Muy bien.

Los dos se dispusieron a pescar.

Ash: Misty, ¿Qué te parece si usas ese cebo que jamás usaste? Tal vez descubras que ese cebo tiene una gran virtud que otros no tienen para atrapar pokémon.

Misty: Sí, pero prefiero conservarlo... No quiero que ningún pez pokémon se lo lleve y lo aleje de mí...

Nota Autora: Esta frase tiene doble sentido, es decir, es una indirecta refiriéndose a Ash, puesto que ella tiene miedo de volver a perderle.

Ash: Entonces, como quieras... Respetaré tu decisión. ¿Y qué te parece usar a tu “Mini – Misty”? Decías que en tus tiempos era de los mejores cebos que tenías...

Misty: Sí, podría usarlo... Espero que no haya perdido su toque mágico.

Ash: No creo, porque el toque mágico lo pones tú... Tú le transmites tu energía al cebo y por eso pican... El pescador debe estar compenetrado con su caña y el agua... Estos elementos deben ser uno para lograr que piquen.

Misty: ¡Vaya, pereces todo un experto!

Ash: ¡No, no soy ningún experto! – Dijo modestamente. – ¡En absoluto! Aquí la experta y entendida eres tú, no yo... Pero simplemente observo y deduzco...

Misty estuvo pensando al respecto: “Porque me explicaron lo que sucedió, lo de su pérdida de memoria, que sino, juraría que el que tengo delante no es Ash... Él jamás había sido... Tan atento... Tan observador... Tan maduro... “

Ash: ¡Venga, Misty! ¡Que así no pescarás ninguno! Pareces muy distraída... ¿Te pasa algo?

Misty: ¡No, no! Sólo pensaba...

Ash le sonrió: Pues muy bien... Entonces, ¡Adelante! – Y lanzaron sus cañas a la vez. Pikachu, se encargaba de animarlos, al igual que Togetic, que sobrevolaba el río buscando bancos de peces pokémon. Pero lo que no sabían era que, bajo las profundidades del lago, una sombra los observaba. Al momento, algo tiró en ambos cebos. Los chicos se sorprendieron.

Ash/Misty: ¡Han picado! – Y comenzaron a estirar con todas sus fuerzas.

Ash: ¡Este debe de ser enorme!

Misty: ¡Sí, eso parece! ¡Es duro de pelar! – Dijeron los dos mientras estiraban de sus cañas con fuerza.

Misty: ¡Tiene mucha fuerza, no sé si lo lograré!

Ash: ¡No te rindas! ¡Tarde o temprano cederá!

Pero lo que tampoco sabían era que esa sombra misteriosa había enredado adrede los cebos de nuestros amigos y estiraba de ellos con fuerza. Justo cuando ese ser misterioso creyó que había tirado lo suficiente, los soltó de golpe y nuestros dos amigos se fueron al agua.

Ash/Misty: ¡¡¡¡¡AAAAAHHHHH!!!!! – ¡¡¡CHOF!!! ( Onomatopeya de un chapuzón al agua ) Al momento, algo comenzó a girar a su alrededor cada vez más deprisa y tiró de sus cañas ( que aún sujetaban en sus manos ) y las fue enredando a sus cuerpos, quedando pegados espalda contra espalda, sin poderse mover.

Ash: ¡Oh, no! ¡Sea lo que sea eso, nos está atando!

Misty: ¿Pero qué pretende haciendo eso?

Ash: No lo sé... Pero te aseguro que no es para nada bueno...

Misty le miró sumamente preocupada.

Ash: ¡Pero no sufras, saldremos de ésta, te lo prometo! Sólo déjame pensar...

Justo acabó de decir esta última frase, cuando de las profundidades, ascendió ese extraño ser. Pero lo más extraño de todo, era que su piel no estaba recubierta de carne, sino que era una superficie lisa y metálica. Se trataba de un gran gyarados metálico, como un androide muchísimo más grande y fiero que los de verdad, con una gran R rojiza en la frente. Misty dio con la identidad de su enemigo.

Misty: ¡Oh, no! ¡Es el Team Rocket!

Ash: ¿El Team qué?

Misty: El Team Rocket, una mafia dirigida por Giovanni, que roban pokémon de otros entrenadores.

Ash: Y supongo que vienen a por los nuestros...

Misty: En concreto, a por tu Pikachu.

Ash: ¿Y por qué a por Pikachu?

Misty: Al parecer, una vez dijeron que era porque habían estudiado a fondo a tu Pikachu y descubrieron que para el nivel que tenía, era muy poderoso usando sus ataques, es decir, tenía más potencia que los rayos de su evolución, Raichu. Y es por eso por lo que te lo quieren robar... Piensan que así su jefe les recompensarán por haber hecho algo bien... Para variar...

Ash: Pero nunca lo lograron, ¿Verdad? Si no, mi Pikachu no estaría hoy conmigo...

Misty: No, jamás lo lograron...

Voz femenina: ¡Hasta ahí todo correcto, bonita!

Voz masculina: Pero fallaste en algunos detalles.

Voz femenina: Sí, como por ejemplo en que nuestro objetivo no es Pikachu, precisamente.

Voz masculina: Pero forma parte del plan.

Voz femenina: ¡Exacto! ¡Y ahora te lo demostraremos!

Inmediatamente, del robot surgieron dos figuras, un chico y una chica. ( Nota Autora: Para los enteradillos y sabelotodos que piensen que son Jessie y James, ¡os habéis equivocado! ) Y un pokémon saltó rápidamente como un rayo y atacó a Pikachu. Era un Primeape, que le dio un fuerte puñetazo y lo estampó contra un árbol sin que Pikachu pudiese ni siquiera reaccionar. Togetic trató de atacar a Primeape, pero recibió otro tanto de lo mismo.

Ash/Misty: ¡Pikachu! ¡Togepi! – Gritaron ambos preocupados por sus pokémon.

Team Rocket: ¡Ja, ja, ja! Menudos pokémon tan patéticos que tenéis! ¡No se nos ocurriría ni robarlos ni aunque fuesen los últimos sobre la capa de la Tierra!

Misty se enfadó: ¡Si, no los queréis robar, ¡¿Por qué nos atacáis si no pensáis robar los pokémon?!

Chica: ¡Porque buscamos otra cosa aún más valiosa y con más talento! ¡Ja, ja, ja!

Chico: ¡Digámosles el lema!

Chica: ¡Sí! ¡Tenéis problemas!

Chico: ¡Así que escuchad nuestro lema!

Chica: ¡Para profanar al mundo con la devastación!

Chico: ¡Para destruir a todas las personas de cada nación!

Chica: ¡Para proteger a los defensores de la verdad y el amor!

Chico: ¡Para extender nuestro poder hasta las estrellas!

Chica: ¡Cassidy!

Chico: ¡Buch!

Cassidy: ¡El Team Rocket vigila la Tierra día y noche!

Buch: ¡Rendios ahora, pues tenéis ésta batalla perdida!

Raticate:¡Raticate!

Misty: ¡Oh, no! ¡Éstos dos son peores que Jessie y James!

Ash: ¡No me importa! ¡No hay nada qué temer!

Cassidy: ¡Eso ya lo veremos, chaval!

Buch picó en el hombro de Cassidy: Oye, Cassidy, ¿No te resultan familiares esos dos?

Cassidy: Pues ahora que lo dices... – Dijo mirándolos con más detenimiento. – Sí, sí que me resultan familiares... De hecho, ¡Me suenan, un montón!

Misty: ¡Pues claro que os sonamos, cabezas de chorlito! ( N. A: Misty, cuida tu vocabulario, que hay niños delante ¬_¬ ) Misty se dio cuenta de su error y se disculpó: ¡Ups, lo siento! Niños, no digáis ni hagáis lo que yo hago, soy mayor y sé lo que me hago!

Ash: ¿Y cuándo se supone que sabes lo que te haces? ¡Hasta ahora, no has hecho más que meter la pata!

Misty: ¿Meter la pata, yo? Y tú, don perfecto, ¿cuándo NO metes tú la pata? ¡Eres todo un profesional haciéndolo!

Ash: ¡No me extraña, tuve una buena maestra!

Misty: ¡¡¡¿CÓMO?!!! ¡Repítelo si te atreves!

Ash: ¡Encantado!

N. A: ¡Chicos, por favor, que haya paz! Se supone que esto es una novela seria y trágica, no la matanza de Texas ni la guerra del Vietnam... Por favor os lo pido, ¡un poco de respecto de parte de los lectores que están leyendo ahora, que deberán pensar que sois unos vulgares gritones con la bocaza muy grande!

Ash/Misty: Está bien, creemos que tienes razón... Nos comportaremos... Nos disculpamos ante todos ustedes arrepentidos del espectáculo tan pésimo que os hemos dado... Un momento, ¡¿Cómo que tenemos una bocaza muy grande y que somos unos vulgares gritones?! ¡SERAS UNA....+*$%•”@^¨ç!?’+^`!

N. A: ¡UN RESPETO A LA AUTORA! ¿¡CÓMO QUE SOY UNA... UNA... LO QUE SEA QUE HAYÁIS DICHO?! ¡Cómo sigáis en este plan, os despido en menos de lo que se dice Quidditch! ¡Perdón, me equivoqué de libro! ^_^U Ejem, ¡Os despido en menos que se dice pokéball! ¿He sido lo suficientemente clara?

Ash & Misty: ¡Sí, señor! ¡Perón, señora! – Levantando la mano a la frente como soldados.

N. A: ¡SEÑORITA! ¡Ah!, por cierto... ¡Y odio que me repitan los diálogos que ya han salido! Y que no se vuelva a repetir esto que acabáis de montar!

Ash: ¡no, señora! – Misty le da un codazo en el costado y le mira con una mirada severa. – ¡Perdón! ¡Quería decir señorita!

N. A: ¡Ok! Podéis continuar. Y rapidito, que la gente se aburre...

(Continúa en el siguiente post)


Última edición por Axel el Lun Nov 17, 2008 2:05 am, editado 1 vez

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 2:05 am

Misty: No te preocupes, ya continuamos... a ver donde me había quedado? – Ash se lo chiva al oído. – ¡Ah, sí, ya me acuerdo! – Se aclara la voz: ¡Os vencimos todas las veces por cada vez que armabais una buena!

Cassidy: Esa manera de contestar... – Dijo mientras trataba de acordarse. – Y ese cabello pelirrojo... Ese carácter tan seco y fuerte... Y aquél otro, con esa mirada decidida y sin temor... Y ese cabello negro azabache... ¡Pues claro, ya lo tengo!

Buch: ¿Ya diste con la respuesta?

Cassidy: Sí, ¡son aquellos mocosos que siempre nos arruinaban todos nuestros planes brillantes! ¿Cómo me iba a olvidar de ellos?

Buch: Sí, pero ahora no son precisamente “mocosos,” ¿no crees, Cassidy? Están un poco “creciditos”...

Cassidy: ¡Tal vez! ¡Pero lo único que se les quedó pequeño fue el celebro!

Misty: ¿Qué insinúas con eso, estúpida borde? – Misty comenzaba a enfadarse de verdad.

Cassidy: ¡Qué seguís igual de ingenuos, creídos y pardillos como en aquél entonces!

Misty: ¡Eso que te lo creas!

Cassidy: No pienso seguir discutiendo con alguien como tú, no merece la pena. ¡Vayamos al grano!

Buch: ¡Sí, que se hace tarde! ¡Muy bien, mando la orden de apresar al robot. – Dijo mientras apretaba a un mando a distancia un botón rojo. Enseguida, el gyarados sujetó a nuestros jóvenes héroes enrollados como una serpiente y comenzó a apretarles. Pikachu, que vio esto, trató de levantarse, a pesar de sus innumerables heridas y de ir hacia el robot, pero Primeape lo lanzó al suelo con un movimiento sísmico y luego puso un pie en su cuello. Mientras tanto, Togetic estaba paralizado por el Drowzee del Team Rocket.

Cassidy: ¡Primeape, coge el alargo de cable! – Dijo mientras lanzaba un artilugio a Primeape por el aire. – ¡Póselo a Pikachu! – Era una camisa de fuerza, llena de cables conectados por todos lados. Se la puso a Pikachu, que estaba medio desmayado en el suelo.

Buch: ¡Proceso iniciado! ¡Ya no podrá escapar!

Cassidy: ¡Sencillamente brillante, nuestro plan es una obra maestra!

Ash/Misty: ¡Sacadnos de aquí!

Cassidy: ¡Eso ni pensarlo!

Buch: ¡El show no ha hecho más que empezar!

Cassidy: ¡Y aquí viene la parte más interesante! ¡Buch, haz los honores!

Buch: ¡Eso está hecho! – Apretó un botón verde y al instante, Pikachu se tornó una bola incandescente de electricidad, mientras se retorcía por el dolor.

Ash: ¡Dejad en paz a Pikachu! – Dijo mientras intentaba liberarse de sus opresores.

Cassidy: No, no, no – Respondió mientras movía el dedo índice en señal de negación. – No lo pensamos hacer... A menos que, claro está...

Ash: ¿A menos de qué? ¿Cuál es el trato?

Buch: Dejamos libre a tu ridículo pokémon solamente si tú eres un buen chico y colaboras con nosotros.

Cassidy: ¡Eso es! Tú colaboras con nosotros y tu Pikachu no seguirá sufriendo. ¡Niégate a colaborar, y...!

Ash: ¿Y qué pasa si me niego?

Buch: Te lo explicaré para que lo entiendas: ¡Si te niegas, aparte de ser literalmente estrujado y asfixiado junto con tu querida amiguita con nuestro súper robot, tu Pikachu cada vez perderá más energía vital... Y si llega a tal extremo, incluso al límite... Te puedes despedir de él!

Misty: ¡¡¡¡¡¿QQUUÉÉ?!!!!! Sabía que erais rastreros, pero no sabía que lo fueseis hasta tal punto!

Cassidy: ¡Y tú cállate si no quieres que te sumerja bajo el agua y que no puedas salir nunca más a la superficie!

Ash: Está bien, jugaré a vuestro juego. ¿Cuáles son las reglas?

Cassidy sonrió con una sonrisa maligna de satisfacción: Las reglas son sencillas.

Buch: Sólo has de hacer todo lo que te digamos.

Ash: ¿Qué queréis de mí?

Cassidy: ¡Pues exactamente eso, te queremos a ti!

Ash: ¿A... a mí?

Misty: ¿A Ash?

Buch: ¡Exacto!

Misty: Se supone que sólo robáis pokémon y que no secuestrabais a las personas.

Cassidy: ¡Los tiempos cambian! Y pensamos: A ver, ¿de dónde provienen los fuertes y buenos pokémon?

Buch: Y después de mucho investigar, dimos con la solución: Los entrenadores hacen a los pokémon tal y como son.

Ash: Pero yo soy un entrenador como otro cualquiera. No sé qué debéis verme, yo soy del todo normal, como cualquier otro...

Cassidy: ¡Eso no es del todo cierto, chaval! ( N.A: chaval = chico, joven, adolescente... )

Buch: ¡Ya hemos visto todo lo que eras capaz de hacer y nos impresionó mucho, de veras!

Cassidy: Sí, todo lo que hiciste hace dos días, en el laboratorio del Prof. Oak.

Misty: ¿Os referís al combate entre Ash y Gary?

Buch: Ese mismo. Nos quedamos verdaderamente parados con las dotes de combate del “Mocoso”.

Cassidy: Y pensamos en él como en un gran fichaje para nuestra organización. Sí, con una fuerza interior como la tuya y nuestro poder, llegarías muy lejos, eso sin dudarlo.

Buch: Y lo más importante, como sabemos que sufres amnesia, ¿Quién te dice a ti que en el pasado no fueras del Team Rocket?

Misty: ¡No les escuches, Ash! ¡Es una trampa!

Ash: No te preocupes, Misty, sé en quién puedo confiar. – Y le dirigió una sonrisa de plena sinceridad – Conociendo a alguien como tú, me resultaría imposible imaginar que yo en el pasado fuese uno de ellos... Aparte, no comparto sus ideas... Yo amo a mis pokémon, yo jamás les haría daño, algo muy diferente a lo que ellos estarían dispuestos a hacer...

Misty: ¡Sabía que sabrías estar del lado de la verdad!

Ash: Siempre estaré del lado de la verdad y de la justicia, pues es donde ambos estamos y ambos compartimos nuestro amor por nuestros pokémon... Ni se te ocurra pensar que yo formara parte de su organización.

Misty: No lo dudé ni por un instante. – Y ambos se sonrieron.

Cassidy: Así que no piensas unirte a nosotros, ¿verdad?

Ash: ¡¡¡JAMÁS ME UNIRÍA A VOSOTROS!!! ¡¡¡ANTES LA MUERTE!!!

Buch: Con que no vas a colaborar... ¿eh? ¡Eso ya lo veremos! ¡Adelante, Spiromatic de energía 3000! – Al momento, comenzaron a robarle de nuevo la energía vital a Pikachu. Pikachu se retorcía, chillaba, sufría enormemente mientras toda su energía espiritual se escapaba por todos los poros de su piel... No podría aguantar mucho aquella situación... Si Ash no hacía algo pronto, no quedarían esperanzas para su amigo...

Ash: ¡¡¡PIKACHU!!! ¡¡VOSOTROS, DEJADLE EN PAZ!! ¡¡LA COSA VA CONMIGO!! ¡¡NO LE METÁIS A ÉL EN MEDIO!!

Cassidy: ¡Como quieras! Entonces, si quieres ser solidario con tu querido amiguito, tú también sufrirás! – Buch apretó a otro botón y el gyarados de metal, comenzó a apretar fuertemente los cuerpos de nuestros dos amigos, cada vez más y más fuerte, la presión cada vez se hacía más insoportable. Misty no pudo aguantar más y comenzó a gritar:

Misty: ¡¡¡AAAAAHHHHH!!! ¡¡ME VAN A PARTIR LOS HUESOS DE TODO EL CUERPO!!

Ash: ¡Aguanta Misty! ¡Te sacaré de aquí!

A Misty le costaba respirar y tosía continuamente.

Misty: ¡¡¡No podré aguantar mucho más!!! ¡¡¡Me voy a partir en dos!!!

Ash también comenzaba a notar la falta de aire en sus pulmones. Pikachu estaba a punto de sucumbir al aparato... Tan sólo le quedaban unos segundos de vida, como a Misty... Ash estaba algo más preparado tras haber vivido en la naturaleza durante tanto tiempo, pero Misty veía la cara de sufrimiento que a éste se le dibujaba en su rostro, deseaba hacer algo con todas sus fuerzas, ¿pero qué?

Ash le susurró a Misty en el oído: Sé que jamás me perdonarías esto si lo hiciese, pero si no quiero perderos a ti y a Pikachu, he de hacerlo...

Misty asustada y nerviosa le replicó: ¿Qué... qué vas a hacer?

Ash: Lo que ellos esperan que haga.

Misty: No irás a... rendirte, ¿verdad? Por favor Ash, dime que no es eso...

Ash: Sí, lo es... He de hacerlo... No puedo quedarme mirando viendo como acaban con vosotros... – Dijo profundamente apenado.

Misty: ¡Por favor Ash, no lo hagas! ¡Te lo suplico, no cometas el mayor error de toda tu vida! ¡¡¡¡AAAAAHHHHH!!!! – Misty estaba apunto de desfallecer... Expiró su último suspiro y se desmayó asfixiada... Su cara estaba tornándose morada a causa de la falta de aire... Ash tenía que actuar deprisa, ¿pero qué podía hacer? Sus pokéball estaban junto a sus cosas en la orilla, lejos de allí... Jamás las alcanzaría... ¿Qué debía hacer, entonces? No le quedaba otra opción si quería recuperar a Misty y a Pikachu... Por poco que le gustase, debía hacerlo...

Ash gritó con todas las fuerzas que le quedaban: ¡¡¡ME RINDO!!! ¡¡¡BASTA, POR FAVOR!!!

Cassidy: Vaya, ¿te rindes? Sabíamos que un poco de mano dura te haría entrar en razón, sabíamos que dándote donde más te duele, podríamos dominarte y que acabases bajo nuestro total y sumiso control. ¡Nadie escapa del poder del Team Rocket, que no se te olvide nunca! ¡Buch...!

Buch: ¡Ya lo sé! – Apretó un botón azul y el gyarados dejó de apretar sus dos cuerpos y dejar de aspirar la energía de Pikachu. A Misty, con la fuerza de un ciclón, el gyarados la mandó fuera del agua, estampando su cuerpo contra un pequeño precipicio. Pero lo peor de aquél hecho, fue que justo encima de la muchacha inconsciente, había una roca saliente que estaba a punto de caer, que era tan grande, que debía pesar una tonelada. Si la roca llegaba desprender a causa del impacto estruendoso del cuerpo de Misty estampado contra aquella pared quebradiza, Misty no sobrevivía. Ash trató de ir a ayudarla lanzándose al agua, pero el Team Rocket lo pescó con un brazo mecánico, que lo condujo hasta donde estaban Cassidy y Buch.

Cassidy: Éstas son las condiciones: Te robaremos todos estos recuerdos de lo poco que te queda y controlaremos tu cuerpo, tu mente, tu voluntad y lo más importante, tu alma... Nos pertenecerás completa y enteramente, es decir, que Ash Ketchum dejará de existir para siempre. Serás uno de los nuestros y todos tus pokémon pertenecerán al Team Rocket, todo tu ser y tus sueños y esperanzas pasarán a disposición del Team Rocket. Y nos obedecerás pase lo que pase, darás tu vida si hace falta por el Team Rocket y por Giovanni. Y serás fiel y leal hasta el fin y jamás podrás volver a ver a ningún ser querido. Y ahora viene la mejor parte: ¿Aceptas? Si aceptas, firma este documento, aquí abajo.

Buch: Te aconsejo que te des prisa, si no, tu amiguita morirá enterrada y tu Pikachu morirá sin remedio antes de que puedas salvarlos a los dos.

Durante una fracción de segundo, Ash recordó lo último que le había dicho Misty: “¡Por favor, Ash, no lo hagas! ¡Te lo suplico, no cometas el mayor error de tu vida!” “Ella confiaba en mi” – Pensó. – “Pero si no lo hago, morirá y la perderé, al igual que a Pikachu, pero si acepto, la perderé para siempre... Perderé a todos igualmente, ¿Qué se supone que debo hacer? ¿Seguir?”

Buch: Chico, como no decidas pronto, la chica morirá... Y tú no quieres que eso suceda, ¿verdad?

Ash al fin decidió sacrificarlo todo. Por salvar la vida de los dos, por ellos, por Misty... Tenía muchas cosas por perder y nada que ganar, pero no quería ver como morían, así que tomó el bolígrafo en su mano y fue a firmar su nombre, cundo sin esperarlo, un ataque hoja afilada ( N.A: hojas navajas, como se suele decir en otras zonas muy queridas para mi y que siempre las llevaré en mi corazón ) rompió el contrato del Team Rocket. Ash se sorprendió y no supo decir de dónde venía ese ataque, hasta que divisó un extraño globo con forma de Meowth flotando en el cielo.

James: ¡Buen trabajo, Victreebel! ¡¡Eh, pero no te me comas a mí, que no soy tu almuerzo!!

Jessie: ¡No permitiremos que le hagáis eso a nuestros amigos los mocosos! Eso es impropio e inhumano, incluso para que provenga de una fechoría del Team Rocket. ¡Las clases de persona que hacen eso no se merecen ni siquiera pertenecer al honorífico y genuino Team Rocket, no se les puede considerar siquiera personas! ¡Sois peores que la peste bubónica!

James: ¡Bien dicho, Jessie!

Meowth: ¡Oye, que esa frase es mía!

Wobbuffet: ¡¡wob – buffet!!

Jessie: ¡¿Y a ti quién te ha llamado?! – Y volvió a meter a wobbuffet en su pokéball. – ¡Por hoy os habéis librado de oír nuestro temido lema porque nos falta tiempo y no hay tiempo que perder! – Guiñó ojo a Ash.

Cassidy: ¡Os vais a enterar! ¡Buch!

Buch: ¡Entendido! ¡Allá va! – Y fue a embestir con su gyarados mecánico contra el globo.

Jessie: ¡Te elijo a ti, Arbok! – Y salió Arbok de su pokéball. – ¡Arremete contra el brazo mecánico que sujeta a Ash! ¡Deprisa!

Arbok: ¡Aaarrr – bok! – Y metió un fuerte mordisco que rompió la estructura del brazo y Ash cayó al vacío a toda velocidad e impactó contra el agua en un salto mortal.

James: ¡Vamos mocoso, tú puedes hacerlo!

Ash nadó a toda prisa hasta la orilla, tomó la cintura de Misty y trató de salir corriendo a más no poder fuera de la zona de peligro y se lanzó al suelo justo en el momento, que la pesada roca se abalanzaba sobre ellos, justo a tres centímetros de sus cuerpos, pero lo lograron por poco. Misty, como si de un milagro se tratase, comenzó a toser y a expulsar el dióxido de carbono que le quedaba en sus pulmones y despertó en los brazos de Ash. Ambos se ruborizaron mucho y se separaron en menos que se dice “Muk”. Sin pensárselo dos veces, reaccionaron y corrieron hacia la zona donde permanecían sus cosas y sus pokémon heridos, pero el gyarados gigante les cortó el paso. Misty se escabulló de entre las escamas de gyarados y se dirigió hasta su mochila.

Misty: ¡Es hora de que tome cartas en el asunto! ¡Poliwhirl, Staryu, Goldeen! ¡Yo os elijo! ¡¡Atacad todos a la vez con ataque Surf!

Ash se abrió paso entre los pokémon y logró alcanzar su mochila.

Ash: ¡Totodile, adelante! ¡Ataque hidrobomba! ¡Noctowl, ataque confusión! – Y después, mientras sus pokémon les cubrían de los ataques del gyarados gigante, corrieron por Pikachu y Togetic, pero allí tenían otro problema: Primeape les estaba esperando.

Buch, que vio la situación, decidió intervenir: ¡Primeape, no permitas que se acerquen ni a Pikachu ni a Togetic! ¡Ayúdale Drowzee!

Ash: ¡Eso ya lo veremos! ¡Cyndaquil, adelante! ¡Ataque lanzallamas a todo gas!

Cyndaquil: ¡¡Cyndaaa – quilll!! – Y literalmente, calcinó al Primeape antes de que pudiese siquiera atacar.

Ash: ¡Bayleef, encárgate de Drowzee! ¡Ataque rayo solar!

Bayleef: ¡¡Baaayyy – lleeeefff!! – Un potente rayo solar impactó sobre Drowzee que lo dejó por los suelos.

Misty: ¡Genial! Togetic, ¿estás bien? – Dijo corriendo hacia su pokémon y abrazándolo.

Ash: ¡Pikachu, querido amigo!, ¿Cómo te encuentras?

Pikachu le respondió con una voz suave y débil: Pikapi...

Ash lo tomó el sus brazos: No te preocupes, ya ha pasado todo y te juro que no volverá a pasar.

Pikachu estaba demasiado débil... Cada vez se debilitaba más y más.

(Continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 2:07 am

Ash le dijo a Misty con lágrimas en los ojos: Misty, pikachu no está bien...

Misty: ¡Oh, no! – Dijo con el rostro horrorizado.

Pikachu miró a Ash con ojos humedecidos por las lágrimas. Dijo un tímido : “Pikapi, pika – chu...” ( Ash, gracias por todo lo que has hecho por mi ) y le lamió una mejilla.

Ash: Pikachu, no por favor, no... ¡No te vayas! ¡Yo no podría soportar el perderte, por favor!

Pero Pikachu cerró lentamente los ojos y dio su último suspiro y... partió...

Ash: ¿Pikachu? – Dijo con la voz temblorosa. – ¡¡PIKACHU!! – Dijo gritando a más no poder por el dolor que sentía por dentro.

Misty: “Ash...” – Dijo para si misma muy apenada por esta pérdida fatal.

Ash: ¡No me puedo creer que te haya perdido, no! ¡¿Por qué?! Si hubiese sido lo bastante rápido, tal vez tú no... estarías... ¡Todo fue por mi culpa! ¡Por favor, vuelve a la vida amigo, por favor! – Dijo entre lágrimas. - ¡Te, te necesito! ¡No me dejes! ¡No me dejes solo aún! – De repente, como si fuese un milagro, una luz blanquecina rodeó el cuerpo de Ash por completo, una luz muy cálida y agradable.

Misty se quedó parada, no sabía qué hacer: “Lo, lo está volviendo a hacer... ¿Pero cómo es posible que...?”

De repente, mientras que Ash lloraba sobre el pequeño cuerpecito amarillo del roedor, esa energía se fue transmitiendo a Pikachu, cada vez más intensamente.

Ash se miró perplejo: ¿Qué, qué está pasando? – Entonces, abrazó más fuerte a Pikachu y una conexión surgió desde su interior que los hizo inseparables, por unos instantes, Ash y Pikachu fueron uno. Misty no podía creer lo que veía. La energía blanca cada vez iba en aumento... Ash recordó todos los últimos momentos pasados con Pikachu, desde que llegó a la orilla del ría hasta ese día. Sintió más ganas de llorar y abrazó más fuerte el cuerpo sin vida de su pokémon. Entonces, algo mágico ocurrió: Ash quería tanto a su pokémon, que parte de su energía vital, había pasado a formar parte de Pikachu... Ahora compartían la misma energía espiritual... Sus almas y sus sentimientos, se fusionaron y tanto era el deseo de Ash por recuperar a su amigo, que el de Pikachu volver junto a él, que este simple hecho rompió barreras y lo imposible se hizo realidad: Pikachu comenzó a abrir lentamente los ojos y al momento, abrazó a Ash. Éste al ver a su amigo vivo, se llevó tal sorpresa que se emocionó tanto que no pudo evitar llorar de felicidad.

Ash: ¡Pikachu, mi gran amigo! ¡Pensé que jamás volvería a verte!

Pikachu: ¡Pika, pikachu, pikapi! ( ¡Jamás me volveré a ir, te lo prometo, Ash! )

Y ambos se abrazaron más fuerte infinitamente felices. Misty se emocionó tanto con esta escena, que no pudo evitar llorar, al igual que Togetic, Jessie, James, y Meowth.

Misty: “De verdad se quieren... Son una gran pareja, los mejores amigos del mundo, me alegro tanto por ellos! Creo que esto fue uno de los motivos por lo que me enamoré de Ash... Ama tanto a sus pokémon que daría su vida por ellos... Tiene un gran corazón, por eso yo... le quiero tanto... “ – Tan pensativa estaba, que no se dio cuenta que Pikachu y Ash la habían rodeado en un abrazo.

Ash le dijo al oído a Misty: Misty, muchas gracias, por creer en mi y ayudarme... Sin tus palabras, tal vez no lo habría logrado... Gracias por todo...

Misty se emocionó y les devolvió el abrazo: Formamos un equipo, y jamás me separaré de vosotros y siempre estaré de vuestra parte y os ayudaré en todo lo que pueda, ¡lo juro!
Cassidy: ¿Pero cómo... puede ser?

Jessie: ¡Cassidy, mona, te aconsejo que te vayas con viento fresco si no quieres recibir una buena lección por nuestra parte!

Cassidy: ¡Grrrr! – Dijo furiosa y recogió sus pokémon: ¡Drowzee, Primeape, volved!

Buch: ¡Nos vengaremos! ¡Juramos que nos volvemos a ver las caras! ¡Podremos al jefe al corriente de todo lo que habéis hecho! ¡Le contaremos que os pusisteis en nuestra contra por ayudar a esos niñatos! ¡Ya veréis, de ésta no os libra ni vuestra madre!

James: ¡Ni falta que nos hace! – Les dijo sacando burlas.

Cassidy/Buch: ¡Volveremos! ¡Aún no habéis acabado con nosotros!

Ash: ¡Eso está por ver! Pikachu, ¿crees que podrías regalarles un bonito ataque rayo? – Dijo guiñando un ojo a Pikachu.

Pikachu: ¡Pika! ( ¡Eso está hecho! ) ¡¡¡¡PI – KA – CHUUUU!!!! – E impactó el robot gyarados, que hizo despegar al Team Rocket.

Team Rocket: ¡¡Volveremmmooosss!! – y desaparecieron en un tintineo de una estrella lejana.

Ash: ¡Eso ha estado genial, Pikachu!

Pikachu cayó al suelo por el cansancio.

Misty: Será mejor que le dejes descansar, se lo merece. – Se dirigió a Ash.

Ash: Sí, será lo mejor.

El Team Rocket aún seguía en el globo. Ash les gritó desde arriba: ¡Muchísimas gracias, amigos! ¡Sin vosotros, estaríamos perdidos!

Jessie: ¡De nada! ¡Pero no os acostumbréis! ¡Recordad que somos los malos y si os ayudamos, no somos tan malos y eso no nos lo podemos permitir, no señor!

James: ¡Cierto, Jessie! Somos bandidos y chorizos ( N.A: “Chorizo” = Ladrón ) que roban pokémon, no nos dedicamos a salvar vidas de otras personas.

Misty: ¿Habéis pensado en ese oficio como una posibilidad? ¡Cuando hacéis de buenos, lo hacéis de miedo, sobretodo salvar vidas! ¡Sois fantásticos! ¡Muchísimas gracias, amigos! ¡Ya no volveré a pensar que sois mala gente! ¡Infinidad de gracias!

Se despidieron agitando las manos y pusieron rumbo a su destino, por caminos separados, pero con un objetivo común: Conseguir ser alguien en la vida y ser alguien especial.

Hacia el atardecer, de camino hacia la casa de Delia...

Ash: Bueno, no hemos pescado casi nada hoy... Sólo este pequeño Remoraid...

Misty: Pero hemos hecho amigos y eso es lo importante.

Ash: Sí, Tienes razón. – Y ambos sonrieron.

Y ambos se fueron felices a casa, sabiendo que nada podría detener sus sueños, nadie jamás podría ser dueños de sus vidas, pues sus vidas, la viven ellos y nunca nadie podría arrebatársela.
A Ash, tan feliz le puso estos pensamientos en su cabeza, que no pudo evitar tomar la mano de Misty y emprender una veloz carrera por prados y bosques, junto con sus pokémon. En ese momento, el simple hecho de correr felices, libres y despreocupados, valía más que cualquier tesoro del mundo, pues su verdadero tesoro permanecía oculto en sus corazones, a la espera de ser descubierto algún día por algo maravilloso, pero la pregunta era: ¿Ese algo maravilloso llegaría algún día? Y la respuesta podría ser: ¿Y si ya ha llegado, pero la venda en sus ojos no les deja ver más allá de la profunda oscuridad que ésta refleja?

--------------------------------------FIN DEL CAPÍTULO 10 º-------------------------------

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 2:09 am

Capítulo 11º: “¿Una despedida es para siempre?”

Aquella noche, en la casa de los Ketchum, la cena fue de lo más entretenida. Misty y Ash fueron relatando su pequeña aventura a todos los de la casa. Todos quedaron perplejos al oír todo lo ocurrido, casi era imposible de creer que tal acontecimiento hubiese dado lugar.

Brock: A ver, repetidlo de nuevo: ¿Decís que Cassidy y Buch os atacaron porque querían que Ash fuese uno de ellos y que Jessie y James os salvaron?

Misty: ¡Exacto!

Brock: ¡Parece increíble!

Ash: Sí, lo sé, pero nos ocurrió de verdad.

Delia: Suerte que no os pasó nada, chicos, si no, no sé que hubiese hecho sin vosotros...

Brock: Ash ha demostrado que se puede valer por sí mismo y Misty también. ¡Juntos, son invencibles! Forman un equipo genial.

Misty: ¡Anda ya Brock, no digas tonterías!

Y luego todos rieron felices.

Puesto que en todo el día, nadie de la casa había parado, estaban todos reventados, y tenían un cansancio enorme, no tardaron demasiado en irse cada uno a sus respectivas habitaciones para reponer sus energías en el maravilloso, mágico y misterioso mundo de los sueños, o al menos, casi todos... Misty estaba tumbada en su cama desde hacía un buen rato y no conseguía conciliar el sueño, no paraba de dar vueltas de un extremo a otro de la cama. Se estaba poniendo de los nervios. Se pasó toda una hora pensando en lo ocurrido en el río y no lograba quitárselo de la cabeza, en la conversación que tuvieron mucho antes, cundo Togetic enseñó a Ash todos sus cebos. Y de nuevo le volvió a resurgir en su corazón aquél sentimiento tan horrible que la traumatizaba, el sentimiento de la culpabilidad y el remordimiento, Ash aquél día la había salvado, y ella no fue capaz de hacer lo mismo por él en aquella desgraciada tragedia... ¿Cómo podría pagarle lo que había hecho por ella? Él se había portado tan bien con ella y ella lo único que hacía era preocuparle y ocultarle algo tan importante como aquello... por temor... Ya no podía soportar más aquella presión, ya no... En aquel instante, reparó en algo que sobresalía de debajo de la cama, parecía un libro, pero no lo era. Lo abrió y allí descubrió algo que no esperaba encontrar. Necesitaba salir de su habitación, pues notaba que las paredes se le echaban encima de lo agobiada que estaba, así que optó por bajar al salón. Se sentó en el sofá y se dedicó a contemplar todas y cada una de las páginas de aquél misterioso libro que no era más que un viejo álbum de fotos. Al contemplarlas, Misty no pudo evitar que su depresión bajase aún más en picado y comenzó a llorar y sollozar, tan absorta que estaba en aquellas fotos, que no se dio cuenta que cada vez sollozaba con más fuerza y que no podía evitarlo.

Ash llevaba largo rato despierto sin apenas haber pegado ojo. También él pensaba en todo lo ocurrido aquella misma mañana en el río, tampoco lograba olvidarla. Los sollozos de alguien cercano lograron atraer su atención.

Ash pensó: “Alguien llora muy cerca de aquí... ¿Quién podrá ser? Parece una voz femenina, de una chica joven... ¿Vendrá de la calle? ¿Será esa chica misteriosa?” – Y fue a asomarse por la ventana, pero allí no había nadie. – “¿Serán los vecinos? No creo, hay mucha distancia entre casa y casa y no llegarían aquí sus ruidos... Entonces, ¿Quién podrá ser? ¿Tal vez alguien de esta casa? No, no puede ser... La única chica joven que hay es Misty y ella está durmiendo, ¿o puede que no?” – Al momento, le atrajo la atención otro sollozo más fuerte.

Misty ( entre lágrimas y sollozos ): Ash...

Ash: “Alguien ha pronunciado mi nombre, como si me llamasen... pero no creo que me llamasen, aún así, bajaré abajo a ver qué pasa.”

Misty: Ash, ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué hubo de pasar? ¡Me odio! ¡Me odio a mi misma! – Dijo llorando amargamente. Jamás había sufrido tanto y había estado tan sola y sumida en la oscuridad como en aquella noche... Ya no sabía si alegrarse o arrepentirse del día en que Ash volvió, pues con su regreso, su herida sangraba con más fuerza, y no por la culpa de Ash, sino por la suya propia... Se sentía tan abandonada y terriblemente sola... ¿Cómo podía salir de ese pozo sin fondo? Se sentía perdida, y no sabía como encontrar la luz que alumbrase una salida en el laberinto que formaban sus problemas... Esas fotos, se detuvo en una en especial, en una en la que salían en el festival de fin verano, vestidos con Kimono. Se la habían hecho juntos para mandársela a la madre de Ash. Brock se quedó fuera, pues estaba demasiado deprimido como para salir bien en una foto, así que salieron ellos dos solos... Misty había conservado desde siempre esa foto y siempre la llevaba consigo, pues era una de sus favoritas, la única vez en que Misty compartió con Ash algo más aparte de combates y combates... Habían compartido un baile, una noche, una foto, una sonrisa, un sueño...




Al recordar todos aquellos momentos, Misty no pudo evitar que un par de lágrimas impactaran sobre la superficie de la fotografía... Estaba tan triste y pensativa en aquella foto, que se dio cuenta que alguien, desde las sombras, la observaba desde la escalera. Ésta, para evitar que más lágrimas cayeran empaparan las fotos, se tapó su cara con sus manos temblorosas.

Ash se quedó muy dolorido y apenado al ver así a Misty... Sabía que no era demasiado alegre, pues desde que la había conocido, sólo en contadas había visto una tímida sonrisa asomarse por su rostro melancólico, pero aquella noche parecía especialmente decaída y sin ánimos... Estaba totalmente entregada al dolor más infinito... Su cara mucho más blanca y depresiva... Al ver esta escena, el corazón de Ash se conmovió y no pudo evitar ir hasta ella, pues presentía que necesitaba calor humano, ánimos. Revivir esperanzas, necesitaba a alguien que la escuchase... Y Ash no pudo continuar allí sin hacer nada, así que movido por sus sentimientos de solidaridad, amistad y bondad, se acercó despacio, se situó detrás del sofá y le pasó sus manos encima de las de Misty, que aún seguían tapando sus ojos Agua – Marina. Ésta al sentir en sus manos esa calidez y suavidad, se asustó un poco, pero después se calmó al oír junto a su oído, una voz dulce y familiar que le hablaba, llena de comprensión y de afecto.

Ash: No te asustes, Misty. Soy yo... – Dijo en un tono tan leve para sólo ella pudiese oírle.

Misty se giró rápidamente hacia atrás : ¿Qué – qué – qué haces despierto? Deberías estar durmiendo, mañana será un día duro. – Dijo sorprendida de verle levantado.

Ash: Lo mismo te pregunto yo a ti. Te escuché desde arriba y decidí ver qué pasaba. ¡Tuviste suerte de que no pensase que eres un ladrón, sino, te hubiese apresado! Aunque, ningún ladrón que yo conozca, va por allí sollozando a escondidas y pronunciando mi nombre.

Misty se puso muy nerviosa y muy colorada: ¿Me – me oíste? ¿Tanto se me oye?

Ash: Al principio no, pero luego fuiste subiendo el volumen...

Misty: ¡Uy, lo siento de veras! ¡No era mi intención despertarte! – Dijo arrepentida.

Ash: No te preocupes, ya estaba despierto desde mucho antes... Apenas he dormido nada, no podía conciliar el sueño... Al igual que tú, supongo.

Misty: Sí... – Respondió mientras miraba triste y cabizbaja el suelo.

Ash: ¿Puedo sentarme contigo?

Misty: Sí, como quieras...

Ash tomó asiento en el sofá y se fijó en lo que Misty sostenía en las rodillas. Se trataba de un viejo álbum de fotos.

Ash: ¿Qué estabas haciendo?

Misty: Nada en especial, simplemente hacía un repaso de unos recuerdos míos mirando que no faltase ninguno.

Ash: Ah... ¿Y a estas horas te pones a ordenar tus cosas?

Misty: ¡Sí! Bueno, no... Supongo que sabes lo que es esto... Es un álbum de fotos antiguo, lo llevaba conmigo en todos mis viajes... Aquí guardaba y clasificaba por fechas y aventuras todo loo importante que nos ocurría en nuestro viaje...

Ash: ¡Vaya, que interesante! ¿Y tiene muchas fotos?

Misty: Sí, algunas... Pero hacía tanto tiempo que no lo abría... Está tan lleno de polvo de estar abandonado durante tanto tiempo... De hace cinco años que no lo abría... Me dolía mucho hacerlo, así que opté por olvidarlo debajo de algún mueble y no sacarlo jamás...

Ash se extrañó sobre esos hechos... Misty siempre que decía algo importante, siempre hacía una referencia hacia cinco años atrás, justo los mismos que él llevaba en el bosque desde que tenía memoria... Y siempre se ponía triste al hablar de ello... ¿Tendría alguna relación su pérdida en el bosque con la manera de actuar de Misty? ¿Por qué tanto sufrimiento y dolor? Ash presentía que en pasado había ocurrido algo muy importante y que Misty había tenido algo que ver con el asunto, un asunto nada agradable... De repente, Misty se fue a levantar, pero se le cayó una vieja foto que estaba entre las páginas. Ash se agachó a recogerla. Se trataba de la foto que Misty había estado observando antes.

Ash se quedó perplejo y sorprendido y abrió mucho los ojos: Esto es...

Misty: ¿Logras acordarte de algo?

Ash: No, pero estas caras me son muy familiares... En especial la chica encantadora que está al lado de... de... – Ash trataba de recordar.

Misty: No te fuerces, Ash... ¡Puede ser peligroso! Será mejor que guarde las fotos.

Ash: ¡No, espera! Sólo un momento... ¡Ya lo tengo!

Misty se sorprendió: ¡¿Pudiste recordar?!

Ash se rió: ¡Vaya! Así que éstos dos son nada más y nada menos que los jóvenes Ash y Misty, ¿verdad? – Dijo guiñando un ojo a Misty.

Misty se sorprendió aún más. Estaba verdaderamente asombrada:¿Lo – lo – has recordado?

Ash: Bueno, dime tú si no te pareces a ésta princesita... Sólo que con el cabello más corto, pero en esta foto, tus ojos brillan aún con más fuerza que de costumbre, se te veía radiante, no como ahora...

Misty dirigió la mirada hacia el suelo.

Ash: Y yo... Parezco un poco despistado, ¿no crees? – Pero Misty ya no escuchaba, estaba echa polvo.

Ash: ¿He dicho algo malo?

Misty: No, tienes razón... Yo ya no soy la misma, lo sé...

Ash: Yo tampoco...

Misty recordó el motivo por el cual estaba así... Ese día fatídico en la montaña, cada vez la hacía hundirse más y más y lo peor sería que Ash le pidiese explicaciones para conocer lo ocurrido. Sólo deseaba que no se lo preguntase jamás, sino, no sabría cómo contestarle, pero su deseo, se vio truncado aquella noche.

Ash: Por cierto Misty, perdona si te pregunto algo – Misty se echó a temblar, pues presentía de que pregunta se trataba. – ¿Cómo llegué al bosque? Es decir, ¿cómo perdí mi memoria?

Misty: Bueno, yo... – No le salían las palabras. – Yo... No me acuerdo, de veras.

Ash: Sé que tuviste algo que ve, porque sino, no actuarías de la forma que estás actuando.

Misty no aguantó la presión y se derrumbó. Comenzó a llorar desconsoladamente, abrazada al álbum de fotos.

(Continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 2:15 am

Ash no sabía qué hacer: Lo siento mucho, no pretendía hacerte daño. Por favor, no llores. – Misty se giró un momento para contemplar sus ojos y no pudo evitar abrazarle con fuerza. Y no paraba de repetir:

Misty: ¡Ash, lo siento! ¡Yo no quería, de verdad! ¡Te juro que no quería que pasara! ¡Me odio a mí misma! No pretendía que todo acabase de aquella manera, yo...

En ese momento, Ash la abrazó con fuerza contra suyo y le pasó suavemente la mano por la espalda, para tranquilizarla y consolarla: No tienes de qué preocuparte. Tú no has hecho nada malo. Te conozco y sé que jamás serías capaz de hacer daño a nadie. Tú no eres de esa clase de personas, eso lo sé. Tú eres alguien especial, generosa, amable y gentil, y sé que jamás podrías dañar a otras personas. Así que no sufras más.

Misty: Pero tú no lo entiendes, yo... yo fui... yo...

Ash: ¿Tú fuiste qué? Ya te dije que no te preocuparas. Yo no te culpo de nada.

Misty: Pero es que yo... Tú no sabes nada, Ash... Sólo yo sé la verdad. – Dijo mientras lloraba con mayor intensidad. – ¡Y esta verdad me corroe por dentro día y noche! ¡Estoy herida de muerte, Ash! ¡Cada día muero un poco más! ¡Y me derrumbo en mi oscuridad infinita! ¡Sé que si no lo dejo marchar en libertad, acabará por destruirme por completo! ¡Pero si lo hago, cometeré el mayor error de toda mi vida!

Ash: Cálmate, Misty. Tranquila... Respira hondo... Así... – Misty hizo lo que Ash le pidió. – Bien, y ahora quiero que te relajes y no pienses más en el pasado... Sea lo que fuese, lo pasado, pasado está y ya no volverá... No tienes porqué torturarte más... Lo que has de hacer, es vivir el presente y ser feliz... Todos queremos que vuelva la Misty soñadora y llena de felicidad que una vez fue. – Le respondió contemplando la foto. – Y harás muy felices a todos, sobretodo a mí... – Misty miró muy emocionada y sorprendida a Ash ( aún seguía abrazada a él ) ,sus lágrimas ahora eran de emoción.

Misty: Ash, yo... no sé cómo agradecerte todo lo que estás haciendo por mí... Y yo de la manera que te lo pagué en el pasado... – Y avergonzada de sí misma, miró hacia un lado.

Ash: Ya te he dicho que olvides el pasado, ya que jamás volverá... Las cosas sólo pasan una vez y no dos... Y no tienes que agradecerme nada... lo hago porque me importas de verdad, Misty.

Misty le miró a los ojos boquiabierta y con lágrimas empañando sus ojos. No se creía lo que estaba oyendo: ¿En serio te – te – im – importo yo – yo – A – As – Ash? – Las palabras no le surgían de sus labios.

Ash: Sí, y mucho, más que a nadie en este mundo... Por eso me duele que sufras...

Misty: Ash, yo, no sé qué decir...

Ash: A veces, una mirada vale más que mil palabras... Tus ojos hablan por sí solos...

Misty: Al igual que los tuyos... Brillan tanto...

Ash: Pero jamás como los tuyos...

Entonces, en aquél momento, una fuerza incontenible que no sabrían de donde venía, les hizo sentir algo maravilloso, una felicidad que abordaba cada punto de su cuerpo, y un deseo incontenible se apoderó de la pareja, un deseo que ambos sentían por fundirse en un dulce y tierno beso... Misty se sintió por una vez en su vida la chica más afortunada de la Tierra, estaba a punto de ser besada por la persona por la cual moriría infinitamente... No podía creer que algo así pasara... Pensó que sólo se trataba de un sueño más, de los que había soñado tantas veces... Iba a ser la primera chica que iba a ser bendecida por el roce de un cálido beso de su gran amor... Ash le iba a regalar su primer beso a la chica más maravillosa que nunca hubiese conocido, que de no ser por ella, jamás hubiese salido del pozo sin fondo del coma profundo y ser la diosa y dueña de sus mayores sueños que empezaban y terminaban con ella, siempre ella, que siempre era compañera de sus pensamientos, que siempre llevaba consigo, en su corazón, moriría para siempre sólo por ella. Misty se dejó llevar por el amor y cayó rendida en sus brazos. Ambos cerraron sus emocionados ojos y se dejaron llevar por el amor que sentían mutuamente y se fueron acercando cada vez más y más, sus corazones vibraban con tal fuerza, que podían sentir los latidos del otro. El sudor les recorría por todo su cuerpo, escalofríos invadían su piel, sentían la respiración acelerada del otro, estaban tan cerca que casi podían rozarse, sus labios estaban a punto de tocarse, sus labios faltos y sedientos de amor, reprimido durante tantos años... Pero algo falló: Al momento, por la mente de Misty, pasó esa frase imborrable: ”¡Te odio! ¡Jamás podré perdonarte! ¡NUNCA!” La sintió tan fuerte en su interior, que destrozó lentamente su alma. Por sus ojos comenzaron a brotar nuevas lágrimas, los abrió de golpe y se detuvo. Ash se percató de su reacción e hizo lo mismo. Misty se retiró hacia atrás bruscamente y le miró con ojos destrozados y hinchados debido al sufrimiento y las lágrimas. Se soltó al instante de los brazos de Ash: Yo... ¡Yo no puedo hacerlo! ¡Es una equivocación! ¡Jamás podré perdonarme! ¡Ni tú tampoco podrás perdonarme! ¡Es demasiado horrible! ¡No puedo soportarlo más! ¡Lo siento, no puedo seguir! ¡Jamás me lo perdonarías! – Y saltó del sofá invadida por sus lágrimas y corrió precipitadamente hacia lasa escaleras repitiendo: ¡Me odio! ¡Lo siento! ¡Ash, ojalá puedas perdonarme algún día! ¡Soy un monstruo! ¡Me odio! ¡Me odio! ¡Algo así jamás saldrá bien, lo sé! ¿Por qué? ¿Por qué lo hice? ¡Me odio y me odiaré para siempre jamás! – Tras estas palabras, un fuerte portazo se hizo sentir por todos los rincones de la casa. Misty se había encerrado en su habitación.

Ash se quedó tan parado que sólo le dio tiempo a pronunciar: Misty... – En voz baja después de que ésta se hubiese marchado : “Oh, Misty... No debí hacerlo... fui un estúpido... toda la culpa es mía, soy el único culpable de que Misty sufra tantísimo... ¿Qué puedo hacer para aliviar su dolor? Lo mejor será, lo mejor será... Me dolerá muchísimo, pero es lo mejor... ¿Para los dos? Tal vez no lo sea para mí... Pero si quiero conseguir su felicidad, he de hacerlo... ¿Un sacrificio eterno? Tal vez, pero he de hacerlo, es mi deber...” – Se levantó del sofá, miró hacia la escalera y suspiró con una profunda y dolida tristeza y las subió lentamente y en silencio. Se paró frente al cuarto de Misty y escuchó detrás. Sabía que no estaba bien hacer eso, pero se quedó tan preocupado, que no pudo evitar comprobar su estado. Al otro lado, sólo se oían lamentos y sollozos. Ash bajó la mirada al suelo. Se sentía morir por dentro: “Ojalá nunca hubiese venido. Así nada de esto habría pasado... Y Misty hubiese sido feliz, pues al final, me habría olvidado y se hubiese ido con alguien merecedor de su dulce y frágil corazón y no alguien como yo... Que sólo fui causante de dolor y confusión... Sólo logré lastimar su tierno corazón. Lo que haré ahora, será lo más sensato por mi parte, lo único correcto que haré desde que llegué a esta casa... Nunca debí seguir esos ojos, sólo fue una equivocación, no mi camino, mi destino... Mi destino verdadero acaba de comenzar, muy lejos de aquí... Sólo deseo poder encontrarlo y alcanzar mis objetivos... Aunque aquí dejo mi mayor objetivo, que tal vez nunca consiga alcanzar... Pero no me importa si ella alcanza la felicidad. Me juré a mí mismo que haría lo que fuese por ella, para que fuese feliz... Si no es a mi lado, por lo menos, dentro de mi profunda y oscura soledad seré feliz si ella lo es... – Cuando terminó de pensar, se fue a su habitación y se puso a hacer su equipaje, a la luz de la Luna, que esa noche había brillado con luz mágica, ahora era opaca, parecía no tener vida. Cuando lo tuvo todo listo, con mucho cuidado salió al pasillo y se dirigió al cuarto donde dormía Brock. Silenciosamente, dejó sobre su mesa una nota de gratitud y una pokéball, que contenía el Remoraid que él había capturado aquél día en el río. Ash le pronunció en voz baja lo escrito en la nota, a pesar de que Brock estaba dormido: Aquí tienes amigo mío, hermano, tú lo mereces más que yo. Cuídalo mucho en mi ausencia, pues yo no podré por estar de viaje indefinido. Seréis felices juntos. Espero que encuentres a la chica de tus sueños y seáis felices. Un millón de gracias por cuidarme y tratarme como me trataste ahora y siempre. Hasta la vista. – Dicho esto, abandonó la habitación, mientras que Brock seguía babeando en la almohada al soñar con chicas bonitas.

Después, Ash se fue a la habitación de Delia. Entró con mucho cuidado y se dirigió al borde de la cama y se sentó y contempló el rostro de Delia. Parecía muy entristecido. Entonces, Ash advirtió que en una mano, sostenía una fotografía que mostraba una mujer muy bella, abrazada a un niño de cabello azabache de unos cinco años de edad. Sus rostros les eran familiares. La foto resbaló entre los dedos de Delia y Ash la tomó en sus manos y la observó detenidamente. Luego Delia comenzó a murmurar: ¡Ash, hijo! ¡Mi dulce hijo! ¡Ven y abrázame, tesoro! – Y en sueños, Delia levantaba los brazos al aire. Entonces, Ash no pudo evitar el impulso a abrazarla. Ash le susurró a su madre en el oído: Tranquila mamá, ya estoy aquí, no sufras.

Delia le comentó en sueños: ¡Hijo, mi querido hijo! Cuántas ganas tenía de verte! ¡Como has crecido! ¡Casi no llego a abrazarte! ¡Pero qué alto estás! ¡Y qué guapo! ¡Mi hijo, mi pequeño ya todo un adulto! Soy tan feliz...

Ash le respondió con lágrimas en los ojos: Yo también mamá... ¡Te quiero mucho!

Delia: Yo también, hijo. Yo también te quiero muchísimo, mi cielo, mi vida... ¡Mi niño, mi dulce y tierno niño! - Y sonreía feliz en sueños.

Ash: Mamá, tengo que irme...

Delia: ¿Ya te vas? ¿Tan pronto?

Ash: Sí, he de hacer un largo viaje... Pero te juro que algún día volveré a tu lado.

Delia: Hasta pronto, hijo. – Poco a poco, se fue deshaciendo el abrazo y Ash colocó suavemente el cuerpo de Delia sobre su cama, luego, dejó sobre su mesita de noche una nota y el pañuelo con el que Delia se secó sus lagrimas. Luego, se inclinó y besó a su madre en la mejilla, y con lágrimas en sus ojos, partió de la habitación y se dirigió a su próximo destino: La habitación de Misty. Escuchó de nuevo para asegurarse de que Misty había caído rendida al sueño y atravesó el umbral de la puerta. Misty estaba acurrucada a un lado de la cama tiritando de frío, pues se había acostado encima de la cama sin ni siquiera deshacerla y a pesar de que era una noche de verano, por el balcón entraba un aire helado, que penetraba en cada punto del cuerpo con su rumor incesable. Ash cerró la puerta del balcón y tapó a Misty con una manta. Mientras lo hacía, pudo advertir en su cara los rastros de las lágrimas incansables que estuvieron recorriendo su rostro hasta que a fuerza de tanto llorar, quedó rendida al sueño. Otra cosa que llamó la atención a Ash, fue que entre sus brazos, oprimía un objeto contra su cuerpo. Parecía algo hecho de tela roja y blanca, pero no pudo adivinar de qué se trataba. Ahora le tocaba la parte más difícil de afrontar: “El último adiós”. No sabía cómo comenzar, sabía que Misty no oiría lo que tenía que decirle, pero no le importaba, era su deber hacerlo y lo haría.

Ash: Esto... – Empezó, pero no se le ocurría cómo continuar – Misty, yo... He venido a despedirme. Lo he estado pensando mucho y creo que es lo mejor para ti... – En ese momento Ash se sentó junto a ella, hecho pedazos por dentro y le tomó una mano, y se la acarició. – Lo siento Misty, por todo el dolor y el sufrimiento que llevé a tu corazón, me siento horriblemente mal por todo lo que te hice... Te lo juro, no era mi intención causarte tanto daño, sólo intentaba ayudar y lo único que hice fue empeorar las cosas... Me siento tan culpable y arrepentido como nunca lo he estado jamás... Ojalá algún día puedas alcanzar la felicidad... Sólo me queda decirte... que... que yo... – Dejó sobre la mesita el pañuelo con el que había curado a Misty el día anterior, que junto al nombre de Ash bordado en rojo, ponía el nombre de Misty en color agua marina, quedando así: “Ash & Misty “. Él mismo se había encargado de bordarlo para darle una bonita sorpresa a Misty, pero lo que no imaginaba, es que tuviese que entregárselo en aquellas circunstancias... Sobre el papel, colocó una rosa y una dama de noche y al lado, la foto y el álbum. – Estas flores me recuerdan tanto a ti... Una vez, una chica apareció aquí pidiendo ayuda... Ojalá escuches sus súplicas y puedas ayudarla, ya que yo no podré por estar muy lejos de aquí... Y sólo decirte... En último lugar, que... que yo... yo... – De su cara comenzaron a brotar nuevas lágrimas y sus puños temblaban. – ¡Que yo te querré siempre! – Y salió corriendo de la habitación y cerró la puerta. Bajó las escaleras y salió lo más rápido posible de aquella casa, pues sabía que si permanecía más tiempo allí, le hubiese sido imposible abandonarla. Afuera, una enorme tormenta se avecinaba en la oscura noche... Misty tuvo de nuevo una horrible pesadilla: Presentía que algo iba a suceder... Algo horrible le iba a pasar a Ash. Así que sin dudarlo un segundo, se levantó de la cama y vio lo que estaba encima de su mesita. Leyó el escrito, que decía más o menos lo mismo que Ash le había dicho. Excepto lo que dijo justo antes de marcharse corriendo, pues Ash pensaba que si le decía lo que sentía a Misty, resultaría demasiado doloroso para ella tener que soportar su marcha. Cuando acabó de leerlo todo, tuvo que leerlo dos veces más para ser consciente de lo que acababa de pasar. Una vez se dio cuenta de lo sucedido, sus ojos dulces se empañaron de nuevas lágrimas, sintiéndose tan culpable por todo, que entonces, lo vio todo claro: “¡He de afrontar la verdad! Basta de huir, basta las medias palabras, basta mentiras. Si todo ha de acabar mal, que así sea. Pero no pienso seguir con esta farsa. ¡Nunca más! Lo haré por ti, Ash. Eres merecedor de la verdad y la sinceridad, y no pienso negártela. Si luego me odias, asumiré ese dolor y nunca más te molestaré. Lo juro. Sólo espero que no sea demasiado tarde para... Para volver a empezar... “ – Dicho esto, con una mirada decidida y empapada por las lágrimas, tomó una capucha impermeable, bajó las escaleras, y sin decir nada a nadie, ni siquiera a Togetic, que se quedó profundamente dormido en la habitación, cruzó el umbral de la puerta principal y se adentró en la oscura y tenebrosa tormenta, que cada vez se cernía más y más sobre nuestros héroes.

Mientras tanto, en el hogar de los Ketchum...

(Continúa en el siguiente capítulo)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Axel el Lun Nov 17, 2008 2:17 am

Delia despertó de golpe. Acababa de tener un sueño muy, muy real. Se fijó que la foto que sostenía en su mano, ya no estaba. Levantó la mirada hacia la mesita y la vio allí colocada, pero había algo más: Un sobre y algo de tela doblado. Lo tomó en sus manos y lo desplegó. Justamente después de haber hecho esto, sin darle tiempo a ni tan siquiera echarle un vistazo, alguien picó en la puerta de su habitación.

Delia: ¡Adelante!

Alguien abrió a toda prisa la puerta.

Delia: ¡Brock! ¿A qué viene esto? ¿Qué te ocurre? ¡Son las cuatro de la mañana! ¿No podías dormir?

Brock: ¿Aún no sabes nada?

Delia: ¿Nada sobre qué? ¿Qué se supone que he de saber, Brock? – Preguntó muy nerviosa y preocupada.

Brock: ¡Echa un vistazo a lo que tienes entre las manos!

Delia obedeció. Sobre sus manos, tenía un pañuelo muy familiar para ella. Lo miró detenidamente. – Pero si esto es... es el pañuelo de mi hijo...

Brock: Sí, eso parece... – Dijo Brock, con el rostro ensombrecido.

Delia: Brock, por favor, no me lo digas... – Dijo Delia con lágrimas en los ojos.

Brock: No se preocupe, Delia. Yo no se lo diré. Su hijo se encargará de hacerlo. – Dijo señalando la carta que Delia sostenía junto al pañuelo.

Delia, con temor y nervios incontenibles, con manos temblorosas, abrió el sobre que llevaba su nombre y leyó lo que decía la carta, una carta con rastros de gotas que parecían lágrimas, y con una caligrafía irregular, que era de sospechar que hubiese sido hecha rápidamente y con manos temblorosas. Cuando Delia acabó de leer, de sus labios temblorosos y de su garganta seca sólo pudieron salir: ¡Oh, no! ¡DIOS MIO! ¡ASH! – Después de esto, su estado empeoró tanto, que Brock se vio obligado a actuar: Le hizo una tila y intentó calmar a Delia como pudo. Al final, sin que Brock pudiese evitarlo, la mareada Delia bajó a la planta baja y tomó el auricular del teléfono en sus manos y puso sobre aviso a casi todo el pueblo sobre lo sucedido.

Brock: Y lo más extraño de todo, es que Misty aún no lo sepa... Un momento, no se oye nada de su habitación... No quiero pensarlo, pero me temo lo peor... Creo que fue la primera en enterarse... Y creo que va de camino a hacer una completa locura... – Y confirmó sus sospechas entrando en la habitación, después de llamar como unas veinte veces... La habitación estaba completamente solitaria y vacía, a excepción de Togetic y todas las pokéball de Misty. ¡Debemos actuar deprisa... ¿Quién sabe lo que les puede llegar a suceder en una noche como esta?! – Comentó mientras contemplaba la lluvia caer por un ventanal del salón. – ¡No tenemos tiempo que perder!

Delia asintió decida, pero por dentro, una sensación de temor y nerviosismo se apoderaba de su ser.

Mientras tanto, en el bosque oscuro y lejos de Pueblo Paleta...

Misty: “Comienza a hacer mucho frío. Tengo todos mis huesos entumecidos y estoy calada hasta la punta de mis pies. Cada vez llueve con más fuerza y violencia. Ya se oyen los truenos a lo lejos... Y se van acercando... No logro ver nada: A causa del calor que ha hecho estos días, el suelo se ha calentado y al llover tanto, al tomar contacto las gotas de agua fresca con el suelo, han provocado una niebla tan espesa, que casi me es imposible ver nada... Estoy al límite de mis fuerzas... La linterna pronto se agotará y entonces, me perderé y tal vez no consiga salir de aquí con vida, pues noto que mil ojos me observan atentamente todos mis movimientos... Si antes de que llegue el amanecer, desisto y pierdo el conocimiento a causa de este cansancio, ya no habrá una segunda oportunidad para mí... Pero he de continuar, he de cumplir con mi destino, ya no puedo echarme atrás. ¡Nunca más!

Mientras tanto, en otro punto cercano, más adelante...

Ash: Pikachu, ¿Estás cansado?

Pikachu negó con la cabeza.

Ash: Muy bien, entonces continuemos.

Siguieron unos pasos más adelante, cuando de repente, Pikachu se detuvo y movió sus orejas.

Ash: ¿Ocurre algo, Pikachu?

Pikachu miró desconfiado hacia atrás, sobre sus pasos.

Ash: Alguien nos está siguiendo. Yo había notado antes algo, pero pensé que era el rumor de las hojas al moverse con la brisa dele viento. No sabemos si es amigo o enemigo... Será mejor que tomemos precauciones. – Ash y Pikachu se ocultaron tras las sombras, tomando un camino muy diferente al rumbo tomado. Mientras tanto, Misty iba de un lado al otro, sin rumbo fijo. Justo donde le parecía haber oído algo y ver unas sobras, ya no había nadie.

Misty: Tal vez fue el viento, que confundió mis sentidos. Tal vez lo que creía que estaba, tan sólo se trataba de una ilusión y nada más... – Suspiró cansada y decepcionada y siguió caminando, perdiéndose cada vez más entre las sombras. Misty estaba tan cansada, que no sabría si podría resistir mucho más. Cada vez llovía más y con más fuerza, estaba tan agotada... Para distraerse, estuvo mirando el pañuelo que llevaba atado en su muñeca, sobre su venda. – “Ash & Misty”. También pensó en el color, el color de mis ojos...” – Y sonrió débilmente. – “Es cierto. Es tan atento y observador, que a veces me sorprende.” Entonces, le vino a la cabeza un hecho ocurrido el mismo día. – “Un momento. No creo que sea probable, pero ¿y si de verdad, seguirle por el bosque ha sido un error? Y si se dirige por... No cuesta nada comprobarlo. Algo me dice en mi interior, que si voy hacia allá, estaré sobre la pista. He de intentarlo.” – Pensado esto, echó a correr a un lado del camino y se desvió de su ruta. – “¡Ya siento el rumor del agua! ¡Me estoy acercando a mi destino! ¡Esa firma puede ser la clave de todo!” – Pero Misty no se imaginaba que esa imprudencia le iba a costar mucho más cara de lo que imaginaría jamás...

En otro punto del bosque...

Ash: Parece que le hemos perdido de vista a nuestro acechador. No hay rastro de él tras nosotros. A no ser que se nos haya adelantado, pero no puede ser... Le hubiéramos visto u oído y nadie más que nosotros ha pasado por aquí... ¿A que sí, Pikachu?

Pikachu: ¡Pi, pika! ( Sí, es verdad. Yo no he oído ni he visto a nadie. )

Ash: Aún así, me parece que nos hemos equivocado al desconfiar de ese viajero. Tal vez lo único que quería era ayuda y nosotros no se la hemos ofrecido... No sé porqué, pero algo me dice que volvamos sobre nuestros pasos y vayamos a ver qué pasa...

Pikachu estuvo de acuerdo. Así que ambos, linterna en mano, volvieron atrás en busca del viajero perdido.

En aquellos momentos, al otro lado del sendero, lejos de nuestros amigos...

La linterna llegó al fin de sus fuerzas.

Misty: ¡Oh, no! ¡No puedes fallarme ahora! ¿Qué haré yo aquí, sin luz? Si me pierdo, jamás podré regresar... No, no puedo regresar hasta... hasta que no haya afrontado la verdad... No, no puedo rendirme ahora. ¡Antes la muerte! – Pero lo que no imaginaba, era que poco a poco, las criaturas de la noche se iban acercando cada vez más y más. Si Misty no hacía algo por evitarlo, tal vez no llegase a cumplir su misión... Ésta se dio cuenta de ello y aceleró el paso. Cada vez notaba pasos más cerca de ella y alientos que no eran de este mundo en sus tobillos doloridos... Misty comenzaba a asustarse cada vez más. No sabía como saldría de esa situación, pero l oque tenía claro era que venía a cumplir una misión y una promesa y pensaba cumplirla. Lo que le pasara después de realizarla, ya no le importaba... Así que aceleró la marcha hasta tal punto de salir corriendo desesperada. Corría entre los árboles y arbustos, que se le iban cruzando por todas partes, haciéndola perder el sentido de la orientación. Sus pies se iban empapando más y más a causa de los innumerables charcos que encontraba a su paso. Se sentía morir... Si no ocurría algo pronto, se derrumbaría sin remedio y sería el fin... Se repente, el bosque se abrió al fin dejando paso a un paisaje muy familiar para Misty: El río.

Misty: ¡El río! ¡No puede ser! ¿Y ahora cómo saldré de aquí? ¡Me tienen rodeada! – Se giró y una gran manada de lo que parecían ser Houndoom, la habían rodeado por todas partes. Misty estaba tan asustada que sus músculos no respondían, no podía moverse y en una bosque perdida, por mucho que gritase, nadie podría oírla, pues estaba totalmente sola. Así que optó por lo único que podía hacer: Cerró los ojos fuertemente y esperó a que sucediese lo inevitable. Pero nada sucedió. Misty entreabrió un poco los ojos y vio algo increíble: Un rayo muy potente, venido de la tormenta de verano, acababa de impactar muy cerca de ellos, en la catarata. Los Houndoom, atemorizados, se retiraron al bosque a todo correr.

Misty: ¡¡Uff!! ¡Menos mal! ¡Gracias a ese relámpago, me he salvado! – Pero no sabía hasta qué punto estaba equivocada. Ese relámpago iba a ser el causante del principio del fin. Misty se sentó junto a la roca donde años atrás había gravado en ella aquél juramento. Su predicción no había sido acertada: No vio a Ash por ninguna parte.

Misty: ¡Tal vez no haya una segunda oportunidad para mí! – Se lamentó. Pero no iba a ser nada comparado a lo que se le avecinaba: El relámpago había provocado un escape en la catarata, haciendo una potente brecha. Y esto sumado a la cantidad de litros por metro cuadrado que habían caído, daban como resultado:

Misty: ¡¡EL RÍO SE VA A DESBORDAR!!

Trató de salir de ahí corriendo, pero su capa impermeable se había enganchado en la roca. Intentó quitársela, y lo logró, pero ya era demasiado tarde: El río la arrastró a las turbulentas aguas... Ya no había escapatoria. Probó varias veces alcanzar la orilla, pero le resultó imposible, pues a causa de los restos de troncos y demás cosas que arrastró el río a su paso, hicieron inalcanzable la orilla. Trató de mantenerse a flote, pero a causa de los múltiples torbellinos que surgían por todos lados, dificultaron aún más la labor de supervivencia. Misty sabía que, a no ser que sucediese un milagro, no podría salir de allí con vida. Así que optó por el último recurso que le quedaba:

Misty: ¡SOCORRO! ¡Que alguien me ayude, por favor! – Pero el agua impedía que pronunciase palabra, pues cada vez que abría la boca, una cantidad enorme de agua se filtraba por sus labios hasta su garganta. – “¿Qué haré? Como no haga algo rápido, estaré demasiado agotada como para... como para garantizar mi supervivencia. No, no puedo rendirme, no hasta liberar la verdad. “ – Misty ya no podía más. Así que como tal vez no habrían más esperanzas para ella, silbó y entonó una melodía familiar lo más alto que le permitían sus pulmones, para que alguien la escuchara, al menos, eso parecía al principio.

En un sendero cercano al lugar de los hechos...

Ash: No sé por qué, pero algo me da mala espina.

A Pikachu se le erizaron todos los pelos del cuerpo. Presentía algo muy cerca de allí. De repente, movió las orejas y salió corriendo.

Ash: Pikachu, ¿A dónde vas? ¿Qué pasa? – Se paró a escuchar atentamente. Una melodía familiar llegó a sus oídos. – No, no puede ser... Tal vez sean imaginaciones mías, o una ilusión provocada por mi cansancio, o tal vez... Tal vez sea... – Y echó a correr tras Pikachu. Cuando llegó junto a Pikachu, éste estaba asomado al río, mirando alarmado hacia un lado, por donde bajaba la corriente.

Ash: ¿Qué sucede, Pikachu? – Pikachu estaba muy nervioso. – ¿Has visto algo?

Al momento, la corriente aumentó de velocidad y el río creció peligrosamente. Ash y Pikachu se retiraron prudentemente, pero Pikachu, con los pelos erizados, seguía observando atentamente el río. Ash siguió su ejemplo: En su interior, notaba algo, una presencia fugaz, y de repente, un calor alrededor de su corazón, tan agradable y acogedor como nunca antes lo había sentido, hasta hace tan sólo unas horas atrás... Y luego, un fuerte pinchazo, que no sabría decir de dónde vino: Eso fue el toque de alerta. Ash abrió de repente los ojos: ¡Algo terrible la ha pasado a Misty!

Pikachu le miró, entre asustado y decidido. Él también lo había presentido. De repente, en el río, vieron algo que les llamaba la atención: Una mano humana con un pañuelo atado a la muñeca, sobresalía en la superficie del río.

Ash: Ese pañuelo... – Dijo fijándose en él detenidamente. - ¡No puede ser! ¡No pude ser que se trate del mismo pañuelo! ¡MISTY! – Dicho esto, sin pensárselo dos veces, se deshizo de su equipaje y su chubasquero para ser más ligero se lanzó al río y nadó lo más rápido que pudo hacia la mano. A base de mucho esfuerzo, logró alcanzarla a tiempo. Buceó y cogió a Misty por la cintura y intentó sacar la cabeza a la superficie y así lo hizo. A pesar de haber tragado mucho agua, Misty aún conservaba algo de conciencia y pudo pronunciar algunas palabras: Sabía que vendrías y que no me fallarías... Te he seguido sólo para decirte algo que debí decirte mucho antes y jamás me atreví, pero hoy conocerás toda la verdad, te lo juro.

Ash: Misty, ahora no es momento de dar explicaciones, cuando salgamos de ésta, tendremos tiempo para hablar, pero ahora lo que nos tiene que preocupar, es la manera de cómo vamos a salir de aquí.

Misty: Ash, si no salimos de ésta para contarlo, quiero que sepas que yo...

Ash: No quiero que vuelvas a decir que no vamos a contarlo, ¿Me oyes? Esto que nos está pasando, lo van a escuchar hasta nuestros nietos... se lo vamos a contar a todos, si hace falta... Pero vamos a salir de aquí pase lo que pase... ¿Confías en mí?

Misty: ¿Nu – nues – tros ni - nietos? Es decir, ... Siempre Ash, siempre confiaré en ti.

Ash: Entonces, haz todo lo que yo te diga, ¿de acuerdo?

Misty asintió.

Ash: Muy bien, veamos... – Ash trató de alcanzar la orilla, pero falló en la misión debido a que no podía nadar igual solo que con Misty, y la corriente era demasiado fuerte. – ¡Estupendo! – Dijo irónicamente y fastidiado. – No podemos salir.

Misty: ¿Y qué tal si esperamos a que la corriente afloje? Supongo que este río no sigue eternamente, en algún punto tendrá que desembocar y relentizar su movimiento.

Ash: Sí, eso espero... – Así que esperaron a que ese hecho ocurriera mientras trataban de mantener sus cabezas fuera del agua, pero su plan falló en un punto: Ninguno de los dos sabía que en un tramo del río muy próximo a ellos, se le conocía como “La caída sin retorno”, pues poseía una de las mayores cataratas de todo Jotho y Kanto e iban directos a ella sin remedio.

Misty: Ash, ¿No notas como si cada vez fuésemos con más fuerza hacia delante?

Ash: Sí, la corriente cada vez acelera más y no sé por qué... Se supone que tendría que ser a la inversa, no sé qué está pasando...

Misty se dio cuenta de todo y le dijo aterrorizada a Ash: Ash, en otras circunstancias, esto me lo tomaría a risa, e incluso pensaría que se trata de una broma pesada...

(Continúa en el siguiente post)

_________________


¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!
Hay sentimientos que prevalecen con el tiempo...

Axel
Fire Admin
Fire Admin

Cantidad de envíos : 890
Edad : 30
Localización : The World that never was... Aunque generamente donde esté Roxas estaré yop xD
Empleo /Ocios : Nº VIII de la Org.XIII, Asesino y amante de Roxas Jujuju
Personaje RPG : Axel
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario http://axelnobody8akuroku.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Perdido en mi interior" [TP] Fanfic Pokémon

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 9:17 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.